31
Ago
07

EL TIMO DE LA NOTICIA

terapia_dano.jpg

La publicidad está cambiando en los últimos años. La saturación publicitaria en los medios tradicionales, el zapping de los espectadores de televisión y el crecimiento espectacular de la red son algunos factores que explican la necesidad de ir cambiando la forma de transmitir mensajes.

En este proceso de adaptación asistimos de vez en cuando a situaciones un tanto sorprendentes. El último ejemplo viene de Holanda, donde Renault ha hecho una campaña en la que escribía a mujeres como si fueran un supuesto amante, lo cual ha generado más de una tensión en alguna que otra pareja enfrentada a una presunta infidelidad. Un poco bobos estos holandeses, la verdad, ¿no saben que el único que te escribe cartas ahora es el banco? En España hubo un precedente parecido, también polémico y con efectos similares: sospechas en las parejas y miedo en algunas mujeres que temían ser acosadas por un desequilibrado. En cualquier caso, efecto conseguido: aunque sea con polémica, en la prensa mundial se habla de Renault.

Sin llegar a estos límites, cada vez es más frecuente comprobar cómo los medios de comunicación se convierten en cómplices de unas estrategias que se basan en dar contenidos a esos medios que degluten información y que, por la vía de cubrir la informción, acaban financiando campañas que costarían mucho más dinero. Es lo que podríamos llamar el timo de la noticia. Como ejemplo, sugiero una campaña de los hoteles NH de hace un par de meses y que me llevó a escribir lo siguiente:

“A veces, los medios de comunicación nos convertimos en ese tonto útil necesario para que la ocurrencia de algún listillo tenga éxito. El último timo de la estampita del marketing es el protagonizado por la cadena de hoteles NH con su ocurrencia de que 40 estresados practicaran derrombing, la estupenda denominación que han inventado para el destrozo de un hotel y su mobiliario a mazazos. Con la maza en la mano estos enfermos de los nervios debían decirse: Qué genial, tío, mola maza. Qué gracia, ¿verdad?

El objetivo del listillo del marketing está conseguido. Los medios de comunicación, los tontos útiles, hemos dedicado páginas y contraportadas de los periódicos, así como muchos minutos de emisión en las radios y televisiones para hablar de estos cuarenta mentecatos, que vivieron su particular día de furia rodeados de cámaras y fotógrafos, con lo que su memez ha quedado retratada para siempre.

Si los hoteles NH, los anfitriones de la barbarie, hubieran tenido que pagar por esos espacios de publicidad, esta campaña les hubiera costado un pastón, pero como los tontos útiles necesitamos tantas cosas que enseñar, les ha salido gratis el experimento. Pero una cosa es que económicamente les salga bien, y otra que encima se vayan de rositas. Para mi la imagen de esta cadena de hoteles, a la que acudo con cierta frecuencia, ha quedado un poco dañada. Puede que el bobo sea yo, pero me parece que todo este triste espectáculo es una frivolidad digna de nuevos ricos que, encima, se ha querido revestir de seriedad con un equipo de psicólogos que se ha prestado a evaluar el nivel de estrés de los mentecatos. Digo yo que el colegio de psicólogos ya tiene material que contrastar con su código deontológico.

¿No se le ocurrió a los hoteles NH donar el mobiliario a gente que pudiera darle utilidad, ceder gratuitamente las televisones a asociaciones de la tercera edad o simplemente llevarlas a un punto limpio para que se pudieran reciclar? Lo digo sólo a título de ejemplo de alternativas un poco más loables que la de dar cancha a tanta tontería como hay en este mundo. La primera la nuestra, la de los medios de comunicación. Sólo espero que algún que otro cliente de los NH practique una nueva forma de objeción, el derrombing de reservas”.

¿Me estoy haciendo muy susceptible o tengo algo de razón?


15 Responses to “EL TIMO DE LA NOTICIA”


  1. Viernes, 31 agosto, 2007 en 8:52 am

    Creo que tienes bastante razón. No quiero mirar a noticiarios sensacionalistas y publicistas… (Antena 3), en los cuales casi a diario miro extrañado la pantalla preguntandome, ¿de verdad esto es noticia?
    Otro ejemplo son las compañías de motor. Coche que no daña “tanto” el medio ambiente, que ecolócico, noticia!
    A veces me pregunto si las noticias sobre tabaco no son mas que pro tabaco, enseñando gente fumando por la tele, o incluso alcohol… en pocas palabras: manipulación mental…Chan chaaaaan!!
    Dejaré de divagar en lo que es y lo que no es noticia…
    PD: Esperando que salga el nuevo podcast de humor con Figuerola …(por cierto no escuches el nuestro, no es humor, es un bacanal)

  2. Viernes, 31 agosto, 2007 en 9:00 am

    Totalmente de acuerdo. Hace tiempo envie un email a NH para pedirles, sabanas, mantas, etc. para unas familias que lo necesitaban, ni caso y luego veo en la television lo del “derrombing” lamentable, muy lamentable. “NH empresa derrombing 2007”

  3. Viernes, 31 agosto, 2007 en 9:07 am

    Yo creo que tienes toda la razón, o también es posible que yo me esté haciendo también muy susceptible.

    Es una vergüenza que esas iniciativas sean publicitadas, recuerdo que tú en RNE hiciste una magnífica reseña en el programa de la mañana de unos minutos sobre esa noticia o alguna similar, muy bueno.

    Me dije, el único que se atreve a decir la verdad.

    Un saludo y sigue así

  4. Viernes, 31 agosto, 2007 en 9:12 am

    Claro que tienes razón, pero analicemos la situación desde el punto de vista del empresario: donar material a personas necesitadas ya no vende, hacer el memo de una manera espectacular si.

    Moralmente hablando, es una vergüenza absoluta, pero como aqui el objetivo es conseguir publicidad minimizando costes, pues el fin justifica los medios y los ingeniosos que tuvieron la idea se dieron de palmaditas en la espalda reafirmando lo buenos que son en su trabajo.

    También hay que darle las gracias a una audiencia hambrienta de carnaza, como siempre.

    Yo me pregunto,¿seguiremos así toda la vida o alguna vez evolucionaremos?

  5. Viernes, 31 agosto, 2007 en 9:26 am

    Es cierto que podrían haber usado esos muebles para un fin más noble y solidario, como bien apuntas Javier, pero, una empresa es una empresa. Sólo relizaría obras de caridad si le repostase algún beneficio directo, como algún tipo de desgravación. En este caso han visto que les salía más rentable dejar que una panda de estresados crónicos “limpiasen” las habitaciones a base de mazazos y así ahorrarse el dinero en publicidad. ¿Una buena campaña de publicidad? Sin duda, chapó por el director de marketing. ¿Es lo correcto? A mí no me lo parece, pero claro, no tengo mentalidad de empresa.

    En cuanto a los medios de comunicación, pasa algo parecido. La campaña de NH era algo curioso que podía atraer a mucha gente. Así que fueron a lo fácil y lo cantaron a los 4 vientos. Pienso que la televisión (y también la prensa escrita) perdió el interés hace tiempo en dar noticias elaboradas, quizás por la impotencia ante internet, por lo que seguiremos viendo “noticias” como esa durante mucho mucho tiempo.

  6. 6 Macu
    Viernes, 31 agosto, 2007 en 10:00 am

    Yo también te doy la razón. Las empresas han cogido la táctica del famosete de turno. Sacan una noticia que de carnaza, y hala, las empresas se ahorran un buen pico en publicidad y el famosete se ahorra trabajar una buena temporada.
    Lo peor de todo es que nos lo hemos buscado nosotros mismos.

  7. Viernes, 31 agosto, 2007 en 11:12 am

    Mientras no lo pongas en mayúscula mayestática, la tienes toda. Es que si la pones, tendríamos que hablar de Ansones, y eso está muy, pero que muy feo.

    Un saludo, maestro.

    PD.: Macu, no acabo de comprender porqué dices que nos lo hemos buscado nosotros mismos. ¡A mí que no me líen!, si yo cambio de canal cuando salen los anuncios…

  8. Viernes, 31 agosto, 2007 en 1:53 pm

    Por supuesto que tienes razón. En estos momentos en los que vivimos la mayoría de la gente se ha hecho inmune a la publicidad convencional, de ahí que las empresas tengan que exprimir sus cerebros para seguir llegando a la gente.

    La unión es perfecta: los medios tienen noticias y los anunciantes tienen publicidad. Además, estoy seguro que los comerciales de Antena 3 no son tontos y han aprovechado la ocasión para pedir algún contrato de publicidad extra…

    Es triste decirlo, pero todo funciona así.

    Un saludo y enhorabuena por el blog (me he enterado vía Twitter)

  9. 9 Esther
    Viernes, 31 agosto, 2007 en 2:52 pm

    Miguel Angel tiene razón, con tanta saturación nos hemos hecho inmunes a la publicidad convencional. Los publicistas se lo tienen que currar muchísimo para que recuerdes su trabajo pero al menos en mi caso, como mucho, recuerdo el hilo del anuncio pero casi nunca el producto que pretende promocionar. La manera de hacer más efectiva la publicidad no tiene por qué implicar excentricidades como la que comentas, bastaría que nos dejasen respirar un poco.

    Besos todos.

  10. 10 Macu
    Viernes, 31 agosto, 2007 en 2:57 pm

    Piezas, no hablaba solo de la publicidad, yo también soy de las que cambio de canal. Me refiero a que parece que nos hemos hecho inmunes a todas las barbaridades que vemos en la tele, ya sea en publicidad o en programas de famosetes y demás. Vamos a ver, que no sé como explicarlo. Yo quería hacer una comparación entre este tipo de publicidad y los programas carnaza de corazón; los empresarios se ahorran dinero en publicidad y los famosetes se forran y no trabajan, mientras nosotros solo con el hecho de ver la tele le bailamos el agua.
    No sé si me he explicado más o me he liado.

  11. Viernes, 31 agosto, 2007 en 3:42 pm

    Macu, no me tomes demasiado en serio 😉

    Es cierto que existe una inmunidad que asusta: la vacuna contra la capacidad de sorpresa lleva años administrándose y es bastante eficiente. A riesgo de parecer que se discute fuera de recipiente, soy un firme convencido de que uno de sus hitos está señalado en el calendario histórico por el día en que nos metieron en una guerra del Imperio, de manera que creo que realidad y publicidad (o en su extremo, propaganda) trabajan con frecuencia como compañeros inseparables.

    Sólo pretendía darle un aire optimista a un sentimiento por el que si nos dejamos llevar nos conducirá con contundencia a la inacción del depresivo: hay cosas que aún levantan la nausea social, lo cual resulta bastante esperanzador. No nos podemos dejar deprimir, porque tal vez esa sensación de inevitabilidad sea a su vez un éxito propagandístico.

    Saludos.

  12. Viernes, 31 agosto, 2007 en 3:45 pm

    El problema de que algunas campañas cada vez dan un paso mas adelante, es que habra un momento en que se sobrepase la linea de lo logico, lo decente, y si me apuras, de lo legal, si es que no se ha hecho ya.

  13. Viernes, 31 agosto, 2007 en 4:57 pm

    Una anédota (da como escalofríos llamarlo así) sobre los extremos de la publicidad, o tal vez mejor su ausencia de límites, a través de esas otras caras de la moneda con el nombre contemporáneo de reality shows.

  14. Domingo, 2 septiembre, 2007 en 6:55 pm

    Bueno, la verdad es que el tema ha dado de sí. No esta mal que nosotros nos plateemos este tipo de cuestiones. Creo que hay un punto en el que hat que hacer lo posible por darle la euvlta a estas situaciones, aunque no es fácil.

    Cuando estab en RNE un colaborador en temas de sociedad nos cuenta que una joyería de las más renombre de Madrid en un acto de generosidad ha decidido donar un 5% de la recaudación del día a una ONG. A lo que yo ñadía sólo el 5%, pues vaya generosidad. El colaborador se quedo un poquito cortado, pero ya está bien. En cualquiera de esas tiendas, que trabajan con márgenes enormes, entras a comprar un reloj, pides un descuento y es fácil que te ofrecan entre un 10 y un 20. Y quieres que hablen de ti por donar un 5. Pues me niego a que encima utilces ese “altruismo” para hacerte publicidad. Me parece muy bien la iniciativa, pero que no sean migajas y si lo son, que también es aceptable, no pretendas rentabilizarlo en los medios.

  15. Miércoles, 5 septiembre, 2007 en 7:58 pm

    Tienes razón en el texto y en el comentario. La verdad es que no conocía la noticia, veo poco la televisión desde hace dos o tres años. La razón es falta de tiempo (y ganas, porque a veces echan algunos programas que vamos) para verla.

    Pero vamos volviendo al tema, es un pasote este tipo de forma de hacer noticia un anuncio (y en verdad también es una curiosidad, y si antes ha sucedido algo así no me había fijado hasta ahora).

    Lo que has contado del 5% a una ONG me parece haberlo visto también en algunos libros de texto que usaba cuando estudiaba en el instituto, y creo que el porcentaje en dichos libros era más bajo que un 5% (creo que era un 2% y pico o por ahí), y también lo usaban como publicidad!! Cuanto mal ha hecho el marketing en este mundo, aunque bueno siempre nos quedaran: papa noel con la coca-cola, la canción de la vuelta al cole del corte ingles,…

    Saludos.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

agosto 2007
L M X J V S D
    Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana on Odio el calor
lola on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux on Luis escritor
wallace97 on Y si…

Visitas desde el inicio

  • 544,688 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: