04
Sep
07

De ricos y macizas

maciza.jpg

Siempre he sentido un profundo respeto por los científicos, pero cada vez compruebo con mayor asombro cómo se dedican a investigar gilipolleces, con perdón. El otro día ya comenté la investigación sobre la fórmula de la belleza, que me pareció una soberana estupidez, pero hoy me encuentro una reseña en 20 minutos de otra investigación que no tiene desperdicio.

Según nos cuenta el periódico gratuito, un macroestudio basado en el comportameinto de 46 personas de la ciudad de Munich ha permitido a los investigadores llegar a la siguiente conclusión: cuando buscan pareja, los hombres buscan mujeres bellas y las mujeres hombres con una buena situación económica. Parece burda la conclusión, pero si uno se fija en los detalles mejora sustancialmente. Uno de los matices que introduce es que los hombres están dispuestos a salir con alguien que no alcance sus cánones de la belleza (¿será la relación cintura-cadea de o.-7?) y que ellas acomodan sus expectativas a lo macizas que se perciben. Es decir, cuanto más se gustan a sí mismas, más pasta debe tener el tipo. Introducidos estos matices, ahora sí que se justifica la investigación.

No digo yo que no haya mucha gente por el mundo que responda a este tipo de patrones. Es posible que entre los ricachones y las macizorras (la palabra suena fatal, pero mirad esta foto a la que he llegado a través de meneame y que está en webmaniacos) con exposición pública se compruebe con mucha frecuencia este perfecto acoplamiento de deseos. No digo tampoco que no nos encontremos con ese patrón en algunas de las personas que conocemos, pero creo que, afortunadamente, en la vida de las personas normales somos capaces de mirarnos algo más que las curvas y las carteras.

Es posible que la investigación ponga de manifiesto una cierta contradicción entre lo que decimos buscar en una persona y aquello que inicilamente nos provoca interés por ella, pero, pasadas las primeras impresiones, todos los hombres hemos conocido a mujeres muy bellas que no nos han interesado, bellas que sí, normales que nos han cautivado, normales que han pasado por nuetra vida sin dejar la menor huella, feas muy interesantes y feas insulsas. E imagino que todas las mujeres habrán conocido potentados insoportables o encantadores, pobretones cautivadores o que les han dejado indiferentes y tipos de economía media cuyo interés o no residía en su forma de ser. Tal vez por ello conocemos todo tipo de parejas que escapan al principio cuasimatemático expuesto en la noticia.

A esta conclusión he llegado, y me autoinculpo, sin haber seguido nigún método científico, sin haber observado a 46 germanos y germanas. Pero desde mi absoluta falta de método propia de un botarate como yo, estoy dispuesto a polemizar con los sesudos profesores. Espero que por lo menos el estudio les haya salido barato.

Por cierto y por si las investigaciones no fallan, llevo una Visa Oro en la cartera

P.D. No he encontrado el artículo original (en una búsqueda rápida) lo que me permite un cierto beneficio de la duda hacia los investigadores


8 Responses to “De ricos y macizas”


  1. 1 Macu
    Martes, 4 septiembre, 2007 en 9:59 am

    Un de las conclusiones a las que llego es que en el resto de países el presupuesto para I+D es muchiiiiiiiiiiiiiiiiisimo mayor que en el nuestro, ya que tienen dinero suficiente para estas chorra-investigaciones.
    Esto no quita para que no tengan razón, aunque solo sea en el mundo de la farándula. ¿Alguien conoce a alguna super modelo que esté con un empleado de banca, un carnicero o un administrativo? ¿Acaso Ronaldo está mas macizorro que George Clooney para estar con tanta chica guapa? ¿La modelo de Playboy que murió hace poco se casó por amor con aquel multimillonario “jovencito”?

  2. 2 joselepapos
    Martes, 4 septiembre, 2007 en 1:26 pm

    Yo creo que no tenemos remedio. Cada oveja busca su pareja. Los guapos y guapas se buscan entre sí. El problema es que los menos guapos (o sea los feos directamente) también buscamos a los guapos y guapas y eso suele ser motivo de sufrimiento y de frustración. De todas formas me parece que la “gente normal” es bastante menos estúpida que “alguna” de la llamada “gente guapa”.

  3. Martes, 4 septiembre, 2007 en 2:43 pm

    Perdón por el autobombo, pero para estudio gilipollas el que comentaba yo hace unos días.

    ¡Gran blog, Capi!

  4. 4 dentilla
    Martes, 4 septiembre, 2007 en 6:57 pm

    Pa mi que tienen razón. Viendo algunas parejas, te quedas pensando que si él fuera o fuese un simple mecánico, lo hubiera encontrado, la mazizorra,tan atractivo, me paice que no. Así que bien gastados los dineros en el estudio.

  5. 5 Esther
    Martes, 4 septiembre, 2007 en 8:19 pm

    Que digo yo, que si tan científicos son, deberían saber que una deducción así sacada de una muestra de 46 personas no es tan fiable. Claro que si miras las muestras que se toman para el estudio de los cosméticos lo entiendes todo. Deben ser científicos de la misma escuela. Para quien no lo sepa, hay laboratorios internacionales de tan lucrativo campo que se gastan millones en publicidad y te aseguran resultados visibles en pocas semanas, pero junto al asterisco del atractivo emblema de la caja pone: muestra realizada sobre 37 mujeres. ¡¿?! Os animo a mirar los embalajes de las antiarrugas, anticelulíticos, antiedad (pero si yo quiero cumplir años ¡leches!). Afortunadamente los estudios científicos serios cursaron estadística como asignatura troncal y no de libre configuración (o eso espero).

    Joselepapos me ha encantado tu comentario.¡Jugoso tema, Capi!

  6. Miércoles, 5 septiembre, 2007 en 8:01 am

    ¿has visto la cara que se le ha quedado a la de la foto cuando ha escuchado que tienes una visa oro?
    Esa cae, capi.

  7. 7 Andrés-Segundo
    Martes, 11 septiembre, 2007 en 3:00 pm

    Lo dicho, cuando el diablo no tiene nada que hacer, con el rabo mata moscas

  8. 8 Sita K
    Miércoles, 9 enero, 2008 en 10:06 am

    Pues lo siento, Javier, pero yo estoy de acuerdo con los científicos sin necesidad de estudiar a 46 teutones. Creo, por si mi aportación sirve de algo que es inherente a la condición humana y a los sexos. No sé si os resultará cavernícola mi reflexión, pero es la conclusión a la que he llegado. Los hombres buscan, de forma inconsciente mujeres bellas como símbolo del poder que ostentan, como trofeo a su condición de Rey de la manada, no es que las busquen a propósito, es que su instinto sexual sólo les hace fijarse en este tipo de mujeres, descartando a las demás. De otro lado, las mujeres, de forma instintiva buscan el bienestar suyo y de su “camada”, lo que hace que, siempre por instinto, busquemos al Rey León. Un feo con dinero es mucho más atractivo que un guapo en bancarrota.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

septiembre 2007
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Fabian en Odio el calor

Visitas desde el inicio

  • 546,696 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: