06
Nov
07

De la ñ a la z

con-z.jpg

Ayer, por fin, la campaña que dio origen al ñiccionario se vio recompensada. En la presentación de los nuevos dominios .es, se confirmó la posibilidad de que existan sitios no sólo con la ñ, sino también con acentos, ç, diéresis y algunos otros.

Sin embargo, unas palabra de Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo PRISA y miembro de la Real Academia de la Lengua Española, han tenido casi la misma trascendencia que el acto en sí. En ellas, Cebrián le dijo al Presidente Zapatero: “no hace falta asesinar a la ortografía para ganar unas elecciones”, en referencia a su última campaña Con Z de Zapatero.

En la ilustración de arriba, podéis comprobar los contenidos de esa campaña y cómo esas palabras acabdas en Z hieren a la vista. Estoy de acuerdo con Cebrián en que no queda bien que un partido político, un presidente de un gobierno que tiene, entre otras, la responsabilidad de la educación, le dé patadas al diccionario en pro de una idea de unos creativos de comunicación. Si Zapatero no sabe pronunciar la d final, más le valdría ir a un foniatra o a un logopeda y aprender, antes que hacer gracietas con ello, por mucho que, de esa forma, de una ui¡imagen de tío enrollao que te pasas.

Zapatero no es el único. Esta polémica me ha hecho recordar, por ejemplo, la que ha suscitado Telefónica en más de una ocasión. Una vez fue por la omisión de la tilde en su nuevo logotipo.

cab_logo.gif

se apresuraron a decir que, en realidad, la tilde se había enamorado de la f hasta el punto de formar una pareja de hecho, tan unida que el final de la f en realidad formaba el acento. Posteriormente, se suscitó otra polémica porque una empresa dedicada a la distribución de productos y servicios de Telefónica prescindio de una h en su nombre. Así podía leerse el nombre de la empresa

logo.gif teabla.jpg

Decían que era una forma de llamar la atención, pero poca imaginación hay que tener si la única forma que se nos ocurre de llamar la atención es darle patadas al languaje. Por cierto, que parece que ahora Tehabla (lo siento, soy incapaz de quitarle la h) se ha unido a otra empresa. Veo en su web que cambian el logotipo, pero que no aprovechan para enmendar el error. Esto es lo que me he encontrado

enconstruccion.jpg

Así que no sólo no ponen la h, sino que abren un paréntesis sin contenido.

Entre todos se nos ocurrirán más ejemplos. Recuerdo vagamente alguna campaña referida a mensajes sms, por no comentar las burradas que leemos en los mensajes que se envían a algunos programas de televisión, mezcla de abreviaturas, faltas de ortografía e insultos a la inteligencia. Si recordáis alguno más, por favor hacedme el favor de comentarlo.

En fin, que yo estoy con Cebrián en que todos deberíamos poner un poco más de atención en el cuidado del lenguaje. Todos podemos cometer errores, deslices, tener despistes, o darle a la tecja de al lado (qué peligro esa v tan cerca de la b), pero resulta imperdonable que una campaña de comunicación se fundamente en una violación de nuestra lengua.

Aprovecho la ocasión para reponer el doblaje que hice hace algunos días del video Z (que no X) de Zapatero. Y de paso os dejo con la canción dedicada a la ñ de los Mojinos Escozíos (perdón, de los Mojinos Escocidos).


22 Responses to “De la ñ a la z”


  1. Martes, 6 noviembre, 2007 en 2:34 pm

    Pues en esta ocasión no estoy de acuerdo con lo escrito. Al margen de grandes escritores como Juan Ramón Jiménez que prescindía de escribir la letra “g” cuando el fonema era la “j” (a modo de curiosidad si se dejara sólo una letra por fonema b-v, c-k-q, etc. creo que el idioma español tendría una mayor ventaja con los ordenadores para la transcripción oral), está el hecho de que en determinados registros escritos se permite el uso de ciertas licencias lingüísticas. Una de ellas es obviamente la poesía, en la que se permite “forzar” el lenguaje, incluso ese propio “forzar” del lenguaje es entendido como arte en sí mismo. Y en el tema de los eslóganes, donde lo importante es un mensaje muy breve, siempre se ha hecho, porque se está jugando con el lenguaje, algo artístico y, a mi juicio, inteligente. ¿acaso no es eso los juegos de palabras?

    El ataque de Cebrián a ZP yo creo que se debe más al problema de los derechos del fútbol que están teniendo ciertos grupos empresariales de comunicación y llevan avisando a ZP que le será muy dificil ganar las elecciones si tiene en contra al grupo PRISA, ya le dieron varios avisos y Cebrián se permitió la licencia de darle este otro, que no es el primero.

    Y creo que ZP lo dejó claro con su respuesta: mejor jugar con las palabras que golpear con ellas.

    PD: como comentario a las licencias del lenguaje, ayer precisamente colgué en mi blog una poesía titulada El Romance del PPrisionero Rajoy (ya en el título juego con las letras) y al ser poesía transformo palabras para doblegarlas al poema original del clásico Romance del Prisionero (al que por cierto también le puse música y voz). La dirección es esta, por si os interesa:

    http://tetraedro.wordpress.com/2007/11/05/romance-del-pprisionero-rajoy-la-cancion/

    Saludos a tod@s, perdón a todos y a todas … 😀

  2. Martes, 6 noviembre, 2007 en 2:42 pm

    Nada que objetar a las licencias poéticas. Pero una cosa son los juegos de palabras y otra las faltas de ortografía. Es verdad que Prisa y Z (ya no es ZP) andan un poco distanciados, pero no creo que en este tema la razón de fondo sea esa, sino la condición de académico de Cebrián.

    Esta bien este comentario, porque así tendremos más debate, espero.

  3. 3 wallace97
    Martes, 6 noviembre, 2007 en 3:00 pm

    Mi apoyo total. En muchísimas ocasiones he enviado quejas a medios de comunicación y a organismos responsables de atropellos al idioma.
    Y es curioso, cuando he comentado esto en algún blog, como el descodificador (recientemente desaparecido) y ciudadano M, ambos de elmundo.es, las primeras respuestas han sido siempre de ataque, por listillo y por preocuparme de chorradas. Afortunadamente, después vienen las defensoras.
    Creo que no debemos permitir que un patrimonio de tantos cientos de años, y tan importante socioeconómicamente, sea echado por la borda como se está haciendo en los últimos años. Y menos por parte de los responsables políticos y de los medios de comunicación.
    Absolutamente de acuerdo contigo y con Juan Luis Cebrián.
    Pero creo que tenemos un problema: ha llegado una generación de responsables de la enseñanza que prefieren camuflar sus inseguridades ortográfico-lingüísticas con la permisividad, arropados por la excusa del supuesto ahorro de espacio y tiempo en los medios digitales. Flaco favor a sus alumnos y al futuro del castellano.

  4. 4 buffaloman
    Martes, 6 noviembre, 2007 en 3:16 pm

    cierto es, que en los últimos años, con la cultura del sms apretando, no se le hace ningún bien al español. cierto es que cada día que pasa, prescindo más y más de otros medios y me limito al uso exclusivo del tamiz de internet. cierto es que cada vez cometo mayores errores e ortografía y si no es así, me encuentro con dudas que me hacen tener siempre a mano el widget de la RAE.
    el hecho de encontrar campañas publicitarias con esos errores clama al cielo. a veces se confía demasiado en los correctores ortográficos, que no haces más que eso, corregir la ortografía, de una manera aleatoria, que nos puede hacer pensar que escribimos bien y en algunas ocasiones, no se pasan esos correctores, no se repasa lo corregido. en fin, que voy intentando limitar lo que leo, o controlar las fuentes, por que a fuerza de ver ciertas cosas uno termina por dudar de lo que aprendió en la escuela.

    no soy tan mayor, pero si en el instituto/universidad, tenía faltas de ortografía, suspendía exámenes, creo que ahora no es así.

    un saludo.

  5. Martes, 6 noviembre, 2007 en 5:20 pm

    A cada cual lo suyo:

    En cuestión de acrónimos, logotipos, licencias lingüísticas y otros juegos de palabras, lo único criticable, a mi entender, es la falta de originalidad o el no saber transmitir el fondo de cada cuestión puntual; pero el mero hecho de que quienes dan a luz dichas licencias conocen perfectamente cada forma correcta (sirva de ejemplo el que pone las Z en la publicidad del PSOE) y juegan precisamente con ello, les exime de ser criticados por dichas “incorrecciones”, ya que éstas son sólo un medio, nunca un fin.

    Por otra parte, tenemos al que realmente “mete la pezuña”: Desde “Lobo” Carrasco cuando decía “Vamos a la pub” hasta cualquier “neo-académico del SMS”, que los hay a miles. Y a todos éstos… ¡Leña! (Siempre subjetivamente, y siempre, eso sí, con Ñ).

    Y bien poco me importa que me llamen pedante, seguiré usando las tildes y escribiendo la palabra “que” enterita en los mensajes de texto.

    Un saludo.

  6. 6 Macu
    Martes, 6 noviembre, 2007 en 5:42 pm

    La campaña del PSOE no se queda en cambiar la d por la z. Es que en la campaña de Murcia ponen Murzia y por ahí sí que no paso, ¿eh? ¿Que puede ofrecer un partido político a una comunidad autónoma si lo primero que hace es cambiar su nombre?
    Yo también pongo todas las palabras en los sms y tampoco de olvido de las tildes. Para eso me dieron tanta caña en el colegio con la ortografía.

  7. 7 carlosbcn
    Martes, 6 noviembre, 2007 en 6:35 pm

    La verdad es que las propuestas de los políticos cada vez son más cercanas al club de la comedia, y realmente hasta tendría gracia que nos prometan zetas y sonrisas como fórmula para un futuro mejor si no fuera porque encima les estamos pagando el sueldo a todos estos lumbreras.

    Entrando en el tema propiamente dicho, vivimos en una época en la que el analfabetismo no solamente ha dejado de ser un defecto sino que, en muchos círculos, ha alcanzado la categoría de rasgo megaguay. Muchos son los jóvenes y las “jóvenas” que, en plena efervescencia hormonal adolescente, reivindican como seña de identidad el desprecio absoluto por la ortografía, y que se esfuerzan por escribir lo peor posible. Desde esa perspectiva se corre el riesgo de que más de uno ni siquiera capte la gracia de esta campaña del PSOE.

    Sobre las cosas que se ven en televisión… Bueno, yo he visto sopas de letras mejor escritas que muchas de las cosas que se ven en los medios hoy en día. Y, para ir terminando, decir que aunque por descontado el tema tenga una lectura entre trágica y pesimista, la degeneración del lenguaje también nos proporciona, especialmente en Internet, momentos de una hilaridad impagable. Un ejemplo, la página http://www.hoygan.info , donde se mofan de las agresiones más brutales al diccionario de la RAE.

    Saludos y felicidades por tener el valor de denunciarlo.

  8. 8 Esther
    Martes, 6 noviembre, 2007 en 9:04 pm

    Al utilizar este recurso de dudoso buen gusto, los publicistas no se hacen ningún favor. Fomentan (aun más) el desconocimiento de las reglas de ortografía, y ya se sabe, llega un momento en que lo que se supone que debe llamar la atención, sólo llega a un público (adulto en su mayoría) que no se siente ni por asomo identificado con ese eslogan.
    Wallace97, de verdad que no te tengo manía, pero discrepo contigo. Los profesores estamos atados de pies y manos. Reconozco que tengo dudas y siempre tengo a mano el diccionario de la RAE. Joyas del tipo “habeces” saltan a la vista, pero muchas veces, después de leer en cincuenta exámenes “subrallar”, llegas a dudar. Yo bajo puntos en mis exámenes por faltas de ortografía (y soy de ciencias), pero si suspenden más de un determinado número de alumnos, me llega el inspector y me dice “que no me he adaptado a la diversidad y a las necesidades de mis alumnos y que no estoy haciendo bien mi trabajo”. De cualquier manera, con faltas y sin ellas, pasan de curso por ley, así que aunque yo me esfuerce (que lo hago), no hay fruto porque mis chicos no sienten ningún tipo de incentivo ni de presión para aprender ortografía.
    Lo de Movistar duele, casi lo mismo que los productos de bollería industrial “qe caña” y “qe palmera”. A mi gusto es tan mala la elección de la grafía de la marca como el resto del anuncio)
    Un saludo a todos.

  9. 9 Andrés-Segundo
    Martes, 6 noviembre, 2007 en 11:47 pm

    Macu querida, primero nos quitaron Albacete, después cayo Orihuela, a continuación nos dejan sin agua para nuestros cultivos(y no nos quitan el agua para nuestro consumo porque seguramente serían juzgados de genocidio y eso, creo, les frena bastante) y ahora nos quitan la “c” y nos dejan con la “z”, así nos luce el pelo en Murcia, cualquier día de estos vendrá otro listo y nos dejaran solo con la “Mu”, vamos camino a la nada.A los políticos de esta comunidad autónoma, mientras no les toquen “el pijo” todo va bien.
    Pues sino teníamos bastante con la enorme cantidad de anglicismos que nos entran y con la atrofiada escritura de los mensajitos en los móviles, aplicada ya por los estudiantes en sus escritos de clase, ahora para complementar el bombardeo al castellano, nos vienen quienes deberían cuidar y mimar sus expresiones, tanto escritas como habladas a hacer todo lo contrario. ¿Arte? ¿eso es arte? para arte, Las Meninas. Wallace, Capi soy de vuestra misma opinión al respecto, sin lugar a dudas.

  10. 10 wallace97
    Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 12:06 am

    Hola Esther. Jamás se me ocurriría pensar que me tienes manía porque des tu opinión, y aunque así fuese, estarías en tu perfecto derecho, así que tranquila.
    Como verás, el Duende toca este mismo tema en su blog, y en mi comentario, dándome cuenta de que aquí he generalizado demasiado con los profesores, opinando lo mismo, allí he escrito “algunos”, lo mismo que al referirme a los periodistas. Lo de algunos profesores lo he podido constatar en varias ocasiones, y lo de los periodistas creo que salta a la vista.
    Tu comentario es muy interesante, y pone el dedo en la llaga en el tema de la enseñanza, una de las bases de la sociedad junto con el sistema sanitario y el judicial. Siempre me he solidarizado con vosotros en ese sentido, y me aterra pensar en vuestra situación, sin ningún apoyo por parte de los padres ni de los políticos, a los que cada vez más les interesan los cerebros anestesiados. No sé cómo lo podéis aguantar. Es un tema indignante. En fin, prefiero no enredarme en esto, porque el blog no es mío. Todo esto tiene mucho que ver con el abstencionismo del que hablábamos el otro día, ¿recuerdas?
    Lo que sí que quiero hacer es animaros a pelear contra corriente, y aún sabiendo que es una batalla perdida y que no tenéis por qué ser héroes, intentar transmitir a los puñeteros padres que la educación de sus hijos es responsabilidad de ellos, y que os dejen a vosotros la de instruir y de apoyar esa educación con la que se supone que deberían ir a las aulas.
    Un saludo.

  11. 11 Andrés-Segundo
    Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 12:48 am

    Wallace97, la educación hoy en día no es exclusiva de los padres como antaño, es una misión compartida entre el profesorado y los padres, si falla una, lo hará la otra también. ¿De qué manera incentiva el maestro a su alumno para continuar hacia adelante? ¿Acaso les propone alternativas de futuro?. El “Vd”, el “por favor”, el “gracias”, el “buenos días”, el sustituir “una persona mayor” por “el viejo” ó “la vieja”…etc.,algo tan básico para una correcta educación se ha ido al carajo ¿de dónde han cojido esos hábitos?. Mis hijos, en mi casa ó fuera de ella ó al menos delante de sus padres, si dicen u omiten algún gesto de cortesía ó educación, son imediatamente corregidos y casi no ha lugar a ello, pero me consta, que en las horas callejeras de los escolares han proliferado los malos hábitos en detrimento de la cortesía y la educación y en consecuencia los trasladan a los patios de los colegios e incluso en las mismas aulas estas omisiónes de la simple educación. ¿porqué?. El profesorado instruye, si, lo hace siguiendo unas directrices pero algunos profesores no ratifican la mucha o poca educación que podamos darles nosotros los padres; por cierto, según mi criterio, sin solución alguna.

  12. 12 Esther
    Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 1:15 am

    Da gusto poder discrepar en un ambiente cordial. Capi, gracias por ofrecernos el medio y gracias a todos por conseguirlo, no siempre es fácil.
    Wallace97: como en todos los oficios, hay gente preparada y gente que no. Una lástima. Me animan tus palabras y te diré que a mí no me importa educar en valores a los chicos, pienso que eso lo hacemos entre todos. Por fortuna, aun con sus inconvenientes (y sus ventajas) adoro mi profesión y mis chicos, aunque un tanto zotes e ingenuos para unas cosas y demasiado espabilados para otras, te contagian inevitablemente su entusiasmo por la vida (aunque ellos no se la compliquen demasiado).
    Por cierto, y volviendo al tema, las palmeras se llaman “qé palmeras!”. Se comen la u, pero ponen la tilde…manda…eso, que diría aquél. 🙂
    Un saludo.

  13. 13 wallace97
    Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 11:40 am

    Andrés-Segundo: es cierto que si tú educas a tus hijos en casa, el 90% se pierde en cuanto salen a la calle, pero lejos de ser culpa de los profesores, es culpa del 90% de los padres que no sólo no educan, sino que exigen a los profesores que sean ellos los que lo hagan, cuando lo que creo que deben de hacer es apoyar esa educación. Pero claro, si esa educación es inexistente, ya me dirás a mí qué es lo que van a apoyar. Y si además cuando intentan inculcarla se les echan encima los padres defendiendo al hijo, mal lo llevamos. No me extraña que tiren la toalla, cuando se ven entre la espada y la pared, o sea, entre los padres por un lado y los directores de los centros y las políticas educativas por el otro.
    La culpa es de la mayoría de los padres con la obsesión esa de que a mi hijo que no le falte de nada, y de que quién es ese profesor para decirle a mi hijo lo que debe y no debe hacer. Han creado una generación de monstruos pegados a una pantalla y viviendo en un mundo virtual, con la mentalidad de que todo es posible, y si no ya vendrá mi papá a sacarme las castañas del fuego.
    Menos mal que ese poso del 10% va quedando y acumulándose. Cuando empiezan a ver las cosas con sus propios ojos, lo agradecen.

  14. Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 12:07 pm

    Uf, esta discusión toma tantos (e interesantes caminos) que cuesta seguirla. Ordenando ideas:

    1.- los lenguajes evolucionan, si nunca se hubieran permitido evoluciones del lenguaje seguiríamos hablando el latín (y antes del latín a saber…). Nunca como hasta ahora con las nuevas tecnología hubo un campo tan amplio y rápido para este cambio. No creo que sea malo.

    2.- El tema de lo de Cebrián es paradójico, pues en esta historia de la “VerdaZ de Zapatero” tiene más responsabilidad él que el propio ZP, pues ZP no inventa esta historia, sino que recoge algo que sale en los medios de comunicación a modo de humor en los guiñoles que salen en cuatro y cadena SER, ambos del grupo PRISA del que Cebrián es consejero… en casa de herrero…

    3.- Sigo opinando que el mayor agente educativo de los adolescentes no es ni la familia, ni la escuela, sino la sociedad que está absolutamente infiltrada por los medios de comunicación (pues al adolescente lo que más le preocupa es el juicio de sus “iguales”, iguales que toma de ejemplo entre sus compañeros y los que ve en los medios de comunicación). Lo que la familia y la escuela intentan enseñar lo “desenseña” la televisión de la habitación del chaval: los chavales ven televisión solos, muchos de ellos en su cuarto y los valores que se transmiten (en general, por supuesto) son contrarios a los valores que (por ejemplo) Esther o yo (es que yo también soy profesor) intentamos transmitir a nuestros alumnos en el aula.

    Saludos.

  15. 15 Macu
    Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 12:23 pm

    Según el juez Calatayud, juez de menores de Granada con bastante sentido común, estamos educando a niños entre algodones, que no se frustren, que no sufran, que no tengan secuelas psicológicas…..en fin unos blandengues para unas cosas y unos tiranos para otras. Y una cosa muy importante que dice es que un fallo grave que cometemos es querer ser amigos de nuestros hijos en vez de padres. Si cuando un profesor llama la atención a un chaval nos comportamos como colegas suyo quitándole la autoridad al profesor no estamos haciendo un favor a nadie, estamos consiguiendo una generación de jóvenes que cuando se tengan que enfrentar al mundo real de adultos no van a saber. ¿Os imaginais lo que puede pasar cuando un jefe le mande algo a un chaval de estos? ¿O cuando tengan que negociar en cualquier trabajo? Es que se van a pensar que el mundo está en contra de ellos, igual que ahora piensan que padres y profesores lo están.
    En fin, un debate que da para mucho y un problema que no sé si tendrá solución.
    Hay que ver lo que da de sí este post del Capi, empezamos discutiendo por la campaña del PSOE y la Z de Zapatero y terminamos arreglando el mundo.

  16. Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 2:34 pm

    hola a todos entro solo a saludaros porque no me gusta nada de lo que dice vuestro querido ZP. saludos y besos a todos

  17. 17 wallace97
    Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 3:08 pm

    xman: una cosa es lo que es y otra lo que debería de ser. Estoy absolutamente de acuerdo en que quien educa realmente es la televisión, por eso decía que hemos creado monstruos pegados a una pantalla. En mi caso, he ejercido dictadura con mis hijas en ese aspecto, se la he prohibido cuando eran pequeñas (salvo programas adecuados en horarios adecuados y durante un tiempo adecuado), y las he razonado el motivo. Cuando se enfadaban porque no se lo permitía como a todas sus amigas, mi argumento era tan claro y sencillo como cierto: para mí sería muchísimo más cómodo ponerlas delante de la pantalla y que me dejaran en paz, pero si hiciese eso no estaría cumpliendo con mi obligación como padre y algún día me lo podrían echar en cara. Se quedaban pensativas y se conformaban aunque gruñendo. Con el tiempo me han dado la razón.
    Hoy día mantengo que la televisión es la peor droga que tiene la sociedad, y es legal, pero los perjuicios los estamos empezando a ver, y esto no es nada comparado con la que se nos avecina. En fin, sería otra discusión.

  18. Miércoles, 7 noviembre, 2007 en 3:30 pm

    Bueno, wallace97, entonces parece que opinamos lo mismo en este aspecto.

    Un saludo.

  19. 19 oixiberua
    Jueves, 8 noviembre, 2007 en 7:17 pm

    Se empieza el tema con una problemática lingüistica y ha evolucionado hasta la educación, pasando por las “licencias” del marketing y/o publicidad.

    Es una contradición, que desde estamentos políticos, se exalte la lengua/s, con su academia/s correspondientes, premios varios etc… y cuando les interesa, utilicen indebidamente esa lengua que tanto dicen defender para obtener réditos políticos.

    Lo mismo ocurre en el mundo de la publicidad y el marketing. El mal uso de la lengua, no sé si llegará a obtener el fin para el cual ha sido modificada, pero siempre es más impactante los medios que se utilizan que el propio fin, y en el caso que nos ocupa esa alteración de la ortografía, a algunos de nosotros nos es más impactante. Y en esto de la ortografía, uno que peina ya bastantes canas, en los tiempos de la escuela, era asignatura tan importante como las matemáticas, con su libro y todo, de título “Mis dictados”. Anda que la sangre no llegó con las letras, pero como aprendimos a hacer letras.

    En esto de las alteraciones lingüistícas, que no licencias, una de las más evidentes y que no ayuda en nada al buen uso de las lenguas es el uso de las abreviaturas tipo SMS. No solamente en el uso particular es manifiesta esta alteración lingüistíca, pues uno ha llegado a ver hasta en un examen este tipo de escritura, sino que los propios medios de comunicación pienso que fomentan este mal. Dos ejemplos. Los famosos mensajes que se proliferan y aparecen en algunos programas de televisión, y el otro, la utilización de este tipo de mensajes en un concurso televisivo de una cadena autonómica. Es más, hay incluso libros editados con este tipo de lenguaje reducido, con lo cual flaco favor hace esto al buen uso de las lenguas, pienso yo.

    Visto esto, nos encontramos nuevamente en que por mucho que intentemos educar en el buen uso de las lenguas a nuestros hijos/as, tenemos una vez más a la sociedad de consumo en nuestra contra, la cual nos lleva a esforzarnos mucho más en dicha educación, dejándonos la duda de si podremos obtener los objetivos planteados.

    Que ya lo siento, que mis pocas aportaciones a esta página terminan casi siempre con lo mismo,despotricando de esta sociedad de consumo exagerado que me rodea.¿ O seré yo de otro planeta?. Mis disculpas, por ser repetitivo en ese aspecto.

  20. Jueves, 8 noviembre, 2007 en 10:10 pm

    Bueno, para ahondar en el debate creo que la ortografía está desfasadamente sobrevalorada. Es probable que antaño, cuando el objetivo fundamental de la educación básica era aprender a leer y sumar, la ortografía era un signo principal para pulsar la educación del momento y de ahí el afán por su enseñanza (la letra con sangre entra que menciona oixiberua). Pero hoy en día el objetivo de la educación ya no sólo es aprender a escribir, leer y sumar.

    El lenguaje es un medio para enterderse las personas. Una ortografía compleja dificulta esta utilidad del lenguaje.

    El lenguaje puede también entenderse como arte en la literatura. Me gustaría que alguien me citara algún autor conocido por su “ortografía”. Nadie, ¿verdad? Porque la literatura se evalúa por condiciones superiores (al margen de grandes literatos que han criticado las reglas ortográficas).

    El lenguaje está en perpetuo cambio, ya comenté que si no hubiera habido “abusos” de la lengua el castellano no existiría, seguiríamos con el latín. En la era de las comunicaciones no se puede poner puertas al campo y habría que reflexionar profundamente sobre las normas ortográficas y favorecer la simplificación de las mismas, esta es mi opinión sobre la ortografía.

    Y volviendo al debate original, yo creo que “Z” es un mero juego de palabras, de letras y palabras. No más que eso. No menos que eso.

    En fin, un debate muy interesante sobre la 0rt0graf1a, huy, perdón, la ortografía… 😀

    Saludos

  21. 21 Esther
    Viernes, 9 noviembre, 2007 en 11:02 am

    A mi entender, para conseguir una plena comprensión son necesarias unas normas. Pienso que la ortografía no dificulta el entendimiento, sino que lo facilita. Hay veces que para entender los textos de mis alumnos, tengo que leerlos en alto porque no identifico lo que está escrito con palabras conocidas, independientemente de que usen b o v j o g. No escriben palabra por palabra, sino que separan y juntan palabras formando otras nuevas. Ya comenté lo de “habeces”, en vez de “condiciones que se dan…” escriben “condiciones que sedan..” (no quiero pensar a qué malentendidos se podría llegar al ver esto escrito en libros de medicina), una simpática que entiendo perfectamente por la dificultad de la palabra: vi en una ficha personal que un niño advertía sobra una alergia al dalsi: alibú profeno.
    Por otro lado hay mucha diferencia entre palabras muy parecidas: aptitud-actitud, absorber-adsorber… y un uso incorrecto de los términos lleva a confusión y a una dificultad en el entendimiento, que precisamente es lo que se argumenta en contra de la ortografía.
    He podido observar que el no poner un empeño en una correcta ortografía degenera en la confusión de palabras con distinta grafía, y eso es un desastre. (¡me ha salido un pareado! :- ) )
    Un saludo a todos.

  22. Viernes, 9 noviembre, 2007 en 9:40 pm

    En lo de las normas estoy de acuerdo contigo, Esther. Y en lo que (a veces) facilita el entendimiento, también. Pero a veces sólo complica las cosas. Dejo un extracto de Gabriel García Márquez, Nobel de Literatura, sobre su opinión sobre la ortografía:

    “Jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna: enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de límites entre la ge y jota, y pongamos más uso de razón en los acentos escritos, que al fin y al cabo nadie ha de leer lagrima donde diga lágrima ni confundirá revolver con revólver. Y que de nuestra be de burro y nuestra ve de vaca, que los abuelos españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una?”

    También concluye el propio Márquez en una entrevista que:

    “El deber de los escritores no es conservar el lenguaje sino abrirle camino en la historia. Los gramáticos revientan de ira con nuestros desatinos pero los del siglo siguiente los recogen como genialidades de la lengua. De modo que tranquilos todos: no hay pleito. Nos vemos en el tercer milenio”.

    En enlace a estos textos completos están aquí:

    http://www.mundolatino.org/cultura/garciamarquez/ggm6.htm

    Son opiniones interesantes para el debate.

    Y cambiando el tercio y parecido, aunque en otro plano: ¿qué opinamos de la Z de la princesa Doña Letizia?

    Saludos.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana on Odio el calor
lola on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux on Luis escritor
wallace97 on Y si…

Visitas desde el inicio

  • 544,688 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: