17
Nov
07

Tours no es mi apellido

¿Os acordáis de cuando organizar un viaje era fácil? Yo sí me acuerdo. Descolgabas el teléfono, llamabas a tu agencia de viajes, le decías a dónde querías viajar, el motivo del viaje, el presupuesto y ya está, al cabo de un tiempo te ibas y al cabo de unos días regresabas. Sencillo y práctico.

Ahora las cosas han cambiado mucho. Desde hace algún tiempo todos nos llamamos “tours” de segundo apellido. José López Tours, Alejandra Conde Tours, Javier Capitán Tours… y es que desde que internet nos lo permite, todos nos hemos constituido en nuestra propia agencia de viajes. Si se te rompe un grifo, llamas al fontanero. Si tienes apendicitis, te opera un médico. Si tienes un juicio, te representa un abogado. Y si tienes un viaje, te lo preparas tú. Pues claro que sí, para qué vas a contar con los servicios de alguien que sabe pudiendo organizarte un a jinkana tú mismo.

Así que queremos ir a Londres a pasar un par de días, encendemos el ordenador y ponemos a trabajar a nuestra propia agencia. Lo primero es buscar información sobre el destino: el mapa de Londres, fotos de Londres, caminatas recomendadas por Londres, que espectáculos hay ahora mismo en Londres, restaurantes, pubs y tiendas de Londres, monumentos de Londres, los transportes públicos en Londres… en fin que empezamos a marcar páginas y páginas en nuestros favoritos y empezamos a ponernos cachondos con los cruces que podremos hacer entre las distintas páginas. Yendo a visitar tal monumento, al que he ido en metro bajándome en esta estación, me cae cerca este restaurante, desde donde luego cojo el autobús, que me lleva a los grandes almacenes donde hacer compras para, justo al salir, tomarme una pinta en ese afamado pub, antes de ir a ver el último musical. Todo empieza a cuadrar en un plan casi perfecto que ninguna agencia hubiera ideado, porque, al fin y al cabo, estos de las agencias no conocen mis gustos y preferencias personales y, por mucho que lo intenten, nunca serán capaces de montarme el pedazo viaje que me estoy organizando.

Pero antes de diseñar cada uno de los pasos que daremos en Londres, hay que sacar los billetes, por internet, por supuesto. Entonces entramos en comomolanmistickets.com y buscamos, pero como no nos fiamos de que tengan la oferta más barata, nos vamos a mepaganporvolar.com, y una vez he comprobado que me puedo gastar tres euros menos, por si acaso todavía puedes ahorrarte aún un poco más, vas  también a vuelasporlosairesconpreciosporlos suelos.net, donde encuentras un superchollo, que tiene el pequeño inconveniente de que realizas dos escalas, una de dos horas y otra de tres, de tal forma que, cuando llegas a Londres, prácticamente tienes que volver. Por ese motivo buscas otra vez en mepaganporvolar.com y resulta que ahora el precio ha subido, porque la oferta caducaba en 15 minutos que ya han pasado. Pero en lugar de cabrearte, decides ir directamente a las páginas de las compañías aéreas y, al final, acabas sacándote un vuelo a muy buen precio, que sólo tiene una pequeña incomodidad: sales a las 6 de la mañana y el regreso es también a una hora imposible, pero es que te ahorras una pasta muy importante que luego te podrás gastar en espectáculos, compras, comidas…

El capítulo siguiente es el del hotel. Qué bonitos son todos los hoteles por internet, qué salones tan chulos, que habitaciones tan acogedoras, todos en pleno centro de la ciudad, a escasos minutos andando de los principales monumentos, bien comunicados con el aeropuerto. Y tú, en tu estrategia de touroperador propio, decides que tampoco hay que gastar mucho en el hotel, que total es sólo para dormir, y reservas uno no muy caro con una pinta estupenda, céntrico, céntrico, que además tiene un nombre muy gracioso “Oh my God what hotel”. Haces tu reserva tus datitos de la tarjeta y todo está listo. Ya tienes todo lo necesario para viajar tranquilo: billetes de avión y reserva de hotel. Sacas también unas entradas por internet para un musical, que ahí sí te crujen en el precio, pero es que Londres tiene unos musicales…

Así que llega el día del viaje y a las cuatro de la mañana llegas al aeropuerto sin haber pegado ojo, porque claro, había que salir tan pronto que estabas acojonado, no fueras a quedarte dormido, así que con esa obsesión no has dado ni una sola cabezada desde las once, cuando te fuiste a dormir. Pero en el aeropuerto compruebas que tu reserva estaba hecha, tienes ya tu tarjeta de embarque y con tu maletita de mano (no hay que perder tiempo esperando equipajes) pasas los controles, eso sí teniendo que dejar todos tus productos de aseo porque, se te había olvidado lo de los 100 mililitros de las narices, y le has tenido que dejar a la benemérita una colonia recién abierta de a 50 euros. Pero bueno, ahora me compro otra el la duty free y tan contentos.

Haces tu vuelo en compañía de bajo coste (te tratan casi igual que en las otras, esa es la verdad) y llegas a Londres, bueno, a Londres lo que se dice Londres, no, porque ya se sabe que los aeropuertos están un poco lejos, pero como ya te habías informado, sabes que hay un tren que en una hora te deja en una estación que tiene metro y después de otro transbordo te deja al lado del hotel.

Y allá que vas tú, con las maletas en el metro, jodido sí, porque con maletas y en metro sólo puedes ir jodido, pero contento. La pasta que me he ahorrado, porque si me llegan a venir a recoger como en el típico viaje de agencia, menuda clavada pudiendo ir en el metro. Puerta a puerta, sí, pero por un ojo de la cara.
Entonces sales del metro y tienes que echar mano al plano de Londres que previamente habías adquirido. El hotel, como decía su web estaba muy bien comunicado, con una estación de metro muy cerca. Lo malo es que el concepto cerca no es igual para todo el mundo y cuando llevas 10 minutos caminando con las maletas empiezas a sospechar que lo de la web no era tan cierto y que igual las fotos de la habitación del “¡oh my god what hotel!”… ¡ay madre! Cuando entras en la habitación piensas que las fotos las habían hecho con muebles de piso piloto, que son más pequeños para que todo parezca más grande. Pero, total, sólo vas a dormir y ducharte metiendo tripa para caber en la ducha tampoco es tan grave. Hombre, ya que suenen las cañerías y se oiga todo de la habitación de al lado… nada que no solucionen unos buenos tapones.

Y, aunque estás un poco cansado, decides salir a ver los monumentos aprovechando que estás en el centro, aunque en el mapa no recuerdas haber visto ningún icono de ningún  palacio, ni el parlamento, ni el puente de Londres cerca de las calles del hotel. Y empiezas a sospechar que puede que sea céntrico, pero no sabes muy bien con respecto a qué y, cuando despliegas el mapa y confirmas tus sospechas… pues eso, a averiguar como llegar a los sitios que te interesan. ¿Metro? Son diez minutos para llegar a la boca más cercana y no tienes la certeza de que sea fácil llegar. ¿Autobús? Te has acercado a una parada y no entiendes nada. ¿Taxi? Pues va a ser que sí, que sí vas en taxi y que sí te pegan la primera clavada del viaje. Porque pagas en libras y parece menos, pero te acaban de pegar un palo en euros… no pasa nada, con el ahorro en hotel y avión, a pesar de lo de la colonia sigo ganando.

Al final llegas, ves lo que dice en todas las guías que hay que ver, y buscas un restaurante que salía en una página de internet que estaba muy bien, ahí, al lado del puentecillo. No esperas gran cosa, Londres es Londres y no se come como en España, pero cuando te dan la carta y ves los precios se te corta la respiración. Te irías, claro, pero, a la hora que es, estos ingleses igual no te dan de comer en otro sitio y, que leche, estás hecho trizas y si hay que pagar pues se paga, con lo que te has ahorrado en el avión y el hotel a pesar de la colonia y del taxi. Comes normalito, claro y el mordisco a la tarjeta…

Ahora toca descansar, pero, joder, quien paga otro pastón de taxi con lo que te acabas de dejar en el restaurante. Y encima luego habría que pagar otro más para ir al musical y otro último para regresar al hotel, que ya se hará tarde. Así que, hala, a dar vueltas, te acabas metiendo en unos grandes almacenes y comprando chorradas para pasar el tiempo, tomas algún café a precio de oro y ya caminas sin rumbo porque tienes la cabeza como un bombo después de treinta y pico horas sin dormir. Pero qué bonito es Londres, joder, que aunque el hotel esté un poco lejos del centro merece la pena.

Vagando, vagando y vagando, se hace la hora de ir al musical. Como para no ir después de la pasta que te ha costado la entrada. Gustarte lo que se dice gustarte, tampoco es que te gusten tanto los musicales, pero, hombre, es Londres y hay que ir. Te sientas, que agustito se está ahí sentado, empiezan a sonar las primeras notas, se está  pero que muy agustito y cuando empieza el primer tema, caes dormidito como un bebé y como no podía ser de otra forma ya que llevabas casi dos días despierto. Total, un pastón invertido en una siesta que se acaba entre los bravos del público. Algo que no acabas de entender, porque a ti no te ha parecido tan bueno, pero es que estos británicos son raros.

Tienes un poco de hambre, pero decides ir al hotel porque no puedes más, en taxi claro, y cuando llegas no encuentras el menú del room service. No lo encuentras porque no tienen room service, claro, y la tripa rugiendo, pero estás tan hecho polvo que al final te duermes… además hay que madrugar.

Suena el despertador… un poco raro, eso sí. Y resulta que es la gobernanta que quiere echarte porque son las once y hay que dejar la habitación… joder, que me he quedado roque. Ducha metiendo la tripa a toda prisa, compones el equipaje y cuando bajas a recepción piensas que como dejes ahí el equipaje, tiras un par de horas con viajes de ida y vuelta… así que el resto de la visita a Londres, las horas que te quedan, son con el equipaje a cuestas y esta vez en metro, que después del pastón que se te fue ayer, ya no compensa lo ahorrado en el avión y el hotel.

Y claro, cuando llegas al centro, casi ya no te queda tiempo, porque entre las dos horas de antelación y la hora y pico que te va a costar llegar al aeropuerto no tienes mucho que hacer y encima con el equipaje a cuestas… total que te vas a un burguer, un par de cervezas ya que estamos, un mirar para un lado y para el otro y al aeropuerto. Joder, que me he dejado la mitad de cosas sin ver, pero bueno, al final has estado en Londres y has regresado a casa. Y el próximo vieje a Londres, vamos, el próximo viaje a Londres va a ser la leche.

Renuncio a “Tours” como mi segundo apellido.


13 Responses to “Tours no es mi apellido”


  1. Sábado, 17 noviembre, 2007 en 5:57 pm

    Estimado Capi, con tu permiso, me gustaría hacer un homenaje a mi querido perrillo Bobito. Falleció, con 14 años, el pasado 6 de noviembre.

    El homenaje consiste en que, quién lo desee, pueda hacerle una visita al enlace que os dejo

    http://ernestoallendecafrune.blogspot.com/

    Muchas gracias.

  2. 2 José Ramón
    Sábado, 17 noviembre, 2007 en 6:37 pm

    Has contado con mucha precisión lo que es un viaje “autogestionado”. Pero lo malo es que yo creo que cuando vas a una agencia de viajes te pasa más o menos lo mismo.
    (Hoy, debe de ser por el partido de fútbol de España o por algo así, se conoce que le estamos haciendo todos un homenaje a España y a lo español, consistente en el típico: “Cuéntame lo que quieras, que yo te contestaré lo que me dé la gana”. Cerros de Úbeda se llama esa figura. Y es que vengo del blog del Duende y me ha pasado lo mismo. Estoy un poco desconcertado).

  3. 3 Esther
    Sábado, 17 noviembre, 2007 en 8:06 pm

    ¡Jajajajajaja! comomolanmistickets.com, mepaganporvolar.com. ¡Me encanta! ¿Te estás haciendo guionista de monólogos? No hay nada que se te resista, mira tú.

  4. 4 Jose
    Sábado, 17 noviembre, 2007 en 9:06 pm

    Me ha gustado lo de Mepaganporvolar.com, toda una verdad que así te lo anuncian. Aunque cuando ya has comprado el billete te das cuenta que realmente era ahpuesvaaserquenomepagabanporvolar.com…

  5. Domingo, 18 noviembre, 2007 en 10:39 am

    Cierto es, que los viajes Low cost estan haciendo furor, es que joder, me voy a londres por 29 € …. nada mas lejos de la realidad, ajustemos precios… Llamamos a “el corte frances”, preguntamos… oye un viaje .. digamos Sevilla-Londres, si , 3 dias… en el momento te dan precio… 2 personas , 3 dias, traslados,entradas para algún espectaculo ,hotel media pensión…. 1200 €, joder con estos precios… vamos a low cost.

    Avion 2 personas ida y vuelta: 200 € (Leches… en la web de voyavolarmasbaratoquetu.com no metian las tasas… bueno sigue saliendo barato…).
    Traslado desde Aeropuerto (A tomar por c…) en bus, que es mas barato… 40 € Apx
    Hotel (Normalito… cogemos zona centro porque no conocemos aquello… 400 € “clavada”…
    Desayuno y comida: Desayuno dos personas 20 € * 3 dias = 60 €, comida 60 € * 3 dias = 180 €
    Cenas… “No se que pasa en Londres pero todo es carisimo….” 80 € * 3 = 240 €
    Entradas para el “musical”, que mania tenemos los turistas con los musicales de Londres, como si no tuvieramos por aqui… los 45 € por cabeza no hay quien te lo quite… 90 €
    Vamonos de vuelta a Sevilla, otros 40 € …..

    Total “el corte frances” = 1200 € (sin añadir las compras chorras..)
    Total “Lowcost” = 1250 € (sin añadir las compras chorras..)

    Como javier comenta.. me da a mi que se estan quedando con nosotros…

    PD: Ya nos veremos en el Evento Blog en Sevilla!!!!

  6. 6 Andrés-Segundo
    Domingo, 18 noviembre, 2007 en 10:51 am

    Hacer un viaje de turismo por agencia de viajes es estar sometido a paradas, horarios y una programación de visitas, no me mola. Cuando llegue el día en que pueda realizar uno de esos viajes, será por mi cuenta y riesgo en todos los sentidos y sin problemas de dinero porque para padecer en lo que se supone debería ser un “desconcectar de todo”, me quedo en casita y a la piscina, tasca o playa. De todas formas como nunca podré decir que de este agua no beberé, si ese día se demora demasiado, me quedan los viajes del inserso, sin problemas.

  7. Domingo, 18 noviembre, 2007 en 2:03 pm

    HOLA!!! la verdad esque nunca he viajado en vuelos o viajes de bajo coste…Pero si que he hecho los 2 grandes viaJes de mi vida….por la ailusion que me hacian (ESCOCIA—FIORDOS NORUEGOS)y la verdad esque lo hemos hecho con agencias de viajes serias y en plan circuitos y hemos vuelto encantados y dentro del presupuesto concertado. nosotros al no hablar idiomas quedAN descartados los viajes a la aventura pero los concertados los recomiendo de VERDAD. BESOS

  8. Domingo, 18 noviembre, 2007 en 3:01 pm

    Tal como lo has contado, aún has tenido suerte… Yo fui a Londres hace un añito y oiga…el vuelo me costó 250euros, mas las tasas, así que imagina!

    nada nada, que a la próxima vez, nos vamos por agencia no? jajajajjaja!!!

    besos!

  9. Lunes, 19 noviembre, 2007 en 8:52 am

    ¡que yo quiero todo organizado¡ ¡todos como rebaños¡ ¡que en París lo pasé fatal organzandome yo sola¡me perdí,frio, hambre, tenia sensación de mendigo y al final contratamos un taxista de guia…caro, carisimo, pero ya que estás…
    besos

  10. Lunes, 19 noviembre, 2007 en 10:30 am

    Yo tengop malas y buenas experiencias con los dos “bandos. He organizado viajes que han salido muy bien, y otros muy mal, y he contratado por touroperadores que han salido muy bien y muy mal. Será que soy un mijta, pero cuando hago hago un viaje siempre hago una comparación del touroperador y lo que yo busqué…

    Un saludo y el texto es divertidísimo… como dicen por ahí arriba, vete pensando en escribir monologos.

  11. 12 elisabet
    Martes, 20 noviembre, 2007 en 2:00 am

    hola!!!me encanta como escribes y tu humor irónico y ágil.Te he escuchado este sábado en la convención de Carlson Wagon lit y suerte de tus intervenciones, dialogos, ocurrencias etc porque han sido lo mejor de la convención y esto es opinión de mucha gente.Lo que también me ha gustado es que seas catalán!!!Viva el Capitán!!!

  12. 13 Macu
    Jueves, 22 noviembre, 2007 en 12:38 pm

    Jajajajaja.Me ha encantado, que risa. No te habrá pasado a ti, ¿verdad?
    Los viajes que he hecho fuera de España han sido por agencia y no he tenido ningún problema, al contrario, en Viena tuvimos un problemilla y por teléfono nos lo solucionaron en un plis plas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

wallace97 en BAJO LA PERSIANA
Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…

Visitas desde el inicio

  • 548,585 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: