13
May
08

La foto de la poligamia

La Vicepresidenta Primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se hizo una fotografía durante su estancia en Níger con un encargado de una fábrica de un empresario español y su familia. Aquella fotografía ha dado lugar a muchos comentarios, por cuanto, el hombre en cuestión es polígamo y algunas de las mujeres a las que De la Vega saludo creyendo que eran sus hijas resultaron ser sus tres esposas.

 

Posteriormente, De la Vega ha dicho sentirse horrorizada por la situación de esas mujeres, que entiende como un drama, como algo que le produce un rechazo total. Muchas veces, cuando he escuchado a su jefe, el Presidente Zapatero, hablar de la tan cacareada alianza de civilizaciones me he preguntado sobre situaciones similares a esta. ¿Debe esa alianza mirar hacia otro lado ante situaciones como esta? ¿Debemos aceptar como normales ciertas formas de proceder que se dan en muchos países y que yo encuentro en las antípodas de nuestros valores? 

 

Nuestras sociedades, con todos sus defectos, que son muchos, se han ido construyendo a partir de la lucha de muchas generaciones, que poco a poco consiguieron avanzar en sus derechos, muchas veces a ritmos desiguales, muchas veces con grupos sociales a los que les ha llegado más tarde ese avance, pero creo que, por mal que lo hayamos hecho, por mal que funcione el sistema, somos unos privilegiados en cuanto a los derechos que tenemos reconocidos.

 

Convivimos con países en los que esa lucha casi ni se ha iniciado, con entramados sociales anclados en un pasado remoto, en los que son enormes los colectivos sociales que viven de espaldas a sus derechos, algo que, en muchos de esos países, afecta y de manera vergonzosa a las mujeres. ¿Qué tipo de alianza cabe en esos casos? ¿Debemos aceptar esas situaciones? ¿Debe nuestra moral aceptar excepciones porque practiquen otras religiones o porque tengan otras costumbres?

 

Yo creo que no y por eso estoy de acuerdo con lo que dice la Vicepresidenta. Porque creo que hay que acabar con esas situaciones, porque creo que esos millones de mujeres que viven subyugadas, como viven también millones de hombres en esos mismos lugares (en un escalón más alto seguramente de la escalera de la humillación), merecen sentirse tan dueños de su vida como nos sentimos nosotros, por mucho que que esa sensación pueda ser un engaño. Benditos nuestros espejismos, benditas nuestras tragedias cuando las comparamos con lo que vemos por esos mundos.

 

No se trata de creerse superiores, nos se trata de pensar que somos mejores, pero sí se trata de defender unos valores que forman parte de la herencia que nos han dejado nuestros mayores. Ellos lo consiguieron para nosotros, para que siguiéramos avanzando. Nunca sabremos lo que les debemos, porque nunca hemos vivido ni la milésima parte de la paupérrima consideración que se tiene por millones de seres humanos. Nada de lo que disfrutamos ha sido gratis el respeto naïf hacia quienes no respetan los derechos de las personas no es respeto, es debilidad en la defensa de quienes no disfrutan ni de la versión más censurada de la libertad.

P.D. Este post ha sido escrito del tirón, en menos de diez minutos. Luego no lo he leído. Ha salido así, no sé como. Mañana lo leeré con calma, si puedo. Pero más importante que mi lectura es la vuestra y vuestros comentarios.

Después de leer algunos comentarios, he decidido incluir un video con declaraciones de Maria Teresa Fernández de la Vega por intentar centrar un poco más la discusión.


32 Responses to “La foto de la poligamia”


  1. Martes, 13 mayo, 2008 en 12:29 am

    Me ha encantado, la verdad es que tienes toda la razón.

    El respeto a los demás no implica el respeto a cultos o ideologías que desprecian la vida, en el sentido que sea. Con la excusa de que hay que respetar la fe de todo el mundo, muchas organizaciones justifican todo tipo de actos. Como bien dices vivimos en una sociedad privilegiada por los derechos que tenemos reconocidos, creo que nuestra obligación es la de ayudar a aquellas personas que por desgracia padecen estas increibles injusticias.

    Un saludo, me gusta mucho tu blog.

  2. Martes, 13 mayo, 2008 en 12:53 am

    Pues vaya, parece que lo que más le horroriza a la Vicepresidenta es que la foto le haya salido rana. ¿Es que acaso si hubiesen sido sus hijas y no sus esposas hubiera ésto indicado que gozarían de más derechos o que serían más libres? Que se sepa de la relación polígama de ese señor con esas otras señoras pondrá de manifiesto según qué cosas, pero nada más. Parece evidente que a la Vicepresidenta la situación personal de las mujeres con las que se fotografía se la traía al pairo antes, cuando la ignorancia la mostraba como “propaganda de la buena”; ahora que es “propaganda de la mala”, pues claro, “horroriza”.

  3. Martes, 13 mayo, 2008 en 1:20 am

    Cada pueblo y cada cultura tiene sus tradiciones y sus costumbres, y éstas han ido arraigándose a lo largo de los años, condicionadas principalmente por su entorno y por las habilidades/capacidades de estos para adaptarse y sobrevivir en él.

    Si un pueblo es incapaz de sostener un sistema ecónomico como el nuestro (por el motivo que sea, ya sean dictadores, extremistas, terroristas o simplemente por una cuestión cultural), creo que la mejor forma de ayudar no es intervenir o por lo menos no directamente, ya que éstos deben ser capaces de elegir su camino.

    La clave estaría en ofrecer un acceso libre y gratuito a toda la cultura de la que disponemos hoy en día (que gracias a Internet, cada vez es mayor), solo de esa forma podrían aprender a solucionar sus problemas y a evolucionar hacía una sociedad más avanzada. Pero… ¿Cómo? Si en muchos pueblos está prohíbido que las mujeres tengan acceso a la educación, y la educación (poca) que reciben los hombres está tan “adulterada” que creen a pies juntillas que las cosas son como son y que no deben cambiar…

    Creo que este tipo de situaciones nos revuelven las tripas a todos, porque nos hacen pensar en lo afortunados que somos nosotros y lo desgraciados que son otros, pero también creo que intervenir de forma directa sobre las costumbres de un pueblo ajeno al nuestro es un error.

    ¿Podemos solucionar los problemas de unas personas que viven en un entorno que no conocemos?

    ¿Podemos resumir los puntos clave de la evolución de nuestra cultura, desde la grecia antigua hasta la “era de la información”, pasando por el medievo, el renacimiento, varias revoluciones populares, varias guerras mundiales y varias guerras civiles? No sé, pero me suena al Monopoly, “Avanza hasta la casilla 21 sin pasar por la casilla de salida”.

    Además, creo que por ahora nuestra influencia sobre las sociedades “menos avanzadas” (por decirlo de alguna forma) no es la más acertada.

    “¡Oh! Pobres indígenas… yo, el hombre blanco, tengo la solución a vuestros problemas ¡tomad! un montón de AK-47’s, la formula de la Coca-Cola y un par de tanques que me sobraron de la Guerra Fría, si no sabéis leer el manual de instrucciones no es mi problema”.

    Creo que este tema es tan grave, cómo difícil de resolver…

    …y lo siento por el tostonazo tan largo que he puesto.

  4. Martes, 13 mayo, 2008 en 1:33 am

    Amén.

    He leído tu entrada de hoy asintiendo todo el rato con la cabeza. Yo no hubiese sabido expresarlo tan bien pero estoy totalmente de acuerdo con lo que has escrito.

    Saludos.

  5. 5 Uno mas
    Martes, 13 mayo, 2008 en 3:08 am

    Siento discrepar contigo esta vez,

    Lamentablemente no veo en tu entrada nada que podamos decir en contra de la poligamia.. que en el fondo es por lo que nuestra ministra se ha sentido horrorizada, no ha hablado en ningún momento (tampoco he seguido profundamente la noticia) de que estas mujeres estubieran subyugadas ni sometidas ni esclavizadas..

    Además me cabe la dudad de ¿cuando nuestros mayores nos libraron de la tirania de la poligamia/poliandria?.

    Yo sencillamente la clasificaria como una constumbre de determinadas colturas (y en nada comparable a temas de mutilación corporal, humillación de una de las partes o mal trato implantado en la sociedad). Nos gusta imponer nuestra visión del mundo (judeo-cristiana) y considerar todo lo que no se ajusta a ella como algo aborrecible y que, o ignoramos (como nos gusta eso) o somentemos (eso nos gusta aún mas).

    Bastante daño, bastantes enfrentamientos han causado las luchas por ideas sin la mayor importacia.. como esta.

    Gracias

    PD: por cierto.. soy monogamo.

  6. Martes, 13 mayo, 2008 en 8:47 am

    Pues para haberla escrito de tirón, no se me ocurre nada que decir, querido capi… sin mas.

    De acuerdo contigo y con la vicepresidenta.

    Besicos

  7. Martes, 13 mayo, 2008 en 9:41 am

    Uno mas, si has entendido que mi comentario tiene como objeto criticar el hecho concreto de la poligamia, entonces es que mi decisión de no releer el texto antes de colgarlo ha sido equivocada, porque, el objeto del comentario va mucho más allá de este aspecto concreto. Este no es un post contra la poligamia, es un post contra el sometimiento y la subyugación de las personas en el sentido más amplio, de la incapacidad para decidir sobre su futuro en el que viven millones de mujeres (y hombres) en este mundo, en el que bajo la excusa de creencias y tradiciones se fomentan situaciones de permanente injusticia.

    No tenemos que ir por el mundo de salvadores, no tenemos que ir imponiendo ni democracias de la señorita Pepis ni nuestros esquemas sociales, pero sí tenemos que salir en ayuda de todo aquel que está sometido. Ni es fácil ni sé cómo hacerlo.

  8. Martes, 13 mayo, 2008 en 9:44 am

    Pues soy de la misma opinión que Uno mas. ¿Que derecho nos da a decir que nuestras costumbres son mejores o peores que las de las antípodas de nuestro mundo? Hubiese entendido la posición de la Vicepresidenta en caso de saber que esas mujeres no tenían libertad, ¿pero es que acaso tenían más por ser las “hijas” en lugar de las esposas? No lo entiendo.

    Saludos.

  9. Martes, 13 mayo, 2008 en 10:07 am

    Acabo de incluir un video que tal vez nos ayude a centrar más el asunto. Atatiwa, aquí no se trata de costumbres mejores o peores, aquí de lo que se trata es de valores y de dignidad de las personas. No se trata de que la poligamia sea una costumbre, se trata de que es una manifestación más de la subyugación de las mujeres en una sociedad que las mantiene, en muchos casos, como ciudadanas sin derechos.

    Mis costumbres no son mejores ni peores, pero yo sí me atrevo a defender algunos valores de nuestra sociedad, que están en nuestra Constitución y que creo merece la pena luchar pon conservarlos-

  10. 10 wallace97
    Martes, 13 mayo, 2008 en 10:46 am

    Estoy de acuerdo con Psicopanadero, Aitor y Uno mas. Y con Capi en lo que se refiere a la denuncia de cualquier sometimiento, pero en todo esto lo primero que me salta a la vista es una gigantesca hipocresía, producto del hecho de que aún siendo deseable e inevitable la globalización, es para el mundo actual como un master para un recién nacido. No estamos preparados todavía. Los intentos hacen agua por todas partes, pues los desajustes son inmensos, tanto como las injusticias que nuestro mundo “civilizado” va sembrando por esos terceros mundos. Por cierto, ¿dónde está el segundo mundo? Quizá habría que crearlo de una puñetera vez y juntarnos allí el primero y el tercero, ¿no os parece?
    Y de los sometimientos y “libertades”, también deberíamos echar una ojeada en nuestro entorno más cercano, no nos daría la risa de la autocomplacencia, ni mucho menos.

  11. Martes, 13 mayo, 2008 en 10:50 am

    Me preocupa que alguien que tanto ha hablado de Alianza de Civilizaciones pueda sentirse de pronto “horrorizada” al encontrarse en compañía de un polígamo. Eso puede llevarnos a pensar que, por ejemplo, no había pensado suficientemente sobre cuál era el punto de partida de las civilizaciones con las que pretendía aliarse. También podría darnos a entender que su Alianza de Civilizaciones es, en realidad, un intento de imponer nuestros valores en esos países, con lo que yo estaría de acuerdo, pero creo que no es lo que nos han intentado “vender” al respecto.

    En cualquier caso, me da la sensación de que a esta señora le gusta África sólo cuando hay bailes y trajes típicos de colores vistosos. La realidad diaria, en cambio, la “horroriza”. ¿Política exterior o excursiones Lonely Planet?

  12. 12 kuper
    Martes, 13 mayo, 2008 en 10:50 am

    Pues yo, al igual que Uno Mas y Atatiwa, esta vez no coincido contigo Capi.

    Nuestra constitución sirve para nuestro país, no sirve para el resto del mundo, y si, me alegro mucho de vivir en donde vivo (a veces) y de distrutar de una supuesta mejor “calidad de vida” que el resto, pero eso no me da derecho a pretender que el resto sean como yo o como nosotros. Su religión se lo permite, sus costumbres se lo permiten…es mejor su dios que el nuestro? y si su religión es la válida y nosotros los equivocados? tal vez a ellos les parezca igual de horrible tener sólo una esposa…no se, no es comparable con otras prácticas como bien decía Uno Mas (ablación…) pero son costumbres como mínimo respetables, y son bastante mas horribles muchas cosas que pasan en este pais amparadas por su magnifica constitución y sus mejores costumbres y nadie se horroriza tanto, que no creo que seamos un ejemplo de casi nada, por lo menos de nada bueno ni importante. Esto de horrorizarse desde la mediocridad y ver la paja en el ojo ajeno se les da muy bien a nuestros dirigentes, sean quienes sean, que yo ya aparte de ser apostata ya me apetece borrarme de casi todo.

    Me voy a tomar un café a ver si me relajo ;), estais todos invitados.

    Saludos Capi y demás blogueros

  13. 13 d
    Martes, 13 mayo, 2008 en 11:31 am

    Esta fiebre evangelizadora tan políticamente correcta huele a chamusquina. Como ha dicho Aitor no podemos saltarnos pasos y cambiar la historia y sobre todo la vida normal de ningún pueblo. A Irak ha llegado la democracia de golpe y porrazo ¿y ha sido bueno?. Ya sé que es un ejemplo que no es muy sostenible pero no se me ocurre otro. Bueno, sí, el descubrimiento y colonización de América, la “conquista del Oeste”, etc. El tiempo y la cultura lo cambia todo, pero evangelizar prohibiendo y legislando no interioriza dichos cambios, sólo sirven para la “foto”. Como no te creas lo que haces tarde o temprano dejarás de hacerlo. Imponiendo se tarda mucho más en cambiar.

  14. Martes, 13 mayo, 2008 en 11:40 am

    Estoy parcialmente de acuerdo contigo, pero no del todo. Nuestros valores son nuestros, fruto de una evolución cultural propia de nuestro entorno. Tratar de imponerlos (porque lo que no se consigue por voluntad propia se impone) no es la respuesta. Tratar de educarlos en nuestros valores tampoco. Ellos y sólo ellos deben avanzar hacia donde quieran, que para eso son o deberían ser pueblos soberanos, si es que les interesa serlo algún día. Otra cosa distinta es que nuestra sociedad les permita sus costumbres o sus valores. Eso sí que no. Igual que no estoy a favor de imponerles nada, me molesta sobremanera que aquí tengamos que acatar sus costumbres. Si les gustan las nuestras bienvenidos. Si no, ya saben dónde tienen la puerta.

  15. Martes, 13 mayo, 2008 en 12:29 pm

    Me temo que, por una vez, tengo que discrepar totalmente.

    La poligamia, como tal, no tiene implicaciones de ningún tipo (en ninguna de sus variantes, poliginia, poliandria y poliamorío). La poligamia, como tal, está dictada por cuestiones sociales o de necesidad y durante mucho tiempo fue la norma, no estableciendose las relaciones monógamas hasta que se inventaron nuestros valores morales actuales.

    Dejemos una cosa clara, porque se pierde en las leyendas urbanas: La poliginia (la que nos atañe aquí) a quien conviene es a las mujeres, no a los hombres. La poliginia asegura que los hombres con mayor poder se quedan con las mejores mujeres, las que a su vez aseguran su continuidad genética con los mejores especímenes.

    Una cosa, total y absolutamente diferente, es que esa poliginia se haga bajo temas de negociación entre familias, con menores de edad y donde la mujer no es más que un objeto de trueque y negociación.

    Esto último no tiene ninguna relación con la poligamia y no deberían mezclarse las cosas.

    Nos podemos quejar de que una cultura trate a CUALQUIER persona como un objeto. Lo que no nos podemos quejar es que se casen diferente que nosotros. Hay muchas culturas donde no hay poligamia pero las parejas monógamas son compradas o negociadas (algo común hoy en día en Asia y entre familias acomodadas occidentales).

    Quejarnos de que la poligamia representa una subyugación es dejar que nuestros prejuicios morales dicten nuestras valoraciones de lo que nos es diferente.

    Es la primera vez que discrepo con el capi, pero me ha parecido que esta pelota ha salido por mucho del campo.

  16. 16 JP
    Martes, 13 mayo, 2008 en 12:36 pm

    El tema es complicado, cómo conjugar los derechos con las culturas de diferentes civilizaciones.

    Saludos,
    JP

    Historias de JP

  17. 17 Sonia
    Martes, 13 mayo, 2008 en 12:50 pm

    Querido Javier: entiendo tu comentario como una crítica a la subyugación en especial de la mujer. La poligamia en sí, si fuese tanto para hombres como para mujeres, con los mismos derechos y obligaciones, y siempre bajo el respeto, que muy a menudo no se establece en esos países (tampoco nos quedamos cortos con nuestra violencia de género “monógama”. creo que estamos a la cabeza de Europa), no sería una razón a mi modo de ver de crítica. Las religiones y con ellas la moral que estas imponen son las que han impuesto las pautas para una sociedad tal como la conocemos. Los hombres y mujeres no somos por naturaleza monógamos. Es en protección de la familia que se ha establecido así. Pero me ha encantado tu escrito y entiendo lo que nos has querido transmitir. Tendrías que haber estudiado filosofía, hubieses sido tan convincente como con económicas. Yo tampoco estoy a favor del sometimiento de cualquier ser humano, en nuestro país o en el que sea. Besos para ti y saludos a los demás.

  18. Martes, 13 mayo, 2008 en 3:58 pm

    Sonia (y por extensión Javier): Totalmente de acuerdo, visto así.

  19. Martes, 13 mayo, 2008 en 7:41 pm

    Me imaginaba que se enfocaría por ahí, que son culturas diferentes y que ninguna es mejor que otra. Pues para mí no es así, en las sociedades occidentales tenemos una serie de derechos y libertades adquiridas que en otras sociedades con otras costumbres no han alcanzado todavía. Y entiendo a la vicepresidenta cuando se horroriza ante un hombre este casado con varias mujeres pero lo que más me sorprende es que se trate de justificar esta discriminación, para mí más que clara, de las mujeres, con lo de que son otras culturas, ni mejores ni peores que la nuestra. Niego la mayor, nuestra sociedad, con los muchos defectos que tiene, es más justa y garantista que pongamos, la nigeriana.

    De todas formas el sometimiento al hombre de sus mujeres es sólo la punta del iceberg. Y que no me digan que no están discriminadas estas mujeres en estas sociedades porque me entra la risa. Lo que más me sorprende de todo es que la gente más progresista o la que dice ser más progresista es la que trata de justificar estas injusticias. Yo creo que hay que intentar acabar con cualquier tipo de discriminación, lo que no sé es como hacerlo. Pero una pequeña forma que sí está en nuestras manos me parece que es denunciando los casos de discriminación, como éste del que hablamos, y no justificarlos.

  20. Martes, 13 mayo, 2008 en 8:09 pm

    Me alegro de que haya confrontación de opiniones en estos comentarios. Lo que me sorprende es que haya tantos comentarios que insistan en el tema de la poligamia, que, insisto, para mi no es lo sustancial de lo que planteaba en el post. Me parece muy bien tanto respeto a otras culturas como se menciona en muchos comentarios, no tengo nada que objetar siempre y cuando estén garantizados los derechos fundamentales de las personas. Si no es así, que me perdonen, pero para mi están siempre por encima esos derechos fundamentales.

  21. Miércoles, 14 mayo, 2008 en 10:29 am

    Doctor Fronkonstein: Cuidado. Estás cayendo en el usualmente erróneo supuesto de pensar que tu cultura, por ser tuya, es mejor y más avanzada. Ese tipo de cosas tal vez se piensen internamente pero nunca aguantan un escrutinio dedicado y suelen ser sólo una forma inconsciente de sentimiento de superioridad.

    Te podrá entrar la risa o no, pero sólo es cuestión de informarse y aprender.

    Capi: A lo mejor la insistencia viene porque, sin importar las explicaciones, continúa pareciendo que “Poligamia” y “Discriminación hacia la mujer” se están manejando como conceptos unidos. Es precisamente esto lo que está planteando mas discusión y no tanto cualquier otra cosa.

    Mientras se mantenga el supuesto que ambas cosas están relacionadas (cuando no lo están, siendo las dos cosas características no interdependientes entre sí de una cultura diferente) entonces no puede haber acuerdo.

    Yo, por ejemplo y como he dicho, estoy en contra de la discriminación ante la gente (me trae bastante sin cuidado si la discriminación es hacia la mujer, edad o raza y aún menos cuidado me provoca si es positiva o negativa, estoy en contra). Como tal el que una mujer sea negociada o comprada para ser esposa de alguien más me parece despreciable, repudiable y completamente criticable.

    Pensar, sin embargo, que la poligamia tiene alguna relación con lo anterior es ser ingenuo y abrazar la desinformación. La poligamia es una costumbre que no es ni positiva ni negativa en sí misma. Existe como poliginia y como poliandria y existe en culturas y religiones que no tienen ningún tipo de discriminación específica hacia sus partes.

    La poligamia, además, es el estado natural humano. Esto es algo demostrable científicamente y está ampliamente documentado. La monogamia es un invento del hombre (macho) para asegurarse pareja. La discriminación, por sorprendente que nos pueda parecer a nuestra cultura post-religiosa, existe hacia la mujer en obligarle a no compartir a los machos preferibles de la especie.

    El único beneficiado en la monogamia es el hombre, que se asegura pareja. Dos minutos de análisis lo dejan claro al que esté dispuesto a cuestionarse lo que cree con las mismas ganas que está dispuesto a cuestionar lo que creen los demás.

    De la Vega NO TIENE RAZÓN. La poligamia no es un estado discriminatorio en sí mismo. Pensar que lo es no es más que un prejuicio ante lo moralmente inaceptable en la cultura propia y no importa cuántos golpes de pecho nos demos pensando que tenemos la razón la realidad es que nuestros valores morales no los escogimos nosotros y no son inherentemente superiores.

  22. 22 Trini
    Miércoles, 14 mayo, 2008 en 11:45 am

    Lo siento, pero yo sí creo que hay valores superiores a otros, y por ende, costumbres inocuas en tanto en cuando no atentan contra los derechos humanos (la Declaración Universal de los Idem es un buen punto de partida para empezar a hablar) y otras que, por muy idiosincráticas que sean, no merecen ningún tipo de respeto. Permítanme la ironía, pero no es lo mismo celebrar el solsticio de verano yendo a coger el trébole que rebanando el gaznate a un par de mancebos de buen ver. Y en cuanto a la poligamia, me parecerá estupenda cuando coincidan como sistemas legales en los mismos países la poligina y la poliandría, eso sí, entre adultos que puedan elegir cómo casarse, si es que quieren hacerlo.

  23. 23 wallace97
    Miércoles, 14 mayo, 2008 en 11:48 am

    Eduo, mis felicitaciones. Se podrá estar o no de acuerdo en todo o en parte, se podrá buscar o no documentación que avale o contradiga algo o la totalidad de tu exposición, se podrá añadir algo o no a lo dicho, pero hay una cosa que es indiscutible: razonas y tienes sentido común. Enhorabuena.
    ¡Ojo!, mejorando lo presente, que no es moco de pavo.

  24. 24 Andrés-Segundo
    Miércoles, 14 mayo, 2008 en 11:56 am

    El paroxismo del ser humano no tiene límites. Oblación, autoflagelacón, automutilación, suicidio religioso…cualquier tipo de subyugación del ser humano por cualquier ente, creencia religiosa ó código de leyes, es repulsivo, inaceptable y abominable, esa es mi creencia religiosa y social sin paliativos.Las culturas ó sociedades que permiten y practican atrozidades contra el ser humano, amparadas en sus creencias religiosas y en sus códigos de leyes. allá ellas y sus ciudadanos, es asunto de ellos, siempre y cuando sus acciones no repercutan en mi modo de vida ó en el de mis allegados. ¿Sus mujeres quieren iniciarse en “el cuello de jirafa” desde los cinco años de edad?, pues muy bien, si se parten la columna vertebral es asunto de ellos. ¿Sus hombres practican la poligamia con ó sin el consentimiento de esas mujeres? cojonudo. ¿Una persona muere por negarse a una transfusión sanguínea? peor para ella. ¿Ese tio se está autoflagelando hasta desangrarse? jo, cuanto color rojo. ¿A las niñas les estirpan el clítoris? oh que pena. ¿Las mujeres van con un saco para no ponerse morenas? pues que saco tan bonito.
    La lotería de la vida me ha tocado y por eso vivo en una sociedad occidental de Europa.

  25. Miércoles, 14 mayo, 2008 en 1:43 pm

    @eduo,

    Esta bien, aceptamos barco. La poligamia no es un estado discriminatorio en sí mismo. Vale. A mí me parecería así si convivieran en una misma sociedad poliginia, poliandria y varias mujeres con varios hombres o lo que sea, me da lo mismo, libremente y entre adultos cada cual que haga de su capa un sayo. Mientras en una sociedad, el caso que nos ocupa la nigeriana, sólo exista en un sentido: varias mujeres casadas con un sólo hombre, es discriminatorio en esencia porque se da a la inversa. Creo que es de cajón, pero parece ser que no.

    Pero bueno, es igual, si es que ese no es el tema principal. Os estáis quedando con la anécdota de lo de la foto y el debate no es si la poligamia, en este caso poliginia, es o no una forma de discriminación, la cuestión de fondo es si debemos de considerar aceptables costumbres, no exclusivamente la poligamia, que chocan con los valores de igualdad y justicia que creo que se dan en las sociedades occidentales y en otras, por desgracia, no.

    Un saludo.

  26. Miércoles, 14 mayo, 2008 en 1:45 pm

    Donde pongo “es discriminatorio en esencia porque se da a la inversa” quería escribir “es discriminatorio en esencia porque no se da a la inversa”.

  27. 27 wallace97
    Miércoles, 14 mayo, 2008 en 4:39 pm

    ¿Deben o no intervenir los gobiernos en negociaciones públicas o privadas con otros gobiernos o empresas de países en los que no se respetan los derechos humanos?
    Si la respuesta es no, ¿qué pintaba Mª Teresa Fernández de la Vega mezclada en el asunto de las chufas? ¿Si no se hubiera hecho la foto no se hubiera horrorizado? ¿sabía Mª Teresa cuántas mujeres de las 500 que trabajan para Ramón Carrión comparten marido? ¿Le importaba algo ésto, o es que no sabía que en Níger existe la poligamia?
    Yo entiendo que la respuesta de la vicepresidenta hubiera sido que sí, pues lo ha hecho, independientemente de la foto, lo mismo que Leire Pajín y Bibiana Aído.
    Y si no sale a la luz por la anécdota de la foto, todo hubiera seguido su curso y ni nos hubiéramos enterado, como en tantas y tantas ocasiones, incluso con asuntos de más directa implicación y flagrante ilegalidad como es la venta de armamento.

  28. Miércoles, 14 mayo, 2008 en 10:50 pm

    Doctor Fronkonstein: Pero es que ese es mi punto. Hay poliandria y hay poliginia. En la vida real se dan ambos casos (no, acepto, con la misma frecuencia, por mucho).

    Se da menos la primera que la segunda porque, evolutivamente, la segunda es más conveniente que la primera.

    El problema es que asociamos la poligamia con una discriminación (y no insistamos en que ese no es el punto porque esa es la raíz de esta discusión y decir que es otra es asumir que esta premisa, la que la inicia, es cierta en principio) cuando no tiene nada que ver una cosa con la otra.

    Hay discriminación de forma independiente a la poligamia y hay la misma discriminación en países que practican la poliginia que en los que la monogamia es la regla común. Seguir asociando una cosa con la otra es tendencioso y manipulador.

    Podemos discutir la tolerancia ante costumbres diferentes (insisto, “inferiores” nos da una superioridad falsa) y podemos dibujar líneas imaginarias de límites aceptables. Esto es válido si bien subjetivo e igualmente irrelevante (nuestro desprecio no afectará sus costumbres) como “yo respeto mientras no haya violencia” o “yo acepto las costumbres mientras no violen los derechos de nadie” pero eso es otro tema. Insistir en que es de eso de lo que va el tema de De La Vega es mentira y obliga a los que no compartimos esa premisa inicial a aceptarla para poder continuar en lo que los demás quieren discutir.

    Yo personalmente no pienso tener valores inherentemente superiores a los de los demás. Sólo pienso que tengo los que me enseñaron y he aprendido a vivir con ellos. No me molestan los valores y costumbres de los demás mientras no se impongan sobre los míos ni violen mi idea de derechos humanos.

    Cuando veo poliginia no veo discriminación. Cuando veo a un esposo golpeando a su (única) esposa si la veo, aunque su sociedad se lo permita.

    Perspectiva, sentido común y tolerancia.

  29. 29 Flinn
    Jueves, 15 mayo, 2008 en 12:20 pm

    Nada que añadir a la brillante exposición de eduo. Pero si quiero comentar un asunto paralelo: a mi lo que me horroriza (sorprender pues no, la verdad) es que estas mujeres estén trabajando por 1,5 euro por cada 80 Kg. de chufa. Dirán Uds. que quizás eso es mucho dinero en Níger, pero lo que está claro es que al empresario eso de deslocalizar le viene muy bien ya que luego vende la chufa a precio europeo. Para una persona que se define como socialista, no queda muy bien eso de estar al lado del empresario.

    Por otra parte, pensar que nuestra cultura occidental es la mejor del mundo y la mas igualitaria y bla, bla, bla, se llama etnocentrismo y es de un soberbio que echa atrás. Existen otras culturas y si éstas cambian su modelo para ser mas paritarias, pues estupendo, pero debe ser un cambio interno. No podemos erigirnos como los portadores de la igualdad, la democracia y todo ese buen rollismo, porque para empezar, es mentira. Nuestra sociedad no es ni igualitaria ni paritaria. Y aunque lo fuera, aceptar que existen otras culturas distintas a la nuestra es comenzar a entender este mundo desde la cabeza y no desde el ombligo.

    Siempre me ha molestado los comentarios políticamente correctos.

  30. Sábado, 17 mayo, 2008 en 11:07 pm

    a eduo:

    “Pero es que ese es mi punto.”

    Venga, pues vamos a centrarnos en lo que quieras. A ver si lo entiendo:

    ¿La discriminación por motivos de sexo no es tratar diferente a las mujeres que a los hombres, que tengan distintos derechos y oportunidades las unas que los otros? ¿Sí o no?

    ¿Si alguna de estas mujeres casadas con ese empresario nigeriano de la foto quisiera estar casada con varios hombres, podría hacerlo? ¿Sí o no?

    Quizá mi concepto de discriminación sea incorrecto o esté equivocado en cuanto a sus costumbres y sea posible que las mujeres nigerianas también puedan tener varios esposos. Si es así rectificaré, pero si no es así es DISCRIMINACIÓN, queráis o no queráis, hacia la mujer por mucha tradición ancestral que sea. También es tradición en esa sociedad la ablación y, creo que convendremos en eso, que es vejatorio para las mujeres y que es muy triste que esa tradición sobreviva hoy en día. Y no digo que sea lo mismo, que os veo venir, las comparo en cuanto a tradiciones discriminatorias hacia la mujer, cada una a su nivel.

    “Cuando veo poliginia no veo discriminación. Cuando veo a un esposo golpeando a su (única) esposa si la veo, aunque su sociedad se lo permita.”

    ¿Qué sociedad lo permite? No serán las occidentales precisamente. Pero en otras culturas, ni superiores ni inferiores sólo diferentes según vosotros, sí que está permitido y no está penado por la ley. Mujeres asesinadas por sus familias porque han sido violadas y han deshonrado así a la familia, mujeres que han de caminar varios pasos por detrás de los hombres, mujeres que no pueden entrar a muchos recintos públicos como por ejemplo un estadio de fútbol, etcétera. La lista de discriminaciones hacía la mujer en otras culturas, ni mejores ni peores sólo diferentes según vosotros, es inacabable.

    a Flinn:

    “Siempre me ha molestado los comentarios políticamente correctos.”

    En eso estoy de acuerdo. Menos comentarios políticamente correctos, menos demagogia y más llamarle a las cosas por su nombre.

    Y para finalizar con el tema por mi parte a ver si podéis contestar a las dos preguntas que hacía antes. Y a pesar de no estar en muchas cosas de acuerdo quiero agradeceros este contraste de opiniones. Un saludo.

  31. Domingo, 18 mayo, 2008 en 11:36 am

    Para mi, todas las culturas tienen cosas negaivas. Unas no pasan de ser “costumbres” que simplemente pueden resultar un poco extrañas a las demas culturas, pero otras son barbaridades (vease la ablación o el sometimiento de la mujer en algunos paises como ejemplo). Sin embargo, muchas veces nos llevamos las manos a la cabeza con temas que realmente no son “malos” pero no entendemos. El tema del pañuelo de las mujeres arabes, en la mayoria de paisas arabes no es obligatorio, Si el padre carcamal se lo hace poner a la chica es como si el padre español no le deja salir en minifalda a su hija, es un retrogrado, pero es como se ha educado. Mucha gente de nuesta sociedad puede ver el pañuelo como algo negativo. Lo que no pensamos es que cuando vamos a la playa, los nudistas nos pueden mirar con los mismos ojos a nosotros y criticarnos por la misma cosa. No es por sacar el temadel pañuelo, si no por que se vea que nosotros hacemos las mismas cosas que ellos muchas veces y no nos damos cuenta.
    Vuelvo a matizar que no estoy hablando de esas barbaridades como la ablación u otras similiares, que opinio que no hay nada que pueda justificarlas.

  32. 32 Ornitorrinco Rosa con Tutu
    Domingo, 18 mayo, 2008 en 1:27 pm

    Respondiendo a las preguntas planteadas:

    -La discriminación es tratar a alguien como si fuera inferior por ser distinto. Por supuesto es inadmisible.

    – Como en todas las sociedades hay reglas que están ahí porque a alguien le pareció bien.

    Hay gente que no duerme tranquila si no tiene una AK debajo de la cama, si esa persona es española y quiere tenerla tendrá que irse a E.E.U.U. porque en España no se puede.

    Si una mujer de Niger quiere casarse con varios hombres tendrá que hacer lo mismo que haría una española (Irse a donde pueda). Pero eso no implica que sea la poligamia y no la sociedad donde existe la que sea sexista.

    Si la poligamia es mala porque las mujeres de Niger no pueden casarse con varios hombres. Entonces, como en España hasta hace un par de años ( y la discusión aun sigue )los homosexuales no podían casarse y sufrían discriminación, siguiendo el razonamiento anterior, se deduce que la institución del matrimonio era discriminatorio y algo malo. Personalmente me parece un argumento un poco falaz.

    – Respecto a si la sociedad permite el maltrato. Hay mujeres que llevan poniendo decenas de denuncias a sus ex-maridos y no se hace nada. Hay maltratadores que incumplen sus ordenes de alejamiento y siguen en la calle como si nada. Hay mujeres que aguantan a su maltratador de por vida. Hay maltratadores que son encontrados culpables y están en la calle a los 18 meses si es que llegan a pisar una prisión. Hay mujeres que en cuanto se divorcian denuncian a su ex-marido por malos tratos para sacar ventaja en el divorcio a costa de colapsar la justicia. ( decenas de miles de casos). Hay buena gente que ha tratado de impedir un maltrato y han acabado ellos condenados. …Piénsalo de nuevo y dime ¿ Se esta en contra del maltrato de verdad o de boquilla ?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

mayo 2008
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux en Luis escritor
wallace97 en Y si…

Visitas desde el inicio

  • 545,846 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.


A %d blogueros les gusta esto: