07
Dic
07

Polémica sobre la lectura y su comprensión

screenshot_01.jpg

En relación con el artículo anterior “Matemáticas y lotería”, frodicius me hizo un cometario que reproduzco a continuación:

“Mientes querido amigo, tanto tú como todos los que mantenéis que los jóvenes no leen. Lo hacéis basándoos en una percepción que nada tiene que ver con datos objetivables. Es posible que a ti te parezca así, es posible que a todos los periodistas que “tan bien” usan la lengua os parezca que como vosotros no leéis los demás tampoco.

Datos de los “hábitos lectores de los adolescentes españoles”:

El 36% es lector habitual
el 37% ocasional
el 25% se declara no lector

http://www.planlectura.es/documentos/lectores_adolescentes.pdf

¿de dónde sacas el dato “es evidente que los chicos leen ahora menos que antes”?
¿cuándo es antes? ¿dónde están tus datos?

Mientes querido, el problema habrá que buscarlo en otro lado.

¿te has molestado en leer la prueba PISA que parece darte la razón?

¿eres capaz de contestar a las preguntas de la prueba?

Hazlo y después opina.”

Dado que el tema que sugiere es especialmente interesante, me he permitido traer a portada su comentario y mi respuesta, a ver si entre todos somos capaces de dar un poquito de luz en torno a este tema. Esta ha sido mi comentario posterior:
“Estimado frodoricius. Agradezco tu comentario, aunque creo que su inicio, en el que dices que miento, es prejuicioso e inadecuado. Es posible que esté equivocado, como lo puedes estar tú, pero el que miente altera la realidad, dice algo que no es verdad con la intención de engañar y, desde luego, ese no es mi caso. Por tanto, tal vez mi percepción sea errónea, pero en modo alguno hay intención por mi parte de dar una visión deformada de la realidad.

Entre el gremio de periodistas es cierto que hay quienes manejan bien el lenguaje y quienes lo hacen rematadamente mal. Yo no sé en qué grupo me encuentro (además soy economista), pero soy muy crítico con quienes creo que hacen un mal uso de nuestro idioma. Todos cometemos alguna incorrección, especialmente en el lenguaje hablado, pero es verdad que quienes nos dedicamos a la comunicación debemos poner un especial cuidado en ello. Por otra parte, decir que los periodistas “no leen” es, en el mejor de los casos, autoatribuirte una mentira, siempre y cuando uses para ti mismo la definición de mentira que me aplicas a mi. Es posible que te parezca así, pero nada tiene que ver con datos objetivables.

He leído con atención el estudio que mencionas sobre los “hábitos lectores de los adolescentes españoles”. En 2007, con la explosión de las nuevas tecnologías y el acceso a la banda ancha, que ha cambiado muchos hábitos, argumentar con la base de un estudio de 2001 me parece cuanto menos arriesgado. Durante varios años de mi vida, me dediqué a dirigir el departamento de marketing de Repsol que hacía estudios de mercado y un poco sé de la forma en que los cuestionarios condicionan la obtención de resultados. Tengamos en cuenta que se trata de un cuestionario con respuestas predeterminadas y sin preguntas de control, con lo cual, en un tema en el que hay un alto componente de respuestas “socialmente aceptables” es ya un notable error metodológico de partida.

En cualquier caso, si estamos contentos un 37% sean lectores habituales, aplaudamos. Pero hay un 26% que no lee nunca y 19% que lo hace alguna vez al trimestre y otro 19% que lo hace alguna vez al mes. A lo mejor no es evidente que los chicos leen menos que antes, puede incluso que sea una impresión equivocada, pero sigo manteniéndome en esa equivocación, por cuanto creo que, si dejamos a un lado la lectura obligada por los estudios, me parece que el peso de la lectura en el ocio ha disminuido. No tengo cifras para comparar, y, en cualquier caso, deberíamos tener en cuenta que antes el ciclo obligatorio de la educación acababa antes, lo cual hace que la comparación en ciertas edades sea inconsistente.

Por otra parte, hay ciertas incongruencias en el estudio sobre las que nada se analiza y sobre las que merecería la pena indagar un poco más. Por ejemplo: cuando se les pregunta qué les gusta hacer en su tiempo libre, leer esta en penúltimo lugar (por delante de no hacer nada). Sin embargo, un 52% dice que lee por gusto. Más datos incongruentes: dice el estudio que un un 65% lee más de una hora a la semana, cuando sólo un 37% lee con frecuencia semanal. Curioso. Hay un 38% que siempre termina los libros que leen, y otro tantos que lo hacen “bastantes veces” (concepto por otra parte muy preciso para introducir en una encuesta), lo que da un índice de abandono significativo. Dejan de leer porque les aburre en un 55% de los casos (no se dice si el libro o la lectura en sí misma -comentario irónico-) y un 28% porque no entiende lo que lee. Curioso resulta también que digan que la mayor parte de los libros que leen sean propios y la escasa dotación de las bibliotecas personales y familiares. ¿Será que releen?

Así que puede que mi percepción sobre la lectura de los jóvenes esté equivocada, y que lean mucho más de lo que yo creo, pero el informe que me recomiendas para objetivar datos me parece un tanto endeble.

En relación con el Informe PISA, evidentemente sé que el objetivo principal del estudio del 2006 era el análisis de la competencia en ciencias y, aunque sólo el 15% de las preguntas estaban orientadas hacia la comprensión lectora, disponían de una base de comparación con el estudio efectuado en años anteriores. Por eso afirman, no sé si mintiendo, que se ha dado un importante retroceso en la comprensión lectora. Por cierto, no me he puesto a responder las preguntas sobre comprensión lectora porque el documento al que he tenido acceso no las especifica. En cualquier caso, eso es para mi lo relevante de la discusión, lo dramático que resulta que haya mucha gente (tal vez debería sustituirlo por bastante, aunque esto no es un estudio científico) que termine el ciclo educativo obligatorio sin ser capaz de entender la lectura de una frase mínimamente elaborada. Por eso decía en mi anterior escrito que tal vez es precisamente su limitación para la compresión lectora la que les aleja todavía más de una lectura que se les hace especialmente penosa. Algo estamos haciendo mal y las víctimas van a tener difícil recuperarse de eso.

Y es que la crítica era hacia los adultos y no hacia unos chavales a los que estamos convirtiendo en víctimas del desaguisado político en torno a la educación”


22 Responses to “Polémica sobre la lectura y su comprensión”


  1. Viernes, 7 diciembre, 2007 en 1:30 pm

    El tema de la lectura en España es crítico precisamente en dónde pones el dedo: en que los que han finalizado sus estudios ya tienen muy difícil, si no imposible, recuperar el tiempo perdido.

    Yo no sé si se lee más o no, pero sí sé que cada día leo correos electrónicos o informes peor redactados.

    Por los comentarios de los amigos que se dedican a la enseñanza creo que la “capacidad de comprensión de lo leído” ha bajado, y eso afecta a la comprensión y asimilación del conocimiento.

    Se ha dado el caso de decir un padre a un profesor que cómo le iba a enviar tareas de lectura en verano a su hijo con lo aburrido que era leer, y eso que su hijo parecía de primaria y no de secundaria.

    Las tentaciones para huir de la lectura hoy en día son más que antes: juegos electrónicos, dibujos animados a todas horas, mil cadenas de televisión, etc. Si a eso le sumamos en algunos casos recomendaciones de lecturas “aburridas”, la situación es peligrosa y quizás los resultados de estudios comparativos demuestran que no andas equivocado.

    Finalmente, recomendar a los jóvenes un libro: “El orden alfabético” de Juan José Millas.

  2. Viernes, 7 diciembre, 2007 en 1:36 pm

    Como yo no soy periodista, ni estadístico, ni nada que se le parezca; pero si soy padre y amigo de muchos padres tengo la intuición de que los chicos no es que lean poco, pienso que no leen nada por placer. Y el placer es la única forma de leer y comprender lo leído. Considero que es un gran problema para el futuro de cualquier país. Especialmente de uno como el nuestro.

  3. 4 maeltj
    Viernes, 7 diciembre, 2007 en 2:15 pm

    No voy a decir que leo mucho, pero solía hacerlo, al menos a la manera tradicional. Tenía el hábito de leer todas las noches, y no menos de 2 ó 3 libros al mes.
    Desde que el trabajo me absorbe más tiempo del debido, tengo menos tiempo, y lo se por que sigo comprando libros y acumulándolos en el estante de “pendientes de leer”.
    No leo libros, pero de ahí a no leer…
    Últimamente me descubro delante de mi ordenador, devorando blogs y más blogs, ¿es eso leer? Los leo de todas las temáticas, con mayor y menor calidad, algunos muy bien redactados. Agradezco enormemente cuando los comentarios están escritos decentemente lo que me anima aún más a seguir leyendo y a comentar.
    ¿no será que los jóvenes no leen libros, salvo los “impuestos” en la escuela?
    ¿de verdad el profesorado es inteligente a la hora de recomendar lecturas atrayentes para los jóvenes? La literatura española es muy rica, y no está de más leer algo de los clásicos, por cultura general, por curiosidad, pero limitarse a insistir con el siglo de oro, puede resultar un poco árido para la generación de los teletubis, para los de barrio sésamo y los electroduendes también fue duro. ¿ por que no dar la oportunidad de conocer a Millás, Pombo, Gala, Gª Marquez? Además de ofrecer la oportunidad de acceder a autores clásicos, hay que atrapar a la gente con temáticas y autores que les interesen. ¿ Leen periódicos? Que los lean, a lo mejor en su versión digital son capaces de devorar muchas más páginas de las que imaginan. Como decías en el otro post, uno tiene que saber expresarse, y eso lo debe de aprender en la escuela, sea a base de lectura en casa o en público, sea a base de redactar y exponer de manera ordenada lo que uno quiere decir. No se si los jóvenes de ahora leen más o menos, no se si leen más ayudados de un ordenador o no.
    Lo que si se es que la generación de los emoticonos y del mensaje sms no se sabe expresar bien.
    Un saludo.

  4. 5 Consuelo Martínez Priego
    Viernes, 7 diciembre, 2007 en 2:16 pm

    Comparto tu opinión, Javier. Y gracias por el interesante análisis de las contradicciones del informe al que haces referencia. Quería, tan sólo, añadír alguna “cosilla”.

    Puesto que procedo del ámbito educativo por partida doble -doy clase en la facultad a alumnos que serán maestros y psicopedagogos- creo que puedo opinar; es decir, aportar algo sin la argumentación completa que haría de cada afirmación una verdad que infunda certeza. Señalo algunas realidades para ser consideradas en su conjunto por los lectores.

    Desde que se inician las grandes modificaciones legislativas con la democracia, además de ponerse en tela de juicio la primacía de la libertad de la educación por entenderse la universalidad de este derecho como necesariamente procedente de la escuela como “servicio público” -asunto francamente discutible-, se introducen cambios en los pilares pedagógicos y psicológicos que las sostienen. Señalaría dos:
    A. Primacía del aprendizaje de procedimientos en detrimento de los contenidos.
    B. Sobrevaloración del punto de partida del alumno frente al punto terminal.
    A todo esto conviene añadir la variable oportunista de contenidos y el positivismo -pérdida de lógica interna de los mismos frente a la mera presentación de datos so capa de objetivismo-.

    Si todas estas propuestas pedagógicas y psicológicas son de suyo discutibles teóricamente y de probada ineficacia práctica -ya se había educado así en otros países-, la democratización de la escuela -el complejo democratizador- supone un ingrediente distorsionador más. Presuponer que las relaciones educativas, ya sea en la institución ya en el aula, son mejores si reduplican los procedimientos democráticos, es simplemente un error. Hace ya demasiados años -primera mitad del siglo XX- que se vio que no implica una mejora de la calidad y eficacia educativa, sino más bien al contrario. La pérdida del criterio de diferencia entre maestro y alumno, entre padres e hijos, implica la pérdida de la relación enseñanza aprendizaje.

    Un último elemento: el maestro debe poder ejercer la “co-acción” – “actuar-con”, hacer que se haga-, no sólo “proponer actividades”. Forma parte del ejercicio del poder: lo ha de tener por el papel social que ocupa dentro del aula; y es necesario que lo ejerza por simple requerimiento de justicia -los demás deben poder aprender cuando algún alumno distorsiona el clima del aula-. También ha de poder estimular y despertar el deseo de imitación y seguimiento (autoridad), para lo cual la conciencia de sí del maestro tampoco puede ser de corte democrático, sino “aristocrático” (valga la expresión). Obviamente esto es imposible en contextos de zafiedad, de minusvaloración de la manifestación de educación en el trato, de respeto y signos de reconocimiento de esa autoridad.

    Resumiendo: 1. La educación como responsabilidad estatal y no familiar sitúa su influencia en segundo plano teórico y práctico -este punto no lo he argumentado a penas, soy consciente-. 2. Considerar que lo importante es que el alumno mejore y no que alcance objetivos es un problema. El niño tiene que esforzarse y aprobar o suspender, llegar o no. 3. Los contenidos son condición de posibilidad para el aprendizaje de procedimientos. Una cosa es que la mera memorización aporte poco rendimiento educativo y otra que los alumnos no tengan nada sobre lo que pensar, memorizar, razonar, o que esto sea francamente escaso. 4. Dejar los contenidos en manos de los políticos, que puedan recortarlos a su arbitrio o utilizarlos como arma ideológica es todo un problema. En general les suele interesar más la ignorancia que la libertad de pensamiento, dominar que dejar hacer. 5. El objetivismo reduccionista: es requerido por una escuela en la que no se comparten valores sino que se buscan mínimos comunes para convivir levemente; o porque se imponen valores desde el estado y no se permite a las familias que los enseñen que tengan la iniciativa y la independencia correspondientes. Esto rompe la solidez de la autoridad del maestro y de los padres. 6. Considerar que toda institución ha de ser democrática -es casi el modelo populista lo que se instaura- es contrario a la naturaleza de la educación.

    Y todo esto no es más que un pequeño argumento para sostener que es posible, lógico y, a todas luces real, que la educación en España está en una situación francamente lamentable.

  5. Viernes, 7 diciembre, 2007 en 2:21 pm

    Quizá un chico de hoy día tenga más entretenimientos que lo alejen del arte de imaginar. Pero, sin ser padre, pienso que la educación de los padres es fundamental, y si el hábito de leer está en los padres, este terminará trasladándose a los hijos.

  6. 7 Ornitorrinco Rosa con Tutu
    Viernes, 7 diciembre, 2007 en 4:22 pm

    Yo no se si ahora estará peor la lectura que antes, pero si esta peor que antes, es que la cosa esta fatal. Cuando llegue a COU tenia problemas graves para leer a Marx o Nietzsche y en el examen de selectividad de comentario de texto, era literalmente incapaz de saber de que hablaba el texto ( es curioso que me importase tan poco un detalle tan nimio e hiciese el examen sacando un 8,5 ¬¬u )

    Los libros que me hacían leer en el colegio eran auténticos tostones que habían sido elegidos más por el renombre del autor que por el interés que pudiera suscitar. Así que, no creo exagerar cuando digo que llegue a COU habiendo leído unos 30 o 35 libros como mucho (los que me hicieron leer en el colegio por obligación).

    Me aficione a la lectura en la universidad y los libros pequeños que antes leía en una semana perdiendo un montón de detalles ahora lo leo en un par de horas.

    Decir a un niño que tiene que leer el periódico, a Gala, Delibes o Cela le suena como decirle que tiene que leer el listin telefónico. En los colegios se hace coger manía a la lectura. Se esta enseñando que leer es algo aburrido, carente de interés que se hace por obligación. Yo he tenido que escuchar comentarios como: “leer es de empollones” o ” Es que leer me da alergia”.

  7. Viernes, 7 diciembre, 2007 en 6:26 pm

    Estoy muy de acuerdo con la exposición de Ornitorrinco Rosa con Tutu sobre la lectura en el colegio. Él dice que llegó a C.O.U. habiendo leído treinta libros, yo he de decir que estoy en la facultad y habré leído, a lo sumo, diez. Tanto en el colegio como en el instituto casi siempre podía hacerse alguna trampa para evitar leer el ‘libro-coñazo’ de turno.

    Con todo esto, creo que nunca he tenido ningún problema para comprender textos, como tampoco para expresar, medianamente bien, lo que pretendo comunicar. Como ya se ha dicho, el hecho de que un chaval de 15 años no quiera leerse libros de los ‘grandes autores’ del siglo XV, XIV,… no significa ni que no le interese la lectura, ni que no vaya a adquirir comprensión lectora por otros medios. Sin mencionar que en el caso de muchos de esos libros, el lenguaje empleado dista mucho del actual.

    ¿Alguien puede aclararme en qué beneficia la lectura de ‘La celestina’, de Fernando de Rojas (si mi memoria no me falla), a la educación de los jóvenes? Más allá del hecho de leer en sí, ya que creo que está claro que obligar a leer un libro que no gusta es lo opuesto a fomentar la lectura.

  8. 9 José Ramón
    Viernes, 7 diciembre, 2007 en 7:26 pm

    Comentario marginal: No me gustan los libros infantiles tipo “La vaca Paca se hace caca”, o “Ramón el ratón y Renata la Rata”. o “El toro Toribio y su amigo el anfibio”. Están muy bien ilustrados, son políticamente correctos, ofrecen una visión optimista y solidaria de la vida… pero no me gustan.

  9. Viernes, 7 diciembre, 2007 en 7:42 pm

    A lo largo de mi vida de estudiante de instituto me he leído bastantes libros (no me paro a contarlos pero excluyo los de texto (si, los de matemáticas, geografía,…)), algunos de ellos obligados por el instituto otros por afición. Pero la verdad es que no fueron suficientes. ¿Por falta de tiempo tal vez? ¿O por falta de interés? Yo creo que un poco de los dos.

    ¿Cuando comencé a leer por placer un libro que yo mismo había elegido? Bueno todo comenzó porque un día en una de esas extrañas actividades del instituto que suelen poner en la semana cultural, justamente en una actividad de como hacer un guión de cine a partir de un relato, nos repartieron tres relatos cortos: dos de ellos de Juan José Millas (El infierno y El móvil) y un relato de Julio Cortázar. Los tres me encantaron. Ahí fue cuando despertó mi curiosidad por ese mundo. A partir de ese día yo empece a elegir que libros me gustaban, que historias me atraían y cuales no.

    Opino que la educación va por otro lado que no debe. En lengua y literatura me repitieron hasta la saciedad las coplas de Jorge Manrique o el Cid Campeador, cuando un Eduardo Mendoza y su libro “El misterio de la cripta embrujada” me interesaba más a esa edad. Creo que lo mejor seria enseñarles a los más jóvenes a leer libros desde cero, primero pequeños relatos (que no fragmentos de relatos como vienen en libros de texto) y enseñarles a opinar sobre ellos. Ver cuales les motiva y cuales no. También pienso que al igual que hay una asignatura de lengua y literatura, debería haber una de escritura. ¿Porque? Porque es sabido que la asignatura de lengua se queda en fundamentos teóricos y literatura se atranca en autores históricos. Es de sabido que leer te ayuda a corregir faltas de ortografía, pero ¿Y de expresión?

    ¿Porque no mostrar lo difícil que es estar a solas con tu lápiz, el papel, tú imaginación, y los conocimientos escasos de lengua que tienes? Además muchos profesores se quejan de la expresión de sus alumnos en los exámenes, eso es también debido a que pocas veces han redactado cosas que les gusta (también es porque en una hora de examen da poco tiempo a expresarte y te concentras más en escribir que en pensar, esto otra vez remite a que pocas veces los alumnos se dedican a escribir lo que aprenden y muchas a releerlo). Yo empece a escribir relatos por mi cuenta cuando entre en el bachillerato, y muchas veces me llevé (y me llevo) las manos a la cabeza al ver que me faltan palabras para describir o cuando al día siguiente leo un relato que hice el día anterior y no le veo el sentido. Pienso que no es justo que la educación se quede solo en teoría, es como si platonismo y su mundo de las ideas siguiera dominando este mundo. Además tengo que admitir que el escribir ha hecho que valore a muchos escritores por su forma de usar el lenguaje, cosa que antes no.

    En fin, espero que me disculpes por este larguísimo comentario. xD

  10. 11 Carmen
    Viernes, 7 diciembre, 2007 en 9:44 pm

    A mí en el colegio sí me hicieron leer mucho. Cada 15 días había que entregar la ficha de un libro, el que cada cual quisiera leer. Aparte, los obligatorios según Literatura. Leímos mucho. Yo soy del bachiller anterior al de la EGB, y yo salí del COU habiendo leído a Kafka, Böll, Hemingway, Camus, Buero Vallejo, Delibes, etc. Reconozco que no era lo habitual. A mí me sirvió para descubrir la literatura, lo maravilloso que puede ser meterse en una historia como las de Stevenson, Ende o Jane Austen, y después pasar a Mendoza, o Cervantes, Lope o Calderón. Hay unos que me gustan y otros no, pero me doy la oportunidad de probarlos y después decidir. No hay que tener miedo como parecen apuntar algunos, a meterse con los clásicos. Algunos son mucho más actuales que los de ahora, y no menos divertidos.
    A mí me enganchó a la lectura Michael Ende con un libro que recomiendo a todos los padres, “Jim Botón y Lucas el maquinista”. Después es dejarse llevar. Yo me he leído casi todo lo que le han mandado leer a mis hijos, hasta que dije basta. No me extraña que no se aficionen o que, al descubrir a Harry Potter, alucinen. Es la literatura infantil de la Vaca Paca, de lo más soso y sin sentido. Precisamente me dice mi hijo ahora que como escriba tanto no me leen. Paciencia. Disculpad si me he pasado.

  11. Viernes, 7 diciembre, 2007 en 10:05 pm

    Opino que sí es cierto que, en general, la lectura se percibe como algo impuesto y que poco ayudan los libros leídos en la escuela a desarrollar el interés por la lectura. Yo soy un lector bastante habitual, pero si reconstruyo mi pasado no creo que hayan influido nada los libros del colegio, ésos simplemente eran parte de las asignaturas que había que aprobar. Si decidimos que queremos que en los colegios se fomente el interés a la lectura, entonces se podrían buscar algunos libros con algo más de capacidad de “enganche”, si bien algunos de los otros seguirían siendo necesarios… no nos vayamos ahora al lado opuesto, cosa muy española por cierto.

    Tengo un amigo que dice que su madre nunca le daba dinero, pero que siempre que quería un libro, se lo compraba. Si te lo puedes permitir, me parece una estrategia ejemplar.

  12. 13 juan
    Viernes, 7 diciembre, 2007 en 11:09 pm

    A mi entender la falta de lectura de libros es, la primera económica,la segunda que no se enseña como es debido a saber leer y sacar conocimiento de lo leido, y lo tercero que los propios escritores, escriben con mucho tecnicismos,esperando o creyendo que los lectores tienen
    la obligación de entenderlos.
    bona nit.

  13. Sábado, 8 diciembre, 2007 en 12:09 am

    Pues lo escrito inicialmente por frodicius me parece acertado, salvo, eso sí, el tono, que me parece ciertamente desmedido.

    ¿un alumno que no es capaz de entender lo que lee es capaz de crear foros, crear blogs o páginas web, configurar móviles, etc.??? Porque esto es lo que hacen.

    Saludos.

  14. Sábado, 8 diciembre, 2007 en 10:11 am

    ¿no leen, no entienden lo que leen? no leen, ni prestan atencióna lo que no les interesa, como todos, no leen lo que nosotros queremos que lean. Dales un manual del dvd,de la consola, del movil…verás si entienden lo que leen.
    Los chicos de hoy son multitarea, tras 7 u 8 horas de cole, tras 2 horas mas de extraescolares, se sientan en el ordenador a oir musica, hablar por el messenger(varias conversaciones a la vez),y jugar un rato en el ordenador…todo simultaneo…jejejejej ¡los admiro¡. Dejemos de poner a los jovenes trajes antiguos que nos quedan pequeños hasta a nosotros….
    Gracias Capi por tu post y saludos.

  15. Sábado, 8 diciembre, 2007 en 11:23 am

    Hola a todos!!!! a mi me encanta la lectura pero creo que esta condicionada al tiempo y como por desgracia vivimos en 1 mundo sin tiempo cada dia se me hace mas dificil sacar 1 poquito de tiempo para leer…… y los chicos yo pienso que eso de las estadisticas fallan como en casi todo. A mi hija de 19 años nunca la he visto leer nada sin embargo siempre esta en el ordenador escribiendo en el mesenguer como 1 loca y me imauino q leera la respuestas y las pregntas y ya es mas de lo que leia en el cole. chao chao

  16. 17 Ornitorrinco Rosa con Tutu
    Sábado, 8 diciembre, 2007 en 12:38 pm

    Escrito por Xman

    – “¿un alumno que no es capaz de entender lo que lee es capaz de crear foros, crear blogs o páginas web, configurar móviles, etc.??? Porque esto es lo que hacen.”

    Por supuesto, no tiene nada que ver con el nivel de lectura. Yo ya hacia todo eso antes de aficionarme a leer.

    Hablar por el messenger no es precisamente como leer un texto de derecho. Es mas que nada como hablar pero con faltas de ortografía y comiendose letras.

    No digo que los estudiantes no sepan leer solo que son como un corredor de 1,60 m de alto y 120 kg de peso, van lentos y les cuesta y cuando tiene que correr 100m vallas no saltan ni una. Tardan mas en leer, les cansa mas y en cuanto se topan con un texto difícil no se enteran de la mayoría de los detalles.

  17. 18 Trini
    Sábado, 8 diciembre, 2007 en 12:45 pm

    Un par de apuntes rápidos:

    1.- Me debo estar poniendo tan extravagante como Miguelito, el amigo de Mafalda, pero estoy empezando a sospechar que todo este largo desastre educativo que ha llevado a los chicos a no entender lo que leen es un plan muy bien montado para crear ciudadanos borregos y dóciles.

    2.- Los chicos no leen… los pestiños infumables, como muchas, muchas de las lecturas graduadas que han tenido que calzarse los míos, en planes de fomento escolares a la lectura, vamos a suponer que bien intencionados. Pero, a resultas de un quinceañero enamoramiento de los hermanos Fiennes (a esas edades son capaces de tener hasta veinte amores platónicos y dos o tres reales), se trapiñan “Romeo y Julieta” entre lagrimones, sin adaptar y de un tirón, para continuar con los sonetos del Bardo, entre suspiros… y todo seguido, la gran literatura, que los clásicos lo son por algo. Y fíjense que no le han salido antenas, ni se ha transmutado en un monstruo verde, ni nada…

  18. 19 Andrés-Segundo
    Sábado, 8 diciembre, 2007 en 10:59 pm

    He leido alguna entrada que me ha recordado la secuencia aquella de los hermanos Max de “…la tercera parte de la segunda parte de la primera parte de la parte contratante…” y ese puede ser uno de los motivos, junto con lo que opina juan. Yo en particular en la lectura busco entretenimiento y terminologia asequible a mis entendederas.

  19. Lunes, 10 diciembre, 2007 en 11:29 am

    Después de volver de este largo puente, me he puesto a leer los post por orden y no me he dado cuenta de este segundo que venia a continuación del anterior, así que dejo parte de mi anterior comentario (que viene al caso y añadiré un par de cosas.

    A mi de pequeño no me gustaba leer libros, así que mis padres me compraban cómics, al final acabe siendo un poco ratón de biblioteca y devoro una cantidad increíble de libros al cabo del año. En el instituto y en el cole quieren hacer habito de leer, pero con cada tocho de libro infumable que no veas. Si el fin es aprender a leer ¿Por qué en el cole no se dejan de ponerte libros que a los chavales no les interesa y te dan cómics o algo por el estilo? Una vez acostumbrados a leer ya les puedes poner libros “serios”. Aunque como se comenta en comentarios anteriores, la culpa en realidad no es del cole, o no solo del cole. Los padres son los que deben de motivar ciertos hábitos como la lectura, el deporte y las aficiones sanas, que las malas costumbres ya las aprenden por ellos mismos. Es muy cómodo “aparcar” a los niños delante de la tele, pero les hacemos un flaco favor.

    Yo también odiaba los libros del tipo “Fray Perico y su borrico” y “la vaca Paca”. Yo con 12 años ya había superado lo de los cómics y mientras en el cole me daban a leer “Fray Perico…” Yo en mi casa esta acabándome “El señor de los anillos” ¿Como pretenden que lea esa tontería si no me interesa en absoluto?.

    Un chaval puede entender un móvil, montar un blog o programar un vídeo porque no tienen que leer las instrucciones. Solo tienen que leer o seguir instrucciones simples (introduzca la hora actual, escriba el nombre que desee para su blog…)o bien apretar iconos o botoncitos con maravillosos dibujitos que les permiten manejar todo de forma intuitiva sin tener que leer un manual.

    ¿Conocéis a algún niño que se lea el manual de una consola o de un juego para esa misma consola? Ni de broma.

    Me uno a la opinión de Andrés-Segundo.

    Un saludo a todos.

  20. Lunes, 10 diciembre, 2007 en 11:33 am

    Hola,

    sobre los resultados del estudio, bueno, yo también trabajo en marketing y es bien sabido que estos resultados hay que analizarlos con cuidado. Como bien dices, las preguntas, según cómo estén formuladas inducen a unas respuestas u otras, además de que la sinceridad de la gente respondiendo encuestas no siempre es completa, más cuando haces preguntas en las que una respuesta puede estar bien vista, y otra ser poco aceptable “socialmente”, por ejemplo.

    La intuición y la observación también son válidas, y no hay más que leer foros y comentarios en blogs y en medios digitales para ver que los jóvenes no se expresan bien, tienen faltas graves de expresión y faltas de ortografía a veces sangrantes. Creo que si se lee habitualmente libros, es más díficil cometerlas. Así como que si tus lecturas se limitan a foros… acabarás escribiendo como lees… Ya influyen bastante a los que sí saben expresarse, así que a los que no… uf.

    Sobre otros puntos que comentais, sí, puede que actualmente las opciones de ocio sean mayores, pero creo que no tendrían que influir en la lectura. Para el ocio sacas tiempo como sea y acabas dedicándote a las actividades que te gustan. Siempre he sido muy lectora, desde muy pequeña, pero también me gustan otras actividades e invierto horas en ellas (videojuegos, fotografía, etc…). Para lo que te gusta siempre hay tiempo.

    Por otra parte, apuntais a la importancia de la educación en la lectura y lo poco atractivo que hacen en los colegios este hábito. Estoy de acuerdo, soy de la generación de barrio sésamo y naranjito, y las lecturas obligatorias del cole se me hacian muy cuesta arriba. Con 11 años, por ejemplo, es muy díficil leer y entender “El Gran Teatro del Mundo” (no se me olvidará nunca; lo tuve que leer tres veces para hacer un resumen medianamente pasable).
    Todo lo que sea obligatorio genera rechazo, y muchos profesores, al menos en mi caso, hacían coger manía a autores y libros. Sin embargo, en casa, leía todo lo que estaba a mi alcance, por placer. Claro que con 12 años no entendí “Guerra y Paz”, se me escaparon muchos detalles importantes, pero me gustó porque lo cogí de la librería de mis padres “porque me apeteció”.
    Que tus padres sean muy lectores influye mucho, los niños hacen lo que ven, y si desde pequeños ven a sus padres y a su entorno disfrutar con la lectura de un libro un domingo por la tarde, es más fácil que lo veas como algo agradable y acabes teniendo el mismo hábito.

  21. Lunes, 10 diciembre, 2007 en 11:59 am

    Contestando a Ornitorrinco Rosa con Tutu y aclarando mi breve aportación. Dije que: “¿un alumno que no es capaz de entender lo que lee es capaz de crear foros, crear blogs o páginas web, configurar móviles, etc.??? Porque esto es lo que hacen”.

    No quiero decir que PARTICIPAN en foros o blogs, sino que LOS CREAN y GESTIONAN, por cierto, muchas veces con las instrucciones en inglés. Entiendo que un chaval que crea y gestiona webs, blogs, foros, etc… ha tenido que ENTENDER cómo se hace a través de la lectura.

    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Fabian en Odio el calor

Visitas desde el inicio

  • 547,490 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: