05
Nov
07

Beber para divertirse (si es que te enteras)

382089.jpg

Pertenezco a una generación que empezó a beber en la adolescencia. Recuerdo aún mi primera borrachera en Barcelona, un día en que unas cuantas botellas de vino me demostraron los efectos que pueden tener en una persona desprevenida. Mi amigo Eduardo, ahora juez, cayó igual que yo, sólo que él vivía más lejos y el regreso a casa le costó un poquito más. No dejamos de beber y siempre que salíamos las cervezas y los gin tonics formaban parte de nuestro ceremonial.

A partir de entonces, pocas veces me emborraché, ya que el panorama de una resaca me parecía tan desagradable que prefería pisar antes el freno y llegar a casa en condiciones aceptables. Casi todos éramos así, aguantábamos bastante y cuando nos daban las cuatro o las cinco de la mañana todavía estábamos presentables. Sólo mi amigo Ramón, que se incorporó al grupo más tarde, solía acabar peor, pero tenía una bebida más bien tranquila.

Nosotros nos divertíamos y bebíamos. Parece que hoy las cosas han cambiado y que empieza a ser común beber para divertirse. Es decir, que el primer objetivo es coger el punto y, sin ello, la diversión no se les aparece. Si no bebo, si no altero mis percepciones gracias al alcohol, no me divierto. Eso, que hasta la fecha no era más que una impresión personal, esa tendencia de beber en España como si fuéramos hooligans ingleses parece confirmarse por los estudios que se están haciendo.

Algo le pasa a la gente que funciona así, algo no bueno y que plantea serios problemas para ellos y para los demás. No se trata de acabar enganchado en el alcoholismo, que también, no es cuestión de los riesgos para la salud física, que también, sino que hay un desequilibrio personal importante en quien es incapaz de afrontar una noche de diversión sin colocarse antes y, en muchas ocasiones, no sólo con alcohol. Aparte de ese problema, esas sobredosis de bebida que hace que al poco de salir muchos chavales anden ya descontrolados, genera unos problemas de violencia en nuestras calles y discotecas que, según me cuentan algunos chavales, van a más, hasta al punto de convertirse el salir a divertirse en una actividad de riesgo.

Tenemos el problema, pero no sé si tenemos las soluciones. El riesgo de caer en un cierto grado de alcoholismo seguramente lo teníamos tanto nosotros como ellos, pero como decía, no se trata sólo de eso. Nuestro leguaje, el de los que ya hemos pasado por esa edad, da la impresión de que no les llega. Todos en nuestra adolescencia hemos pensado que nada podía pasarnos y, en nuestro entorno, todos también hemos encontrado gente que se dio cuenta demasiado tarde de que eso era falso. Pero algo hay que inventar para hacerles entender que, por lo menos, deberían recuperar esa forma mediterránea de aproximación a la bebida, que, aunque tampoco es sana, por lo menos les va a permitir disfrutar más de la vida. Porque entre el estado de semiinconsciencia que consiguen y la recuperación, no hacen más que tirar horas de vida a la basura. Y en el fondo son tan pocas… Ya, si dejaran de beber… pero es que yo sigo con la cerveza y el vino. (Foto de 20minutos)


28 Responses to “Beber para divertirse (si es que te enteras)”


  1. Lunes, 5 noviembre, 2007 en 2:21 pm

    A mí el alcohol no me va mucho, no me gusta. Cuestión de gustos. Creo que si alguien bebe porque así se lo pasa bien tiene un problema de creatividad tremendo, yo me lo paso genial simplemente intentando hacer cosas nuevas y conociendo culturas nuevas. Dependerá de lo que te divierta y de lo que tu hígado aguante.

  2. Lunes, 5 noviembre, 2007 en 3:41 pm

    Tema interesante y complejo. Emborracharse de esa manera es convertirse en otra persona, por lo que las causas son o bien que esa persona no está a gusto con lo que es y prefiere transformarse, o bien que tal y como es no es capaz de divertirse. Lo terrible es que finalmente esa persona no se divierte, sino su yo-borracho (si es que también se divierte).

    Personalmente creo que en toda sociedad hay un tanto por cierto de personas propensas al alcohol y las drogas, pues debido a su metabolismo tienen un tono bajo preclínico (sin ser enfermedad) que requieren sustancias para subir el tono y acaban enganchados.

    Y, personalmente, creo que en muchas conductas actuales de la gente joven tiene mucho que ver la televisión (lo comento por ser ElCapi alguien cercano a este medio) y creo que en esta también: hoy en día existe un claro ceremonial de lo banal, de lo inmediato, de lo cutre fomentado desde la televisión (aquí hay un largo debate para otra ocasión, pero me refiero a Gran Hermano, debates en los que se aplaude al más grosero, etc.).

    La conclusión es que mucha gente joven tiene una percepción de sí mismo de fracaso (conclusión de que alguien que no tiene éxito es un fracasado, un arquetipo que a mi juicio se transmite en muchos medios), algo que empuja a tener otro yo, una manera muy rápida a través de las drogas y el alcohol.

    Saludos

  3. 3 juguetona
    Lunes, 5 noviembre, 2007 en 6:22 pm

    Yo lo que me pregunto es :
    ¿Cómo pueden unos chicos de sólo 16 años tener recursos económicos para tal cantidad de copas, más tabaco, más droga, más dinero para la entrada en la disco? Porque, aunque sea botellón, o garrafón, para que todos la cojan ¿deben comprar grandes cantidades, no? ¡Jo! Mi padre me daba sólo !20 duros! ¡para todo el fin de semana!, jejeje Decía que más de eso, sólo serviría ¡Pa vicio! 😛 ¿Tendría razón? 😯 ¿Estoy entrando en esa edad que empiezo a ver a mi padre como un sabio? ¡Cachisss! 😦

    Y después, yo con veinte años, ¡ni loca me arriesgaba a llegar a casa en ese estado!Vivía con mis padres y en casa de mis padres había y hay aún ¡Unas normas de convivencia! Unas normas, que acatábamos, porque mis padres, desde muy pequeñitos, nos enseñaron a respetar las normas, que pactábamos entre ellos y nosotros (Mis hermanos y yo)Nos iban dando libertad, a medida que íbamos demostrando responsabilidad; a más responsabilidad, más libertad.

    De verdad que, no creo yo, que la tele sea responsable de la mala educación. En mi modesta opinión, me parece que la tele, es el reflejo de lo que hay, en la calle y en muchas casas; como dice Capi, todos bebemos nuestras cervecitas, todos vemos y algunos hasta hacen televisión… Hombre, la solución que se me ocurre, hasta a mí, me suena a utopía, pero, digo yo, que como para otros muchos males, una buena educación recibida en casa, antes que el dinero de bolsillo, que se les da a los hijos y esa libertad sin responsabilidad demostrada, para darles a ambas potestades, buen uso y no abuso ¡Podría ser el remedio! Aunque, claro… Se necesitaría, también, tiempo y ganas, por parte de los padres… Porque reflexionando y asumiendo responsabilidades, pienso:

    La generación de mis padres y mis abuelos ¡Tuvieron muchos fallos!
    Los jóvenes de hoy en día ¡Muy bien encaminados no van!
    ¿Pero y la nuestra? En algo importante, digo yo ¡que también nos estaremos equivocando!, ¿no?

    Un saludo.

  4. 5 wallace97
    Lunes, 5 noviembre, 2007 en 6:25 pm

    Absolutamente de acuerdo con xman, es una pena, pero para muchos jóvenes (afortunadamente no todos), cada vez más la vida es un casting. El objetivo es ser famoso.
    Creo que, como dice Capi, tenemos el problema y no la solución. Para mí que una de las causas es el alejamiento intergeneracional, que si bien no es nuevo, es creciente, y promovido tácitamente por intereses de negocio. No interesa a las industrias del ocio, del alcohol y de las drogas que un joven razone y sea capaz de ver a través de los ojos de otras personas que la irracionalidad en sí misma no conduce más que a trastornos biológicos y a dependencias que no son más que pérdidas de libertad, que en un campeonato a ver quién bebe más, siempre gana el mismo: el más gilipollas.
    Y no sólo ocurre con el alcohol y las drogas, también con telefonías móviles, messenger, videojuegos, moda, cosas que no son malas de suyo, que diría el Padre Bonete, pero que restringen libertad a quien no es capaz de controlarlas, y llenan las arcas de las multinacionales que las promueven sabiendo muy bien lo que hacen.
    Es responsabilidad de los padres hablar, hablar, insistir, insistir, razonar, razonar, que aunque parezca que cae en saco roto, no es así. Pero creo que no todos lo hacen, desgraciadamente.

  5. Lunes, 5 noviembre, 2007 en 7:35 pm

    Pertenezco a esta generación del “beber para divertirse”, aunque no soy practicante (yo soy más del beber y divertirse, que no es lo mismo). Tengo 18 añetes y bueno, he visto muchas cosas. Yo soy el primero que bebo, pero no lo considero un factor único para pasarlo bien. Muchos viernes y sábados, cuando nos reunimos los amigos, no probamos ni gota y ciertamente, nos lo pasamos bastante bien.

    El problema que le veo yo a todo esto es que el beber parece que te da cierto estátus, te hace “más guay”. Y todos sabemos que cualquier cosa que te pueda hacer más guay si te encuentras en la franja de los 13 a 16 años es como dejar un pastel en la puerta del colegio: ¡quién puede resistirse!

    Yo, al igual que todos mis amigos, hemos sido educados en ambientes normales y sanos, hemos gozado de libertades y no por ello hemos sido facilmente influenciables, pero creo que en la franja de edad antes mencionada es muy importante que los padres esten al loro, y les muestren las cosas como son, sin medias tintas.

    Un saludote de un nuevo seguidor de este blog!

  6. 7 Macu
    Lunes, 5 noviembre, 2007 en 8:10 pm

    Pues parece que sí caen las cosas en saco roto a no ser que te lo cuente un colega, lo que dicen los padres siempre es para cortarte el rollo, que son unos pesaos y unos carcas. Si en los institutos dieran charlas chicos jóvenes en silla de ruedas por beber y conducir, o chavales que están en granjas para desengancharse de las drogas o personas más mayores que les falta un hervor por abusar de drogas y alcohol cuando eran jóvenes, a lo mejor lo ven como algo mas cercano, que les pasa a ellos y es grave. Y si se vieran cuando están como cubas, vomitando en los portales o en coma etílico pues lo mismo también recapacitaban.
    Cuando era más joven no entendía como amigos se ponían como cubas para divertirse si total, al día siguiente no se acordaban de lo “bien ” que se lo habían pasado. Pues ahora me sigue pasando igual. Joer, pienso que mi hijo puede llegar a eso y me pongo enferma. Espero que él si escuche a los pesaos de sus padres.

  7. 8 Esther
    Lunes, 5 noviembre, 2007 en 11:34 pm

    Con dieciséis años ya me tomaba mis cervecitas y gracias a Dios, nunca pasé de eso. Será que como decía Juguetona, mi paga de 500 pesetas, no daba para mucho (casi para nada), y será que podíamos alternar el parque, la disco y alguna casa en la que inflarnos a palomitas y ver las películas más absurdas y las series más frikis, pero creo que lo más importante es que mis dos hermanos (¡santa paciencia!) cuidaban de mí. Las primeras cervezas que me tomé me las tomé con ellos, y en ellos, con su ejemplo, me marcaron los límites. Mis hermanos eran responsables de mí,y actuaban en consecuencia.Yo era su responsabilidad y nunca quise meterles en líos. Creo que a los chavales les falta responsabilidad. No saben lo que se traen entre manos porque son adultos para unas cosas y críos para otras.

  8. Lunes, 5 noviembre, 2007 en 11:48 pm

    Creo que el contraste de opiniones sobre el problema y las solucicones es interesante. Me ha gustado mucho que Pablo haya dejado su comentario, ya que creo que su aportación es especialmente interesante, dado que dos da un punto de vista de alguien que vive de cerca el problema. Me gustaría que tus colegas, Pablo, también nos dejaran escrito lo que piensan. Creo que si no os escuchamos es difícil entender qué pasa y cómo pueden evitarse ciertos comportamientos que al final sólo pueden ir en vuestra propia contra. A ver si entre todo, jóvenes, menos jóvenes y carrozas podemos entender lo que sucede.

  9. 10 oixiberua
    Lunes, 5 noviembre, 2007 en 11:51 pm

    Tenemos el problema, pero no sé si tenemos las soluciones. Tomo estas letras como referencia a mi escrito. Los problemas los creamos y las soluciones si queremos se pueden obtener, creo yo.

    El consumo de alcohol no es nuevo. Su forma de consumo sí. El alcohol siempre ha convivido en todas las civilizaciones desde las más conocidas, leáse egipcia, griega y romana, y hasta en las tribus más desconocidas que podamos encontrar en el planeta. Fermentadas o destiladas. Desde el arac al wisky, desde el vino a la sidra. Y además de alcohol, otro tipo de drogas intrísecas a las culturas que las utilizan.

    Nos llevamos las manos a la cabeza cuando vemos esos consumos de alcohol exagerados, con el único aliciente de consumir por consumir para comentar al día siguiente: “Vaya pedo me cogí ayer”.

    Nos debemos llevar las manos a la cabeza, si pensamos el porque de estos consumos exagerados, y que son cotidianos, y con los que convivimos en nuestras calles, plazas y lugares de ocio por llamarlos de alguna manera.

    En su tiempo y a día de hoy todavía, el alcohol es un arma utilizada, no expresamente por las grandes empresas productoras, sino por los estados y gobiernos dominantes. Algún ejemplo podría ser la inducción al alcoholismo a los indios norteamericanos para poder conquistar sus tierras, a los inuits con el mismo propósito, pero en esta ocasión para poder obtener petróleo, o a los maoríes en Nueva Zelanda. En este orden de cosas, pienso que al ser el alcohol un elemento fácil de adquirir en bares y supermercados, y además su coste económico es más barato que otro tipo de drogas existentes en el “mercado”, a día de hoy a la administración el problema le importa un comino, pues ella bien sabe que mientras que el pueblo esté dándole al “botellón”, menos aprietos de reivindicaciones sociales tiene que solventar.

    La cultura del alcohol siempre ha estado pareja a la sociedad. Otra cosa es que cada uno, dentro de su opción personal, la descarte o sea participe de ella. En este último caso, cada uno debe saber donde estan los límites, y en caso de sobrepasarlos sus consecuencias.

    El txikiteo existe y es diario. Ponemos cualquier excusa para sentarnos a la mesa, con buenos manjares y mejores cosechas. Sin justificar nada. ¿Cuántos alcohólicos son mundialmente reconocidos por sus trabajos,aunque en las enciclopedias siempre aparezca su adicción?.

    Los límites los tenemos que poner nosotros,ya que ni la sociedad ni la administración los van a poner. Debemos intentar, como apunta Wallace, el hablar, el comunicar, el razonar, con nuestras generaciones posteriores, nuestras experiencias vividas, para que de esa forma podamos obtener una sociedad en el futuro abierta en sus mentes.

    ¿Soluciones?: Hay que cambiar el modelo de sociedad en la que vivimos. ¿Cómo?: Alejándonos de la globalización social y económica a la que estamos sometidos, e intentando dar voz a los sin voz y escuchar a los no oídos.

    Aprovecho la ocasión para autoculparme. Soy un adicto al comer, al beber buenos caldos,al echar unos potes con los amigos, al rugby,y al intentar dejar a mis sucesores lo mejor de mis experiencias adquiridas,aunque siempre encontraré como obstáculos, de momento insalvables, a la sociedad de consumo y a la administración.Un saludo.

  10. Martes, 6 noviembre, 2007 en 12:36 am

    Lo primero, decir que soy nuevo en el mundo del blog y qué sorpresa al ver el blog de Javier Capitán (grandes ratos de pequeño viendo el informal.. jeje)

    Lo segundo, es que me llamó la atención esta entrada, pues yo, al igual que una opinión que leí, también pertenezco a una de esas quintas, pues 18 años tengo encima y puedo permitirme el hablar de este tema de primera mano.. Decir que cuando voy de marcha con los amigos, también bebo, pero no por ello comparto las opiniones de la mayoria de jóvenes. Bebo como cualquier otra persona, no me gusta ponerme borracho (pues como bien decias no es de agrado el levantarse el dia siguiente con tal cuerpo, que a veces oigo a gente que parece que se enorgullezca por tener mayor resaca..); y también digo que cuando he visto botellones, o he estado, y he visto a gente en condiciones de pena, eso es lo que he llegado a sentir, y no llega al asco porque siento un minimo de respeto por las personas..

    Lo dicho pues, somos la generación de la bebida, quizá, pero quizás dentro de lo que cabe se puede disfrutar tal y como disfrutó cada uno en sus juventudes. Un saludo

  11. Martes, 6 noviembre, 2007 en 11:36 am

    Un saludo a todos. Me presento como alguien que acaba de dejar atrás los veintitantos para adentrarse en la cifra del treintaytantos, y como tal he vivido la cultura del botellón desde sus primeros pasos.

    Yo creo que el botellón vine dado por varios factores, por lo menos en mi ciudad (Valencia), uno fue el repentino incremento del coste de las copas en los bares, cada 6 meses te subían la bebida alrededor de un 10% con lo que en un par de años decidimos empezar la noche en casa de algún colega tomando unas copas o cervezas, eso nosotros, los que no podían se lo montaban en la calle. Poco a poco los precios siguieron subiendo y además la alcaldesa nos metió la nueva ley de “alcohólicos y maleantes” por donde amargan los pepinos. Los pubs, donde hasta ahora podíamos pasar la noche con un par de copas y un paquete de fortuna, tenían que cerrar a las 2:00. Acto seguido todos los locales que cerraban mas tarde pusieron precio a su entrada y encarecieron aun más sus copas, de forma que ahora mismo cuesta lo mismo un cubata en una discoteca que la botella entera en el Mercadona. Yo creo que la solución no es dar cerrojazo a los que molestan en la calle, proponed alternativas. No hacen más que sacar leyes restrictivas y subidas de precios y eso no lo paga el de 28 años, que ya tiene su trabajo y sus posibles (aunque también) si no el chavalin de 18 al que le dan 20€ para el fin de semana. Si no puede hacer lo que quiere, tendrá que hacer algo parecido y con las posibilidades que le han dado no tiene demasiado donde elegir.

    Simplemente hay que analizar los datos:
    Paga del fin de semana 20€ (la media va por ahí).

    Copa en un pub 8-9€, entrada a una discoteca 15-25€. (Poco va a hacer)

    Botella de alcohol barato 5€ (la compra a medias con un amigo, entonces 2,5€) Y esto no es lo peor… pastilla o acido 3€ aprox.

    Ojo, no los estoy defendiendo, no estoy de acuerdo con esa forma de actuar y solo es un punto de los que puede provocar el botellón, no digo que otros factores como moda, medios o educación no tengan que ver. Es mas, creo que es la suma de todos ellos.

  12. 13 juguetona
    Martes, 6 noviembre, 2007 en 11:55 pm

    Pero sobre las leyes restrictivas:

    Si se permite comprar una botella de licor a jóvenes de 17 años (Que en mis tiempos era permitido)Y aunque siempre han existido “Los metepatas” eran minoría, por eso, a lo mejor ¡No había ley contra maleantes y alcohólicos, y ahora, de un tiempo para acá, te los encuentras borrachos,(No todos, pero sí en un número importante y preocupante) practicando vandalismo, con las puertas del coche abiertas y la música a revienta caldera, a las tres de la madrugada, sin la menor muestra de consideración hacia los vecinos que duermen, y en urgencias llegan, de dos en dos, presentando comas etílico… ¿No es normal que aparezcan leyes restrictivas que impidan que los jóvenes tomen esa ingesta desmesurada de alcohol, que nos perjudica a todos? La ley restrictiva nace por un mal uso de libertad y “maldisfrute” de zonas comunes. (Creo yo, pero corregirme si estoy equivocada, por favor)

    ¿alternativas? Aquí en Sevilla, se abren discotecas para que los chavales, menores, se puedan reunir, bailar, ligar y pasarlo bien, entrada gratuita y bebidas sin alcohol a precio normal… ¡eso los de 30 no lo tuvimos! Y sin embargo ¿sabes que hacen? meter botellas a escondidas y droga ¡Y liarla! ¿Cual será la consecuencia lógica? Que las autoridades le cierren el local al dueño ¡Y ya no haya local donde reunirse!! ¿Con que cara pueden pedir que se les dispense alcohol, si demuestran que no se puede confiar en ellos? Entonces una empieza a preguntarse, si verdaderamente tendrían razón nuestros abuelos, cuando decían que a los 17 años, se es un niño y a las 10 ¡todos acostados! (En verano ¡A las 11!! 😛 )Aunque sigo pensando que todo es producto de una mala educación, demasiado floja en inculcar valores y principios de responsabilidad, dignidad, respeto, decoro, etc, tan fundamentales, como la libertad.

    Y ya, que me digas, que a los veintitantos, por no tener dinero bastante para entrar en un local y tomarte dos cubatas, es lógico que me ponga hasta las cejas de garrafón y pastillas… ¡Me quedo fuera de juego!! que eso ¡Yo lo he vivido! Y con una litro (Botella de litro de cerveza) y un paquete de tabaco para 12 ¡hemos pasado montones de sábados noche, en La Pila el Pato, o en La Alfalfa ¡Y lo hemos pasado en grande!! Porque teníamos veintitantos, montones de amigos y una “Jartá” de ganas de pasárnoslo bien… Acabo de entrar en los 30… ¿Tanto ha cambiado todo? ¿Cuál es hoy el concepto de diversión? 😯 Nosotros nos reuníamos en alguna casa antes de salir, ¡pero para cenar de gañote todos juntos!! ¿Pero para beber? ¡Nada como aquella litro compartida en La pila El Pato! Que por excasa ¡Sabía hasta más rica!!… No sé… Siento que me he quedado desfasada, pero de verdad que me gustaría que me lo explicaran… ¿o ya soy demasiado mayor para poder entenderlo?? 😦

    Juguetona.

  13. Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 10:15 am

    ¡Vuelvo de nuevo!

    Capi, no he conseguido que alguno de mis amigos escriba, ya que andan liados y están completamente desconectados. Pero ayer tarde, hablando con ellos, salió el tema. La verdad es que no diferimos mucho de opiniones, pero salió una aportación muy interesante.
    Es referente al dinero. Está claro que “la vida está más cara”, pero como dije yo, “no tan cara”. Imagínate la situación: Llega el niño un viernes por la tarde a tirar del bolsillo de mamá y papá. Total, les acaba sacando 20€. Johnatan (que así es como se llama el personaje) sale de su casita a sus 14 ó 15 años con 20 euretes en el bolsillo. Se junta con 6 amigos más. Poniendo 4€ cada uno, ya pueden comprar para botellón. Y echándo números, te voy a decir para cuanto les dan los 28 euretes que han hecho de pozo:

    + A 0,49 euros que está el litro de vino de cartón
    + A 4,75 euros 8 litros de coca cola ó fanta (1,25 cada litro suelto)
    + A 12,45 la botella de bourbon Four Roses

    Entonces la pandilla va al mercadona y sale con: 12 litros de calimotxo y un litro de coca cola con Four Roses, y les sobra 1,17€ para hielo.

    Decidme si para siete chavales no es una cantidad que les viene grande. Y ojo, suponiendo que a todos le den 20€, le siguen sobrando 16€, que es mucho dinero y la tentación de gastárselo enorme. Quitale 6 si salen a cenar fuera. En que se lo suelen gastar ya os lo podéis imaginar: tiene forma de cañon 😕

  14. Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 11:10 am

    Creo que me has malinterpretado Juguetona. No estoy de acuerdo con las practicas de estos “cuasi vándalos” por no decir vándalos directamente. Entiendo que saquen esas leyes restrictivas, la gente tiene derecho a su descanso, como no, pero deberían dar mas alternativas al ocio. Que cierren los bares pronto, que prohíban beber en la calle, pero que den alternativas y no solo a los chavales de 17, a los mas creciditos también. Referente a lo de las drogas, tampoco estoy deacuerdo con ellos y no lo veo normal, pero es la cruda realidad que he vivido de primera mano. Aquí en cualquier parking de disco puedes comprar “pastis” cada pocos metros. Yo también era de una litrona y un par de cigarritos si no había dinero, como la mayoría de gente de nuestra edad, pero eso ha ido en declive a lo que hay hoy en día. No estaba defendiendo la postura de los chavales, ni mucho menos, ni siquiera la justifico, solo estoy añadiendo un motivo más por lo que lo hacen. Y no es mi motivo (porque yo no lo hago), es lo que he visto y lo que te dicen. Y reitero que es solo un motivo más de una larga lista, donde entran otros como la educación (sobre todo) y los medios de comunicación.

  15. 16 Ornitorrinco Rosa con Tutu
    Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 2:29 pm

    No puedes poner sacos bloqueando un río, después ponerte en el antiguo cauce y cuando la presa de sacos reviente poner cara de tonto porque te estas mojando. Los jóvenes van a salir y si no es de una forma va a ser de otra. Si la eligen los jóvenes porque no se les da otra opción, va a ser la que mas les convenga a ellos y el problema solo se va a trasladar.

    Los gobiernos solo se han dedicado a poner parches en vez de tratar de solucionar el problema. Subieron los impuestos del alcohol y la gente empezó a pasar al costo, las pastillas, etc. Si cierran los bares pronto la gente se va terminar la noche a las plazas y allí molesta mas a los vecinos. Si en un municipio se ponen muy pesados se coge el coche y se van a otro y el resultado es mas borrachos en la carretera.

    Tampoco creo que halla que ponerse en plan apocalíptico. Tengo ya casi 30 años rara vez bebí “mas de lo que pude mear” y ya no bebo nada. Mis amigos y demás conocidos que hace 5 años bebía casi por obligación han pasado a beber con mas cabeza y bastante menos cantidad. Creo que hasta ese par de amigos que se bebían hasta las escupideras parece que prefieren una copa mientras charlan estando dentro de un bar (ahora que se lo pueden permitir).

  16. 17 juguetona
    Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 2:35 pm

    Fampi, sí te entiendo. Pero te voy a explicar como yo veo el problema con un ejemplo:

    Desde siempre está permitido comprar cuerda por metros, a los menores también; yo misma he comprado cuerda de niña, para, por ejemplo, jugar a la comba. Pero imagina, que poco a poco, cada vez en cantidad más alarmante, comenzaran a suididarse niños ahorcándose con cuerdas… Como ¡si se hubiese instaurado una diabólica moda!! ¡Nos pilla desprevenidos!! 😯 Las autoridades comienzan elaborar leyes que pongan fuera del alcance de los jóvenes las cuerdas… Aparecen los buitres vendiendo cuerdas a hurtadillas y los niños ¡Siguen comprando cuerda para jugar a morir!! Se les ofrece alternativas… ¡Juegos nuevos! Pero ellos ¡Siguen prefiriendo la cuerda en su mayoria!

    ¿Son las cuerdas (El alcohol) perjudiciales?

    ¿Es culpa del gobierno que los jóvenes de repente vean divertido ahorcarse?

    ¿La tele, espejo donde mirar claramente la realidad, es la culpable?

    Creo que no. Todo parece indicar que a estos jóvenes les faltaron papás o abuelos que le enseñaran el placer de jugar, el placer de divertirse sin hacer daño a nadie, ni perjudicarse ellos mismos, de convivir en armonia, que les enseñaran ¡El placer de vivir!! Les faltó alguien que les enseñara que con una cuerda, se puede hacer alpinismo y flipar en colores al llegar a la cima de una montaña. O a practicar saltos de altura y sentir la emoción de ir superando metros, cada vez más altos… O a saltar la comba cantando viejas y nuevas canciones… Para que no sintieran necesidad de buscar placer en lo destructivo, porque lo hubieran descubierto en lo constructivo.

    Las cuerdas ¡No son lo malo! ¡Ni los que las venden!¡Ni los que las prohiben! ¡Ni los que no saben jugar!… Lo malo es haber olvidado lo importante que es enseñar a nuestros hijos a divertirse y mostrarles las enormes emociones y sensaciones alucinantes, que una vida sana, la responsabilidad, el respeto a los demás y la libertad, sin dependencias absurdas, ni al alcohol, ni a la popularidad, ni a la fama ni a nada, podría aportarles, e intentar pagar con dinero el tiempo que no dedicamos a ello… Parece que, al final, eso, ¡Está saliendo demasiado caro!! Muchos más caro que esos 20 euros semanales… Nos está costando, parece ¡El futuro con el que nuestra generación soñaba!! Y creo, de verdad, que aún estamos a tiempo de cambiar eso… ¡Que no es demasiado tarde! Creo que a los 15, aún se es un niño, y los niños tienen una extraordinaria capacidad ¡Para aprender! 😉

    Juguetona.

  17. Jueves, 8 noviembre, 2007 en 10:50 am

    Para empezar decir que estoy completamente de acuerdo con Ornitorrinco Rosa con Tutu. Refleja exactamente lo que quiero decir.

    En cuanto al símil de Juguetona, en realidad no se ofrecen nuevas alternativas, la disco “light” es para un sector pequeño del “efecto botellón” y con eso se han quedado tan panchos. ¿eso es proponer alternativas? creo que no. Al igual que pasa con el alcohol al volante como ha dicho nuestro anterior compañero, saco la disco del núcleo urbano pero no ofrezco mas alternativa a la gente que va de fiesta que no beber o pillar un taxi (que te puede soplar 20€ por carrera para ir a una disco fuera de la ciudad o 12€ a una en un polígono del extrarradio. Yo creo que falla algo. Ojo, que conste que tampoco estoy defendiendo esta postura, solo barajo las causas de las cosas.

    En cuanto a si es peligrosa “la cuerda”. Si no se sabe como usarla, si (la educación).

    ¿Tiene la culpa el gobierno? Algo si tiene, por no buscar medidas o alternativas eficaces.

    ¿La tele? ¿No os acordáis de esas noticias de macrobotellones con competición de asistentes? Fue ampliamente cubierto por programas sensacionalistas y por telediarios. Los jóvenes se ven convertidos en protagonistas y como no les gusta ni nada…

    Y con la parte final si que estoy totalmente de acuerdo, el problema empieza con la educación, repito que solo mostraba otra de las causas. Y si, da un poco de miedo, bueno bastante. Solo hay que echar un vistazo a la lista de fracasos escolares y al numero de gente que acaba una carrera universitaria…

  18. 19 Esther
    Viernes, 9 noviembre, 2007 en 12:40 pm

    Dan vértigo los cálculos que echa Pablo. Lo que llama la atención es que se dice que los bares son muy caros, y tal y tal, pero con veinte eurazos puedes entrar en un pub, tomarte más de dos copas (donde estuve ayer ponían dos por 10), y mear en los servicios del bar y no en cualquier portal. Veinte euros dan para ir al cine, comprar palomitas y cenar en un sitio de comida rápida. En el programa de la noche más joven (hasta los 24 años en Madrid) por 2,40 euros tienes derecho, además del acceso al polideportivo y a sus actividades dirigidas, a dos consumiciones no alcohólicas. Hay pequeños teatros cuyos precios no exceden los 15-17 euros y hay páginas web que, con suerte te localizan entradas a espectáculos en el último minuto a un precio asequible. Existen bares con ludoteca en los que puedes pasar la tarde o la noche jugando sin recargo alguno por el uso del juego que elijas. Muchas bibliotecas han habilitado espacios como “mediotecas” para que puedas tomar prestadas películas y música. Hay infinidad de modalidades de deportes nuevos, muchos de los cuales mezclan la actividad física con música. Hay calles llenas de tiendas tipo “zara” o “Springfield” donde pasar la tarde probándose cosas y cuyos precios te permiten irte a casa con alguna camiseta, porque no exceden los veinte euros.
    En el caso de una ciudad grande pienso que alternativas no faltan. Algo falla y no son las alternativas. Lo que tampoco se puede pretender es tener las 48 horas del fin de semana ocupadas en ocio y si no se consigue darle a la bebida y justificarlo con el aburrimiento.
    Un saludo a todos. 🙂

  19. 20 Ornitorrinco Rosa con Tutu
    Viernes, 9 noviembre, 2007 en 2:31 pm

    Esta claro que hay diversiones por menos de 20 € pero creo que hay que tener en cuenta el concepto económico del “coste de oportunidad”. Las cosas no cuestan el dinero sino lo que no me permiten hacer en su lugar.

    Los jóvenes pueden pasarse la noche en un botellón con un montón de gente de juerga y ligando por 5 €. Pueden salir dos días a la semana y tener algo de dinero para el resto de la semana.

    El cine podría ser una buena alternativa. Mi grupo de amigos ha ido incontables veces a ver películas ( a ver El Señor de los Anillos fuimos 23). La cuestión es que para ir al cine tiene que haber algo que valga la pena ver y eso como mucho pasa una vez al mes. Ademas el precio es mayor que que el del botellón y la noche que vas al cine a la 01:00 como mucho acaba la noche cuando todavía tienes ganas de juerga..

    Me encantan los deportes pero hacer deportes un sábado por la noche como que me da una pereza tremenda después de estar todo un día haciendo cosas. He entrenado años los fines de semana y he entrenado a un equipo de fútbol ( los partidos se juegan en fin de semana) bastante tiempo. Y yo seguía saliendo por la noche y veía a mis jugadores saliendo por la noche (mas de una vez me vinieron los jugadores de empalmada a jugar un domingo). Si no es en la misma franja horaria que el botellón según mi experiencia no es una alternativa.

    Lo de la noche joven no se lo que es y lo de las mediotecas tp, asi que, no puedo opinar.

    En mi ciudad han hecho conciertos en estadios que han sido un rotundo éxito pero si son un par de veces al año como que no es una solución.

    Lo cual nos lleva a que no hay una alternativa real al botellón.

    P.D: Puede que sea por que soy hombre pero lo de pasarme la tarde en una tienda me suena tanto a diversión como ahogar niños en la ria :p .

  20. Viernes, 9 noviembre, 2007 en 6:22 pm

    Referente a los precios, tienes que tenerlo todo en cuenta, en el bar de abajo de mi casa ponen las copas de anís a 1,50€ y los cubatas a 3,50€ ¡Pero cierra a las 8 e la tarde! Aquí en valencia a partir de las 2:00 A.M. Solo quedan abiertas discotecas o mega-pubs que son casi del tamaño de una disco y cobran casi lo mismo por entrada y cubata (si en TODOS los que cierran mas allá de las 2 cobran entrada, mínimo 10€). Así que no cuela lo de los cubatas 2×10€. Bueno, una ciudad con progrmama de deporte nocturno ¡Eso me gusta! ta muy bien, aquí no hay 😦 saltamos las vallas de los coles para jugar a basquet (bueno eso hace algunos años ya jejejeje)
    ¡Que bien! me quejo que la disco cuesta de 15 a 25€ la entrada y me voy a gastar la pasta de toda la semana en una obra hecha por cuasi aficionados (cualquier cosa interesante cuesta unos 50€ y que conste que de vez en cuando me los gasto). Bares con ludoteca, eso está muy bien, pero no creo que le interese a un chaval de 18 o 20 años, quieren salir, bailar y ligar.
    Mediotecas para ver películas ¿donde? ¿en casa con los papis? ¡Que bien! ¿Y los amigos? ¿Y lo de ligar? ¿Y la manía que tienen los padres de dormir por la noche? mmmmm
    Zara y springfield no abren por la noche y los chicos de esa edad no es que les de mucho por ir de tiendas (como ha comentado nuestro compi Ornito).
    Como veras la única alternativa medianamente válida de las que has dicho es la del deporte (y digo medianamente porque no a todos les gusta). y la alternativa, tiene que ser algo que compita con lo que ha dicho Ornitorrinco -“Los jóvenes pueden pasarse la noche en un botellón con un montón de gente de juerga y ligando por 5 €. Pueden salir dos días a la semana y tener algo de dinero para el resto de la semana.”-

    Y repito hasta el cansinismo. Lo que escribo no es la única causa, no es excusa (aunque si causa) y no lo comparto en modo alguno. Yo intento no molestar cuando salgo de fiesta, no tomo drogas (bueno algún porrete ha caído muy de vez en cuando, cuando era chaval) y no conduzco bebido (trabajo y me llega para un taxi).

  21. 22 Esther
    Domingo, 11 noviembre, 2007 en 2:19 am

    Yo también me he tomado litronas en el parque pero además hacía otras mil cosas (entre ellas ir a bares con ludoteca) y si no tenía dinero para salir a la disco, pues me iba a dar una vuelta hasta que ahorraba y sí que podía. Respecto a ver pelis en casa… los padres también salen a cenar y si se acostumbra a los chavales a adquirir responsabilidades no tienen porqué destrozar la casa.Insisto, alternativas hay tantas como te ofrezca tu imaginación: las cámaras digitales ofrecen la posibilidad de adentrarse en el mundo de la fotografía sin el recargo del revelado, juegos de rol…¡el campo nunca se ha movido de ahí!. Entiendo que los chicos quieren salir por la noche, pero a lo mejor nadie les ha planteado seriamente (con el ejemplo) el resto de posibilidades, y nos limitamos a entretener a los adolescentes delante de la tele hasta que ellos deciden qué quieren hacer.
    Un saludo a todos.

  22. Lunes, 12 noviembre, 2007 en 11:42 am

    Efectivamente Esther y yo he hecho lo mismo, sesiones maratonianas de ROL, cervezas en el parque (pero sin liarla como estos tipejos), sesiones de vídeo, jugando en el ciber-café, está genial, pero creo que también has dado con la clave, nadie les enseña o les da la posibilidad de probar estas cosas. No creas que todos los padres salen de cena los fines de semana, a nosotros nos costaba conseguir una casa en la que realizar cualquiera de estas actividades. Y uno de los problemas como tu bien dices es la pasividad de los que los tienen que educar. “Nos limitamos a entretener a los adolescentes delante de la tele hasta que ellos deciden qué quieren hacer”, creo que la has clavado con esa frase, no es que no se les obligue a hacer otra cosa, es que ni siquiera se les enseña o se les da facilidades para hacerlo.

    Saludetes!!!

  23. 24 Esther
    Jueves, 15 noviembre, 2007 en 2:26 am

    Bueno fampi…con todo, parece que no nos hemos criado tan mal y lo hemos pasado bien. 😉

  24. Jueves, 15 noviembre, 2007 en 5:48 pm

    Sisisisisisisi, completamente de acuerdo 😉 Y eso que cuando eramos pequeños no teníamos sillitas para los coches y los columpios eran de hierro ¡¡¡Con esquinas!!! y tenían el suelo de piedrecitas. Jejejeje.

  25. 26 Sarita*
    Martes, 25 diciembre, 2007 en 5:18 pm

    Bueno, decir que he entrado en este blog y me ha llamado la atención. Igual soy demasiado joven para comentar estos temas (Acabo de cumplir los 15 hace poco), pero también quiero aprovechar eso para daros un punto de vista más real sobre este tema. Confieso que yo no he sido nunca de borracheras ni de sábados en la discoteca (prefería quedar con mis amigas las “sanas” por decirlo de alguna manera para tomarnos un batido en alguna cafetería, ir a casa a ver una película, etc..), hasta hace poco. Que quede claro que yo, aunque joven, tengo las cosas muy claras desde un principio.
    Un día, una amiga decidió celebrar su cumpleaños a lo “grande”, esto era irnos a un parque a beber y a hacer boteyón. No me atraía mucho la idea, y además se lo dijimos claramente, y lo que obtuvimos fué un: “Ala tías, no me seáis margis” literalmente. Así que nada, fuimos. Y os digo que fué una experiencia mala. Muy mala. Mi amiga la “guay” (que encima es diabética), se pasó con las mezclas. La tenías que ver vomitando sin parar, cayéndose al suelo cada 15 segundos mientras sus otras amigas las “guays” sólo le sujetaban la cabeza. Y me sentí sucia, me sentí barriobajera. Tuve que llamar a sus padres con lágrimas en los ojos, porque casi le daba un cólico.
    Y atención. Volvió a beber dos sábados después.
    Me da pena, realmente muchísima pena ver a jóvenes de mi edad… ¡Que aún somos unos críos! tirados en las aceras, con la mirada perdida en ningún sitio, vomitando. ¿Tengo que hacer eso para ser guay?¿Tengo que beber para divertirme? La respuesta es NO. Es como:

    “Ohhh, qué guay, vamos a emborracharnos todos. Y luego cogemos el coche, a ver qué pasa !:D”

    Todos nos emborrachamos alguna vez, pero lo que me parece de gilipollas (es que no encuentro otra palabra xD) es salir PARA emborracharse. Si sales por ahí y te apetece tomarte alguna copa, pues genial, y si resulta que hay un día que te pasas… bueno, a todos nos puede pasar. Pero si sales de tu casa pensando “qué bien me lo voy a pasar, voy a beber y beber hasta que me emborrache, porque no puedo divertirme si no hago eso” es que es de lerdos.

  26. 27 camy
    Viernes, 27 junio, 2008 en 9:14 pm

    esto esta bueno porque es dibertido ademas esta super ree bueno
    che no se que poner toii al pedo!!
    jajajajajajjajajajajajajaja…!!!!
    chauu…
    otro dia paso!
    bye!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana on Odio el calor
lola on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux on Luis escritor
wallace97 on Y si…

Visitas desde el inicio

  • 544,688 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: