20
Nov
07

El negocio de la ignorancia

1195534012_extras_albumes_0.jpg

Con tanto jugar a la política, lo único que vamos a conseguir es provocar tremendas lagunas de conocimientos en toda una generación. Y, si creamos lagunas de formación en una generación, es más que probable que las que vengan después también los tengan. El panorama de la educación en España o, mejor dicho, en el conjunto de Comunidades Autónomas que la conforman es bastante triste. Cuando ves algunos de los libros que manejan nuestros hijos, compruebas cómo la simplificación de los contenidos es preocupante, aunque, eso sí, todo texto aparece rodeado de muchas fotografías para llenar páginas. Cómo si hoy en día un libro con fotos llamara más la atención de unos chicos que se mueven en un mundo digital.

Pero el problema no es sólo la escandalosa rebaja de contenidos, esa especie de teoría educativa en la que se aprende a base de titulares. A eso se une la visión reduccionista del mundo y de la historia, según la cual yo soy yo y mi comunidad autónoma. Este catetismo revestido con una pátina de amor a la identidad hace que todavía sea más preocupante lo que sucede en nuestra educación. No se trata sólo de que el Manzanares parezca más río que el Ebro, sino que el Ebro nace espontáneamente en cada comunidad autónoma por la que pasa, como si no hubiera un antes o un después. Así, en un clima de ignorancia provocada por los idotas de sus mayores, los pobres chavales se encaminan a un mundo de especialistas de poco e ignorantes de mucho.

La información que hoy publica El Mundo sobre los libros de texto en diversas Comunidades Autónomas  no es más que la ilustración de algo que todos sabemos, que los contenidos de la educación en España están filtrados por la nueva figura del censor educativo que se obstina en ofrecer una visión parcial de la historia, la geografía y la cultura. Resulta paradójico que en estos tiempos de reivindicación de la memoria histórica, se permita enseñar distintas versiones amnésicas de todos esos contenidos. Lo triste es que la amnesia no olvide al azar, sino que sea incapaz de recuperar los contenidos que deliberadamente se tachan y se borran.

No se trata aquí de señalar culpables, porque encontramos penosos ejemplos en comunidades gobernadas por nacionalistas, socialistas, populares… No deberíamos quedarnos de brazos cruzados los ciudadanos ante la mezquindad de quienes han ido deteriorando la educación en nuestro país. Claro que la historia es interpretable, claro que tiene sentido prestar especial atención a determinados contenidos según la comunidad donde se viva, pero de ahí a alterar lo sustancial de los hechos hay una enorme distancia que, por desgracia, ya hemos recorrido. Lo peor de todo es que esto no es resultado de la incapacidad de unos cuantos botarates, sino que es algo buscado y promovido desde instancias políticas.

Con una complicidad, claro, las de unas editoriales que hacen trajes a medida con tal de no dejar de facturar. Que el negocio es el negocio, pensarán, en una miope concepción del mismo. No creo que quines aprendan con sus textos compren muchos libros en el futuro. O sí, para aprender lo que no hemos querido ensañarles. Igual es eso, el negocio de la ignorancia.


36 Responses to “El negocio de la ignorancia”


  1. 1 wallace97
    Martes, 20 noviembre, 2007 en 2:23 pm

    ¡Cuánta razón llevas! Con la que está cayendo en el mundo, y algunos nos quieren convencer de que dos personas que viven a 300 Km. tienen probremas diferentes.
    ¡Cuánta miopía interesada! Porque siempre, siempre, detrás de cada acción de este tipo hay un interés crematístico a corto plazo. ¿Huída por delante? Seguramente sí.
    Lo que me hace temblar, no ya por mi futuro, sino por el futuro de los que vienen detrás. Empieza a urgir que nos organicemos los consumidores. Pero nosotros mismos. Por favor, que se abstengan las organizaciones de consumidores. No sé si alguna vez he visto algo más inútil. Espero que en internet esté la herramienta y el vehículo, y que sea de mayor utilidad para este menester de lo que lo han sido el teléfono y el coche.

  2. 2 José Ramón
    Martes, 20 noviembre, 2007 en 3:32 pm

    A mí, aparte del sesgo ideológico de la educación, me preocupa la pobreza de contenidos. Te liquidan la historia del imperio romano en cuatro o cinco páginas, con más ilustraciones que textos, como dice Capi, y además, cuando me intereso por cómo lo lleva mi hijo, me dice que ha dicho el profe que ese párrafo no entra, ni ese apartado, ni esa página. Se queda la historia de Roma en dos conceptos recuadrados en un “Recuerda que”, y la vaga idea de que todo el mérito de aquel imperio lo tuvieron Trajano y Adriano, que eran andaluces.

  3. Martes, 20 noviembre, 2007 en 4:20 pm

    Pues estamso arreglados. Creo que la historia del Imperio Romano es la misma para un andaluz, para un catalán, un gallego o un Madrileño. Vale que en Madrid quieran saber más sobre la historia de su comunidad, al igual que en Galicia, Andalucía, Cataluña, Asturias, Aragón, … pero que no para ello alteren las cosas. No puede ser que para unos 2+2 sean 4 y para otros sean 5.

    A lo mejor si hubiese más texto que imágenes, los libors no serían tan caros (imprimir fotos es más caro que imprimir texto).

  4. Martes, 20 noviembre, 2007 en 6:44 pm

    Hola Javier, me ha encantado el post y el enfoque, eso sí, me entra una mala leche de cuidado, porque hijos, sí tengo.

    Nos vemos en Sevilla: tengo un hermano que modera una mesa, en la que tú eres uno de los primeros espadas 😉

  5. Martes, 20 noviembre, 2007 en 8:34 pm

    La verdad Javier es que tu post ha sido muy oportuno, de cara a una discusión que tuve, me di cuenta de que habiendo sacado 9 en historia en todos los cursos desde que empecé el instituto, no se nada, discuto, leo y hablo con gente y todo esto me da datos de los que no tenia ni idea, hace poco cogí algunos de mis antiguos libros de historia y encontré que en efecto hay lagunas enormes. También me di cuenta que los años que más historia aprendí fueron los que me dio clase un profe que apenas tocaba el libro ,gracias a el soy un poquito menos ignorante. De todas formas la fotografía que has puesto en esta entrada me ha dejado a cuadros, creo que por la portada son la editorial Santillana, bueno nosotros usabamos vicens vives que están bastante más completos.Lo más fuerte es que el libro es de 4º de ESO, osea que muchos chavales que tomen esa asignatura y que quizá despues de haberse sacado el graduado escolar no vuelvan a estudiar más y esa información tan pobre y corta sera lo único que sepan de historia si es que no les da por leer más sobre el tema.

    saludos

  6. 6 jeekercryrker
    Martes, 20 noviembre, 2007 en 9:50 pm

    Lo de la educación en este país es para echarse a llorar, y lo dice una persona que actualmente está estudiando (2o de carrera de Historia, para más señas). Uno hace comparaciones entre lo que está aprendiendo actualmente en la licenciatura y lo que le enseñaron durante la secundaria o el bachillerato y la comparación es realmente odiosa. Medias verdades, falacias, falsedades o simplificaciones absurdas se ven constantemente en ese tipo de libros, que no tienen el objetivo de educar, sino de dar determinada materia en un espacio limitado de tiempo. Y eso es lo preocupante en mi opinión, que se le da más importancia a acabar los temarios a tiempo y deprisa que en hacerlo bien (por cierto, el temario en secundaria muchas veces ni se termina, para mayor vergüenza del profesorado).

    Es la primera vez que escribo en su blog, así que me gustaría darle la enhorabuena por el mismo, me parece interesantísimo y lo leo a cada rato que puedo o me acuerdo. Siga así. Ah, y no sea tan cizañero en El Negociador, que se nota que coje los sobres con mala saña, jajaja (esto último es una broma).

  7. 7 Igrok
    Martes, 20 noviembre, 2007 en 9:58 pm

    Es que la gente sale del instituto sin tener ni idea de historia, ni actual ni nada. La educación que propone el estado en las idstintas comunidades es vergonzosa y encima estas las manipulan a su antojo… Los chavales de hoy día no saben por qué los sudamericanos nos dicen “ya no somos colonias” pero si nacen en Cataluña (uno de los ejemplos más brutos a mi forma de ver) te recitarán los imaginarios “países catalanes”. Una completa aberración que no les va a ayudar en nada el día de mañana. Menos mal que soy andaluz y por estas tierras son más moderados… por ahora.

    Lo que está claro es que si quieres algo de cultura tienes que ir al instituto a hacer el paripé y luego tener inquietudes. Salvando algunos profesores (que eran honrosas excepciones) eso era lo que yo hacía.

  8. Martes, 20 noviembre, 2007 en 10:04 pm

    Estoy muy de acuerdo en algunos de los argumentos citados y muy en desacuerdo con otros.

    Es lamentable y evidente la reorientación (y reinvención) de la historia, folklore, etc. de cada Comunidad Autónoma, sobre todo en función del “-ismo” que la gobierne (nacionalismo, independentismo, …), es decir, parte de la educación al servicio de la ideología.

    Ciertamente triste, pero no es nada nuevo: en Italia los textos dicen que el teléfono lo inventó Antonio Meucci, aquí dicen Bell. También recuerdo haber estudiado que América la descubrió un español llamado Colón, cosa que en China discutirán (ver noticia en http://www.elpais.com/articulo/sociedad/ano/China/descubrio/America/elpporsoc/20060116elpepusoc_2/Tes) y también se discute la nacionalidad de Colón (http://www.genciencia.com/2006/02/06-que-nacionalidad-tenia-cristobal-colon).

    Y al hilo de la expresión: “No deberíamos quedarnos de brazos cruzados los ciudadanos ante la mezquindad de quienes han ido deteriorando la educación en nuestro país.” decir que me parece desafortunada. Desafortunada porque creo que si algo ha mejorado en este país en los últimos años ha sido precisamente la educación. Lo que pasa que pesa mucho el arquetipo educativo socrático:

    “Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros”. Una frase actual si no fuera porque pertenece a Sócrates allá varios siglos antes de Cristo, por lo que la concepción de los jóvenes parece que permanece inmutable y, sencillamente, lo que ocurre es que somos los demás los que nos hacemos mayores.

    PD: de todas maneras y volviendo al origen de la discusión, ya había avisado:

    http://tetraedro.wordpress.com/2007/09/13/y-carod-rovira-se-siente-catalan/#comment-12382

    que el texto que habías puesto:

    https://elblogdelcapi.wordpress.com/2007/09/14/la-razon-y-la-pasion-en-los-nacionalismos/

    era muy parecido a lo que estaban “inventando” algunos libros de ciertas autonomías…

    Saludos a todos y todas y perdón por el montón de enlaces…

  9. Martes, 20 noviembre, 2007 en 10:26 pm

    Totalmente de acuerdo, hoy en dia los chavales están a merced del pensamiento de cada profesor, donde deberían existir conocimientos expresados de forma totalmente objetiva, se limitan ya a opiniones y formas de interpretación de la verdadera historia.

    Creo que tenemos unas raices históricas lo suficientemente fuertes como para que se vayan “modificando” al antojo de cada uno.

    Como se suele decir : CONOCER EL PASADO NOS AYUDA A AFRONTAR EL FUTURO, de una forma objetiva y no cayendo en los mismos errores de antaño.

  10. 10 likeagoodgirl
    Martes, 20 noviembre, 2007 en 11:46 pm

    Yo hace poco que dejé el instituto y recibí este tipo de educación nacionalista (soy de Mallorca). Y la verdad es que no me quejo.

    Sé que sé poco, pero al menos puedo pasearme por mi Comunidad y sé las cosas que me rodean. Y cuando viene gente de fuera (muy típico aquí) puedo explicarles “mi hogar”. En esto no creo que falle el sistema.

    El problema es que una cosa no tendría que quitar la otra. El problema no son nacionalismos, si no la línea general (en todo el país) que se está siguiendo en reducir temario y la exigencia. Los niños de ahora no somos más tontos, nos hacéis más tontos. Se pueden estudiar ambas cosas.

  11. 11 Esther
    Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 12:41 am

    Di que sí likeagoodgirl. De tontos no tenéis un pelo y estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Por supuesto que se pueden estudiar ambas cosas. Lo que no se puede consentir es reducir los contenidos de todos para adaptarse a cuatro que no llegan y confiar que milagrosamente se cubran las lagunas que se dejan. Lo que cuentan son las estadísticas y nuestros representantes han descubierto la manera de manipularlas (a ver si no por qué se va a pasar en bachillerato con cuatro asignaturas). Hay una ley física que dice que la naturaleza tiende a situaciones de energía mínima. Evidentemente, es más cómodo estar en el sofá que estar ampliando temario cuando tu ya tienes tu aprobado o incluso tu notable, sobre contenidos mínimos y sesgados. Sinceramente, con dieciséis años yo haría lo mismo, no se puede culpar a los chicos si no se molestan en leer una ardua enciclopedia cuando no se les exige más que una fotonovela.
    Un saludo a todos

  12. Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 1:34 am

    Evidentemente, en esto los chicos no son los culpables, sino las víctimas. Ya decía en el artículo que tiene sentido que se preste especial atención a lo que le resulta próximo a uno, pero que eso no tiene porqué llevarnos a rebajar contenidos y menos a tergiversar los hechos. Me hace gracia lo del “recuerda que” que mencionaba José Ramón: los temas reducidos a tres líneas. Yo recuerdo como esquematizaba los temas y como tres líneas eran el hilo del que tirar para llegar a muchos conceptos. Este “recuerda que”, no es lo mismo, ¿verdad? Y os lo digo desde el convencimiento de que mi sistema no fue bueno, fui el pionero de la EGB, cobaya de sistemas educativos, pero aún así me da la impresión de que nos hemos ido cargando la enseñanza. Ahora se invierte mucho más en educación, pero qué triste resultado. Los más jóvenes del blog nos lo están contando. Ellos. afortunadamente, tienen inquietudes, se mueven, leen, opinan y son conscientes de los problemas del sistema. Muchos, sin embargo, no son capaces de seguirles. Y la culpa no es de ellos (hombre algunos tampoco ponen mucho de su parte) sino de un triste sistema montado por sus mayores.

  13. Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 7:47 am

    Pues quizá mi sistema no fuera el mejor, que no lo fue… pero al menos nos dejaban analizar los sucesos en Historia, loq ue te daba bastante información de la época…

    Me da miedo, porque si la historia no se conoce bien, la podemos volver a repetir…

    Besos!

  14. Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 8:58 am

    Nada de nuevo en el frente occidental.. Cuando las fronteras eran un hecho geografico, fisico y casi insuperable, el control se obtenia con la “doctrina”, hoy que el control global de la educacion seria un poco mas complicado, la ignorancia es un buena sustituta. Vivo en Italia desde hace mucho tiempo y os aseguro que la situacion es identica. Cuando mis hijos volvian del cole, durante la comida nos dedicabamos a hacer “controinformacion”, eso si, diciendo siempre al final “.. pero si quereis aprobar, esto a la prof. no se lo digais” jajajaja..

  15. 15 Carmen
    Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 10:12 am

    Yo, con esto de la enseñanza, que no educación, me agarro cada cabreo, con perdón, que no sirve para nada. Tengo tres hijos, uno en Bachiller y dos en la ESO. El nivel de exigencia es mínimo, de acuerdo, pero eso no es lo peor. Para mí lo malo es que no se les transmite a los chicos la curiosidad por ir un poco más allá, el interés por lo que no está en los libros, salvo honrosas excepciones, como ya apuntáis. También es cierto que hay que remontarse un poco más y reconocer que la figura del profesor es algo que nos hemos cargado entre todos. Supongo que, aburridos, hartos y deprimidos, la mayoría se limita a cubrir el expediente, y que carguen los padres con los zotes de sus hijos (tengo muchos familiares dedicados a la enseñanza y me cuentan verdaderas historias para no dormir). Y más. Los chicos, una vez han pasado la ESO, con unos niveles escasos, se encuentran con un Bachiller en el que tienen que estudiar en serio, y aprender en dos años lo que no les han enseñado en diez, y además con la amenaza de la selectividad a continuación. Resultado, se dan el atracón. Los libros ya no tienen tantas fotos, los textos son densos y no hay recuadritos de Recuerda que. Claro, el Bachiller es voluntario, el que quiera estudiar que apriete. La ESO es obligatoria y hay que dejar pasar. Los libros de texto responden al programa educativo del gobierno. Yo estoy por pensar que todo es un plan en el que el gobierno, el que sea, nos prefiere, si no tontos, si mal informados, porque así nos puede contar la milonga de turno y nosostros careceremos de argumentos para contestar, en contra o a favor. Un saludo.

  16. 16 Marcos Martinez
    Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 10:38 am

    Hace tiempo que vengo hablando de este tema con algunos amigos. Y es alucinante el recorte de contenidos desde mi generacion (tengo 33 años) a la actual. En segundo de la ESO equivalente a mi 3º de BUP estan dando contenidos que en su dia yo estudie en de 8º de EGB.

    Llevo varios años diciendo “Menuda panda de burros estamos educando”. Pero claro en este pais criar incultos sin opinion propia, que no piensen mas alla del titular del telediario de ese dia, a los que se pueda manipular impunemente es lo que se lleva haciendo desde mediados de los 80. Asi vamos… y lo peor es lo que todavia esta por venir, cuando esta generacion alcance mi edad.

    Mucho se habla de la incultura y el borregismo de la America profunda, pero aqui estamos sembrando las mismas semillas importadas de alli.

  17. Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 11:06 am

    Yo también he sido conejillo de indias con el nuevo bachillerato. Hace unos 12 años (como pasa el tiempo) al ir a repetir 3º de BUP se me brindo la posibilidad de pasarme al nuevo plan de bachillerato, en el veía como el nivel había bajado sustancialmente en algunas asignaturas, pero nos dimos cuenta, de que esto lo hacia el profesor de cada asignatura a su antojo, algunos nos dieron caña, no se si ahora será así. No obstante, lo bajaban debido al bajo nivel de los alumnos que venían desde 4º de la ESO, se ve que se sentían mal por suspender a el 70% de la clase.

    Ahora trabajo como profe de informática de una academia (quien me lo iba a decir)ademas de ser el “chico de recepción” así que veo como va evolucionando el mercado de formación según pasa el tiempo. Algunas de las cosas que he notado han sido que mientras antes había mucha gente preparando el acceso a la universidad, y alguno empezaba a preguntar que era eso de los ciclos formativos, ahora tenemos dos grupos de 15 personas preparando el acceso a ciclos y nos cuesta horrores encontrar gente pare abrir un grupo de 3 personas para acceso a la universidad. Además hemos tenido que duplicar las horas de matemáticas para preparar el acceso porque la gente (la mayoría ha hecho hasta 4º ESO) no sabe hacer una ecuación, no sabe operar con números negativos, no sabe que es el mínimo común múltiplo, y un millón de cosas mas.

    También ha cambiado la cosa en las clases de repaso. Mientras antes venia bastante la gente de BUP o COU para reforzar tal o cual asignatura que se le atravesaba, ahora las clases que tenemos llenas son las de primaria y las de la ESO, único objetivo pasar de curso, aunque sea por los pelos.

    Respecto a si la culpa la tienen los padres, los profes o el entorno, creo que todo influye en la actitud del chaval. Solo un apunte al comentario sobre la apatía de algunos profesores que ha hecho Carmen. Muchas veces (no siempre) el problema es que el profesor no tiene herramientas para luchar contra el comportamiento despótico del alumno. Cuando yo estudiaba (y no hace tanto) por muy “malote” que fueras, si suspendías eras un burro y al profesor se le tenia un respeto y se acataba su autoridad. Ahora, si un profesor riñe o castiga a un niño (de estos que son zotes) al momento los padres aparecen a hablar con el y le cantan las 40 al profesor por reñir o castigar a su zote. ¿Que consiguen?, que el niño sepa que puede hacer lo que le de la gana porque no le pueden decir nada. Si yo iba a mi casa y decía que el profe me había castigado me montaban mis padres un pollo a mi que no veas, y no al profe.

    Por cierto en primaria es educación. Se trabaja mas en valores y herramientas para que los alumnos puedan discernir por si mismos que en contenidos. Bueno, es la teoría jejejejeje.

    Y me he ido del tema que no veas. Sorry.

    Saludetes a todos.

  18. Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 12:01 pm

    1.- @ Marcos Martínez: Creo que te tengo que corregir. Dices que “En segundo de la ESO equivalente a mi 3º de BUP estan dando contenidos que en su dia yo estudie en de 8º de EGB.”

    Segundo de la ESO no es equivalente a 3º BUP, sino precisamente a 8º EGB. Es decir, según dices estarían estudiando lo mismo que tú estudiaste. (el equivalente actual al 3º BUP que nosotros estudiamos es ahora 1º de Bachillerato).

    2.- Cuando yo estudiaba la Religión era obligatoria, ahora no lo es. Manejábamos como libro de texto (en 8º EGB) el Nuevo Testamente. Algunas frases del mismo:

    ”el hombre no fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del hombre” (1 Cor 11, 9).

    “si una mujer no se cubre la cabeza, más vale que se rape” (1 Cor 11, 5)

    y bueno, entre la lamentable interpretación de la historia que cada “-ismos” hace y el pasar por verosímil en un centro educativo cualquier tipo de mitología, personalmente creo que es más liviano lo primero…

    3.- El recorte de contenidos al que se alude no es cierto (no veo diferencia sustancial entre los libros de texto de mi COU y los actuales de 2º Bachillerato). Lo que hay es una reorientación de la educación: antes los alumnos debíamos doblarnos a los contenidos con el único propósito de normalizar, clasificar y seleccionar a los alumnos. Ahora (fundamentalmente en la ESO) se procura que la enseñanza sea lo que debe ser: un derecho universal para todos (se procura, porque en general en ESO sigue primando la estructura educativa de los que estudiamos BUP).

    saludos

  19. 19 Carmen
    Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 1:39 pm

    A Fampi: creo que no me he expresado bien. Yo estoy contigo. El “pasotismo”, que yo no lo llamaría así pero bueno, lo veo como una reacción del profesor ante la indefensión con que se encuentra frente a alumnos y padres de alumnos, que la verdad no sé quién es peor. Si a los padres no les importa tener unos zotes en casa, lo que les importa es que no les riñan o les llamen la atención en las aulas, vaya a ser que se traumaticen, allá ellos, entiendo que los profesores lo puedan ver como una batalla perdida. Yo rompería, no una, sino mil lanzas para que los profesores recuperaran ese respeto que entre todos les hemos hecho perder. Un saludo

  20. 20 Ángel
    Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 2:45 pm

    Yo veo peor la educación universitaria que la obligatoria, sin más, a modo de pequeño ejemplo, en mi tercer año de carrera sigo usando el libro de Biología de 2º de Bachiller (Bruño, para más señas). y sus explicaciones son mucho mejores que las de muchos profesores universitarios o libros altamente recomendados.

    Lo que falla en la educación obligatoria es que no es una educación útil ni interesante. A los alumnos les importa un bledo en que año murió María Antonieta y además, probablemente no les sirva nunca de nada. Luego llega el día que esos chicos se tienen que ganar la vida y salen como salen… escaldados. La escasísima cultura general es el problema, no me hace falta saber en qué año murió María Antonieta, si no por qué es importante.

    En este último párrafo me he liado un poco jaja, pero espero que se entienda mi postura.

    Un saludo.

  21. Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 3:27 pm

    @ Ángel: está bien tu visión porque es lo que trataba de decir, los textos del bachillerato (y los cursos) tienen un buen y alto nivel, en absoluto menor nivel que el COU. Es cierto que en la ESO las cosas han cambiado, pero es lógico, pues ahora es obligatorio hasta los 16 años y en nuestra época hasta los 14, con lo que se ha de acomodar a esos alumnos que antes abandonaban definitivamente la educación.

    Saludos

  22. 22 wallace97
    Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 5:43 pm

    A mi modo de ver, es un error grave la obligatoriedad de la enseñanza. Obligar a estudiar al que no quiere es como empeñarse en traspasar una pared, pues lo único que hace el chaval es esperar la caída de la hoja en forma de título de la ESO que tarde o temprano le tendrán que dar, haga lo que haga. Contamina al resto, y da al sistema educativo la excusa para bajar niveles y permitir el paso de curso con tropecientas asignaturas pendientes para evitar colapsos.
    A la edad en que se comienza la ESO, una persona debe tener el entendimiento suficiente como para, una de dos, comprender la necesidad de una formación, o aceptar disciplinadamente la exigencia de la sociedad a la hora de pedirla para cualquier puesto de trabajo.
    Si el fallo está en que no se le ha facilitado al chaval ni siquiera la adquisición de ese entendimiento, el problema ya es más grave, hay que remontarse a la generación anterior, y eso mala solución tiene ya.
    La responsabilidad de los diseñadores de los sucesivos planes de estudios es mucho más grande de la que ellos mismos puedan pensar. Y la de los padres por el exceso de permisividad. La filosofía imperante desde hace años de que “a mi hijo que no le falte de nada” la pagaremos muy cara.

  23. Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 6:18 pm

    @ Wallace97:

    1.- dices que “A mi modo de ver, es un error grave la obligatoriedad de la enseñanza”. Estudiar es un derecho y un deber para proteger la infancia y garantizar la igualdad de oportunidades. Existen paises en que no es obligatorio y algunos niños no van a la escuela: trabajan, guerrean, son explotados, etc…

    2.- dices que “A la edad en que se comienza la ESO, una persona debe tener el entendimiento suficiente como para, una de dos, comprender la necesidad de una formación, o aceptar disciplinadamente la exigencia de la sociedad a la hora de pedirla para cualquier puesto de trabajo.”. La ESO se comienza con 11-12 años. No sé los niños de ahora, pero yo a esa edad ciertamente no tenía ese entendimiento que citas.

    3.- dices que “Contamina al resto, y da al sistema educativo la excusa para bajar niveles y permitir el paso de curso con tropecientas asignaturas pendientes para evitar colapsos.” El sistema educativo actual no baja niveles, sencillamente trata de adaptarse a la capacidad de cada alumno: por encima y por debajo de la media. La ESO se estructura en ciclos (2 años) y no en cursos (años) para armonizar el diferente sistema de aprendizaje en esas edades (no todos van al mismo ritmo, pero eso no significa que algunos que van más “lentos” no lleguen más lejos que otros que van más “rápido”).

    saludos

  24. 24 Ornitorrinco Rosa con Tutu
    Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 6:30 pm

    Yo formo parte del ultimo curso de EGB que se dio. Durante los últimos años que se dio EGB convivió con el sistema nuevo. Cuando los profesores en COU nos querían poner un examen fácil nos ponían problemas de selectividad de ESO.

    Lo que veo preocupante es la posibilidad de que en lugar de educación se imparta un adoctrinamiento con el fin de que los jóvenes se sientan mas o menos españoles porque esos jovenes en un par de legislaturas votaran una u otra ideologia.

    Si explicas lo bonita que era la vida de los iberos, celtas, ligures,etc. y después explicas que los romanos llegaron con sus ejércitos conquistándolo todo y haciendo esclavos omitiendo la romanización, la pax, etc. Los romanos te van a caer gordos y puede que te veas mas afín a cierto partido que se dedica a hacer mapas con nombres anteriores al imperio romano.

  25. 25 wallace97
    Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 9:19 pm

    Xman, sigo en mis trece, matizando cosas que no hice antes por no ocupar más espacio:
    En cuanto al punto 1, hablo de este país, que se le supone un nivel como para que no sea necesario explotar niños ni mandarlos a la guerra, y como para que los padres sean los que obliguen a sus hijos a prepararse por la cuenta que les trae, pero exigiéndoles un rendimiento, no apoyándoles en su vaguería.
    Punto 2: a esa edad sí que se tiene, o se debería tener, el entendimiento para aceptar que quienes deciden por tí son tus padres. Lo que pasa es que el concepto disciplina se ha asociado únicamente a regímenes cuartelarios, torturadores y dictatoriales. Y si con 11 ó 12 años un chaval no es capaz de eso, tampoco lo es para tener móviles, playstation ni messenger.
    Punto 3: no dudo de la buena intención de los ciclos en cuanto a la armonización de las distintas velocidades de aprendizaje, y todo eso está muy bien para el conjunto de los chavales que más o menos tienen claro que van a seguir estudiando, bien porque quieren o bien porque les obligan y lo aceptan. Pero no me discutirás que los que no les da la gana y saben que en su casa no les van a obligar, están entorpeciendo al resto. Esta queja, además de habérsela oído a mis hijas, se la he oído a todos los profesores con los que he hablado, que son unos cuantos. Y en cuanto al nivel de exigencia, si dices que no ha descendido, no sé, quizá vivamos en mundos diferentes, pero vamos, tengo dos chavalas de 21 y 18 años, y lo he ido siguiendo desde que empezaron el colegio y continúo viéndolo en la universidad. Hasta ellas se asustan del nivel que hay.

  26. Miércoles, 21 noviembre, 2007 en 10:25 pm

    Bueno, estos últimos apuntes (densos e interesantes) que haceis los comentaré otro día (hoy a estas horas no rindo). Así que un poco de relax con algo tangente al tema que podríamos titular (como contrapunto al título de este artículo que hizo El Capi) “La inocencia de la ignorancia” y que son esas respuestas reales hechas por alumnos en exámenes (por cierto, ¿serán de la ESO o anteriores? se admiten hipótesis). Había un libro que tenía muy bueno sobre este tema, pero lo perdí hace tiempo y no recuerdo el título, pero por la red hay unas cuantas perlas. A modo de ejemplo de preguntas y respuestas en exámenes:

    Pregunta:¿Cuántos continentes hay?
    Respuesta: Unos 150, aunque no he estado en todos. Conozco el de Majadahonda y
    Alcobendas. De todas formas ahora se llaman Carrefour.

    Pregunta: Definición de polígono
    Respuesta: Hombre con muchas mujeres

    Pregunta: derivados de la leche
    Respuesta: el arroz con leche

    Pregunta sobre Trabajo y energía:
    Respuesta: Trabajo es si cogemos una silla y la ponemos en otro sitio, energía es cuando la silla se levanta sola

    y esta es mi favorita:

    Pregunta: ¿Conoces algún vegetal sin flores?
    Respuesta: Conozco.

    y bueno, muchas más que había recogido en este enlace:

    http://tetraedro.wordpress.com/2007/03/19/preguntas-y-respuestas-reales-en-los-examenes/

    saludos y buen humor…

  27. Jueves, 22 noviembre, 2007 en 11:03 am

    A Wallace:

    Dices que “No me discutirás que los que no les da la gana y saben que en su casa no les van a obligar, están entorpeciendo al resto”. Bueno, no te lo discuto. De todas maneras este es un tema muy importante y de dificil solución. El caso que mencionas es lo que podríamos denominar objetores escolares: alumnos que no estudian ni quieren y obviamente se aburren en el aula en el que se les obliga a estar, lo cual dificulta la tarea de la enseñanza porque molestan. El problema que se plantea es, obviamente, qué hacer con este tipo de alumnado, algo que la ley educativa (cualquier de las leyes que hubo) elude. A mi entender estos alumnos sí tienen que estar escolarizados (entre otras cosas porque hasta los 16 años no pueden trabajar, y la laguna que quedaba cuando yo estudiaba de obligación hasta los 14 años carece de sentido), ahora bien, ¿cómo debe ser su escolarización? La ley del PP (partido que dicho sea de paso no me gusta) intentaba abordar este tema mediante los itinerarios, algo que tenía desventajas para ciertos alumnos pero creo que para este tipo de alumnado podía ser una propuesta interesante.

    El problema de no escolarizar a estos alumnos es que el sistema educativo es el cordón umbilical de la socialización e integración. Dejar fuera del sistema educativo (si no quieren estudiar que no vengan al centro) a estos alumnos objetores es abonar el campo para su futura exclusión y marginación social. Es una pena que PP y PSOE no hayan pactado una ley de educación, pues tanto la ley propuesta por el PP (LOCE) y la del PSOE (LOE) en realidad apenas presentan diferencias sustanciales y se perdió una oportunidad de coger el toro por los cuernos y abordar los problemas reales de la educación.

    Y dicho todo esto mantengo que la educación actual es mucho mejor que la educación que yo tuve (EGB, BUP, COU). Los “problemas” actuales que siempre se mencionan en el aula de comportamiento son los mismos que hay hoy día en centros de salud (leí hace poco que un tercio del personal sanitario había sufrido agresiones), en comercios, en hostelería e incluso con las fuerzas del orden: es un problema social de múltiples causas (ya apunté que la tele es una importante).

    Saludos

  28. 28 wallace97
    Jueves, 22 noviembre, 2007 en 5:56 pm

    xman, estamos de acuerdo en que son los políticos los que no han resuelto el problema, pero como les votamos nosotros y no les exigimos que lo resuelvan, lo menos que podemos hacer es resolverlo nosotros. De ahí que considere un error la obligatoriedad de la enseñanza y así, desde el momento que un colegio pueda expulsar a un niño, le devolvería la pelota al tejado de los padres, y cuando no supieran qué hacer con él hasta la edad de trabajar, se darían cuenta de que a lo mejor era más productivo para todos exigir al chaval un rendimiento razonable en los estudios. Y si los padres no están capacitados para eso es que no lo están para nada.
    Como es evidente, un muchacho a esa edad no es responsable de lo que no se hace responsable, por eso decía en mi anterior comentario que si el problema es de la generación anterior, que lo es, difícil solución tiene.
    En cuanto a los políticos, para qué hablar. Y también la culpa es nuestra.
    En lo referente a la televisión, su gran aliada, siempre he dicho, y mantengo (ya lo he comentado alguna vez en este blog o en el duendelaradio, no recuerdo) que es el cáncer de la sociedad, más dañina que cualquier otra droga (porque también es una droga), y que es una pena, porque de haber podido ser el invento de la humanidad (después de la bicicleta), se ha convertido en lo que se ha convertido por nuestra pasividad como telespectadores, y la salvajemente especuladora utilización por parte de multinacionales y gobiernos. Y lo peor es que todos formamos parte de ambos, con lo que veo jodida la solución mientras no queramos darnos cuenta.
    Ah, una cosa, yo comparaba los planes de estudios de mis hijas con los míos (bachillerato elemental, bachillerato superior y preuniversitario). La EGB la he visto más de lejos, pero creo que es donde se produjo el gran bajón, y además coincidió con la expansión del televisor en los hogares. Mira qué puñetera casualidad, hombre. Mezcla explosiva donde las haya. Y para más inri, también coincidió con el trabajo fuera de casa del padre y de la madre, con lo que lo cómodo era poner al nene delante de la pantalla y que no molestase.
    Y no veo síntomas de que esta sociedad perciba de verdad que la educación es absolutamente el futuro de la humanidad. Salvo, claro está, el sector de la enseñanza, al que no sé si perteneces, y poco más.
    Joer, qué parrafada, el Capi nos va a echar.
    Xman, encantado de charlar contigo.
    Un saludo.

  29. 29 Esther
    Jueves, 22 noviembre, 2007 en 8:19 pm

    No entiendo que la educación sea obligatoria hasta los 16 y para todos igual. xman expone muy bien la situación que protagonizan algunos niños en clase mareando la perdiz desde los doce-trece hasta los dieciséis. Pienso que los catorce años son una buena edad para tomar decisiones y si el niño no quiere estudiar (ni dejar estudiar), pues que se le forme de otra manera, también reglada y obligatoria, pero dejando en paz a sus compañeros. Un alumno que se dedica a reventar las clases es el responsable de que no se puedan transmitir ni los conocimientos ni las actitudes necesarias para preparar a los chavales para la vida, de que sus compañeros se desmotiven y en el peor de los casos, que le sigan el juego. Se me puede tachar de exagerada, pero un objetor escolar que se lo proponga nos priva de profesionales en potencia y puede arruinar el futuro de más de una persona (adulto o niño).
    Mi opinión es que ya hemos intentado proteger demasiado a este colectivo y, vistos los resultados, hay que proteger al resto de chiquillos de su influencia.
    Ojo, que yo no quiero librarme de esos chavales y tener sólo a “los buenos”. Es mi trabajo y no me importaría darles clase, pero en unas condiciones realmente adaptadas a sus posibilidades y expectativas reales.
    Creo que me estoy metiendo en un fregao, en enseñanza lo que he expuesto no tiene buena prensa pero… es que habéis dejado unos comentarios muy interesantes y no me apetece reprimirme.
    Un saludo a todos.

  30. Viernes, 23 noviembre, 2007 en 1:43 pm

    Yo tampoco estoy por la educación obligatoria. En la red es fácil encontrar varias páginas de gente muy sensata que educa en casa (a veces, a costa de emigrar, porque en España no es legal). Y el trabajo de algunos padres/madres/tutores es muy superior al que puede permitirse una escuela con treinta niños, incluidos los integrados forzosos (chavales con deficiencias que necesitarían respaldo constante de un educador, o chavales que apenas chapurrean el español o la lengua de comunicación más habitual en esa escuela). Me parece complejo, porque requeriría de muchos controles que no es sencillo establecer, pero este papá Estado omnipresente tampoco me parece la solución; y a los hechos me remito: en cada estudio comparativo de la educación en Europa, España ocupa siempre de los últimos lugares, aun a pesar del empeño de infinidad de maestros.

  31. Viernes, 23 noviembre, 2007 en 10:26 pm

    @ darabuc: sólo una corrección: en España sí es legal poder educar a tus hijos en casa.

  32. Viernes, 23 noviembre, 2007 en 11:04 pm

    Hola, xman, no conozco esa ley al dedo, es lo que había entendido. Por lo menos, es problemático:
    http://tinyurl.com/2nh32q
    Es un artículo de Diario Vasco sobre un caso concreto; el enlace por extenso es este:
    http://www.diariovasco.com/20071031/al-dia-sociedad/delito-querer-educar-hijos-20071031.html

  33. Sábado, 24 noviembre, 2007 en 7:43 am

    xman: te respondí brevemente, pero como la respuesta contenía dos enlaces, quedó a la espera de moderación. Decía que no conozco la ley al dedo; que así lo había interpretado al hilo justo, de la noticia a la que se referían los enlaces, entre otras noticias y comentarios de otras fuentes.

  34. Miércoles, 28 noviembre, 2007 en 12:41 pm

    Hola!! Acabo de descubrir el blog y la verdad es que me esta gustando mucho. Soy estudiante de 1º de Bachillerato en Sevilla y he pasado por esto. He visto como mi hermana, que está cuatro cursos por debajo de mi, durante la primaria no ha tocado temas que yo dí hasta la saciedad, o que si los ve, están en un recuadrito pequeño al margen de la página.
    Ahora he escuchado, no he podido contrastarlo, que el gobierno quiere quitar de la programación de Conocimiento del Medio (esa mezcla de Historia, Geografía y Ciencias Naturales)de sexto de primaria el estudio de la Familia Borbón, la Guerra Civil y el Franquismo. Algo, que si no se estudia en 6º de primaria no se estudia hasta 3º, 4º de ESO o 2º de Bachiller (según el plan de estudios del centro). No se lo que hay de cierto en lo que me contaron, pero la verdad es que no me extraña. Cada vez me recuerda más la situación actual a “1984” de George Orwell: Si no quedan restos de una parte de la historia, se hacen reescribir los libros y desaparecer a los que los conocen…ya no existirá esa historia.

  35. Sábado, 1 diciembre, 2007 en 2:32 pm

    Es una vergüenza que cada Comunidad Autónoma cuenta la historia tirando para su terreno. La Historia es algo común a todos y hay que contarla y transmitirla con objetividad, es decir, no hay que manipularla. Yo que soy de Euskadi, en mis libros de Historia he estudiado el Estatuto de Gernika, el Estatuto de Lizarra…; pero también la Constitución de 1812 (La Pepa), la Constitución de 1976 (la que tenemos ahora vigente)…

    Yo creo que depende del libro que se utilice o del centro donde estés, pero si hay que reconocer que las comunidades nacionalistas tiran para su terreno. Algo que me parece muy mal, pues tenemos el derecho de saber la Historia tal y como fue.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Fabian en Odio el calor

Visitas desde el inicio

  • 547,406 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: