14
Ene
08

La basura electrónica

close-up-of-a-huge-pile-of-com.jpg

Mientras voy en el avión que me lleva a Lanzarote, leo un titular que dice “El acelerado consumo tecnológico dispara la basura electrónica” publicado por el Universal, un diario de Iberia para sus viajeros. Esos artilugios que, en un momento determinado, sus dueños deciden que deben pasar a mejor vida conforman lo que se llama e-waste, una basura electrónica que empieza a plantear un importante reto de reciclaje. Según la Fundación Bip Bip, en España se producen anualmente más de 40.000 toneladas de esos deshechos y tan sólo un 8% de ellas se reciclan. Estamos por tanto ante un problema ya importante y cuya tendencia será la de agravarse, por cuanto cada vez se recorta más el periodo de obsolescencia de los productos.

Esta situación nos obliga a plantearnos la necesidad de afrontar este problema. Parece ser que algunos países, como China, India y Pakistan, se han convertido en destino de esta basura electrónica, pero que lo único que hacen es extraer algunos materiales de cierto valor, sin dar ni una solución definitiva ni hacerlo en condiciones de seguridad. Parece necesario, por tanto, que las soluciones las plateemos en nuestros propios países. Algunos aplican ya alguna tasa, como la que pagamos para neumáticos y algunos electrodomésticos, que cubra y garantice su futuro reciclaje.

Al margen de ello, esta noticia me mueve a otro tipo de reflexión. Siempre he tenido la impresión de que, con la excepción un grupo muy reducido de población, casi todos utilizamos nuestros distintos dispositivos tecnológicos muy por debajo de sus potencialidades y, a pesar de ello, vivimos en una carrera continuada de reemplazo y sustitución de aparatos. Cada vez nos dura menos el ordenador, el móvil, la PDA, el DVD, que ahora tendremos que sustituir por los de alta definición, las televisiones que ya no concebimos sin TDT integrada, HD y disco grabador… y todo ello lo hacemos arrinconando, cuando no tirando, aparatos que están en perfecto estado de uso.

La carrera permanente por aumentar los megapíxeles de la cámara de fotos, la capacidad de memoria de los dispositivos, la posibilidad de añadirle algunas funcionalidades, etc, nos mete en esa espiral enloquecida en la que todo nos dura poco, cuando, en realidad, sólo de vez en cuando aparece algo realmente novedoso que merezca la pena adquirir. Sólo cuando hay saltos cualitativos importantes el cambio está realmente justificado, o cuando nuestras necesidades también dan ese salto y se justifica un cambio de equipo. El resto entra dentro de nuestros comportamientos al hilo de la sociedad que nos lleva por la senda continua del consumo.

Yo también estoy en ello, para qué negarlo, aunque intento darle un cierto sentido a lo que hago (debe ser para no reprochármelo demasiado). Cambio de ordenador cuando tengo un destino claro para el mío. Así mis iMac anteriores han pasado a manos de mi amigo Fermín y de mi cuñada, quienes por cierto se han sumado ya al mundo de la manzana. Cambio poco de móvil y tras varios años con el mismo (por cierto también ha pasado a manos de mi cuñada ya que a pesar de su desgaste le gustaba el diseño), sólo el iPhone me ha impulsado al cambio, entre otras cosas porque tampoco me había comprado un iPod. Mantengo mi Powerbook G4 en el que estoy escribiendo, que tiene ya unos cuantos años, así como la cámara de fotos que va cumpliendo años, después de que un regalo sustituyera a la anterior que fue ofrecida a mi sobrina Marien, quien por cierto es la primera mujer que se hace cargo de la redacción de un periódico en República Dominicana. Lo único que me tranquiliza, en definitiva, es que no tiro nada, reciclo dueños. Es más tengo que llamar a mi tía Marisol a ver si conserva todavía mi primer Mac, que es ya casi una pieza de museo.

Pero sucumbo al fin y al cabo como tantos otros. A veces me planteo que los Gobiernos debería legislar sobre el asunto para que no se nos quede cara de tonto al ver que, al cabo de pocos meses, nuestra última adquisición está obsoleta y ya se puede comprar a mucho menos precio. Que sé yo, deberían fijar que sólo se puedan presentar novedades cada 18 meses, por ejemplo, y dar así un mínimo de estabilidad a nuestro entorno electrónico e incluso a la relación de algunas parejas que encuentran motivo de conflicto en estos temas. Luego, además, se podrían organizar campañas de recogida de e-waste, como se organizan las de los árboles de navidad o las de los muebles viejos, que coincidieran con los periodos de cambio de los aparatitos. E incluso exposiciones para venta de saldo o donaciones. Es broma, pero tendría su gracia.

Por otra parte, creo que se va imponiendo ya un low cost electrónico, es decir, sacar al mercado productos más básicos dirigidos a una parte de la población que sólo aspira a las prestaciones más básicas de los aparatos y que no quieren complicarse la vida con más opciones. Ahora que hay ya low cost en casi todo. Yo sé de muchos que se apuntarían (yo no).

(Fotografía de la ciudad de Guiyu en China. Greenpeace)


29 Responses to “La basura electrónica”


  1. 1 kuper
    Lunes, 14 enero, 2008 en 8:12 pm

    Pues coincidimos de nuevo, Javier 😉

    Concidimos en el uso intensivo de la manzana ;), y eso que desde que no uso PC ni Win el numero de desechos electronicos que salen de mi casa es minimo. Escribo desde un Macbook, yrngo un G5 como servidor, y su cinema como pantalla de este macbook al llegar a casa…y si, también coincidimos en cuanto al movil, sólo el iPhone ha hecho que jubilara el mío y para eso dándoselo a mi hermana, como ha sucedido con casi todos mis ultimos móviles.

    En cuanto a la e-waste, parece claro que no compensa el tratamiento de ese tipo de deshechos, el mundo cada vez se distancia mas entre clases y parece que occidente definitivamente y por mucho que nos intenten meter el cambio climático con calzador, o el protocolo de Kyoto, o…, parece, decia, que se convierte en el mundo consumista y asia en nuestra papelera de reciclaje…pero Asia reacciona, que pasará ahora que China ha decidido controlar la economía mundial? que pasará cuando creen la “Comunidad Económica Asiática”? cuando decidan que ya no quieren reciclar mas….o nos cobren por ello…

    mal asunto..no?

  2. Lunes, 14 enero, 2008 en 8:20 pm

    Hola, Capi:
    Estoy de acuerdo en que el ritmo de renovación de las flotas tecnológicas es aberrante, pero venden, venden y venden cada serie nueva. Yo no soy partidario de legislar sobre esto, bastantes leyes tenemos ya. Yo gastaría el dinero en campañas de concienciación sobre el valor de lo propio, por encima del valor del producto del escaparate. Cuando uno aprecia el valor añadido de su iMac o de su Palm, ya no los cambia fácilmente, es mucho lo que tiene que ofrecer el nuevo para convencer. De esta manera a mi me pasa como a ti: mi actual iMac core 2 duo está separado por muchos años del anterior, un modelo flower power g3 que ha heredado mi hija Macarena.
    Ya te digo que el problema es apreciar el valor que le añadimos a los cacharritos al hacerlos nuestros.
    Un saludo mackero.

  3. Lunes, 14 enero, 2008 en 8:36 pm

    hola capi! pues yo reciclo mis telefonos moviles, tengo actualmente 3 que me funcionan correctamente,aunque 2 de ellos se me agotan las baterias al dia siguiente de cargarlo y claro ahora metoca comprarme otros dos y estos que tengo los dejo de reserva,sin cambiar de numero. luego tengo 4 que no me funcionan pero los tengo como reliquia ya que tienen dos de ellos 10 años y los otros dos 7 años. luego ya de video pues si me sige funcionando pues no lo cambio por un dvd ya que lo tengo integrado en mi ordenador portatil que es el unico que me funciona ya que el otro ordenador que es de sobre mesa lo tengo en coma y para el mes que viene me toca areglarlo ya que es de una sobrecarga, y ahi no queda la cosa, el ordenador de mi madre tambien lo tengo que llevar a un tecnico para que la instalen un cd-ron nuevo ya que el que lleva incorporado lo estropeo el tecnico que vino a mi casa para instalar el internet y claro en vez de estar atento en su trabajo pues no hizo otra cosa que tirarme los trastos con todo el descaro del mundo. pero eso si ya de comprar electrodomesticos pues si,una nevera de dos puertas,un horno con vitroceramica y a lo mejor si las cosas no se joden mas (por que valla año que e tenido con los aparatos de las narizes) no tendre que comprarme una lavadora y una labavajillas,pero a este paso tambien se pondran de acuerdo para joderse con los demas electrodomesticos de la cocina.

    p.d. ¿capi sabes donde se reciclan los muebles viejos? es que muy probable que me mude dentro de uno o dos mese (mas o menos) y voy a comprarme unos nuevos y no se que hacer con los viejos, te lo agradeceria muchisimo si lo supiras donde podria dejarlos. gracias capi y enorabuena por el blog, me has echo adicta a tu blog. felicidades y un saludo a todos.

  4. 4 José Ramón
    Lunes, 14 enero, 2008 en 8:40 pm

    Tenemos cachivaches que no necesitamos, y, de los que necesitamos, nos sobran montones de aplicaciones. Pero ese es el sistema: Producir, producir, consumir, consumir… Convencernos de que el DVD, que era una maravilla, ahora es una mierda, y también convencernos de que tengamos una cámara de fotógrafo del National Geographic, para hecer las cuatro fotos de la playa, mal tomadas.
    Fabricar y fabricar. La basura no importa. El planeta es muy grande y queda mucho todavía. (Y cuando de verdad haya problemas, alguien inventará algo).

  5. Lunes, 14 enero, 2008 en 8:45 pm

    El problema no es sólo de la basura tecnológica, sino de la concepción de cualquier “utensilio”. Ya nada se repara, ya nada se arregla. Si se me rompe algo, lo tiro y compro otro nuevo. ¡Si hasta mi hermana se va a cambiar de cohce porque tuvo un golpe y se le rompió un faro! Ella dice que es porque ya no se fía, pero yo estoy seguro de que no es por eso, je, je.

    Y es que los propios fabricantes son los que contribuyen a eso, porque hacen que a veces resulte imposible simplemente el poder desmontar algo (en parte se lo agradezco, porque soy de los que luego siempre les sobra alguna pieza 😀 O la diferencia entre el precio de la reparación y el de uno nuevo es mínima. Hemos pasado de la era de la reutilización a la era del reemplazo.

    En otros países lo arreglan un poco con un mercado de segunda mano realmente activo. Tengo amigos que se han ido a pasar una temporada a los EE UU. Al llegar se compraron todos los muebles y también un coche de segunda mano y antes de irse lo vendieron de nuevo. Aquí no… lo guardamos todo “por si acaso” o directamente lo tiramos.

  6. Lunes, 14 enero, 2008 en 8:49 pm

    De nuevo genial tu artículo Capi, aquí está saliendo mucho tu lado marketiniano, eso se agradece porque tienes mucho que decir. Algunos comentarios:

    “Casi todos utilizamos nuestros distintos dispositivos tecnológicos muy por debajo de sus potencialidades y, a pesar de ello, vivimos en una carrera continuada de reemplazo”

    De acuerdo totalmente, yo siempre hago como indicas, regalar a familiares el portátil antiguo o el lector antiguo o el móvil, y sólo compro si veo realmente la necesidad, por ejemplo para pasar de mi cámara de fotos reflex analógica a una digital (estoy en ello)…

    En cuanto a Mac, tampoco he sentido nunca (pese a que realizo bastantes tareas de maquetación y diseño) de pasar al mismo, y uso PC… creo que puede que esté más orientado a diseño, pero eso no quita que se pueda hacer lo mismo en sí con un PC… (aquí la polémica siempre está servida)

    Eso sí, también es cierto que las empresas y tú lo sabes como profesional también, viven de crearte la necesidad de que te actualices o compres lo último… así que imagínate si el gobierno regulase cada cuanto tiempo puedes sacar un producto de una gama o una nueva línea de producto vaya… ^_^

    ¡Como siempre bravo por los artículos Capi!

  7. Lunes, 14 enero, 2008 en 8:49 pm

    me parece estupido por parte de esas personas que se compra un aparto solo por que es de ultimisima tecnologia cuando tiene el mismo aparato que le funciona correctamente y en vez de tenerlo de reserva o darselo a alguien lo que hacen es tirarlo. me demuestran que son personas superficiales,que les gusta derrochar el dinero como quieren sin apreciarlo y que les gustan aparentar delante de los demas dandose de importantes y de superioralidad,que si se les miran profundamente,de superiores a los demas na’ de na’,todo lo contrario, se sienten inferiores a los demas. poreso lo hacen.

  8. Lunes, 14 enero, 2008 en 9:26 pm

    Bueno, en realidad es un reflejo de nuestros patrones de consumo. ¿Cuántos de nosotros hemos usado ropa de segunda mano? ¿A cuántos de nosotros nos han tenido que zurcir los calcetines? ¿Cuántos nos avenimos a compartir vehículo, o vivienda? Cosas que eran razonablemente normales hace 50 años ahora no se hacen. Y con la tecnología, simplemente, hacemos lo mismo.

  9. Lunes, 14 enero, 2008 en 10:12 pm

    Yo también opino que eso es por los avances en consumismo que tenemos, la mitad de las cosas que anhelamos no las necesitamos… para qué el mejor móvil si luego solo te sirve para llamar?

    Lo de los ordenadores idem, para que tanta tecnología si al final lo que haces el bloguear o mirar el correo, no hace falta tanto por dios…

    Besicos

  10. 10 José Ramón
    Martes, 15 enero, 2008 en 12:45 am

    En los años sesenta una tele costaba 40.000 ptas, el sueldo de un año de un oficinista, y unas medias “de cristal” 500 ptas. Por eso se reparaba la tele, la nevera, la plancha… se sacaban puntos a las medias, se afilaban tijeras, se ponían lañas a las palanganas, y medias suelas a los zapatos.
    Ahora, la hora de reparación de lo que sea cuesta una pasta, y un aparato nuevo es cada vez más barato. Es sorprendente lo poquísimo que cuesta una tele o un reproductor de DVD de una marca no conocida. Menos de las 40000 ptas de 1960. Y cuánto cuesta un arreglo.
    Solución: A la basura y me compro uno nuevo.

  11. 11 Andrés-Segundo
    Martes, 15 enero, 2008 en 12:54 am

    Si se rompe cualquier electrodoméstico de mi casa, lo tiro y compro otro nuevo incluido ordenadores. He utilizado ropa usada, comparto coche y comparto vivienda, las tarifas de reparación de esos electrodoméstcos me obligan a no hacer el primo.¿Prefiero ser un anacoreta a
    formar parte de una sociedad consumista? indudablemente si, pero como me es completamente imposible realizar esa aspiración pues lo dicho, chips, fibra óptica, nanos y lo que venga

  12. 12 Ornitorrinco Rosa con Tutu
    Martes, 15 enero, 2008 en 2:39 am

    Creo que al menos en los ordenadores son los propios fabricantes de software los que dejan obsoleto tu ordenador, a veces según se dice, previo pago de las compañías de hardware.

    El 99% de la gente usa de la misma forma el Word 2007 que el Word 6.0 ( año 95 si no me equivoco) pero si pones una versión atrasada del Word no te lee los archivos de la ultima, naturalmente la ultima tiene unos requisitos bastante más altos. Las tarjetas gráficas cuando no se quedan obsoletas por memoria, se quedan obsoletas por los filtros, el procesador o por el directx, el caso es cambiar cada tres años como mucho. Los discos duros parece que encojen de un año para otro. La lista es interminable.

    Todos los programas nuevos duplican sus requisitos cada dos años. Las compañías de software te coaccionan para cambiar de sistema operativo porque cada vez que sacan uno nuevo dejan de dar soporte correctamente al viejo y de sacar utilidades para el.

    Respecto a las reparaciones, reparar hoy en día es mucho más caro que comprar nuevo. La forma en la que están construidas las cosas hace que incluso cuando reparas tengas que cambiar piezas enteras. Eso sin contar que debido a la especialización del sector electrónico, encontrar un experto que sepa lo que se trae entre manos es como mínimo difícil.

  13. Martes, 15 enero, 2008 en 11:02 am

    Yo creo que nadie nos “obliga” a cambiar de aparatos electrónicos. Más bien nos convencen. Esto pasa con los móviles, las teles, los ordenadores y todo lo demás. Yo tengo mi ordenador desde hace 8 años y sigo trabajando con el. Le he hecho un par de ampliaciones, una de memoria (35€) y una de tarjeta de vídeo (50€) y sigo funcionando con el. Ese ordenador lo compre mas o menos un par de años antes de que sacaran al mercado el Windows XP Y aún sigue funcionando con ese sistema operativo. Puedo hacer todo lo que hacia exactamente igual y abrir los documentos de todo el mundo. El que cambia de ordenador es porque le da la gana. Si te gastas un poco mas de dinero en comprar uno bueno no lo tienes que cambiar a los dos años. El problema es si vamos a las super ofertas del Carrefour y compramos un ordenador con características de hace dos años. No se engañen amigos, tener lo último en ordenadores siempre, solo sirve para quedar guay delante de los amigos, jugar a videojuegos y calmar nuestro ansia consumista y nuestro sentimiento de inferioridad.

    Los fabricantes de software pueden sacar las versiones que quieran, hay programas gratuitos que abren todas estas versiones (open office por ejemplo) incluso no tenemos porqué usar windows o MAC siempre tendremos distribuciones gratuitas de LINUX, las nuevas se instalan con unos pocos clics y tienen sistema de ventanitas como MAC y Windows, el que es muy difícil ya no sirve de excusa. Lo que es es mas cómodo porque “todos lo tienen”. Ojo yo soy de windows y justo por eso, es mas cómodo porque todos lo tienen y ademas funcionan los videojuegos. Pero si me lo instalo acepto las consecuencias y no me pongo a llorar. Es una decisión nuestra. No vale echar la culpa al fabricante.

    Lo mismo pasa con los teléfonos móviles. Tengo uno nuevo (el segundo móvil que me compro en mi vida, siempre he ido heredando el de los demás), el otro día me quede sin batería y no tenia el cargador y cogí un móvil viejo, de estos con pantalla de dos lineas en blanco y negro, lo conecte a la corriente, le puse el SIM y lo encendí ¡Me dejo llamar y todo! ¡Está vivo! Y tiene agenda y se pueden enviar SMS ¿No se supone que eso es lo que tiene que hacer un móvil? Lo dicho creo que cambiamos de aparatos porque nos da la gana, somos ya mayorcitos para apechugar con nuestras decisiones y ponernos a echar la culpa a nadie. Y yo me cambie de móvil porque me dio la gana y estoy contento de ello.

    Y despumes de este rollo me banean los comentarios de este blog seguro XD.

  14. Martes, 15 enero, 2008 en 11:26 am

    Un buen punto de debate, Capi.

    A mí me dan con este tema dos vertientes de sentimientos: por un lado me da una rabia enorme el maltrato a los recursos que hacemos con esta “necesidad” de innovación, y por otro lado, me da pena (a veces casi me da también por reírme en sus caras) la gente que siente esta “innova-dependencia”. Creo que voy por el décimo ordenador que rescato de un final de vertedero, y con (una mínima) paciencia y un par de piezas compradas por ebay a 1 euro más portes, los vuelvo a poner en perfecto estado, y vendo por internet o regalo a quien en mi entorno los necesita. No os quepa duda que ninguno de sus destinatarios le echa en falta nada, todos ellos grababan cedés, servían para navegar, eran estables, etc. Y el quiz de la cuestión está en el software, como apuntaban en otro comment. Lo que para Vista no sirve, rula perfecto en XP u otros, y no digamos ya con software libre. Muchos deberían ver las virguerías que hace un sistema Linux sobre un pc fabricado hace unos cuantos añitos, ya obsoleto para otras plataformas. La tiranía, repito, es de los que los diseñan, y la esclavitud es de los que desconocen las posibilidades de lo que ya tenían o pueden conseguir por poco dinero. En cuanto a la tiranía de las modas, es mejor no hablar ya, o hacerlo en otra entrada.

    Yo me declaro abiertamente contrario a la renovación tecnológica excesiva. ¿Por qué tiramos un teléfono al que simplemente se le ha agotado la batería por tener un par de años de uso? ¡¡¡Si una batería nueva de competencia cuesta 6 euros!!! ¡Si sigue haciendo llamadas aunque su tapa no sea deslizante en oblicuo ni su recubrimiento de tela vaquera super-fashion!. Tampoco conozco a nadie que imprima carteles electorales ni vallas publicitarias, que es lo único para lo que se podrían aprovechar los 8 megapixeles o más de su flamante super-cámara… que resulta que tiene una óptica fabricada en Taiwan y que está a años luz de la calidad de las fotos de un buen cristal, combinado con un sensor de 4 mpix como mucho.

    Conclusión: Somos unos egoístas absolutos, con el planeta, con la gente que no tiene dinero para comer, con los que pasan sed, no tienen trabajo o viven esclavizados fabricándonos nuestros gadgets por un sueldo que aquí nos parece de risa, y es su condena perpetua y la de sus hijos. Mueren miles de personas en el mundo por insalubridad y penurias, y nosotros aquí preocupándonos por el tamaño de la pantalla táctil de nuestro TomTom. Y este drama sí es más duro y con peores consecuencias que los mil muertos por terrorismo en toda la historia de ETA, por poner un ejemplo de algo que sí nos importa a los españolitos.

    Aquí sí que digo yo ¡¡¡Basta Ya!!!. La tecnología a nuestro servicio, y no al revés. Eso sí, allá cada uno con lo que se quiera gastar en máquinas, pero después que no me vengan llorando que si las hipotecas están muy caras, o que si no dan llegado a fin de mes. Personalmente, me la sudan y mucho los lloros de quien sigue los mandados del consumismo (aquí vale también lo de la Nespresso), y después se queja amargamente de que todo está carísimo.

  15. 15 wallace97
    Martes, 15 enero, 2008 en 2:24 pm

    Me alegra muchísimo percibir que al menos se está tomando conciencia de la espiral en la que andamos metidos, y que todos somos culpables de ella.
    Una pequeña reflexión: 40.000 toneladas cada año en basura electrónica en España significa, grosso modo, una media de 1 kg. por persona y por año. Teniendo en cuenta que España produce bastante más basura que la media mundial, y que esa basura, se tire en India, Pakistán o Torrelodones, está contaminando la Tierra, pensemos en los kilos que hemos tirado en los años de consumidores de estos productos y veamos, por un lado si es sostenible (que va a ser que no), y por otro, si tiramos más que la media (que va a ser que sí). Y pensemos después en la cantidad de personas en el mundo que ni han tirado un sólo gramo ni lo tirarán en toda su existencia, pero se comen el marrón mucho más que nosotros. ¿Y hablamos de justicia?

  16. 16 valdepu
    Martes, 15 enero, 2008 en 4:06 pm

    De acuerdo con tu artículo ante las montañas de basura electrónica que se genera sin saber su destino. En cierta ocasión dejé un televisor (obsoleto y viejo que ya no daba más de sí) , un ordenador IBM de los primeros y una secadora en el sitio que el Ayuntamiento consultado me dijo que puesiera esa chatarra. Lo dejé confiado en que lo recogería el servicio que tiene ese Ayuntamiento.Mi sorpresa fue que antes de una hora ya no quedaba nada de lo que dejé. Se lo habían llevado. ¿ Cómo se sabe si se recicla o no ?

  17. 17 elmonoloco
    Martes, 15 enero, 2008 en 5:46 pm

    Es cierto que cada vez nos duran menos los dispositivos electrónicos, cada vez menos porque nos surge la “imperiosa necesidad” de sustituirlos por unos nuevos con mayores prestaciones, mejor diseño, etc. Pero quizás sea necesario pasar también parte de esta responsabilidad a los fabricantes de los dispositivos, ya que parecen construir estos con una vida estima muy baja para tener que reemplazarlo relativamnente rápido (depende de la gama del aparato en custión). Pocos móviles duran ya dos años, pocos monitores de ordenador más de 4…

    Todos tenemos nuestra parte de responsabilidad en esto del e-waste.

    http://elmonoloco.wordpress.com

  18. 18 wallace97
    Martes, 15 enero, 2008 en 7:05 pm

    Todos los mejores negocios, los que giran alrededor de la estupidez humana, funcionan de la misma manera, e igualito que el gigantesco negocio de la droga: la cosa es enganchar, como sea, al posible usuario. Una vez enganchado, descuida, que ya te vendrá a pedir el suministro. Y pagará lo que le pidas.
    En el mundo de la electrónica, cuando se empiezan a desarrollar los aparatos, el gancho es, para los pioneros, tener algo que no tienen sus vecinos, poder decirles que te has gastado una pasta gansa en un vídeo, en una cámara, en un televisor de plasma, o en el cojomóvil de generación no sé cuál. Una vez extendido y abaratado, sin ser obligatorio tener esos chismes, está discriminado el que no los tiene, pues ya no se concibe un mundo sin ordenador e internet, por ejemplo. Y los gobiernos, lejos de facilitar el acceso a ello para todo el mundo, se dedican a otros menesteres más lucrativos para sus cómplices.

  19. 19 fitoz
    Martes, 15 enero, 2008 en 8:01 pm

    tienes mucha razón capi

    ¡y ya me jode leer este post cuando estoy pendiente de la keynote!
    …para cambiar el macbook (q va perfectamente) por un nuevo portatil “mini megafashion” que dicen que sale hoy

    por cierto, mi mujer tiene un iphone, que durará años, sin duda.

    gran parte de la basura tecnológica es material de calidad pobre. No creo que nadie tire un mac (yo conservo mi LCII y el quadra 840, no soy capaz ni de “traspasarlos”)

    bueno, vuelvo a seguir la keynote

  20. Martes, 15 enero, 2008 en 9:04 pm

    El problema de usar muchas menos prestaciones de las que disponen los aparatos se debe, en algunos casos, a un problema de consumismo. Por ejemplo, en los teléfonos móviles, ya se ha llegado hace tiempo al límite tecnológico de su uso esperado (establecer una llamada), pero hay que seguir metiendo cámaras, MP3, juegos y demás para poder seguir la espiral de ventas.

  21. Miércoles, 16 enero, 2008 en 3:30 am

    Tengo un portatil que ya no se movia con windows, le puse 1 giga y Ubuntu, distro GNU/Linux para quien no lo sepa, y de cada día el bicho va más rápido ya que una de las mejoras en las actualizaciones de soft consisten en augmentar el rendimiento de las aplicaciones.

    Suspiro a vecer por esos discos duros que terminan en la basura, o esos sims de memoria que me vendrían de perlas para tener máquinas potentes a bajo coste trabajando durante años con sistemas operativos eficientes y ecológicos, pero nos venden que el wow! es lo último y que hay que tirar el ordenador porque ya no sirve.

  22. 22 haplito
    Miércoles, 16 enero, 2008 en 5:47 pm

    Hola capi and crew.

    Yo siento decirlo pero no reciclo ninguno de mis cachivaches, pero tampoco los tiro.

    Sería incapaz de dar/regalar alguno de mis viejos mac o videoconsolas o móviles. El pensar que su destinatario puede no darles el cariño que yo les di en su momento es superior a mis fuerzas, así que tengo mi pequeño museo de los “horrores” con mi sinclair zx81, mi commodore 16, msx2, megadrive, performa, g3, móviles de hace 11 años…. todo funciona, pero prefiero echarles un vistazo de vez en cuando y rememorar alguna anecdota ocurrida con tal o cual juego, con la “covertura” del movistar que nacía, o mis primeros mordiscos a “una manzana”.

    No podría deshacerme de ninguno de ellos.

    saludotes

  23. 23 julian29
    Viernes, 18 enero, 2008 en 12:47 am

    Yo me considero un “reciclador de la propiedad”.
    Por suerte o desgracia, mi padre me enseñó a reparar muchas cosas, y puedo vanagloriarme de haber reulitizado todo lo higiénicamente posible. Desde teles, lavadoras, radios, bicis, hasta ropa, libros, lámparas, etc. etc. Muchas veces, no necesito las cosas que encuentro, pero siempre encuentro a alguien a quien le vienen bien.
    Creo que la fiebre consumista que nos han impuesto, es la mas absoluta estupidez, y si uno se libera de ella, y la mira desde fuera, puede entender muchas cosas.
    saludos.

  24. 24 wallace97
    Viernes, 18 enero, 2008 en 11:24 am

    Julián, sí señor, esa es la auténtica clave, mirar las cosas desde fuera. Parece ser que sólo se puede hacer con los años, pero los hay que ni por esas. Aunque parezca una perogrullada, la única forma de ser libre es eliminar dependencias, ¿a que sí?
    Y cuando se descubre la belleza de la austeridad, hasta se convierte en un vicio del que se disfruta mucho más que del consumo.
    Un saludo, y sigue reparando.

  25. 25 kuronekotic
    Viernes, 18 enero, 2008 en 12:50 pm

    Saludos a a todos, estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto, pero pienso que en parte existe una tendencia consumista relacionada directamente a nuestra sociedad y que es imposible disipar, esto en parte hace que como dices productos que pueden tardar miles de años en degradarse sean desechados facilmente, y ayude a la contaminación de nuestro entorno y planeta, cosa que en su momento nos terminara llevando a la extinción a mi punto de vista.
    Creo que lo anterior es lo que mas o menos se ha dicho hasta ahora en los comentarios que he logrado leer, pero existe otro punto de vista, que también se ha de tomar en cuenta, en parte nuestro propio modo de vida nos ha llevado a este caos de renovación continua y es lo que mueve el mundo hoy en día, que pasaría sin la existencia de esta tendencia?,sin remedio una gran cantidad de quiebra de compañías, y por esta causa posiblemente millones de personas mas irían al paro, en consecuencia ultima, como se sostendría en tal caso la sociedad actual?.
    Yo creo que wallace97 te equivocas en lo ultimo, yo aun soy un estudiante, y no considero que las cosas se ganen por la edad, sino por la educación proporcionada a la persona, creo que la austeridad tampoco es la solución por lo dicho anteriormente, y no significa libertad en lo mas mínimo, al igual que no lo es el consumismo, la libertad se basa en no ser controlado por un extremo ni el contrario, por lo que para mi la libertad es ser capaz de aceptar tus propias necesidades (para vivir de una forma cómoda), y no sobrepasarlas.

    PD: me acabo de encontrar con la existencia de este blog, cuenta con mi lectura de ahora en adelante ^^, por ultimo, yo soy pro-apple, pero prefiero linux (software libre), al final no son tan distintos, ambos están basados en sistemas X11, se puede decir que son primos.

  26. 26 wallace97
    Viernes, 18 enero, 2008 en 5:42 pm

    kuronekotic, lo primero, bienvenido. Lo segundo es decirte que por lo que he leído en tu anterior comentario y en el que haces en el post sobre Gallardón, creo que poco discutiríamos tú y yo. En mi anterior comentario hablaba desde las experiencias personales, y esas son una realidad. El consumismo sí me puede obligar, y de hecho me obliga, a determinados consumos, y no me gusta, mientras que la austeridad la elijo yo porque he descubierto sus bondades y su belleza, y no dependo de ella, simplemente me gusta.
    Precisamente hace muy pocos días comentaba, no sé si en este blog o en elduendedelaradio.com que cualquier cambio socio-económico que se pueda diseñar, no sería posible aplicarlo desde ya, habría que diseñarlo con un período de demora de treinta o cuarenta años, precisamente por las razones que tú das.
    Aprovecho la ocasión, ya que veo por aquí bastantes jóvenes que sí parecen interesarse por asuntos de los que la mayoría pasan, para expresar una opinión: en la era de las comunicaciones deberíamos haber superado ese muro intergeneracional que los intereses creados nos han hecho ver que es infranqueable, pero no sólo no lo es, sino que ya nos valdría derribarlo, pues todos ganaríamos muchísimo, sobre todo si accediésemos al otro lado con espíritu de aprendizaje.
    Un saludo, y en el otro post, en el de Gallardón, haré un comentario a tu comentario.

  27. 27 kuronekotic
    Viernes, 18 enero, 2008 en 6:27 pm

    Hola wallace97, gracias por la bienvenida, creo que como siempre, en el tema del consumismo y austeridad, cada quien tiene sus limites entre lo que piensa que es uno y otro, y por eso no nos entendimos a la primera, pero creo que ahora nos entendemos mejor ^^.
    Es posible como dices que existe gente joven preocupada por temas que nos conciernen a todos, pero esto solo soy capaz de verlo en una minúscula parte de la gente que conozco, y poco a poco veo a las nuevas generaciones que vienen detrás, que han sido ya moldeadas a esta forma de esta sociedad y no se replantean nada, y esto causa que el cambio se vea cada vez mas lejano. Esto lo puedo enlazar con parte de mi opinión dada en el tema de Gallardón, asta que no vuelvan a existir políticos carismáticos, nos mantendremos en un estado semejante al de barco sin rumbo.

  28. 28 Isaac
    Domingo, 14 septiembre, 2008 en 10:12 pm

    En Una Ocacion Quise Actualizar Mi PC, Compre Una Tarjeta Madre, Y Un Procesador
    Cuando Llegue A Mi Casa A Instalar Los Nuevos Productos Me Di Cuenta De Que La Placa No Coincidia Con Los Orificios Para Atornillarla, La Memoria RAM Ya No Quedava En La Nueva Placa, La Fuente De Poder Tenia Un Conector De 2X10 Y La Placa Ocupaba Uno De 2X12, Mi HDD Tiene Un Conector IDE Igual Que Mis Dos Unidades de CD ROM Para Conectarlos Necesito Dos Slot IDE En La Placa Pero Esta Solamente Tenia Uno, En Resumen Tuve Que Comprar:
    Gabinete ATX
    Memoria RAM DDR2
    Fuente De Poder Con Su Conector 2X12
    Y Un HDD SATA.
    Creo Que En Este Caso La Tecnologia Me Obligo A Comprar Mas De Lo Devido


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

enero 2008
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux en Luis escritor
wallace97 en Y si…

Visitas desde el inicio

  • 545,831 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: