15
Oct
07

La mar de vergüenza

327129_3.jpg

Esta Europa próspera en la que vivimos se enfrenta con cierta frecuencia a una demostración más de que sus ciudadanos están muy por encima de sus instituciones. Sucede con mucha frecuencia en la mar, un entorno en el que los tripulantes de las embarcaciones hacen constantes demostraciones de humanidad cada vez que se dan de bruces con la pobreza y la desesperación flotando a duras penas sobre una barcaza. En esas circunstancias, no miran hacia otro lado, como tan frecuentemente hacen nuestras instituciones, y no dudan en acoger en su embarcación a quienes haga falta para librarlos de una muerte segura.

Los antecedentes, la verdad, es que animan justo a lo contrario. Recordemos como, no hace mucho, la tripulación del Montfalcó se pasó varios días con 32 personas a bordo, asistiendo desde la impotencia a un triste espectáculo diplomático entre Malta, Libia, Italia, la Unión Europea. Tan triste que al final tuvo que acudir el buque de Salvamento Marítimo Clara Campoamor al rescate de los inmigrantes cuya vida habían salvado los tripulantes del Montfalcó, después de unas angustiosas jornadas con avería incluida. La única ayuda que recibieron fue unos cuántos víveres y ropa proporcionados por una patrullera de Malta que había sido fletada por la embajada española. Hay que tener bastante poca vergüenza para llegar hasta el barco, darles las provisiones y darse la vuelta, comprobando cómo había 32 personas a bordos de un barco diseñado para seis tripulantes.

A pesar de conocer historias como esta, cuando el sábado pasado la tripulación del pesquero Corisco se encontró en alta mar a medio centenar de inmigrantes a la deriva, no dudaron ni por un momento en acogerlos a bordo de su embarcación. Sabían lo que les esperaba: horas de angustia compartidas con esas personas, entre las que había cinco mujeres y tres niños,, compartir los alimentos y agua pensados para 12 tripulantes con 50 personas más, apretujarse a bordo y, sobre todo, esperar a que la diplomacia les dijera qué hacer. Afortunadamente, esta vez han sido más ágiles en sus gestiones y hoy lunes han podido desembarcarlos en el puerto de Trípoli. El patrón del barco, Antonio López, ha narrado como las personas rescatadas le decían “Libia no, por favor, Libia no”, en la medida en que volver a esas costas era un regreso a la desesperanza, a la fuente de su angustia.

Esta vez Libia ha accedido pronto a las peticiones, pero igual que lo ha hecho, podía haber puesto más trabas como en otras ocasiones. Es muy triste ver cómo la diplomacia lusa y la española han tenido que movilizarse y cómo las instituciones europeas, que se preocupan por hacer leyes de todo tipo, obligan a que en situaciones como esta cada uno se las arregle como pueda. En la mar los estados y las instituciones miran hacia otro lado y pasan de largo al lado de las embarcaciones que se hunden. Menos mal que en los barcos quienes gobiernan son las personas, esos tripulantes que prefieren vivir un infierno a bordo antes que abandonar a 50 personas a su desgracia. Sólo espero que el sonrojo que provocan sucesos como estos hagan que los puñeteros burócratas europeos se pongan manos a la obra para garantizar ayudas rápidas a quienes se encuentren en situaciones como estas, que, por desgracia, no tardarán en repetirse. No estaría nada mal, por otra parte, que los tripulantes de estos pesqueros recibieran un homenaje cuando regresen a puerto. Un mínimo de justicia así lo exige. Pero les recibirán sólo sus familiares. Es como para sentir la mar de vergüenza


2 Responses to “La mar de vergüenza”


  1. 1 buffaloman
    Lunes, 15 octubre, 2007 en 1:12 pm

    no hay mucho que añadir capi, siempre pasa lo mismo.
    al final, hacen que te lo pienses a la hora de ayudar a alguien, cuando tu primer instinto es ayudar sin más…
    en fin, orgulloso de mi país y de las gentes que lo habitan.

    salute.

  2. Lunes, 15 octubre, 2007 en 10:12 pm

    A veces olvidamos que nosotros tambien fuimos inmigrantes no hace ni 70 años.

    Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

octubre 2007
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Fabian en Odio el calor

Visitas desde el inicio

  • 547,406 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: