12
ene
09

Ciudadano ejemplar detenido

Empezó una lluvia extraña y lo raro es que no había nubes. Eran pocas las personas que la notaban y en un espacio reducido. Y no era agua pulverizada de las fuentes de la plaza. Tampoco había viento que pudiera impulsarla.

 

Y él siempre tan cumplidor con la norma. Su vida era un constante hacer lo que debía, pero lo que debía no pasaba tanto por lo que él creía cuanto por la norma establecida, por lo socialmente decidido. Y, aunque en contra de su voluntad, ahí estaba otra vez, cumpliendo con lo que le ordenaban. No lo comprendía, no alcanzaba a ver la razón que podía estar detrás de lo que le indicaban, pero se conformaba con pensar “algún motivo habrá”. Aunque muchas veces la verdad es que no hay ningún motivo.

 

La ciudad, la inmensa ciudad en un su centro, era el escenario de todo lo que sucedía. La inmensa ciudad que ya tolera casi todo se habitúa a lo extraño. Al fin y al cabo son tantos los que pululan por ella que lo insólito acaba asumiéndose como normal. De hecho, cuando él comenzó a subir algún curioso le siguió con la mirada. Puede que alguno pensara que formaba parte de una actuación, pero al no ver cámaras ni mayor seguimiento seguro que acabaron creyendo que era un pirado más. Mejor no mirarle, no vaya a ser que encimase ponga agresivo, que estamos tan perturbados… Hace algún tiempo no hubiera podido suceder: alguien le hubiera preguntado, parado o simplemente se hubiera preocupado por el peligro que iba a correr. Pero ahora, en este caminar ciego de la ciudad, eso y cosas mucho peores pueden suceder.

 

Nunca estuvo especialmente dotado para las pruebas físicas, pero en esta ocasión una necesidad física era la que le animaba a superar sus limitaciones. Absurdo, sin duda, era absurdo, había muchas alternativas y todas ellas más lógicas y sencillas, pero si esa era la norma había que cumplir. Los ciudadanos tienen que predicar con el ejemplo. Si tú no cumples, cómo vas a pedirle al resto que lo hagan.

A medida que subía el miedo era mayor. Un fallo, un pequeño desliz podía poner en peligro su vida. Se sentía bandera en busca del mástil, pero sin nadie que tirara de las cuerdas que le impulsaran hacia arriba. Y lo peor es que sabía que, cuando llegara al final, se enfrentaría a lo más difícil, él, que además nunca fue un exhibicionista. Confuso y exhausto llego a un final que requería habilidad de funambulista. Daba miedo mirar hacia arriba y ver la mínima plataforma que le esperaba. Daba miedo mirar hacia abajo y pensar en el error… así que se trataba de hacerlo con rapidez y precisión. En ese momento su cuerpo se convirtió en un gabinete de crisis que iba tomando determinaciones precisas. Sube esa mano, encarámate, mueve esa pierna de tal forma… En un momento, lo había conseguido, estaba ya coronando el tope de aquel mástil. Desde bajo parecía un conjunto escultórico extraño, desproporcionado y absurdamente alto. Nadie podía pensar que era una persona la que estuviera en aquel lugar, aunque lo cierto es que nadie miraba para arriba hasta que llovió.

 

Los que sintieron la lluvia, sorprendidos por su aparición, alzaron la mirada. Lo que hasta entonces les había pasado desapercibido se hizo presente. ¿Cómo era posible? No podía ser cierto, no podía ser que lo que ellos creían agua fuera producto de aquel enajenado que estaba allí arriba. Pero el gesto era inconfundible: las manos a la altura de la bragueta… ¡era un tío meando! Un loco, un provocador, un ser antisocial estaba meándose en la gente. Y, si empezaron mirando sólo los afectados, luego, por el contagio natural que se produce cuando alguien mira fijamente a un sitio determinado, eran diez, cien, trescientas las personas que dirigían su mirada a aquel individuo. Se arremolinaron en torno a la escena, la lluvia cesó en el tiempo que se vacía una vejiga, se acercó un policía que ordenaba presuntamente el tráfico y pidió refuerzos para controlar al demente que estaba allí arriba.

 

Él sorprendido ante la repentina notoriedad quedo paralizado, rivalizando con Colón, que estaba al otro lado de la plaza. “Quédese quieto, tranquilo, ya hemos llamado a los bomberos” le gritaban desde abajo. Y él, en su parálisis, siendo el centro de atención de una ciudad que hasta entonces miraba al suelo. Fueron unos minutos para el miedo y para el goce. Todos debían estar admirando su ejemplo de ciudadano comprometido con las normas por difíciles de cumplir que fueran. Al cabo de un tiempo de duración incalculable, aparecieron los bomberos con su escalera y se acercaron a él. Le hablaban en un tono extraño, como si fuera un perturbado y, cuando subió a la cesta, él simplemente dio las gracias: “no se tenían que haber molestado”. Al llegar abajo la policía le esposó. “¡Me esposan por cumplir la norma!”, gritó en un primer momento. La confusión se apoderó de la escena y él sólo acertaba a decir: “¿pero quieren hacer el favor de mirar el cartel?”. Nadie le hacía caso, todos pensaban que estaba ido tal vez porque había perdido el empleo por la crisis o por un disgusto familiar o simplemente porque había bebido. Se lo llevaron detenido en la misma plaza de Colón de Madrid, donde tanta veces se reúne gente para manifestarse y ser escuchada. Sin embargo, a él sólo le escuchó un niño.

 

Cuando todo acabó, el niño le dijo a su madre que quería ir al baño y ella le respondió: “espera que ahora buscamos un bar”. El niño, inocente ciudadano ejemplar, le dijo “mira mamá, si hay uno ahí arriba”, mientras señalaba el cartel que nadie más quiso mirar.

 

(Historia ficticia basada en señales reales. Véanse las fotos más abajo)

La señal

dsc00168

 Abrimos un poco el plano

dsc00173

 Lo abrimos del todo y comprobamos que el WC está en la punta de la columna que sirve de soporte a una cámara en plena plaza de Colón de Madrid

dsc00172

 A que es genial. ¿Quién pondría esa señal ahí?


14 Responses to “Ciudadano ejemplar detenido”


  1. Lunes, 12 enero, 2009 en 9:16 pm

    Igual cuando es el desfile de las fuerzas armadas ponen baños portátiles. O en las manifestaciones esas de las familias.

  2. 2 ELECKTRA22
    Lunes, 12 enero, 2009 en 10:09 pm

    Hola Capi!, a estado muy bueno, yo me he creído y de parte de mi madre te da la enhorabuena y que esta muy logrado la historia. Aunque nunca se sabe, hay gente muy rara por este mundo.
    Cuando pusiste en el que el ciudadano ejemplar le decía a los bomberos: ” gracias, no se tenían que haberse molestado”, me recordó a una anecdota que tubo una compañera de trabajo de un compañero mio de autoescuela, que mientras ibamos a examen practico empezamos hablar de como relajarnos en el examen. Pues este compañero nos contó, que su compañera para relajarse se imagino que el examinador era un colega que la acompañaba a su casa, fue tal la concentración de esa chica, que na’ mas bajarse del coche se dirigio al examinador y delante del profesor que con toda la seguridad y tal normalidad que le soltó: “GRACIAS POR ACOMPAÑARME A MI CASA”, el examinador y el profesor a cuadros, sin saber a que venia eso, la preguntaron “¿QUE A QUE CASA?” y ella les insistía que a la suya, súper combencida. Ella aprobó el examen en ese día, pero tardo en volver en si dos horas. Lo que nos reíamos en el coche bua… y todavía me dura. Anécdotas de esas tengo algunas, de cuando nos contaba en clase de teórico o practico el profesor de conducir, hasta esta pensando en sacar un libro con todas sus anécdotas como profesor, es como sus memorias como profesor de autoescuela. Ya tengo ganas de que se ponga en marcha con ese libro para yo leerlo y pasar muy buenos ratos riéndome de las anécdotas.

    Bueno Capi, a lo mejor hay mas fotografías tan buenas como esta del wc y las dos anteriores para que todos nos podamos reírnos, que nos hace falta en estas alturas de crisis que estamos.

    2 BESOS ENORMES CAPI Y UN SALUDO PA’ LOS DEMAS.

  3. 3 ELECKTRA22
    Lunes, 12 enero, 2009 en 10:15 pm

    Una cosa Capi, mas abajo de este recuadro hay un cuadrado para señalar si queremos ser avisados por correo electrónico si hay un nuevo comentario, ¿es esto lo nuevo que estabas planeando para el blog?. Además, esta duplicado en el aviso, ¿hay que señalar uno o los dos aunque sea por duplicado?, yo lo he señalado dos veces.
    BESITOS.

  4. 4 Sonia
    Lunes, 12 enero, 2009 en 11:15 pm

    Querido Javier:

    Al igual que Elecktra, mientras leía tu historia he creído que era algo real, aunque sacado de un plató televisivo. Me ha venido a la cabeza “The Truman Show” (no sé si es correcto) y me han entrado escalofríos al pensar que nuestra telebasura está muy cercana a una idea parecida: la de reírse de un demente, o de quien no se cree observado, o de aquellos cuyo coeficiente los hace próximos a la burla, al engaño, al descuartizamiento del alma ajena… una que la audiencia pisotea y exprime para que estos esperpénticos personajes de circo, les hagan olvidar sus propias miserias y así, creerse mejores… He sentido lástima por ese “ciudadano ejemplar” incapaz de “mearse” en las normas cuando estas son tan estúpidas, absurdas, surrealistas; rabia, por los que miraban como si de una atracción se tratase y es que hay tantos que orinan cada día de forma improcedente y otros muchos que con esa “meada” se llenan los bolsillos… Besos para ti, para Daniel y un saludo a los demás.

  5. 5 Malos Pelos
    Martes, 13 enero, 2009 en 12:37 am

    A ver si va a ser Web-Cam ¿no hay una cámara arriba?

  6. Martes, 13 enero, 2009 en 9:44 am

    jajaja creia que estabas escribiendo un corto!!!!!! me ha encantado ver que la realidad siempre supera a la Ficcion!!!! besos

  7. Martes, 13 enero, 2009 en 10:06 am

    Enhorabuena Capi! La historia no podría ser mejor.

    Hay que ver lo difícil que es ser un ciudadano ejemplar!!!

  8. Martes, 13 enero, 2009 en 10:19 am

    Jo macho, vaya tela. Menuda señal!

  9. 9 José Ramón
    Martes, 13 enero, 2009 en 1:56 pm

    1).- Menos mal que era un hombre. Por absurda que sea la situación, los hombres lo tenemos un poco más fácil que las mujeres.
    2).- Tu amigo Braulio nos podría hablar de la “señalética”. Yo creo, como podría decir él mismo, que la señalética es mu correlativa.
    3).- Yo también soy de los ingenuos que intentan cumplir las normas, porque pienso que quien las ha puesto sabrá lo que hace. Así me va.
    4).- Enlazo con tu post anterior para reivindicar que hay que ir por la vida con los ojos abiertos. Yo paso por ahí habitualmente y no había reparado en ese chiste visual. Muy bueno.

  10. 10 aurorafiguero
    Martes, 13 enero, 2009 en 2:25 pm

    Yo soy una persona cívica, al máximo.- Es más, no tiro nunca nada al suelo, si es papel de caramelo, lo meto en mi bolso, o lo tiro en la primera papelera, que veo. Odio ver que la mayoría de la gente, sea tan cochina, que vaya dejando la basura de sus perros por todos los sitios, con la de niños que van por la calle, Reciclo lo que hay que reciclar, y en mi portal,hay un cubo moderno, para echar abajo, la propaganda, y arriba es cenicero. Pues todos los días, cuando bajo, me dedico, a quitar, toda la propaganda, encima de los cigarros a medio apagar, y depositarla abajo. Cuando me ven, siempre me dicen todos, que quien será , pero yo, quito los montones de propaganda, antes de que salgamos ardiendo. Pero os juro, solemnemente, que ese ficticio, tan bien presentado por tí, Capi, no sería yo, , y no entiendo, que hace ese cartel con la flecha, en ese sitio, tan absurdo. Yo creo, que es alguien que odia a COLÖN, y sugiere, que se haga dirigiendo el chorro, a él, por haber ayudado, a descubrir Norteamérica y sus efectos devastadores, para el resto del mundo, y a un presidente cómo Bush. Es mejor hacer broma de todo, porque hay tanto loco suelto , que ya, no me extraña nada. Capi, el guión buenísimo, parecido a La Cabina de Mercero, o a El Asfalto, de Ibañez Serrador. !Felicidades!!.Aurora.

  11. Martes, 13 enero, 2009 en 2:57 pm

    Muy bueno. El cartel, genial efectivamente.

    ¿No lo han quitado aún?

    Es una clara muestra de la estupidez integrada.

    Como la señal tiene buena pinta, pos a todo el mundo le parece que es una mas de las que pone el Ayuntamiento.

    ¿Que hay que mear allá arriba? Da igual. Lo habrán aprobado en las Ordenanzas municipales. Cosas del Gallardón, se dicen los lobotomizados.

    La gente comulga con ruedas de molino y con el molinero también.

    Un abrazo.

  12. 12 Celebes
    Martes, 13 enero, 2009 en 3:16 pm

    Muy buena, Capi. Has estado sembrado.

  13. Jueves, 15 enero, 2009 en 12:05 am

    Muy bueno el cartel y mejor aun el “corto” como lo ha llamado alguien

  14. Viernes, 16 enero, 2009 en 12:09 am

    Hola Javier!

    Que tal, espero me recuerdes soy Chema de deambualando.com, nada que es un placer leerte lo hago a menudo pero hoy me he acordado de ti. Leyendo antiguos posts de mi blog he visto alguno de tus comentarios. Es una pena no leerte por ahí mas a menudo.

    Por cierto el WC impagable yo quiero uno de esos xD


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

enero 2009
L M X J V S D
« dic   feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Suscripción

Suscripción por email

Visitas desde el inicio

  • 519,226 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores

%d personas les gusta esto: