13
Oct
07

Los pequeños resfriados

viewphp.jpg

Me manda una amiga lectora de este blog esta divertida foto. No sé porque, me parece muy identificativa de los tiempos en que vivimos. Hay muchos que, con tal de crecer, no están interesados porque encontremos una salida a nuestros problemas.

No porque no encuentre la salida, pero estoy perdido en la montaña polentina. Aunque lo correcto sea decir montaña palentina, en este caso, al estar en un pueblo del que ya os he hablado en alguna ocasión, Polentinos, el término es también válido. El otoño todavía no se muestra en su máximo esplendor cromático, de tal suerte que los robledales y los hayedos siguen estando mayoritariamente verdes y sólo los chopos empiezan a amarillear alcanzando matices de color realmente bellos. Los caballos y las vacas siguen pastando en los prados mientras disfrutamos de un sol que no necesita sortear ninguna nube. La temperatura es fresca, unos trece grados de máxima y unos dos de mínima.

El panorama sería muy atractivo si no fuera porque mi voz no la reconozco. La verdad es que el martes, mientras grababa para la tele, ya noté algún aviso de que algo me pasaba y los dos días siguientes noté que no me encontraba del todo bien, pero no acababa de ponerme malo. Consultado el Dr. Zapatero, me dijo que mis síntomas ni siquiera eran de un resfriado y, confiado en el diagnóstico, ni tomé medicación ni tampoco precauciones. Tal vez, especialista como es Zapatero en la lucha contra los cánceres que padece España (la violencia terrorista, el encaje de algunas autonomías, la desmemoria histórica y hasta el increíble precio de la vivienda) es capaz de confundir los síntomas de una afección un poco más seria con la de un simple resfriado. El problema de no dedicar tiempo al diagnóstico de la situación es que, si te equivocas, la enfermedad sigue avanzando y quién sabe si después, cuando te quieras dar cuenta, tienes que atacar ya una neumonía.

No es que parezca algo más allá de un trancacito, pero hoy me he levantado con fuerte dolor de garganta, algo de tos y una voz que parece salida de ultratumba. Una mierda, vaya, ya que no me encuentro con fuerzas para afrontar las caminatas que tenía previsto realizar por el bosque, ni tan siquiera una excursión en quad por unos caminos que proporcionan paisajes bien atractivos. Por un momento, cual si fuera Rajoy, he pensado en la automedicación, en atiborrarme yo a pastillas y remedios y él a España, pero me ha parecido que el Dr. Rajoy le dedicaba al diagnóstico lo mismo que Zapatero y que el uno por exceso y el otro por defecto, ninguno de los dos se entera de la auténtica dimensión que ofrecen los síntomas.

Mientras tanto, en la confusión de los síntomas que vivimos, son cada vez más los que empiezan a tratarse con cataplasmas cuya base científica no va más allá del rudimento inservible. Por eso, unos botarates eligen un momento extraordinariamente inoportuno (el de la ofrenda a los militares caídos en el Líbano) para abuchear a Zapatero, olvidándose del dolor de las familias, amigos y compañeros que honraban sus memorias. Otros, pocos afortunadamente, acudían con la cataplasma del aguilucho, unos descerebrados se ponían a quemar fotos de Carod Rovira, como si Carod fuera alguien en el panorama político, y a sus partidarios les daba por seguir con la quema de fotos, en este caso las de no sé cuántos borbones. Y mientras tanto, Zapatero escudándose en el Rey y saliendo por la puerta de atrás y Rajoy, bajo los efectos hipnóticos de tanta España, limitándose a decir que siempre está a favor de que nadie se meta con nadie y que él ni lo hizo ni lo hubiera hecho. Pues sólo faltaba. Ahí teníamos en esas a nuestros políticos de segunda, incapaces como son de sentarse juntos para dar respuesta a los problemas, en tanto que la guerrilla proetarra tomaba de nuevo las calles de San Sebastián. Y nosotros a vueltas con resfriados y banderas.

Así que entre el panorama político y el de mi enfriamiento, me tenéis encerrado en casa, intentando comprender las cuentas de las obras de la comunidad de vecinos de mi piso en Madrid. No sé si por mi estado, pero me ha costado entenderlas y aún tengo preguntas pendientes para el administrador. Es lo que tiene vivir en una casa de más de cien años que no había recibido ningún cuidado hasta la última década. Forjados, pocería, cubiertas, bajantes… en fin un catálogo completo de obras a realizar que van creciendo a medida que se hacen. Afortunadamente, no han tenido que realizarlas en mi casa. Como decía mi vecina Beatriz, cualquier casa es susceptible de mejoras hasta la completa ruina de sus propietarios. Y no sé porqué, al decir esto, me ha vuelto el panorama de las reformas que se han emprendido en los últimos años en España. Creía Zapatero que con sus obras teníamos obras hechas para 25 años, pero sus arquitectos autonómicos ya le están pidiendo ampliación de presupuesto.

Para subir este pequeño delirio a mi blog (creo que no tengo fiebre pero a tenor de lo que he escrito igual sí), viajo al pasado reciente cuando tengo que acceder a internet con el módem de mi portátil. Es lento, pero funciona, y te permite revivir aquel piiiiiii, rrrrrr, rrrrr, phssssssssssss previo a la conexión a la red. Por cierto, que lo he intentado reproducir y ataque de tos, picor de garganta, la voz que no me sale…. Estoy como para cantar en falsete, qué pena de hombre.

Aquí creo que el médico sólo viene los jueves (y seguramente diagnostica mejor que Zapatero y Rajoy juntos), así que he bajado Cervera de Pisuerga y me he ido a la farmacia. Un poco de ibuprofeno y a esperar que baje la inflamación. Pues eso, lo que decía Zapatero. Aunque no sé yo, me parece que la auxiliar de farmacia no quiere mojarse y que me haría falta algo más, pero a falta de médico será mejor aguantar. Sólo espero recuperarme para el lunes, que tengo seis negociaciones que grabar y, en este estado, igual arruino al programa. Puentes para qué os quiero.


12 Responses to “Los pequeños resfriados”


  1. Sábado, 13 octubre, 2007 en 9:10 pm

    Muy buena foto, pero hay más enjundia todavía. Si uno queda mirando fijamente durante 15 minutos sin pestañear al árbol, el letrero de “Salida” se transmuta por el de “Rajoy” y el árbol da paso al rostro de Zaplana en singular mordisco…

    Volviendo a Rajoy, parece que éste consiguió finalmente que mucha gente le siguiera en lo de hacer pequeños actos patrióticos: no hay nada más español que enfermar y automedicarse, aunque sea con ibuprofeno 😀

    Bueno, más en serio, espero que sea un resfriado leve, corto y pasajero.

    Un saludo.

  2. Sábado, 13 octubre, 2007 en 10:50 pm

    De lo de Rajoy y Zapatero creo que no hay mucho que opinar, me parece que ellos tienen una fiebre difícil de curar: “fiebre de poder” y eso es peligroso.

    Mejórate y ponte una buena película, cualquiera de Fritz Lang o de Kenneth Branagh. Por ejemplo, ese Hamlet de 4 horas.

  3. Sábado, 13 octubre, 2007 en 11:26 pm

    Seguro que su resfriado tiene mejor cura que otros que ‘ni siquiera son resfriados’. No hay como tener un ‘sentimiento optimista de la vida’, aunque no sea más que para contradecir a Don Miguel… de Unamuno y Jugo.

    Deseo que no sea óbice u obstáculo para que disfrute de unos hermosos días por esa montaña Polentina/Palentina. La abadía de Lebanza, o la colegiata de San Salvador de Cantamuda están a tiro de piedra, pierna o vehículo, y son buenos sitios que todo lo curan: hacen ‘cantar hasta los mudos’.

    Que pase unos tranquilos y felices días.

  4. Domingo, 14 octubre, 2007 en 12:25 am

    Pone granada en el cartel, salida no tiene ningun sentido en ese lugar…

  5. 5 M!~
    Domingo, 14 octubre, 2007 en 5:06 am

    Yo tengo un resfriado horrible, el monitor ya está verde.
    Cof cof cof
    Saludos, muy linda y significativa la imágen.

    =)

  6. Domingo, 14 octubre, 2007 en 10:15 am

    Tiene razón pedroiniesta y, muy probablemente, lo que pone en el cartel es Granada, aunque con lo que se ve, también podría poner salida. Mejor así, no sabemos ni hacia a dónde vamos. Le agradezco a Julio sus recomendaciones y en otras visitas ya he estado en en los lugares sugeridos. Hoy me estoy pensando si hago un pequeño esfuerzo., Desde las seis de la mañana puede que haya mejorado un poco, pero no hay que confiarse. La voz sigue horrorosa, un cierto dolor al tragar y un inicio de congestión nasal que no tenía. Aunque si hace cantar hasta a los mudos, igual es el remido que necesito para mi voz

  7. Domingo, 14 octubre, 2007 en 2:58 pm

    Atibórrate a zumos naturales, vasos de mitad naranja y mitad limón. Aquí en Murcia hacen milagros, allí no sé xD
    Cuando te aburras haz alguna gárgara con manzanilla.
    Q T MEJORES!!

  8. 8 Mary Carmen
    Domingo, 14 octubre, 2007 en 9:29 pm

    Siento que estés resfriado, es muy bueno cocer un poco de orégano, colar y añadir un chorrito de limón y una cucharada de miel, tomarlo calentito.

    Sabia que la foto te iba a gustar. Saludos.

  9. 9 Julián Ibáñez
    Domingo, 14 octubre, 2007 en 10:14 pm

    Capi,

    se que el utilizar letras blancas sobre fondo negro, le da a tu blog un ambiente especial, pero a veces cuesta un poco leerlo, y cansa la vista con más facilidad. Por lo menos a mi.

    Quizás haya alguna razón más para estos colores, o igual ya lo has explicado en otra ocasión, pero no me consta…

    Saludos y cuídate.

  10. 10 Macu
    Lunes, 15 octubre, 2007 en 10:00 am

    Unas gárgaras con agua templada y bicarbonato también dan buen resultado y para la congestión unos vahos de eucalipto. Claro que una buena dosis de ibuprofeno con algo calentito y una buena siesta también hacen lo suyo.
    Un abrazo y mejórate.

  11. 11 Alamedano
    Lunes, 22 septiembre, 2008 en 1:22 pm

    Bueno, capi tengo que hacerte una pregunta.Yo apenas veo la tele y me enganché con el programa de las cartas. Lo veia casi todos los dias, y de repente me lo quitan.Supongo que habra habido motivos, pero me gustaria saber cuales, Gracias. Por cierto en el programa q haces nuevo de las bromas estas bien rodeado ehhh. Anda que elegis a las feas del lugar…hasta para hacer de payasas tienen que estar buenas..jaja


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

octubre 2007
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux en Luis escritor
wallace97 en Y si…

Visitas desde el inicio

  • 545,846 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: