25
Oct
08

Me gusta más la montaña que el mar. Me parece que el entorno de la montaña acaba proporcionando una mayor variedad de sensaciones a quien se mueve por él, que permite percibir más matices: árboles, plantas, animales, olores, colores, contrastes, matices en la luz… Pero también disfruto del mar. En general, me gusta acercarme al mar cuando ya no es verano. No sé muy bien cuál es la razón, al margen de la menor presencia de gente que también debe influir, pero es en el otoño y en el invierno cuando el mar me resulta más atractivo. Entonces, un paseo por la playa se convierte en una degustación de sensaciones.

El final de la tarde, cuando el sol decide irse a iluminar a otros, es un momento de especial intensidad. El fin de semana pasado, estuve en Sancti Petri por motivos de trabajo y puede aprovechar ese momento agonizante de la tarde para dar un paseo por la playa, una de esas playas gaditanas que invitan al paseo, a disfrutar del sonido de las olas, de la brisa suave que corría y de la luz, sobre todo de la luz.

Hay un momento, unos pocos minutos, cuando el sol todavía no empieza a esconderse y empieza a rozar la linea del horizonte en el que el que la luz toma un tono y una calidez incomparable. Son unos minutos que intentas atrapar en la retina porque esa es la luz que quisieras para siempre. Y dejas de caminar y giras alrededor de tu propio para ver cómo esa luz cambia la percepción de todo lo que te rodea, de la arena, el agua, la gente, la vegetación, las sombras. Hay que darse prisa para atraparlo todo porque, al poco, la luz empieza a cambiar y la nubes empiezan a tomar protagonismo en su forma de reflejar la luz, de atraparla y devolverla filtrada para hacer disfrutar de nuevos matices.

Ahora ya queda muy poco para seguir disfrutando del espectáculo. Da lo mismo las veces que hayas vivido estos momentos: siempre son distintos y siempre te hacen sentirte mejor.

Os dejo, que me voy a la montaña.

PD: Las fotos están hechas con un iPhone, la única cámara que tenía a mano. Pero ilustran, que es lo que importa.



8 Responses to “”


  1. Sábado, 25 octubre, 2008 a las 6:26 pm

    Hola Javier,
    El mar es hermoso pero también prefiero la montaña, será porque asocio el mar con la playa y con el ardor en mi piel luego de un día de sol.. He vivido junto al mar toda la vida (24 años en Santo Domingo y 9 meses en Barcelona) y lo curioso es que a veces me pasan semanas sin verle, es una cosa tan natural… Pero cuando estoy de visita en una ciudad sin mar, Madrid por ejemplo o París (aunque el Sena funciona mágicamente) siento que algo me falta.
    En fin, que raro que te quedaran tan bien las fotos con el iPhone, me parece que la cámara es único que no está a la latura del resto del equipo. La distorción del lente es demasiado angular y me desespera además de que todo sale o demasiado oscuro o sobreiluminado. De todas formas lo extraño -al iPhone- desde que se me cayó en el agua del WC -para nosotros “inodoro”- el último día que estuve en Barcelona. Ya jamás pude resucitarlo y esa maquinita supo hacerse necesitar.

    Un abrazo a la familia.
    Me dieron ganas de oír a Charles Trenet “la mer….”

    Maya Oviedo.

  2. 2 ELECKTRA22
    Sábado, 25 octubre, 2008 a las 7:58 pm

    Hola Capi!, yo también prefiero la montaña. Para mi la montaña es un lugar mágico, lleno de sonidos y sensaciones, en cambio el mar… no se… tiene un algo que cautiva… que enamora y se te queda gravado en la mente. Yo tendría unos 5 años… no me acuerdo bien de la edad que tenia, fui con mi familia (al completo, que seriamos unos 10 en total y por culpa de las envidias familiares seria la ultima), bueno a lo que iba, estuvimos en alicante a pasar un mes de vacaciones, desde entonces jamas se me borro de la mente ni el olor ni el sonido del mar. Hace unos 6 años fui con mi madre y mi padrastro a torre vieja a ver unos chalet para comprar e irnos a vivir allí (que por circunstancias de la vida no lo hicimos), me fui a la playa de los locos… o algo así creo recordar que se llamaba, y te juro que tenia el mismo olor y sonido que siempre había recordado y si te quedas un buen rato mirando el horizonte, hasta te llega a relajarte. Para mi, el mar es mágico, es cautivador, es infinito, es vida, es relajante, es soñador… es eso, el MAR.

    Pero me iré a vivir a la montaña, que también tiene su encanto particular.

    2 BESOS CAPI Y UN SALUDO PA’ LOS DEMAS.

  3. 3 Sonia
    Domingo, 26 octubre, 2008 a las 12:55 am

    Querido Javier:

    La verdad es que el mar y la montaña son en mi fantasía como dos maravillosos amantes completamente diferentes, de los cuales no quiero prescindir. El mar me cautiva por su sonido hipnotizador, cuando las olas me sumergen en un juego que parece de otro mundo; uno en el cual el tiempo se pierde entre el azul turquesa infinito y el horizonte mezclado con nuestros sueños y resplandeciendo con y a través del sol… Por otra parte la montaña me transporta al universo de las fragancias con olores a tierra mojada, a setas escondidas bajo la hojarasca, a una túpida alfombra en otoño, a la melodía de los pájaros presentándonos el amanecer en primavera y a la armonía de los pasos humanos cuando las brancas nos recuerdan en cualquier estación que el silencio es solo una mera ilusión… La virtud que tenemos las personas es la de ser conscientes de que podemos querer a ambas realidades con la misma intensidad aunque sean dos escenarios totalmente diferentes e incluso lejanos. Besos para ti y Daniel Saludos a los demás.

  4. 4 daniel
    Lunes, 27 octubre, 2008 a las 1:58 pm

    Acabo de encontrar este comentario en un blog, es sobre la locura de este mundo en forma de ladrillo:
    “¿Recordáis Valdeluz, la ciudad artificial montada para ricos en unos terrenos desérticos en Yebes, a unos 50 kilómetros de Madrid, terrenos recalificados entre polémica porque eran propiedad de una tía del marido de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y a los que el ministro Álvarez Cascos les puso una estación del AVE también entre polémica, porque estaba a 13 kilómetros de Guadalajara?

    Hace muy pocos años se presentaba Valdeluz como el no va más de la innovación urbanística, la gestión del territorio y el despliegue de las infraestructuras.

    Hace unos días, el diario francés Le Monde envió a un periodista a Valdeluz. Vio aceras y césped impecables, relajantes cascadas de agua, coches de seguridad patrullando constantemente… y muchos carteles de “Se vende” o “Se alquila”, calles completamente vacías, ningún comercio; y en la flamante estación del AVE, ni cafetería ni quiosco de prensa ni viajeros: 15 al día.

    Valdeluz se programó para 34.000 habitantes, y según el reportero de Le Monde, Jean-Jacques Bozonnet, hoy es una ciudad fantasma en la que viven exactamente 382 personas.”

  5. 5 daniel
    Lunes, 27 octubre, 2008 a las 2:17 pm

    existio una ‘burbuja inmobiliaria’ en Roma en el año 33d.c Los libertos compraron fincas urbanas, las dividieron y las arrendaron, al final el emperador Tiberio tuvo que poner 100 millones de sestercios del erario publico para DAR LIQUIDEZ AL SISTEMA, ¿Os suena?, no hay nada nuevo bajo el Sol….

  6. 6 Malos Pelos
    Martes, 28 octubre, 2008 a las 11:13 pm

    Los del cine lo llaman “La hora bruja”. He vivido alguna vez ese momento mágico que describe tan magistralmente nuestro Capi… En una playa rayando la frontera entre Huelva y Portugal, a primeros de un diciembre… Próximo el ocaso, la gente se acercaba a las dunas que separaban la playa de las nuevas urbanizaciones. Empezaba a refrescar. Como atrapadas en un ritual atávico, figuras humanas estáticas daban la espalda a la civilización y se entregaban a la contemplación de esa metáfora eterna. El Sol moría en el mar, dejando paso a la misteriosa oascuridad de la noche…

    Fijaos: la playa… la orilla del mar. Y la Tierra… la orilla del océano cósmico…
    ¿No hay nada nuevo bajo el Sol? Quizás es que no haya que buscar debajo… La fría tecnología esconde muchas maravillas. Auspiciado por el gigante Microsoft existe desde hace poco en la web un programa que os podéis bajar gratuitamente… se llama “Worldwide Telescope” El programa está en inglés, pero no hace falta tener avanzados conocimientos de astronomía pàra manejarlo y, lo que es mejor, no requiere un gran ordenador (aunque sí una conexión rápida). Viene a demostrar la mágia de la tecnología. Os dejo el misterio, el enlace, y… ya me contaréis:

    http://www.worldwidetelescope.org/

    Besitos😉

  7. Miércoles, 29 octubre, 2008 a las 12:21 pm

    Yo prefiero el mar, tan eterno… es hermoso.

  8. 8 tidusywakka
    Miércoles, 19 noviembre, 2008 a las 10:53 pm

    Prefiero el mar.

    Te me acercas
    contándome al oído milagros
    de miles de leyendas
    que quedaron entre tus aguas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

octubre 2008
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana on Odio el calor
lola on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux on Luis escritor
wallace97 on Y si…

Visitas desde el inicio

  • 544,033 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: