27
Oct
07

El auténtico colchón duro

dsc02141.jpg

Me he topado con esta imagen esta mañana y no he podido resistir la tentación de hacer la foto. Desde hace algún tiempo estoy pensando en cambiar el colchón y he llegado a la empanada mental, porque en colchones, como en casi todo ya, hay exceso de oferta, tantas posibilidades entre las que elegir que acabas mareado. De los tradicionales colchones de muelles, pasando por los de látex, los que combinan ambas soluciones, la opción del viscoelástico, con el Tempur como referente, y con todas las terminaciones posibles de dureza; la combinación colchón-base, que en algunos casos les permite reposar sobre base rígida, pero que, en otras exige la lama para que respire el colchón; la presencia de aloe vera en los tejidos, los efectos bacteriostáticos y acarostáticos contra los ácaros del polvo y la capa atérmica; las densidades en kg/m3, los centímetros de espesor; y los somieres eléctricos con no sé cuántas posiciones que te permiten leer, subir las pienas, recoger la zona lumbar y digo yo que hasta facilitar diversas posturas del Kama Sutra, de uno o dos cuerpos, con zonas para guardar ropa o lo que se tercie.

Así que yo con todos estos líos cuando resulta que cementos Portland acaba de lanzar una gama de colchones a pie de obra en los que, como se puede comprobar, se duerme a pierna suelta. Yo no sé si luego le dolerá o no la zona lumbar, pero el angelito se ha quedado cuajado. Habrá que probarlo.


15 Responses to “El auténtico colchón duro”


  1. Sábado, 27 octubre, 2007 en 8:08 pm

    Uf, si… y el somier de láminas que tiene apoyado al lado también

  2. Sábado, 27 octubre, 2007 en 10:34 pm

    Este fenómeno lo inventaron los japoneses, ¿no? Mitsubishi lo mismo te hace un coche que un vídeo. ¿Por qué no iban a hacer lo mismo Portland, Lafarge o Uniland? 😆

    Ahora en serio: espero que el buen mozo no lo haga muy a menudo, porque entre los tirones propios del oficio y los descansos de esa forma, va a acabar con las lumbares hechas un asco. Y lo digo yo, que me tuvieron que operar de la espalda el año pasado.

  3. 3 Julio
    Sábado, 27 octubre, 2007 en 10:36 pm

    Dicen que ‘ a buen hambre, no hay pan duro ‘ y a un buen sueño, no hay colchón por duro que sea que se le resista.

    Nos estamos amariconando demasiado. Vamos, digo yo.

    ¿Qué se hicieron de las colchonetas de paja de la mili, de los colchones que el colchonero tenía que ‘varear’ de tanto en tanto, qué se fizo?

  4. 4 Andrés-Segundo
    Sábado, 27 octubre, 2007 en 10:59 pm

    Ahí, ahí Julio, lo tenia en la puntita de la lengua y no me salía, si señor, soy de la misma opinión. Apostemos por el aglomerao con chinchetas. Por cierto, como se lo monta el condenao.

  5. Domingo, 28 octubre, 2007 en 1:40 am

    Jajajajaja, yo creo que el colchón es secundario. Aquí el mérito lo tiene el tío, que me parece que es del mismo clan que mi señor, osea, de los que se quedan fritos en el mismo instante en que se quedan quietos, independientemente de que la postura sea vertical u horizontal, jajajajajaja. ¡¡Qué envidia, madre mía!!

  6. Domingo, 28 octubre, 2007 en 11:14 am

    Envidio a los que se duermen en cualquier laoooo.

    ¡Qué arte!

  7. Domingo, 28 octubre, 2007 en 12:11 pm

    Qué grande son los obreros de la construcción, son capaces de lo mejor y de lo peor. Pero lo que si es cierto es que cuando el sueño aprieta, ni colchón ni césped, ni nada de nada, cualquier lugar es adecuado. Si no, paseen por cualquier biblioteca universitaria en la sobremesa.

  8. 8 Esther
    Domingo, 28 octubre, 2007 en 12:53 pm

    jajajaja… El somier de lamas ¡me ha encantado!

  9. 9 wallace97
    Domingo, 28 octubre, 2007 en 2:58 pm

    Para mí lo bueno que tiene tanta variedad en los productos es que me facilita muchísimo la tendencia natural que tengo a prescindir de necesidades. Como en casa hago yo la compra, según se van complicando los lineales de hiper, voy simpilificando, yendo por defecto al producto básico, al de toda la vida. Hay tres productos, que sólo con buscar la variedad que te han encargado en casa echarías la mañana o la tarde entera: yogures, cereales y compresas. Como tengo mujer y dos hijas, que entran al trapo de las novedades, y dado que en esos productos aparecen a diario, opté por comprar yogures naturales y los corn flakes de siempre. En las compresas, como no puedo imponer el criterio, he tenido que hacer el sobreesfuerzo de aprenderme todas las variedades que me piden, para los días de poco, para los días de mucho, para la noche, con alas, que si compaq, que si extraplana, y todo esto tanto para compresas como para tampones y salvaslip, así que las combinaciones tienden a infinito. Vamos, que en eso soy un experto. Hace poco hablando del tema con una amiga, me dijo que no sabía que el nivel de absorción lo indican con gotas en el envase, de una a cinco.
    Mi mujer me está dando la tabarra con cambiar el colchón, y visto lo visto, me seguiré haciendo el sueco. Me considero absolutamente incapaz de elegirlo.
    Cada vez que me veo obligado a entrar en El Corte Inglés, no puedo evitar un pensamiento: ¡hay que ver la cantidad de gilipolleces que no necesito! Y de verdad que sales reconfortado.
    Abrazos para todos.

  10. Domingo, 28 octubre, 2007 en 3:24 pm

    Poder dormir en cualquier sitio , desde luego que tiene sus ventajas.

  11. 12 oixiberua
    Domingo, 28 octubre, 2007 en 9:33 pm

    Hola:
    Esto no tiene que ver con la siesta, pero leído el post de wallace, y al encontrarme en su misma situación familiar, os propongo, que para solventar nuestro colchón económico mensual, las compresas sean a cuenta de la seguridad social. No toméis el tema económico como excusa. Un ejemplo, si los pañales para incotinencias severas y crónicas se pueden adquirir con receta médica ¿por qué no las compresas? ¿dónde se encuentran las diferencias? No lo sé, es una cosa que siempre me ha llamado la atención. Si te has dado un corte y vas al médico hasta las gasas las puedes adquirir con receta médica en la farmacia para hacerte las curas en casa, y ¿por qué no las compresas? Ayyyy dichoso holding compresero… … Un saludo.

  12. 13 dentilla
    Domingo, 28 octubre, 2007 en 11:20 pm

    y no ha pensado nadie que el pobre muchacho se ha podido caer?. Esa posicion de piernas, fijo que se cae cuando se quiera poner de pie jiji

  13. 14 wallace97
    Lunes, 29 octubre, 2007 en 11:26 am

    dentilla, por la posición de las piernas podría ser, pero ¿y las manos? Una de dos: o cuando se ha caído ya estaba dormido, o se ha creído que se mataba y las ha puesto así para ahorrar trabajo a los de la funeraria.

  14. 15 Macu
    Lunes, 29 octubre, 2007 en 12:31 pm

    Y no os olvideis de la cazadora doblada estratégicamente debajo de la cabeza, para evitar dolres cervicales.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

octubre 2007
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux en Luis escritor
wallace97 en Y si…

Visitas desde el inicio

  • 545,846 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: