27
Nov
07

todos a la cárcel

todosalacarcelcartel.jpg

Las ideas de la Dirección General de Tráfico siguen ganando terreno. Empezó con el carnet por puntos, cuya eficacia sabremos a tres o cuatro años vista (cuánto memo hubo haciendo balance a los tres meses), siguió con sus campañas de comunicación en las que la velocidad era casi la responsable de todo y, en general, ha seguido transmitiendo siempre un mensaje por el que el conductor es el culpable, el único culpable de todo lo que sucede. Y es verdad que, en la mayoría de las ocasiones, los conductores son los responsables. Pero tan cierto como ello es que no siempre las actuaciones de la DGT parecen ir dedicadas a proteger al conductor de los muchos indeseables que van al volante, sino que, con mucha frecuencia, se ve un claro interés recaudatorio en sus actos. Sorprende que haya tanto radar en vías rápidas con bajos niveles de siniestralidad, que haya pocos en los puntos negros que están identificados, que no se exija inversión en señalización en los mismos… y sobre todo, que se persiga lo que es fácil (la velocidad, pones un radar y listo) y que no se persiga lo que es difícil (los comportamientos de tanto idiota que no mantiene distancias y se pega al coche de delante, de los que adelantan por la derecha o por el andén, de los que se saltan stops…) pero claro, para perseguir eso hace falta medios más sofisticados y, sobre todo, mucho más trabajo.

El último capítulo de esta filosofía es la reforma legal aprobada por las Cortes según la cual los conductores temerarios y borrachos podrán ser condenados a cárcel. Ya veréis cómo, al final, todo se reducirá a datos de radar y alcoholímetros y cómo otras conductas tan peligrosas o más como ir a más velocidad de la legalmente permitida seguirán campando a sus anchas.

Por otra parte, tengo la impresión de que estamos ante una de esas reformas de difícil aplicación. ¿Cuántos casos llegarán al año a los juzgados? ¿Tenemos capacidad en nuestro sistema judicial o lo colapsaremos como con otras normas, como las que tienen que ver con la violencia doméstica? ¿Hay cárceles en  España para asumir el crecimiento de la población reclusa que supondría la aplicación de la norma?

No me parece mal que se actúe con dureza, que se persiga a los conductores temerarios, pero que se haga con los temerarios de verdad. Para mi resulta mucho más peligroso un tipo a 130 adelantando por la derecha y pegándose al coche que le precede, creando alarma y nerviosismo en el resto de conductores, que otro que va a 200 por una autopista en una hora en la que circula sin tráfico y con un vehículo diseñado para asumir esa marcha. Y si el que va a 200, cuando cambian las condiciones de la ruta, adecua la velocidad y el comportamiento al tráfico, me parece menos imprudente que muchos otros que van siempre chuleando a los demás y en los límites técnicos de su vehículo. Pero, en fin, asumo que soy raro en mi forma de pensar y que debe hacerse una norma general.

Me gustaría también que nuestra querida DGT invirtiera dinero, como ya he dicho en otra ocasión, en formación de conductores, en enseñar a conducir de verdad, que fuera tan beligerante contra los guardarrailes asesinos y las pinturas deslizantes como lo es contra la velocidad y, sobre todo y a riesgo de parecer pesado, que trabaje para erradicar de la carretera conductas como las que he descrito antes. Pero claro, para eso, hay que currar mucho más. Y es tan fácil poner un radar… En fin, que tal vez dentro de poco esto sea una película de Barlanga, lo malo es que tendrá que repetir título: “Todos a la cárcel”.


23 Responses to “todos a la cárcel”


  1. Martes, 27 noviembre, 2007 en 2:45 pm

    Yo tengo una opinión muy parecida. En la autovías donde no hay prácticamente accidentes es donde plantan los radares, sin embargo en las carreteras secundarias (que es donde se producen la mayoría de accidentes) no se toma casi ningún tipo de medida. Además, estas carreteras están pésimamente asfaltadas, mal señalizadas y encima los ayuntamientos ponen elementos ilegales en ellas (hay una normativa que prohíbe ciertas cosas como pilones en el borde de la carretera, ciertos pasos elevados, las míticas planchas de metal para zanjas…)

    Yo veo genial lo del carnet por puntos, creo que es una buena idea (el tiempo nos dará o quitara la razón), pero lo que no se controla ni se hacen campañas, es de la educación en la conducción.

    Si los individuos que circulan por el carril central porque si, lo hiciesen por el derecho, que es el que les corresponde ¿Habría tantos adelantamientos por la derecha?

    Si un camión quiere adelantar a otro, nos lo indica poniendo el intermitente y bajamos nuestra velocidad dejándole realizar la maniobra ¿Habría menos atascos? ¿Evitaría esto situaciones de peligro?

    Por no hablar de los “chequeos” médicos que hacen a los conductores. Hay mucha gente que no debería conducir un coche.

    Y como motero, ya no entro a hablar porque ya han corrido ríos de tinta y ha habido montones de manifestaciones por lo problemas que todos conocemos sin ningún efecto.

    Un saludo a todos.

  2. 2 bc
    Martes, 27 noviembre, 2007 en 2:47 pm

    Dice nuestro Capitán -con mayúscula no sólo por ser nombre de familia, sino también por la altura del rango- que las campañas y medidas adoptadas por la DGT más parecen orientadas a satisfacer el irrefrenable deseo (que no necesidad) recaudatorio de nuestras instituciones que a evitar comportamientos incívicos de consecuencias mortales. Me adhiero animosamente a la reflexión, sobre todo en lo referente a la persecución (rentabilísima)de la velocidad. Uno se sube a su coche y ya no puede preocuparse y ocuparse de la carretera o la situación del tráfico, no. Ahora uno sólo atiende a la aguja maldita que, cómodamente desde el salpicadero, determina la cantidad de euros a pagar y de puntos a devolver (porque no nos los dan, sólo nos los prestan, como si ya supieran de antemano que vamos a cometer la infracción que hará que los perdamos). ¿Que escuchar la radio distrae? ¿Que hablar por el manos libres resta atención? ¡Prueben, señores, a conducir correctamente mientras tratan de situar esa aguja en el tramo intermedio entre la velocidad de burro y la infracción flagrante! Uno, ¡0h, ingenuidad!, creía que lo importante no es el número en el que se sitúa la dichosa aguja, sino la adecuación de la velocidad a las circunstancias. ¡Error! Y entonces uno no puede evitar preguntarse si no será que en esto de conducir, como en casi todo, pretenden eliminar el espíritu crítico y la capacidad de decidir qué es lo adecuado.

  3. Martes, 27 noviembre, 2007 en 2:54 pm

    Lo que realmente me indigna de la DGT, es que mucha campaña para evitar la velocidad , la conducción temeraria, los accidentes, etc… pero la realidad es que si invirtiese el dinero de la publicidad en aumentar la plantilla de la guardia civil para controlar a esos “cafres” que andan sueltos que se creen poderosos por pasarte rasante por la derecha. (Que casualidad que tienen siempre la misma pinta…).

    Otra de las cosas que siempre se olvidan , y personalizo en mi mismo, es el tema de los quitamiedos para los moteros, soy motero desde hace muchisimos años, me encanta salir a carretera con la moto, pero me indigna que los quitamiedos sigan ahi, aún sabiendo que son practicamente “cuchillas” al pie de la carretera. ¿No hay suficiente presupuesto para proteger a esos quitamiedos?¿Cuantas muertes mas hacen falta para que inviertan en esto?…Como siempre, nosotros no somos los que decidimos.

    En fin, mucha mas crudeza en las carreteras, que si un montón de gente va a ir a la carcel por exceso de velocidad, cuando no se preocupan por lo mas importante “Las vidas de las personas”.

  4. 4 maeltj
    Martes, 27 noviembre, 2007 en 2:59 pm

    comparto casi todo lo que dices, pero yo también debo ser raro pues creo que la cárcel si podría terminar con esa sensación de impunidad que todos tenemos alguna vez al volante.
    se que la medida no va a ser popular, sobre todo en la población infractora pero permitirá que los opinólogos a sueldo que pululan por los medios de comunicación tengan algo más sobre lo que debatir y criticar sin proponer nada mejor.
    me encantaría que todo fuese de verdad inmediato, en plan: te paro, te muestro un vídeo de la infracción que has cometido, te inmovilizo el coche y ahora te llevo delante de un juez para que le expliques por que.
    tenemos sensación de impunidad al volante, y el hecho de que al año de cometer una infracción nos llega una multa, que podemos recurrir, y que seguramente terminaremos por no pagar…por eso hacemos lo que queremos.
    me encantaría que ademas de todo esto, en las autoescuelas nos enseñaran a conducir, a mi solo me enseñaron a aprobar un examen.
    en fin…
    salute

  5. 5 José Ramón
    Martes, 27 noviembre, 2007 en 4:32 pm

    Estoy de acuerdo con Javier. Yo conduzco bastante, por todo tipo de carreteras, y asisto a actos temerarios no ya de cárcel, sino de pelotón de fusilamiento (principalmente adelantamientos temerarios en zonas sin visibilidad de carreteras de doble sentido: algo que hay que verlo ahí delante para sentir terror).
    A mí apenas me multan: Cinco o seis multas en treinta años. La última en mayo de este año, por ir por la autovía A-5, en la provincia de Badajoz, a eso de las dos de la tarde, sin un alma, y por una carretera magnífica, por ir a 136 Km/h cuando la limitación de la vía era de 120 Km/h.
    En fin. A pagar.

  6. 6 Macu
    Martes, 27 noviembre, 2007 en 5:27 pm

    Al final todo depende del presupuesto. Como decís es más barato poner un rádar en autovías, donde saben que seguro recaudan, que aumentar la plantilla de la guardia civil, señalizar en condiciones, quitar quitamiedos y demás actuaciones totalmente necesarias. Claro que si el dinero que cuestan los anuncios lo dedicaran a esas acciones, otro gallo cantaría. La verdad es que no sé si tanta campaña de publicidad servirá para algo.

  7. 7 wallace97
    Martes, 27 noviembre, 2007 en 6:08 pm

    Estoy de acuerdo con Capi y con los comentarios anteriores, pero como siempre, si amplío la óptica, y no puedo evitarlo, voy algo más allá. En primer lugar, si en vez de dar facilidades al tráfico se hubiera hecho lo contrario, a la larga hubiera sido beneficioso para todos. Mejorando las infraestructuras y las prestaciones de los vehículos, vamos produciendo un efecto en cadena: mejores autopistas, mejores conexiones, podemos irnos a vivir más lejos, que los pisos son más baratos, y total, nos ponemos en el curro en un santiamén. Consecuencia inmediata: encarecimiento de esos pisos bien conectados, cada vez más gente en las periferias y menos periferias, cada vez más gente atascando autovías, circunvalaciones, nudos, entradas y salidas. Paralelamente, más concentración de la distribución y de los lugares de ocio en grandes centros (más bien monstruos) comerciales, que a su vez atraen más y más vehículos y requieren más y más nudos de acceso a autovías y autopistas. Todo ello convierte a los barrios y poblaciones en ciudades dormitorio, en los que al no haber vida comercial ni de ocio pasan a ser coto privado de caza para delincuentes y atracadores, sobre todo a determinadas horas.
    Y la movilidad aumentando, y los atascos aumentando, y las víctimas del tráfico cayendo inexorablemente cada semana.
    Y me pregunto: ¿de verdad es necesario ir a más de 80 Km/h? Y me respondo inmediatamente: ¡no, y mil veces no! Ni puñetera falta que hace, y ni puñetera falta que haría movernos tanto como nos movemos si el mundo no se hubiese configurado por y para los malditos coches.
    Nos pierde la gigantesca hipocresía de los beneficiarios de todo esto, y que nos han ido impregnando, sin que nos hayamos percatado, hasta llegar a una espiral auténticamente insoportable. Y seguimos sin querer darnos cuenta, importándonos un rábano los miles de muertes absurdas cada año. Por mucho que se controle, delincuentes al volante los habrá siempre, llevándose por delante vidas inocentes.
    Y aparte de delincuentes, muchísimos profesionales del volante conduciendo en condiciones extremas por presiones propias del sector, y si se les controla, se apañan para hacer la trampa, y si se les vuelve a controlar, ya se encargarán los grandes capos de exigir menos control a los gobiernos.
    Y ya sé que es un problema global, que un país no puede desengancharse del resto.
    Pero alguno tendrá que ser el primero en rectificar, porque lo que está claro es que la espiral no es sostenible ya por mucho tiempo. ¿Dónde están los límites?
    Y en segundo lugar, creo que nos movemos más de lo que necesitamos realmente, aunque por las razones anteriormente expuestas en parte no podamos evitarlo.
    Llevo treinta años conduciendo y jamás me han puesto una multa. Por dos razones: una, conduzco sólo lo imprescindible, y me lo pienso muy mucho antes de moverme, y dos, cumplo las normas rajatabla. Pero nada de eso me quita el riesgo de un accidente mortal.
    De verdad que no es pesimismo, es realismo, y en todo caso optimismo, todavía pienso en otro mundo posible para generaciones venideras, con lo iluso que hay que ser para ello.
    Saludos y bicicletas para todos (el mejor invento de la humanidad, a años luz del siguiente).

  8. Martes, 27 noviembre, 2007 en 6:14 pm

    Aparte de todo lo que ya comentas, una de las partes que más me gustan, es la del slógan “no podemos conducir por tí”. Sin que sirva de precedente, y limitándome a estas palabras concretas y no a otras, estoy de acuerdo con aquello que dijo el señor del bigote de que nadie le ha pedido a la DGT que conduzca por mí, así que no entiendo ese paternalismo del señor Berlanga. Estaría mucho mejor un “No queremos conducir por ti”.

  9. 9 ovidiov
    Martes, 27 noviembre, 2007 en 6:47 pm

    La verdad es que coincido mucho con tus comentarios, y van muy en la linea de algo que siempre he defendido, y que la DGT nunca ha querido diferenciar:

    1. Exceso de velocidad: ir por la autopista a 190 km/h, sin tráfico, con visibilidad, asfalto seco…
    2. Excesiva velocidad: ir a 90km/h en esa misa auotpista, con mucho tráfico, poca visibilidad y asfalto mojado.

    La excesiva velocidad, para las condiciones de una vía y de un coche, es la causante de los accidentes y la que entraña peligro, no el exceso de velocidad, que tan sólo representa ir por encima de unos limites establecidos arbitrariamente para disminuir los consumos de gasolina (según tengo entendido)

  10. Martes, 27 noviembre, 2007 en 7:08 pm

    Soy el mismo de antes. Berlanga no, leches, Pere Navarro. Sorry, ¡lapsus mental!

  11. 11 Igrok
    Martes, 27 noviembre, 2007 en 9:13 pm

    A favor y otra en contra de la DGT:

    – Es cierto que faltan radares en puntos negros y más control, pero desde luego si vas a tu velocidad el trasto no te caza. Si recaudan tanto poniéndolos en estos lugares es única y exclusivamente nuestra culpa, por conducir demasiado rápido.

    – A los “jefazos” de la DGT habría que darles un buen soplamocos por las campañas publicitarias tan terriblemente cutres que hacen. A mí ya me han convencido de que es una manera de beneficiar al amigo-director-de-cine-guay, porque eso es lo único que tienen estos spots. Ahora que su buen dinero cuestan.

    Sobre el tráfico en general:

    – ¿Quién lo regula realmente? La Guardia Civil. Si no hay prácticamente Guardias Civiles y el equipo del que disponen es de risa, ¿qué esperan? ¿Que el tráfico se controle por sí mismo? A este paso acabaremos como Portugal… yo que no soy creyente rezo un “padre nuestro” cada vez que cruzo la frontera.

  12. 12 juan
    Martes, 27 noviembre, 2007 en 9:48 pm

    Javier, me parece que has tocado,otra de las lacras de este pais el trafico,no se si a ti te pasa pero ami que nos han dejado de la mano de dios y han dicho que el trafico se controle ha si mismo.LO que no entiendo es que sistemáticamente cada dia las colas los atascos estan a las mismas horas, dia tras dia con los agentes de trafico que hay no se podrian colocar estratejicamente en esos puntos y con la tecnologia que hay hoy de comunicacion no lo podrian solucionar, yo diria que si.
    y lo de meter a la gente en la carcel ya estamos en lo de siempre, meter miedo alos conductores
    que cumplen con el codigo de circulacion.Porque a los que enfringen el codigo a esos les da lo mismo,ocho que ochenta.

  13. Miércoles, 28 noviembre, 2007 en 12:49 am

    La verdad es que al final todo se reduce en dos palabras, educación y respeto.

    Educación a esas personas que, hacen el loco con sus vehículos, piensán que la carretera es suya y que nadie conduce bíen “salvo ellos”.

    Respeto hacía los demás usuarios de las vías públicas, que todos tiene derecho a circular por ellas.

    Lo que yo tristemente veo, es a una serie de señores que manejan unas máquinas que, con sus aptitud antisocial, puede arrebatarle la vida a otras personas, que esos conductores lo sabén y no les importa.

    Eso es triste, muy triste, y le veo dificil solución.

    Pero estoy de acuerdo con el titulo del post ante ese comportamiento “todos a la carcel”

    Saludos

  14. Miércoles, 28 noviembre, 2007 en 1:23 am

    Supongo que debe ser complicado luchar contra una cuestión que es más cultural y educacional que otra cosa. No es que unos pocos se salten las normas, es que cuando no es un conductor que bebe algo antes de cojer el coche, es otro que va a más velocidad de la debido, u otro que conduce hablando por teléfono o fumando.

    Si esta clase de medidas realmente se aplican mucha gente acabará entre rejas o con multas realmente duras, pero dudo que se vaya a ser tan contundente. Al menos, eso sí, esperemos que sirva un poco para ir cambiando la mentalidad de nuestro país en lo que al tráfico respecta.

  15. Miércoles, 28 noviembre, 2007 en 11:33 am

    respecto a lo que comenta wallace97 estoy en parte deacuerdo con el. Y digo en parte, porque muchos no podemos permitirnos un piso dentro de la ciudad, seria mucho mas feliz si pudiese ir al curro andando. También está la opción de los transportes públicos, o eso dicen. Pero ir en transporte público a mi trabajo me cuesta casi una hora de camino y yo me hago 4 viajes al día, ademas de costarme casi 20€ semanales. Más que la gasolina del coche. Pero este es otro tema.

    Lo que si que estoy de acuerdo, es que nos movemos mucho mas de lo que necesitamos, cogemos el coche hasta para ir a cagar.

  16. Miércoles, 28 noviembre, 2007 en 11:38 am

    Yo incidiría mucho mas en la adaptación psicológica.., confío en poder explicarme.
    Habría muchas actuaciones psicologicas sobre el conductor que le sugestionarían a la hora de circular por una carretera, por ejemplo, cosas que se me ocurren:
    En autorías
    1º yo pintaría un carril derecho amplio y un carril izquierdo estrecho, la sensación de circular cómodo será para el carril derecho, y no en el izquierdo que por ser mas estrecho tendrá la sensación mas incomoda.
    2º pintaría las líneas mas estrechas, más cortas y menos separadas, al aumentar la velocidad la sensación será de mayor velocidad a la visual de las líneas que vemos con lo que mucha más gente tendrá la sensación de velocidad sin correr tanto como antes.
    3º señales mas pequeñas, para que sea mas necesario prestar atención a lo que pasamos de largo.
    4º mayor numero de cambios de sentido, para mejorar la circulación y evitar barbaridades que se ven. Marchas atrás en plena autoría, cruces de carril temerarios para pillar la salida que se nos escapa.
    5º revisar todas las señales de trafico, para que sean mas correctas, mas claras y mas anticipadas, y mostrando un croquis del cruce o salida, para hacerse una idea de lo que nos vamos a encontrar.

    En carreteras nacionales y secundarias,
    1º eliminar tanto disparate de señalización excesiva, publicidad, carteles que hay hasta en el asfalto.
    2º corregir todas las señales deficientes,
    3º eliminar señales en los cruces que obstaculizan la visión del cruce.
    4º muchas mas redondas en cruces peligrosos o con mala visibilidad
    5º unificación de velocidades, “esos disparates que te encuentras en 300 m 4 o 5 señales de limite de velocidad de 30, 40, 60, 70, 50 ”no es tanto problema establecer una única velocidad media mas regular” en nacionales 90, cruces y demás 60, población 40, ni mas historia.
    6º regular mejor los semáforos, adecuación de los resaltos, acondicionamiento del firme, y sobre todo mejora importante de el arcen, muchas carreteras ni tienen, los ciclistas peatones, ciclomotores, minicoches no tienen escapatoria ninguna
    7º Y los pasos de peatones más adecuados para carritos, sillas, y peatones con dificultad.
    8º Iluminación, limpieza de señales y balizas, sancionar mas a los que tiran basura, colillas por la ventanilla.
    9º mas severidad en los aparcamientos indebidos, sobre todo pasos de peatones, obstaculizando visual de cruces.
    10º Asignatura obligatoria de educación cívica, nada de politicismos,

    Y por ultimo el tema de multas, carné y demás, las multas yo las pondría mucho mas baratas, para que se recurran menos, eso lleve a una agilización de trámites y resolución. Implantaría un sistema de multa pagada en dinero, o llevando durante x meses que equivalgan la “L” de novel, me gustaría mas la “C” de castigado, pero eso llevaría a provocar mas ira, jejejeje.

    Hay que entender que una mejora en las condiciones de la conducción, siempre llevara a su regazo un aumento de la sensación de seguridad, con lo que se tiende a ir mas deprisa donde se encuentra uno cómodo. Si a eso le sumas, mayor numero de vehículos, mayor intolerancia por parte de todos, desde conductores, peatones y agentes, lo que puede suceder es que se piense que aumentar la represión es la solución, y lo que se produce con mayor frecuencia es una mayor rebeldía, como un circulo vicioso y entonces caeremos en los excesos.

  17. Miércoles, 28 noviembre, 2007 en 12:12 pm

    Pues yo personalmente creo que es dificil plasmar a la realidad las cuestiones de sentido común. A fin de cuentas vivimos en un estado de derecho que impone objetivar los datos: un dato frío de velocidad es mucho más objetivo (si pasa de tal velocidad numérica multa) que decir que tal y como está la circulación hay que circular de tal o tal forma (¿y esto quién lo decide y cómo?).

    Personalmente creo que es un problema de educación y que por ahí es por donde debe solucionarse el problema, más que por la represión. Y, por tanto, no existen varitas mágicas ni soluciones a corto plazo. La ciudadanía contamos en esto. Cada vez que un fantasma conocido se jacte de recorrer no sé cuántos kilómetros en no sé qué poco tiempo (que supongo todos hemos asistido a “demostraciones” de este tipo) despreciar este comportamiento.

    Saludos

    PD: a modo de comentario: un estudio propone elevar la velocidad máxima a 140 km/h, enlace aquí:

    http://www.lavanguardia.es/lv24h/20071127/53414075945.html

  18. Miércoles, 28 noviembre, 2007 en 7:39 pm

    Más o menos (más más que menos) de acuerdo con el sentir general, que la intención está muy bien pero que al final todo se reduce a recaudar… pero me gustaría dar mi opinión sobre una cosa: la criminalización de las conductas temerarias y el conducir borracho. A mi me parece estupendo. Los automóviles son unas máquinas enormemente peligrosas, según en qué manos vayan, y hay que manejarlos con el respeto y el cuidado que merecen. Conducir borracho, bajo mi punto de vista, es casi igual de peligroso que meterse en un colegio (o sitio similar con afluencia de público) con un arma y empezar a pegar tiros al azar, sin intención… Antes, conducir sobrepasando los límites de alcoholemia no era un delito, sólo una falta administrativa. Y si atropellabas a alguien y se moría no era asesinato, sino sólo homicidio involuntario, puesto que “no había intención de matar”. Pues lo mismo con el rifle en el cole: “no, si yo disparaba al aire, es que se me ha puesto en medio”.

    Nada de hipocresías, si has bebido (y a veces pillan a gente de un cocido que para qué) y coges el coche, no tendrás intención de matar a nadie en concreto, pero sabes perfectamente que hay muchas posibilidades de que o bien te estampes tú sólo, o bien te estampes contra otro y caigáis los dos. Y como coger el coche borracho es un acto voluntario, SÍ hay intención de poner en peligro la vida de los demás… para mí es un delito bien claro. Que el beber no es algo vital, que si sabes que tienes que coger el coche deberías poder pasar la cena con cerveza sin alcohol o refrescos o agua pura y cristalina (o del grifo, vaya), que tenemos endiosado al alcohol en nuestra cultura, hombreya!

    Y lo mismo con las conductas temerarias…

  19. 19 trapatroles
    Jueves, 29 noviembre, 2007 en 2:04 am

    Totalmente de acuerdo con Javier Capitán.
    Por mi profesión de médico especialista en Neurofisiología os puedo asegurar el nulo control del estado de salud por parte de la D.G.T. Lo del certificado médico es un invento para sacar dinero al contribuyente, donde se renueva al conductor con patologías graves neurológicas y que no deberían conducir.
    Os aseguro que hay epiléticos graves conduciendo, enfermos de Alzheimer leve o con demencia senil conduciendo, enfermos de Parkinson conduciendo, enfermos narcolépticos conduciendo e incluso camioneros con “Síndrome de Sleep Apnea” conduciendo. ¿Para cuando un reconocimiento serio con el apoyo de la historía clínica hospitalaria?
    Y lo del GPS…clama el cielo. El GPS produce más distración que el móvil, incluso aunque se bloqueen los botoncitos con el coche en marcha…pero a quien le interesa que se vendan esos aparatitos GPS que se anuncian por la radio…¿quiene son los accionistas de las empresas que los promocionan?.
    Es muy fácil la demagogia barata de la D.G.T. cuando todo se limita como dice Javier a multarte y a recaudar dinero.
    Este mes cumplí un mes de suspensión de carnet, 6 puntos y 380 euros de multa por ir a 81 Km/h. cuando marcaba 50 Km./h. por un tramo en obras en la autovía Madrid – Sevilla a la altura de La Carolina (Jaén)…me parece desproporcionada la sanción cuando hay individuos legalizados que no deberían conducir.
    Saludos Capi

  20. Jueves, 29 noviembre, 2007 en 9:42 am

    En cualquier caso, lo que está claro es que no se debe permitir que un necio que circule bebido y de forma imprudente, pueda atropellar a un grupo de paseantes en una acera y que el hecho sea considerado accidente de tráfico, sin demasiadas consecuencias para el autor de dicho atropello (nunca mejor dicho).
    Lo demás es discutible.

  21. Jueves, 29 noviembre, 2007 en 2:54 pm

    Ahora que me he mudado vuelvo a casa por un tramo de autovía que termina cerca de la misma. Cada dos por tres me encuentro a la GC con el radar móvil para ver quien pasa a 90 por el cartel de 80 y endiñarle la multa. Sin embargo sólo les he visto una vez parar a un conductor que estaba pegado a mi vehículo e iba atosigándome con largas para que acelerara (era un motero).

    A mí lo que me “sorprende” es la dureza con que se emplean con los conductores y la laxitud que tienen con las empresas que pisotean nuestros derechos día sí día también. Si lo que quieren es recaudar sólo tienen que trasladar esta presión a dichas empresas, ahí si que hay un filón y, además, ganaríamos todos con un servicio decente. Con sólo usar la mitad de presión creo que les sale rentable.

  22. Jueves, 29 noviembre, 2007 en 9:30 pm

    Sólo ahondar en lo de conducir con exceso y habiendo consumido alcohol, hoy dos noticias de las que impactan en Asturias, mi comunidad: atropello mortal en Oviedo a una madre que estaba recogiendo a su hijo por un conductor que iba con exceso de velocidad y dio positivo por alcohol y otro atropello mortal en Gijón a otra mujer que estaba cruzando por un paso de peatones en verde para los peatones.

    ¿qué hay que hacer con estos conductores???

    Lamentable.

  23. 23 Andrés-Segundo
    Sábado, 1 diciembre, 2007 en 1:42 am

    Recaudar es el primer objetivo de la DGT sin lugar a duda alguna, lo demás es secundario y mientras que no se propongan encontrar otro medio de recaudación que supla el que utilizan, osea la multa, esto no tiene solución.
    Los colegios deberían impartir como asignatura obligatoria la Educación Vial, tanto para peatones como para cualquier usuario de cualquier tipo de vehículo a motor ó sin motor.
    No se puede pretender que a una persona con 18 ó 25 años se le imponga una educación vial correcta, cuando lo único que le interesa es tener el carnet de conducir cuanto antes y más barato sea posible para saborear el encanto de una buena subida de adrenalina.
    En los colegios, desde pequeños se nos debería haber enseñado lo inadecuado y sus consecuencias de conducir ebrio, conducir a una velocidad excesiva en una vía inadecuada para tal efecto, el porque de tener que mantener una distancia prudente con respecto al que nos precede y infinidad de aspectos útiles para preservarnos en lo posible, de accidentes viales, así semana tras semana, mes a mes y año tras año hasta los 18 años, edad en la que se pueden sacar el permiso de conducir, seguramente siendo así no existiría limitación de velocidad genérica en autopistas y autovías, muchísimos menos accidentes y por supuesto menos recaudación para la DGT.
    Un ejemplo de lo exagerado de las limitaciones de velocidad: 80 km/hora a un conductor nobel en autovías y como ésta a capazos. Eso no es prudencia, eso es intencionalidad para el accidente por ley.
    ¿Que se ponen a podar los arbustos de la mediana? limitación a 50 en autopista, ridículo.
    ¿Guardia Civil camuflada con radar sin aviso previo? castañazo que dios te crio.
    En fin, lo dicho al inicio de este comentario, los salarios de la DGT, en su mayor parte, deben de salir, como norma general, de las multas mensuales que se impogan a los usuarios de las vías públicas, solo hay que estar una mañanita en la oficina de recaudación de multas para darse cuenta de esta realidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Fabian en Odio el calor

Visitas desde el inicio

  • 547,529 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: