03
Feb
08

El efecto psicotrópico del Tomate

0000030068.jpg

Han querido hacer de su muerte un espectáculo sangriento, pero no era más que salsa de tomate. Sin embargo, el sangrado que ellos han producido en la vida de algunas personas no ha sido un artificio, ha sido un daño real. Por eso, que desaparezca de la pantallas Aquí hay Tomate es una buena noticia para el mundo de la televisión. El “hay tomate” en realidad era el disfraz bajo el que se escondía un “vale todo” inaceptable para quienes creemos que la televisión debe tener un mínimo de dignidad y mirad que pido poco, sólo un mínimo.

Las razones por las que desaparece el programa no las sabemos a ciencia cierta. El descenso de audiencia ha existido, pero los resultados que aún tenía esta lata de tomate eran más que aceptables para los registros que se dan hoy en día. El desgaste del formato, por tanto,  existe, pero tampoco parece tan determinante como para llevar a la supresión del mismo. La presión externa para la supresión de un espacio tan poco ejemplarizante es otra de las hipótesis, pero esas teorías conspirativas que tan bien quedan para venderse como mártires de una causa (por poco digna que esta fuera) suelen ser más proyecciones de egos que necesitan creerse el centro del universo que hechos reales. La posible cruzada de Telecinco para un blanqueamiento progresivo de sus contenidos puede estar también detrás de la decisión, pero nunca la cadena reconocería tal hecho, por cuanto supondría una confesión pública de pecados muy prolongados en el tiempo con este y otros formatos. Lo más lógico que no haya una sola causa determinante, sino que todos los factores mencionados hayan influido en mayor o menor proporción, junto con otro factor que a menudo olvidamos y que también tiene su peso, como es el de las relaciones personales entre directivos y miembros del programa.

Desde que se conoció la noticia, han sido muchos los profesionales que, de repente, se han dedicado a hacer una especie de homenaje póstumo al programa. Esa especie de corporativismo absurdo hace que haya que hablar bien de unos compañeros que han marcado un estilo, una forma de hacer, de tratar las noticias del corazón, bla, bla, bla. Yo lo siento, pero no puedo, como creo que los agentes de bolsa no pueden salir en defensa del que le hizo un agujero a Société Genérale de 4.500 millones de euros, por la sencilla razón que ese comportamiento escapa a la ética de la profesión. Eso era para mi el Aquí hay Tomate, un programa que no se correspondía con lo que, para el mojigato en que me he debido convertir, deben ser unos mínimos criterios éticos en la elaboración de un programa de televisión. Ese constante traspasar la frontera siempre se trató de camuflar bajo el pretexto de que se trataban los temas con humor, pero hay que ser muy naïf para que te la den con el queso envenado de esa trampa. Yo no voy a caer en ese corporativismo, simplemente porque hay personas que trabajan en los mismos medios que yo, pero a los que no considero mis compañeros.

Para Aquí hay Tomate no existía el derecho a la intimidad ni de los vivos ni de los muertos, se podía menospreciar, vejar, humillar a cualquiera desde esos comentarios en off en los videos en los que unos redactores protegidos por el anonimato se convertían en jurados de virtudes y de defectos desde no se sabe qué autoridad personal. Pues mira, no. Yo creo en el derecho a la intimidad, el derecho al honor y la protección de las personas. Y no creo ni en el insulto ni en el menosprecio como forma de moverse por la vida. Ya me gustaría ver a muchos de esos offs en las circunstancias en las que se permitían reírse y mofarse de los demás. Igual entonces se quedaban mudos al verse en el espejo de sus comentarios. Todos en el desempeño de nuestra profesión nos equivocamos a veces, pasamos determinados límites y hemos podido caer en algo de lo que estoy criticando, yo el primero. La diferencia es que muchos lo tomamos como conducta a evitar cuando nos damos cuenta de ello y otros como sistema de trabajo.

También me ha sorprendido mucho cómo en los últimos días  los presentadores del Tomate han intentado tomar distancia con el programa y sus contenidos. Les he oído decir que ellos no conocían algunos de los vídeos del programa (hay que ser poco profesional para ello, creo yo), que simplemente eran los presentadores y argumentaciones similares. Y digo esto porque, hasta donde yo sé, en la televisión no existe la obediencia debida, que es discutible que exista hasta en el ejercito. Por eso, si uno es honesto y está en desacuerdo con los contenidos que presenta, lo plantea en el equipo y, si la cosa sigue igual, te vas. Así que no nos vengan con cuentos, que todos sabemos muy bien de lo que hablamos. Jorge Javier Vázquez no es un pobre inocente víctima de un director diabólico. En RNE, por ejemplo, vimos como en una temporada sembró de maledicencia el espacio de corazón que había en Buenos Días por la ocurrencia que tuvo Antonio Jiménez, periodista de Siles de larga trayectoria y ahora en Intereconomía, de ficharle. Hasta tal punto lo hizo, que al año siguiente la dirección, que no es que fuera muy brillante, cortó por lo sano y eliminó esa franja horaria y ese contenido del programa. También le hemos visto blandir el arma de su homosexualidad contra cualquier crítica, como si nos importara su inclinación sexual en lugar de la laxitud de su moral en su desempeño profesional. Qué curioso que Jesús Vázquez tenga el respeto de la profesión siendo homosexual y que a Jorge Javier se lo echemos en cara. Aquí no se trata de homofobias, sino de que cada uno se gana con sus actos el respeto y la credibilidad. Por eso unos lo tienen y otros no.

No todo vale, no todo vale ni para conseguir el éxito ni para ganarse la vida. Porque haciendo determinadas cosas sólo se puede conciliar el sueño cuando uno se dopa con el éxtasis del éxito, si a éxito llamamos un programa de mucho share. Será porque hasta ahora desconocíamos los efectos psicotrópicos del Tomate. Igual por eso se pasaban tanto. Habrá que poner control antidoping en la televisión


44 Responses to “El efecto psicotrópico del Tomate”


  1. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 3:00 pm

    El post es muy bueno, opino igual q JJ va de víctima por ser homosexual sin que sea cierto, riéndose de aquellos que sí lo son de verdad y sufren discriminación. Respecto a las audiencias, muchos creemos que los resultados y la realidad son diferentes, la muestra de audímetros es insuficiente y su “población” algo manipulable, así que el triunfo de los programas de corazón, está bien que vaya a menos, pero quizá nunca tenían que haber llegado tan lejos. El comentario de aquellos que trabajan en tu medio pero no son compañeros es también muy bueno, siempre he pensado que hay famosos y “famosillos”.

  2. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 3:01 pm

    De acuerdo con lo que dices.

    Solo una objeción. Quizas por la falta de independencia, miedo o no se que cosa, aquí en España, no existen programas de verdadera investigación.

    Y de este modo a una gran cantidad de personajes, familias, etc cuasi-mafiosas, nadie se atreve a meterles el diente.

    El tomate, en muy pocas ocasiones y con su mal estilo, se atrevía a sacar a la luz algo de esa podredumbre. El último ejemplo, una sobrina de Rouco Varela, contando el mal comportamiento de este personaje con su hermano. Y así, algunas cosas que nadie aborda.

    Cierto que eso ha sido de lo que menos ha tratado el programa. El 99% siempre fue basura.

    Pero es por lo único que lamentaré algo su desaparición.

    Saludos

  3. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 4:24 pm

    Una excelente crítica en la que no caes en los “típicos tópicos”, nunca pensé que alguien faltara al tomate sin pronunciar “telebasura”.

    Una opinión con mucha elegancia. 100% de acuerdo con lo que dices sobre el programa y Jorge Javier Vazquez.

  4. 5 Sura
    Domingo, 3 febrero, 2008 a las 4:36 pm

    Una de las cuestiones que planteas con mucho criterio como siempre es la cuestión de la responsabilidad personal vs las exigencias laborales.
    Para mi no me vale el argumento de ‘ya se que está mal pero mis jefes me lo piden..’.

    Vale que siempre hay ciertos puntos en los que hay que transigir, porque si no solo podrías trabajar en tu propio programa o empresa, pero hay ciertos límites que como profesional no se deben cruzar.
    Cada uno es responsable de sus propios actos y de su imagen profesional.
    Para mi profesional no tiene por que ser ‘serio’, ‘aburrido’, ‘previsible’, etc.. Se puede ser un gran profesional haciendo humor o retransmitiendo partidos de petanca pero siempre con unos criterios de honestidad y calidad.
    Personalmente no me interesan los amoríos de las folcloricas pero me parece inaceptable las imágenes de ver a gente corriendo por la calle porque no quiere que le entrevisten y las cámaras detrás. ¿eso es un informador? Básicamente me parecen delincuentes chantajistas que muchas veces obtienen ‘la colaboración’ de determinado famoso que dada la indefensión en la que se encuentra prefiere poner buena cara e intentar quedar bien para que le dejen en paz.

    Capi, te admiramos porque pese a estar en ‘el medio’ no te dejas arrastrar y puedes beber tomate sin que se te suba a la cabeza.

    Saludos

  5. 6 José Ramón
    Domingo, 3 febrero, 2008 a las 4:44 pm

    La culpa de lo del Tomate la tiene el público.
    Por eso creo que nunca se acabará el Tomate. Termina este programa, y ya saldrá uno nuevo (llamémosle “La Cebolla”). Y cuando ése se acabe, otro (“El Pepino”). Y así mientras haya público.
    A mí, más que la falta de ética y de respeto, me sorprende lo aburridísimos que son esos programas, y lo que gustan a muchísima gente, que no podemos considerar gente estúpida, inculta, marginal… Son muchos millones de personas. No entiendo nada.

  6. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 4:51 pm

    Grandes verdades, gracias por ser tan honesto con tus comentarios Capi. No puedo añadir nada, porque estoy de acuerdo al 100%. ^_^

  7. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 5:02 pm

    Coincido en general con tus reflexiones y la única mala noticia del cierre de este programa es que no se haya producido antes. De todas formas no nos engañemos, seguro que algún otro programa ocupa el “nicho ecológico” del Tomate y nos acabarán ofreciendo un programa parecido. Y lo malo es que seguro que tendrá audiencia. En fin…

    saludos.

  8. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 5:03 pm

    Yo me he dado cuenta de un pequeño detalle.
    Desde que estuvo José María García en el programa de la Noria, y dijo la mítica frase de “Telecinco es la principal fábrica de telebasura, o telemierda”, Telecinco comenzó a quitar programas del corazón.

    Pero si quitan programas del corazón, y los cambian por cosas como “Supervivientes” o “Gran Hermano”, casi será mejor ir a ver Cuantro o La Sexta

  9. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 5:05 pm

    Me parece muy interesante lo que dices, al ser tu una persona que trabaja en el medio periodístico… yo creo que, desgraciadamente, el Tomate cambió las reglas del periodismo del corazón y pasó de ser rosa a ser rojo de la sangre que emana… y si algo si se puede decir del tomate es que fueron totalmente pioneros en el tema de a ver quien saca la noticia mas fea…

    Si que es cierto que a veces lo veía, incluso hubo épocas en las que lo veía a propósito, porque soy humana y las vísceras en ocasiones te gustan, pero que las otras veces me daban asco, pues también…

    Gran post, pero eso no es novedad🙂

    Besos

  10. 11 Sonia
    Domingo, 3 febrero, 2008 a las 5:15 pm

    Hola Javier!

    Estoy completamente de acuerdo con todo lo que comentas en tu artículo. Pero lo que siempre me sorprende de estos programas telebasura es la audiencia tan grande que tienen; también el morbo que la gente le encuentra a que algunos “profesionales”, faltos de cualquier ética, saquen a la luz los trapos sucios y miserias de sus semejantes, como si desde su prepotencia estuviesen exentos de podredumbre en sus venas; es una especie de mobbing público por la pantalla. Es desastroso e indignante el desarrollo del medio medíatico que pretende, a costa de otros que deben ser algo masoquistas, naives o idiotas, sacar provecho para lucir, como si de un circo romano o un festejo culinario entre buitres se tratara, los despojos de personas que con su conducta, están, consciente o inconscientemente, dejando de serlo.

    Un beso y gracias por ser crítico cuando toca y, sobre todo, tan respetuoso desde tu posición. Es un placer leerte…

  11. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 6:00 pm

    Creo que ha dado en el clavo, Sr. Capitán.

  12. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 6:01 pm

    José Ramón dice que “la culpa es de la audiencia”. No estoy del todo de acuerdo. La televisión es un medio muy pasivo con el espectador: parece que “la gente ve lo que quiere”, pero en realidad la gente sólo puede escoger entre cuatro alternativas que te imponen. Obviamente, parte de la culpa sí la tenemos nosotros, pero la otra parte la tienen los medios, ya que podrían ofrecer algo mejor.

    Un amigo que vive en Suecia dice que allí la tele también tiene mucha basura, pero que a partir de las 10 de la noche siempre hay algo bueno en algún canal.

    Por eso me gusta más internet, donde tú buscas activamente lo que te interesa.

  13. 14 Begoña en crisis
    Domingo, 3 febrero, 2008 a las 6:46 pm

    Da gusto leerte!
    Tengo una duda, no hay un codigo deontológico entre los periodistas? Porqué según parece en este caso, un criterio profesional de lo que se puede hacer o no al final esta supeditado a criterios de una cadena. Que no dudo que sean lícitos desde puntos de vista empresariales, económicos, ideológicos,… o porque haya que encumbrar al sobrino del jefe incluso.
    Frente a toda la morralla, sin oficio ni beneficio, que se dedica a poner verde al personal haciendo acusaciones gratuitas o insultando, tenemos como unico control el apagar la tele (o vomitar), vale. Pero los que estan donde estan por ser “profesionales” tendrían que tener un minimo de ética garantizado por la organizacion profesional de la que se hacen partícipes (viendo que ell@s se lo pasan por el forro)
    Seguramente l@s psicólogo@, donde yo estoy metida, podemos tener muchas actuaciones cuestionables. Pero si un@ de nosotr@s se aprovecha de una relacion terapeutico-profesional para meterle mano a un7a cliente, o beneficiarsele de cualquier forma, existen mecanismos para que la cosa tenga consecuencias. Te aseguro que en estos casos, favorecer la expresión emocional, o cualquier otra justificación nunca va a ser un argumento de más peso que la dignidad personal del clente ni de la garantia profesional que hay que exigirnos. Hablar de audiencias o de libertad de expresión viene a ser equivalente, o no?
    Y dicho esto, los del tomate al paredon! La responsabilidad debe ser individual por mucho que estuvieran cumpliendo órdenes. Pero coño, no tenian que haberlos mandado primero y tras juicio sumarísimo? Tendrán escarnio público? Los veremos mañana en otra cadena resurgir de sus cenizas?
    Seré nazi?

  14. 15 joebag
    Domingo, 3 febrero, 2008 a las 7:20 pm

    Es un tema muy difícil, y el problema está en distinguir la línea de lo ético o no ético para emitir un programa.

    No es un tema de la gente que lo ve (pues desgraciadamente o afortunadamente hay gente para todo), por que también al ser humano le gusta el morbo de por sí, se podría hacer un documental sangriento y no ético de cualquier atentado y sería máximos de audiencia, pero no se hace, “a pesar de la audiencia”, pues es evidentemente NO ético. Lo difícil es determinar ese umbral.

    En cualquier caso, creo que determinados contenidos se deberían de regular más por sus factores éticos no por audiencias.

    Por otro lado, me alegro profundamente que quiten de la pantalla al esperpento ese…

  15. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 7:25 pm

    Sobra decir que ya te gustaría a ti ser tan bueno y tan perspicaz como los presentadores del tomate, redactores y demás. Al final era un programa de TV con gran éxito, cosa que tú de momento sólo puedes soñar.

  16. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 7:30 pm

    Ayer en la Noria se dieron los motivos de su supresión, bien alto y claro de la dulce voz de Carmen Alcayde y nada tiene que ver ni con reyes nio con antiguos governantes ni con tonterías similares, sino que antes de tener un mayor desgaste (que ellos mismos lo han reconocido, que no es secreto de estado) deciden eliminarlo al igual que Sardá decidió acabr con su Crónicas Marcianas, cuando todavía estaba en la cima.

    Aqui Hay Tomate se marchó barriendo a la competencia y todos los que critican a este programa lo que les falta es sentido del humor, hasta los propios implicados en los videos del programa a lo largo de su estancia, han mirado atrás y han visto que al final todo era sentido del humor.

    Es curioso ver a gente que en principio tenía ese sentido y lo ha perdido o no es lo que parecía.

  17. 18 José Ramón
    Domingo, 3 febrero, 2008 a las 7:45 pm

    Cedequack: ¿A quién te diriges con lo del programa de gran éxito, “cosa que tú de momento sólo puedes soñar”? ¿Al director de El Informal?

  18. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 7:52 pm

    Lo peor del Tomate es lo que puede venir después. Ya decía el sabio que “otro llegará que bueno te hará”. Y mira que es difícil de superar … Y pòr cierto, 100% de acuerdo con el post.

  19. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 8:49 pm

    hola capi! estoy al 100% de acuerdo contigo, ya era hora que el pulletero programa del tomate lo quitaran,por que OHU MI ALMA LO CANSINO QUE ERA.

    por cierto cedequack: ya quisieran los directivos de los programas de television tener un profesional de los pies a la cabeza como lo es capi para llevar sus programas, lo que pasa que los que son BASURA SE JUNTAN CON LAS BASURA,OSEA PARA QUE LO PILLES MEJOR QUERIDO, LOS DIRECTIVOS QUE SON BASURA SE JUNTAN CON LOS PRESENTADORES QUE SON BASURA. CAPICHI.

    capi, que tu vales muuchiisiimoo, ya quisieran los directivos tener un presentador tan bueno y tan legal como tu.

    1 beso enorme para ti solo capi.

  20. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 9:04 pm

    El Informal, ese programa con tanto sentido del humor que tanto me gustaba.
    José Ramón, todo tiene una explicación, hombre.
    Jean Bedel, otro sabio dijo “telebasura tu puta madre” y qué? ¿hay que hacer caso a todas las frases de los sabios?😛

    ELECKTRA aparte de que juntan es con “j”, este presentador estuvo trabajando en T5. Y la “telebasura” es un término que solo existe en el diccionario.

    A mi lo que me molesta es saber que Javier Capitán ha perdido el sentido del humor, es realmente desagradable, es como si me enterase de que Mercedes Milá se hace integrandte de la cienciología, no sé.

    Un saludo y tomaos las cosas de otra forma y sed más críticos y menos aduladores, que de esos sobran.

  21. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 9:54 pm

    Hoy no estoy de acuerdo contigo, Capi. Al menos no en el grueso de tu argumentación.
    Creo que hemos de considerar que todos estos programas amarillos, rosas o rojos tienen un contenido común: la vida y milagros de personas que han hecho de la venta de sus intimidades su modo de vida. Ése sí que me parece un asunto cien por cien lamentable, sin excepciones.
    Otra premisa que hemos de considerar es que algunos programas de aspecto más fino pagan a sus invitados, lo que rebaja el nivel de bilis sobre el escenario, pero multiplica la sensación de teatro orquestado.
    Sin entrar en cuál es más lamentable (que no es cuestión de eso), yo creo que el dinero de los programas debe gastarse en pagar a su equipo, no en la creación artificial de noticias.

    Todo lo dicho no obsta, Capi, para que yo también esté por la regeneración de los medios, de la que tan necesitados están, especialmente el televisivo.

    Abrazos mackeros.

  22. 23 wallace97
    Domingo, 3 febrero, 2008 a las 9:58 pm

    Parece que se olvida que las televisiones privadas son una concesión del Estado, pero que tienen las mismas obligaciones que las públicas, como no podía ser de otra manera, pues el espectador es el mismo, y no tiene por qué haber unas normas en unas televisiones sí y en otras no por el hecho de ser públicas o privadas.
    Lo que pasa con este asunto es lo mismo que con otros muchos, que los gobiernos hacen dejación de sus funciones de control, por la sencilla razón de que forman un consorcio de hecho con los medios de comunicación, al igual que lo forman con el negocio de la construcción y ni siquiera se preocupan de ver cómo se trapichea con las viviendas de protección oficial, por ejemplo.
    Y el problema es que el ciudadano está absolutamente indefenso ante estas tropelías, pues la única forma de defenderse sería ser multimillonario para poder pasar la vida de juzgado en juzgado poniendo denuncias una detrás de la otra. Y claro, el multimillonario, lo más probable es que participe de los beneficios y prebendas de esos consorcios, y además está muy ocupado en duplicar sus beneficios.

  23. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 10:23 pm

    Está interesante la reflexión de cedequack. Está bien también que corrijas un error de elektra, pero te recuerdo que gobernantes se escribe con “b” y no con “v”. Así que seamos puntillosos con todos.

    Evidentemente el Tomate ha sido un programa de éxito en share y yo no voy a discutirlo. Ha funcionado durante 5 años y eso nadie lo discute. Sí te digo que yo no sueño con ese tipo de éxito. Tal vez pienses que mi carrera es nada comparada con los de Tomate, pero yo estoy más que satisfecho con mis 23 años en los medios de comunicación, en la que he conocido el éxito (aunque sea una aspiración onírica según tú) y hasta el fracaso, pero siempre he intentado mantener una línea de respeto hacia las personas. Hoy puedo seguir mirando a los ojos a cualquiera, otros bajan la mirada simplemente porque no pueden sostenerla.

    Yo no he perdido el sentido del humor, no te equivoques. Y sé mejor seguramente que tú, que no sé quién eres, lo que son los medios de comunicación. Que no te confundan, amigo, que no te vendan como humor lo que no son más que bajezas, insidias, calumnias, intromisiones en el honor y la intimidad. A mi ni me gusta la Pantoja, ni Encarna Sánchez, ni todos los personajes que este programa hacía jirones, pero creo que no se pueden admitir ciertas prácticas que se saltan a la torera los derechos de las personas y hasta de los muertos. Ponte por un momento en que uno de esos personajes fuera de tu familia y dime a continuación las carcajadas que te echarías. La cobardía, tan propia de alguno de los que hacían el programa, está en ese decir “te he llamado de todo, pero era broma, por Dios, si no iba en serio”. Así suelen ser los cobardes que se aprovechan de las ganas que tantos tienen de convertir en miseria la vida de otros. Yo los he tenido cerca y me divertía comprobando con mi compañero en RNE, el ciudadano García, como recogían velas al menor atisbo de problema.

    En cualquier caso, agradezco tus visitas y cuando quieras quedamos para hablar a fondo de este tema. Quién sabe, igual me convences y rectifico el post, pero me parece difícil, la verdad.

  24. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 10:28 pm

    Macmanzana, abres un interesante debate. Según parece, si alguien una vez en su vida vende su intimidad parece que ha abierto la veda de por vida. Pues bien, yo no estoy de acuerdo con ello. Llevando ese argumento al extremo, una prostituta, por ejemplo. Vendió una vez su cuerpo, ergo lo tiene que vender siempre. Yo no creo que las cosas sean así. Un famoso puede vender su boda, pero eso no quiere decir que esté obligado ya de por vida a vender el primer polvo, la ecografía del niño, su nacimiento, el divorcio… Yo no lo vendería, pero creo que tienen el derecho de decidir cuándo sí y cuándo no. No es algo de por vida. Venden, sacan un beneficio y quienes compran también. Trato cerrado. Se acabó hasta que no vuelva a haber acuerdo entre las partes.

  25. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 11:09 pm

    Totalmente de acuerdo con tu post, Javier.
    Lo que no termino de entender es cómo se atreven a decir que porqué se les critica tanto si ellos no están en horario infantil. ¿Que no…? ¿Entonces cuál es el horario infantil? Al principio en los vídeos esos del uyuyuy al menos ponían “tomatitos” en las partes prohibidas de las chicas que salían, pero últimamente ni eso. ¿Nadie persigue eso? No es que yo sea un puritano ni me escandalice por nada de eso, pero he escuchado en más de una ocasión que hay un horario de protección a la infancia que esta gente se han llevado saltando a la torera durante años.
    Y por supuesto que no canto victoria, algún otro programa del mismo estilo le reemplazará.

  26. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 11:17 pm

    Javier Capitán

    Obviamente el éxito no radica en las audiencias, sobre todo el éxito personal, pero para todo hay una explicación y por eso había dos mensajes, porque no son de la misma persona, el segundo es el mío, pero una vez registrado en WordPress es una lata deslogarse para volver a entrar…

    El fallo de “governante” también tiene su explicación, pero bueno, en qué queda esto si lo explicamos todo😛

    Y por último decir que a mí nadie me vende nada, veo lo que quiero, cuando quiero y como puedo, cosas muy variadas, desde lo que se considera socialmente cultural por la gente como Saber y Ganar hasta lo socialmente inaceptable, eso que todo el mundo ve y lo niega, como Gran Hermano.
    Y convencernos es como dar palos de ciego, es imposivle imposible. Un saludo.

  27. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 11:26 pm

    Malo eso de la doble identidad, cedequack. Lo de “governante”, además de la proximidad de la “b” y la “v” puede tener que ver, por ejemplo, con el uso del catalán, en el que se habla de “govern”. Por cierto, ahora se coló un “imposivle” que vos a corregir ahora mismo.

    Evidentemente, tienes todo el derecho a ver lo que te dé la gana. Que conste que yo no culpo a los teleespectadores del Tomate de nada, mi crítica va hacia los profesionales que lo hacen. Me gustaría que no lo viera la gente para que ese tipo de formatos no proliferaran, pero que cada cual haga con sus horas de ocio lo que le venga en gana.

    Y en cualquier caso, esto es otro debate, para mi no es lo mismo Gran Hermano que el Tomate.

  28. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 11:30 pm

    gracias cedequack por correjirme, pero ahi te demuestra que soy un ser humano,lo cual a mi no me molesta que me corrijan por que con esto aprendo y en aprender es bueno, deberias de coger anotaciones por que tu tambien te has equivocado. a mi no me gusta adular a nadie ni dar jabon, ni peloteo, lo que siento lo digo y da la casualidad que lo que a dicho capi piensa lo mismo que yo, no es lo mismo tener buen humor que tener morbo como en el programa de aqui hay tomate, por que las personas venden de su vida lo que quieran no de los demas quieran coger, para eso estamos en una democracia. cuando tu vas a un comercio a comprar compras lo que te expones, jamas vas a coger lo que esta en el almacen aunque te guste mas, pues con la vida es lo mismo, coges lo que te dan no lo demas, cuando en la vida privada se refiere, eso es la democracia o al menos se supone y para el buen humor vete a ver las chirigotas, las comparsas y los coros de cadiz, que esas no hacen daño y te diviertes.

    un cordial saludo.

  29. Domingo, 3 febrero, 2008 a las 11:33 pm

    No ha habido otro Crónicas Marcianas. Sinceramente espero que no haya otro Tomate y que se expriman la sesera para interesar al espectador sin tirar del facilón sarcasmo insidioso y barriobajero. El público pide emociones fuertes pero cuando se abusa de un formato lo advierte y al final lo castiga porque cansa y aburre. Podrían haber seguido, si, pero ya no parece buen negocio el de la vulgaridad de ese estilo, está muy visto. Hay que reinventarse y lo saben. Como en todo, la originalidad es lo que engancha pero cuando se convierte en costumbre deja de ser original.

  30. 32 daniel
    Lunes, 4 febrero, 2008 a las 12:16 am

    Absolutamente de acuerdo con usted, pendiente está una revisión moral de esta televisión que nos acompaña. Parece que la mediocridad y la doble moral ganan la batalla. En un país en el que no se premia al más inteligente sino al más listo, un país que fue cuna de la picaresca y que pone en fuga a sus cerebros…tenemos que asistir con asombro al encumbramiento de un formato creado por “marujas” histéricas y llenas de complejos. Sus presentadores no eran más que una fiel proyección de su abyecto espíritu. Y mientras algunos “ocupan el nivel de su incompetencia”, otros se desviven ingenuamente por colar un honesto formato por las televisiones de referencia sin éxito.
    Un saludo

  31. 33 Sita K
    Lunes, 4 febrero, 2008 a las 10:37 am

    Parece mentira que un tomate dé tanto de sí.Hoy estoy totalmente de acuerdo contigo en todos tus comentarios, Javier, pero, como bien dice José Ramón, creo que los presentadores ya han fichado por Antena 3, así que me imagino lo que viene… Y seguro que el piloto es record de audiencia, lo que le va el morbo a esta España.
    Me importa tan poco el tomate, por su falta de ética que no sé ni cuándo ni cómo acabó.
    A cedequak (el bueno, que esto es como lo de las Tamaras) decirle que sí hay gente que no ve ni el tomate ni Gran Hermano ni siquiera documentales sobre animales. Me enorgullezco de no haber visto en mi vida ni tres segundos de un Reality Show (de ninguno). Creo que los programas del corazón intentan cada día convertir la vida de los famosos en realities, el problema es que quieren hacerlo sin que los protagonistas cobren.
    En la Facultad de Ciencias de la Información, un profesor de ética nos preguntó una vez: ¿anunciaríais un producto que sirve para suicidarse a pesar de conocer su efecto?
    Os asombraríais de la cantidad de síes que hubo. Y ahí no había ningún jefe presionando.
    Besos

  32. 34 Sita K
    Lunes, 4 febrero, 2008 a las 10:41 am

    Sí, aunque os parezca mentira en Periodismo se dá una asignatura que se llama Ética. A más de uno le debió quedar para septiembre, y no me refiero sólo a los presentadores del telediario😉

  33. Lunes, 4 febrero, 2008 a las 1:01 pm

    Hola Capi: No sabes cuanto me alegra que hayas contestado a mi comentario.
    Ya me había alegrado leyendo tu respuesta a cedequak, porque, pensaba mientras leía, esto demuestra que lees los comentarios. Eso era algo que yo tenía en duda por la cantidad de éstos y por lo ocupado que te supongo.
    De verdad que me alegra muchísimo que emplees parte de tu tiempo en leer las chorradas que colocamos, tan por debajo de tu nivel. Yo al menos lo hago, entre otras cosas, con la sana intención de que se me pegue algo de ti.
    En cuanto al tomate, lo único que he pretendido es añadir premisas a una argumentación, la tuya, que me pareció muy correcta, pero incompleta. Quería sumar uno o dos elementos más al embrollo.
    Oye, Capi, que gracias de nuevo. Que te juro que me has hecho el hombre más feliz del mundo.
    Abrazos mackeros.

  34. Lunes, 4 febrero, 2008 a las 1:18 pm

    Por un lado creo que las televisiones dan lo que la gente quiere ver y en último lugar es el espectador el que tiene la decisión de cambiar de canal y ver lo que le apetezca. El problema es que se permita según que cosas en según que programas. Puede que lo que haga el tomate no esté bien, pero mientras la gente lo vea y nadie les ponga freno ¿Para que dejar de hacerlo? Es igual que los niñatos que graban las carreras de coches-motos por vías públicas. Lo que hacen no está nada bien. Pero mientras no los pillen y la gente se descargue sus vídeos de youtube van a seguir haciéndolo. Lo mismo que el tomate.

    Los presentadores no se puede escudar en “yo soy un mandao” si no estas de acuerdo con algo, no lo hagas, nadie te obliga.

    Respecto al “horario infantil” yo creo que por una parte es la imagen que quiera dar cada cadena. Pero los padres deberían supervisar lo que ven los niños y no debería ser problema de las cadenas el poner según que cosas a según que horas. Eso deberían controlarlo esos padres que abandonan a los niños al cuidado de la niñera pasiva (alias TV).

    Pero no os equivoquéis, no estoy defendiendo al tomate, ni os imagináis lo que me alegro de que se acabe. Pero creo que gran parte de la culpa es del espectador por verlo, no de la cadena por emitirlo.

  35. 37 Sonia
    Lunes, 4 febrero, 2008 a las 1:21 pm

    ¿Sabes que es lo peligroso de la telebasura, Javier? Que a determinados personajes que se las dan de listos y que piensan que eligen por voluntad propia, les van “comiendo el coco” sin que ellos sean conscientes de ello. Es como una droga de la que no puedes prescindir, que crees que te divierte, te pone a tono, cuando en realidad lo que hace es enganchante y empobrecerte como persona para no saber distinguir más entre el humor y la capacidad que tienen algunos de reirse de los problemas y desgracias ajenos. A mí ya no me importan esos individuos, tanto los que montan el barullo como su audiencia. Si quieren seguir por ese camino, que lo hagan, allá ellos. Mientras haya personas como tú y otros colegas respetables que sepan los que es el verdadero periodismo, los demás, los que no pertenecemos a esa audiencia, podremos al igual que tú sostener la mirada, con nuestras debilidades pero con dignidad… Por cierto, a ti no te falta nada de humor, es solo que eres muy consciente de que hay temas que uno no puede tomarse a la ligera, porque ante todo eres persona, y es que esa palabra, para algunos, no es nada facil de entender ni de asimilar.
    Respecto al éxito o al fracaso, creo que el verdadero éxito en la vida esa aprender de los errores y remontarse uno con coraje ante las nuevas expectativas(como tú sabes hacer). No cambies, eso sí que sería un grave error. Besos. Sonia
    PD: en caso de errores ortográficos, me disculpo…

  36. Lunes, 4 febrero, 2008 a las 3:29 pm

    Magnifico post… creo que, con tu permiso, voy a citarte en mi blog

  37. Lunes, 4 febrero, 2008 a las 5:32 pm

    Hoy en laSexta nuestro gran amigo, amigo de Florentino, colaborador y tras las cámaras del Informal ocupaba su tiempo en presentar los perfiles de los colaboradores y presentadores (curioso que Carmen Alcayde sea presentada como copresentadora y me alegro porque eso indica que sólo vieron el primer año de vida del tomate cuando parecía que estaba de pego y que opinan sin saber) después de su vida “tomatera”.
    Me pregunto si Se Lo que Hicisteis algún día llegará a poder vivir sin el tomate que después de muertos los resucitan… si es que aquí con tal de hablar, pero al final en la TV muchas cosas son divertidas, todos hacen lo mismo, es decir, trabajar, que algunos sabemos bien lo que es empezar a las 3 a trabajar y salir a la 1 de la madrugada de la tele.
    Mi más sincera felicitación a todo el sector, sobre todo si tenemos en cuenta que existen señoras como esta cuya entrevista pongo en el link y que se dedican a falsear las audiencias de TV, aunque conste que me parece una impostora de mucho cuidado.

    LINK ENTREVISTA FALSEO AUDIENCIAS

    No tiene desperdicio. Un saludo y perdón por los errores gramaticales😛

  38. Lunes, 4 febrero, 2008 a las 5:55 pm

    Dijeron hace poco, en los últimos programas del tomate, cuando empezaron a rememorar, que buena parte de los periodistas del corazón se sentían “obligados” a ver el susodicho programa, porque era su principal fuente de noticias.
    ¿Que ocurrirá ahora entonces? Ellos lo tendrán más difícil (supongo), pero no sólo afectará a los periodistas, sino que a buena parte de los programas de corazón en general, ya que el tomate hacía parte del trabajo al mostrar las noticias más morbosas.
    A mi también me gustaría saber cuál será el tema de conversación ahora en “Sé lo que hicisteis…”, a lo mejor hacen un programa sin voz, o sin tema de conversación para pedir que vuelva. Aunque sinceramente, por lo menos ellos se meten con la gente, pero no creo que lleguen a hacer daño, al menos hasta el punto en el que lo hacía el tomate, ya que ellos eran morbosos hasta la crueldad.

    Comentarios aparte, Capi, menos mal que encontré este blog. Me gusta tu punto de vista sobre las cosas, de veras😉

    Un saludo

  39. 41 elmonoloco
    Lunes, 4 febrero, 2008 a las 6:18 pm

    Al final el público no tiene la culpa de la subsistencia de estos programas basura. Que somos unos borregos y nos comemos lo que nos echen, la gran mayoría, pero seguro que si desapareciesen todos esos programas chabacanos seguro que rápidamente nos acostumbraríamos, y a otra cosa mariposa.

    Lo que es asqueroso encima es que la desaparición del Tomate sea noticia hasta en los telediarios y periódicos. Parece que a algunos se les va la vida en ello. O quizás es que no saben hacer más mierda que esa y tienen miedo de desaparecer de pantalla. Los productores televisivos, los guionistas de TV, etc ¿a qué se dedican?, ¿De donde sacan sus brillantes ideas?.

    http://elmonoloco.wordpress.com

  40. 42 elblogmasfeo
    Martes, 5 febrero, 2008 a las 3:20 am

    POR ESO YO TIRE MI TV POR LA VENTANA

  41. Martes, 5 febrero, 2008 a las 4:22 pm

    Pienso lo mismo que dices, capi. Es más si los muertos de los que hablaron resucitarán ya se enterarían bien los del tomate. Todos tenemos nuestros defectos y nuestras virtudes. Es verdad que los famosos venden “exclusivas” o permiten fotógrafos y entrevistas en sus bodas, pero bien que también es cierto que no hay derecho a que los graben en plan paparazzi (reduciendo su intimidad al precio de “gratis”) y además se burlen de lo que estén haciendo en ese instante. Joder, no tienen ser perfectos las 24 horas del día, eso agotaría a cualquiera y sería de lo más inhumano.

    Por otro lado, siempre nos estamos quejando del morbo por el que la televisión se guía. Pero hay que ver que vemos programas de televisión que no nos gustan sólo porque “No hay nada que ver en ese momento.” Si en ese instante en el que no hay nada pusiéramos el dvd o leyéramos o hiciéramos cualquier otra cosa, yo creo que los que llevan ese mundo se coscarían. Aunque también puede pasar que no se cosquen y pongan programas peores para atraer a la poca audiencia que queda, para así que no se la lleve la competencia. Vamos no sé yo como se lleva el royo ese de las audiencias en televisión, pero la verdad que cada vez creo más en la última cosa que he razonado (es más en este último caso sería que la audiencia se razona por tantos por ciento, siendo el 100% el número de la gente total que ve la televisión).

    Un saludo.

  42. 44 Andrés-Segundo
    Jueves, 7 febrero, 2008 a las 4:42 pm

    Antes tenía casi la seguridad que cuando hablaban de niveles de audencia era más falso que el beso de Judas y ahora gracias a tu link, cedequak, desparece el casi. ¿Ya no está el tomate?, jajajaja…me rio de lo único que he visto respecto a ese programa en “se lo que hicisteis” de la sexta,…(y antes de continuar para que nadie se moleste:
    Diccionario de la Real Academia Española
    marica.
    4. m. coloq. Hombre homosexual)

    … un marica borracho enseñando el culo.
    Javier, comparto tu ideología sobre el respeto a la intimidad de las personas y la integridad moral sobre las acciones, pero chico, todo tiene un precio, que me ajusten el mio e iré a verte en un porche con llantas de oro macizo.
    Elblogmasfeo, estaría rota la tele.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

febrero 2008
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana on Odio el calor
lola on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux on Luis escritor
wallace97 on Y si…

Visitas desde el inicio

  • 544,033 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: