30
Ago
07

¿BEBEN LOS ASTRONAUTAS?

18dd3c5disco06p.jpg

El si bebes no conduzcas debería ser un principio universal extendido además a todo tipo de conducción. Es cierto que hay carreteras por las que no transita nadie, que incluso hay fincas con caminos privados, pero también en esos lugares el principio sigue siendo de obligado cumplimiento por el bien de uno mismo.

Parece ser, sin embargo, que la sombra de la sospecha de que este principio se lo han saltado a la torera ha llegado ni más ni menos que a la NASA según leo hoy en El País. Jamás me hubiera imaginado un astronauta beodo, y, aunque las investigaciones dicen no hay constancia de que ningún astronauta se haya subido a la nave en estado de embriaguez, el mero hecho de que lo investiguen tiene ya su aquel.

Resulta que llevan toda la vida contándonos que esto de ser astronauta es complicadísimo, con muy complejas pruebas de selección, años de entrenamiento, estudio, pruebas físicas, ensayos de ingravidez, etc., etc., y ahora resulta que a lo mejor hasta es posible que alguno haya pilotado dándole sorbos a una petaca. Vaya cachondeo de NASA.

Le recomiendo a Pedro Duque que para la próxima misión tenga preparada en el petate un botella de Anís del Mono, bebida bien representativa de las esencias patrias que, además, ayudará a pasar los momentos muertos cantando una cancioncilla de nuestro folclore haciendo uso de la famosa botella y la cucharilla para hacer el ruidillo de acompañamiento. Ya puestos, verdad, llevemos botellas multiuso, que allí arriba no andan muy sobrados de espacio (interno, por supuesto, que afuera tienen mucho).

Esto no pasaría en España. En algunas cosas puede que nos saquen ventaja los americanos, pero en temas como este estamos mucho más preparados. A un astronauta que saliera de territorio español jamás se le ocurriría semejante disparate. Cualquier astronauta sabría el riesgo de encontrarse con un control preventivo de alcoholemia en el trayecto a la estratosfera. “Pare un momentito el cohete aquí a la derecha, haga el favor. A ver sople”. “Ha dado usted 0.8, así que tendrá que tendrá que llevar la nave alguno de sus compañeros si están sobrios y tienen carnet de piloto espacial. Y si no, tendrá usted que llamar a un compañero para que venga y les lleve a ustedes a la estación espacial internacional”. Y ya, de paso, pues la documentación, si se ha pasado la ITV, el recibo del seguro… y es que la gente se va al espacio a lo loco. Y, por supuesto, unos cuantos puntos menos por conducir bajo los efectos del alcohol y con exceso de velocidad “que se ha salido usted hasta de los límites del radar”.

Si tuvieran a nuestro Director General de Tráfico no pasarían estas cosas en los EE.UU. Así que, para garantizar el éxito de futuras misiones, mi recomendación a las autoridades de la NASA es que lo fichen, que él ya ha rendido su servicio a España.


2 Responses to “¿BEBEN LOS ASTRONAUTAS?”


  1. Jueves, 30 agosto, 2007 en 4:58 pm

    No estoy de acuerdo en absoluto con lo que escribes.

    Primero: La tasa de alcoholemia de 0.8 equivale en el espacio a 80 (según la escala de Twiter) lo que en el argot los astronautas denominamos “Merde supreme” y sus terribles efectos; alucinaciones orbitales, mareos astrofísicos, vómitos asteroidales y sobre todo mala leche.

    Segundo: Existen muchos radares que controlan la velocidad, altura y situación del cohete, uno de ellos situado en Robledo de Chavela, España. Todos estos datos están a disposición de la DGT, y hasta la fecha no existe constancia de ninguna infracción por parte de un cohete matriculado por la NASA.

    Tercero: Todos los cohetes pasan su ITV en Cabo Primero Cañaveral (antiguamente Cabo Cañaveral) y te puedo asegurar que tardan mas de una semana en inspeccionar una nave espacial, son lo mas pijo que hay y no te pasan ni una. Para que te hagas una idea, la prueba del limpiaparabrisas dura cuatro horas. Y encima de clavan 400 euros.

    Cuarto: Es cierto que ser astronauta es complicadísimo, yo tengo el Título Oficial de Astronauta Cualificado por CCC. (con el primer fascículo regalaban la puerta del cohete)
    También tengo el permiso de cohetear cohetes “B1” (Cohetes de hasta 25.000 kilos, con tres tripulantes) y estoy colegiado en el Ilustre Colegio de Astronautas de Michigan con el número 212.

  2. 2 Sebastián
    Jueves, 30 agosto, 2007 en 9:26 pm

    Eso, eso, ya veo la luna llena de radares moviles interestelares y las pantallas de los ordenadores de abordo diciendo eso de “23 astronautas killed since last mission”.
    De todas maneras todavía me acuerdo cuando Braulio les daba lecciones a los señores de la Nasa, nos reiamos ignorantes, con los años hemos ido descubriendo que la Nasa esta llena de clones de Braulio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

agosto 2007
L M X J V S D
    Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Fabian en Odio el calor

Visitas desde el inicio

  • 546,682 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: