19
Ago
07

CAMBIO BOSQUE POR RED

img_0173.jpg

Perdón por la ausencia. Han sido tres días sin pasearme por la red, a la que he sustituido por los paisajes palentinos, que ciertamente son dignos de admirar. He estado, como otras veces, en Polentinos, un pequeño pueblo cercano a Cervera de Pisuerga, uno de esos lugares en los que acaba la carretera y al que sólo es posible llegar si uno va allí deliberadamente. No es lugar de paso hacia ningún sitio que no sean los bosques de roble y de haya, en los que también se encuentra uno con pinos, con unos acebos de un tamaño espectacular y con una gran variedad de especies.

Allí todavía puedes ver las vacas pasear por el pueblo, poblar los campos inmensos, así como encontrar por el bosque algunas manadas de caballos, corzos, venados y osos. Hace pocos días, por extraño que parezca, se habló de Polentinos en los medios de comunicación porque en sus alrededores apareció un oso muerto. Según comentan, aunque las versiones no son siempre coincidentes, apareció próximo a un arroyo, y con signos de haber servido de alimento a especies carroñeras. Las causas de su muerte aún se desconocen.

El oso es fácil motivo de conversación en Polentinos. Secundino, excelente acompañante y brújula en los paseos por el bosque, te cuenta cómo hay dos osos jóvenes que fueron abandonados por su madre no hace mucho, a los que vio en un monte cercano a la población, o la anécdota de uno que fue perseguido por una osa y, cuando ya no podía más, se paró con sus perros a los pies enfrentándose a un combate desigual que, por suerte para él, no llegó a producirse porque la osa lo rodeó y decidió seguir camino. Debe resultar emocionante ver al oso en libertad. Lo malo es que no puedes elegir el momento, ni la distancia, ni las circunstancias y todos recuerdan algún ataque del oso a las personas.

La única fiera que me he encontrado es la de los forestales, que, cumpliendo con su trabajo, me obligaron a dar la vuelta porque me había metido por un camino cerrado al tráfico. Al dar la vuelta, hice 5 km prohibidos en lugar de los 7 que me quedaban, lo que me obligó a hacer una ruta de casi 40. Estando ya en lo prohibido, ¿que más da que vaya a un lado que a otro? En fin, que ellos hacían su trabajo, supongo que me denunciarán por ello, pero la cosa no fue a mayores. Eso sí, podrían ser más amables, que el traje de boy-scout obliga a ello. Ojalá pongan siempre el mismo celo en la protección de la naturaleza y en, por ejemplo, capturar al que no hace mucho mató a un oso de un disparo.


2 Responses to “CAMBIO BOSQUE POR RED”


  1. 1 Andrés-Segundo
    Lunes, 20 agosto, 2007 a las 11:06 am

    Hoy en día en donde las personas,(la gran mayoría) tienen que ir a granjas especializadas para ver como es un conejo, una vaca, una gallina…etc., ó conformarse con ver la televisión para saber como son éstos y otros muchos animales de granja, es todo un lujo y una maravillosa experiencia la que has vivido estos días; ver osos, venados, árbolado de diversas especies, eso entra dentro de otro ranking más complicado de “saborear”.
    A casi nadie le atrae la idea de ver el ordeño manual de una vaca, o de una cabra y es realmente fascinante el vivirlo “in situ”, y no exagero cuando digo que aquellos que comprueban este tipo de experiencias, adquieren otros puntos de vista, otras nuevas sensaciones respecto a la procedencia de los productos que consumen a diario y de la propia naturaleza en sí. Enhorabuena Javier Capitán

  2. 2 Macu
    Lunes, 20 agosto, 2007 a las 5:06 pm

    Yo he tenido la suerte de que mis padres me llevaran de pequeña casi todos los fines de semana al campo y salir de la cuidad. Recuerdo lo que disfrutaba jugando con los cabritos, dándole de comer a las gallinas (aunque algunas veces abrazaba tam fuerte a los pollitos que los mataba, no me siento orgullosa de eso,¿eh?)y retozando en los bancales. También recuerdo la llegada del lechero a casa de mi abuela y las orzas con aceite en las cámaras. Así que comprendo perfectamente lo maravillado que estás de haber cambiado por unos días la cuidad por el bosque.
    Ahora vivo en ese mismo pueblo y es una gozada mirar al final de una calle y encontrarte los montes. Es una pena que cuando vas por otra calle el bosque que te encuentras es de las grúas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

agosto 2007
L M X J V S D
    Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana on Odio el calor
lola on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux on Luis escritor
wallace97 on Y si…

Visitas desde el inicio

  • 544,660 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: