Archivo para 27 abril 2009

27
Abr
09

¿A qué me suena esto?

20090426033637000434_por-el-pleno-empleo-_1

Eran las once de la mañana y ella escucha que alguien estba tocando la puerta de la casa. La alarma inicial cambió a extrañeza cuando vio que era él quien entraba en casa. ¿Estará enfermo, se la habrá olvidado algo?, pensó A juzgar por su expresión no se encontraba muy bien:

     – Cariño, me han echado del trabajo.

     – ¿Que te han echado? ¿Pero así, has ido hoy y te han dicho que te han echado?

     – Bueno, en realidad me despidieron hace casi un mes, pero no quise decirte nada, esperaba encontrar algo pronto y evitarte el disgusto, pero la verdad es que las cosas se están complicando un poquitín.

     – Pero, ¿has estado un mes marchándote de casa como si fueras a trabajar?

     – Sí, todo el mundo me decía que pronto encontraría algo y, si era así, para qué preocuparte

     – Como que no preocuparme,  ¿me has hecho vivir un mes de espaldas a la realidad?… La semana pasada compramos muebles nuevos para el salón, joder, es una locura si te han despedido, que yo tampoco trabajo

     – No seas alarmista, mujer, además no me han echado porque yo hiciera mal mi trabajo, ni tan siquiera porque lo hiciéramos mal en España. Son esas malditas multinacionales americanas, que cuando les va mal se ponen a temblar

     –  No sé, no te entiendo de verdad

     – Además tengo el seguro de desempleo, con eso tiramos perfectamente hasta que encontremos trabajo, ya verás. Los pesimistas no avanzan, cariño, a mal tiempo buena cara

El paso del tiempo se fue haciendo penoso. Él seguía como si nada pasara, como si el deterioro de la situación nada tuviera que ver con él. Durante un tiempo el manto de silencio se adueño de la casa, todo seguía una inercia que daba la sensación que no se podía parar, pero ella sabía que era necesario afrontar el momento.

 

     – No podemos seguir así, como si no pasara nada. Deberíamos ponernos en lo peor y pensar qué podemos hacer. Como sigamos dejando pasar el tiempo va a ser mucho peor

     – No sé a qué te refieres

     – Pues me refiero a que hay que empezar a recortar gastos, joder, a que no tiene sentido que justamente ahora te apuntes a clases de tenis y al gimnasio

     – Vaya, o sea que toda la vida diciendo que no hago deporte y ahora que me pongo no te parece bien.

     – Sal en bicicleta o a correr por el parque, pero no te dejes 300 euros al mes entre las dos cosas justo cuando te quedas sin trabajo.

     – Oye, la salud es importante. Hay cosas en las que no se debe ahorrar

     – Y el colegio de los niños, ¿qué me dices? Vamos a poder seguir pagándoles un colegio privado si no encontramos trabajo?

     – Bueno, tranquila, en estos años hemos ahorrado. Mira hemos podido pagar los muebles del salón…

     – Vamos, si llego a saber yo que estaban en el paro, los íbamos a cambiar…

     – Pues sí, por lo menos ahora que pasamos más tiempo en casa estamos más cómodos

     – Se me ocurren doscientas cosas antes que eso

     – De verdad, mujer, qué ganas de amargarte la existencia, así no vamos a ningún lado

     – Y que lo digas

Una de las obsesiones de él era que los niños no se enteraran, que siguieran viviendo en un mundo de felicidad ignorantes de que sus padres estaban en el paro.

     – ¿Pero cómo va a ir a un viaje de fin de curso? ¿Tú crees que nos podemos gastar 900 euros para que se vaya a Italia?

     – Pues claro que se va a ir. Porque yo esté pasando un mal momento los niños no van a dejar de hacer lo que tienen que hacer y sentirse como si ya no pudieran vivir como sus compañeros. ¿Tú sabes lo que puede afectarles en esta etapa de su vida?

     – Mira en España a miles de niños que no van a Italia y a los que no les pasa nada. Así que déjate de chorradas, que por eso no paso

     – Pues ya lo he pagado

     – ¿Que ya lo has pagado? Estás de broma

     – Sí, sí, ya lo he pagado, ya no hay vuelta atrás

     – Me dices que este mes hemos devuelto el recibo de la hipoteca y que has pagado el viaje

     – Estás perdiendo el juicio por favor

     – No lo estoy perdiendo, dentro de poco conseguiré un nuevo empleo, pero no en lo que trabajaba antes

     –  ¿Ah sí, y a qué te vas a dedicar ahora? ¿A obtener dinero de las piedras?

     .          A las nuevas tecnologías

     – A la nuevas tecnologías

     – Pues sí

     – Pero cariño si no sabes ni buscar un video en YouTube, no me vengas con monsergas

     – Pues ese es el futuro y yo voy a estar ahí

     – Vale, vale ahora resulta que eres ingeniero informático… esto es imposible, has perdido la cabeza

Días después ella iniciaba los trámites de separación. Bendita vida real que permite separarse del abismo. En política nos deberían dar esa opción.

¿Pensará alguine en lo que contamos en esta Carcajoda?

 

22
Abr
09

Desahogo en un día tonto

1239809408_0

El debate sobre el futuro de las pensiones empieza una vez más y empieza porque se trata de un modelo de futuro difícil con unas clases pasivas crecientes y con una esperanza de vida como la que tiene España, una de las mayores del mundo. En los últimos años, el importante crecimiento español hizo aumentar de forma considerable el número de personas que cotizaban a la seguridad social, lo que permitió incluso la creación de un fondo para hacer frente en mejores condiciones al futuro.

Ahora la situación ha cambiado, las crecientes cifras de paro hacen que disminuya el número de personas que cotiza y es muy probable que en poco tiempo el antiguo superávit se transforme en déficit. No sólo eso, sino que las malas perspectivas económicas españolas hacen pensar que la situación se puede dilatar en el tiempo. En esas circunstancias, que aceleran la aparición de un problema con el que antes o después nos encontraremos por nuestra pirámide de población, se agradece que haya voces que llamen la atención sobre el problema, porque como sociedad tenemos que empezar a trabajar ahora en las soluciones de mañana. El gobernador del Banco de España hace bien en poner de manifiesto el problema. Frente a su actitud, contrasta la de un gobierno que parece que piensa que somos menores de edad. Que no alarme a la población, que mejor si callamos el asunto. Lo que a mi me causa alarma, mucha más que las palabras del gobernador, es la actitud de un gobierno que pretende hacernos tragar con el cuento de que de esta crisis saldremos sin enterarnos, como si nuestro nivel de vida no fuera a verse afectado por la más grave crisis de los últimos setenta años. Pero qué cuento nos quieren contar.

Lo que hay que decirle a la gente es la verdad: que muchísima gente ya no va a vivir como hace unos años, que sus patrimonios se están viendo reducidos por la crisis inmobilliaria y de los mercados financieros, que sus perspectivas futuras son cuanto menos complicadas y que es posible que, en lo económico, ya hayan vivido los mejor años de su vida. No vale con endeudarnos a todos los españoles a través del déficit público y decir que en cuanto esto repunte las cosas volverán a ser como antes, porque muy probablemente ya no lo vayan a ser. Esta es una crisis de sistema y de modelo económico, en una país que lleva décadas al fuego de los fondos europeos calentando una economía en la que nadie ha pensado más allá del plazo inmediato. Me hace gracia escuchar a nuestros gobernantes decir que nuestro futuro pasa por el I+D+i, la sociedad de la información y no sé que otras vaguedades que no cuadran con una país que no tiene ni el sistema educativo, ni las infraestructuras tecnológicas y de comunicaciones necesarias para acometer un reto de esa envergadura. Cuando hablo con amigos míos científicos de primer nivel lo primero que me dicen es que están preparando su marcha a los EE.UU. hartos hasta la saciedad de la plomiza vulgaridad de una clase política y funcionarial que les ahoga en su trabajo. No se trata sólo de lo que nos gustaría ser, se trata de lo que podemos ser con lo que tenemos en nuestro país. No me resulta extraño hablar con empresarios que me dicen que necesitan contratar profesionales cualificados fuera porque aquí no los encuentran y nos los encuentran por el fracaso de una sociedad en la que un fontanero ganaba mucho más que un investigador.

Que se dejen de monsergas, que si ellos no tienen capacidad para admitir que tenemos cáncer, nosotros sí la tenemos. Sabemos que se puede curar, pero sabemos también que lo vamos a pasar mal. Ya vale de paternalismos de cuarta, ya vale de tanta imbecilidad. Será que tengo un día tonto y que necesitaba un pequeño desahogo.

17
Abr
09

La tecnología es el correcaminos

 

1239958073_01

Mientras en Asturias llevamos dos días hablando en el Foro de Turismo y Tenología de cómo aprovechar la tecnología para impulsar el negocio turístico, en los últimos días no hago más que toparme con noticias en los periódicos que parecen ser la manifestación de una estrategia de amedrentamiento hacia las personas que se descargan contenidos por internet. Como sabéis, no soy ni mucho menos un experto en estos temas, de tal forma que el manejo de los argumentos se lo dejo a quienes saben más que yo.

Sí quiero comentar que me sorprende la coincidencia de la publicación de muchas noticias que parecen condenar el intercambio de archivos en las redes p2p en internet. Da la impresión de que estamos ante la estrategia pública del acojone: que se asusten, que crean que los unos van a ir a la cárcel y los otros van a perder su acceso a internet. Lancemos una ofensiva para que voluntariamente dejen de ser malos.

Me gusta ver que en este foro asturiano hay empresarios que superan los sesenta años (y otro muchos más jóvenes)  que han venido para intentar comprender por dónde se va a mover su negocio, para saber qué herramientas deben manejar para conseguir que la tecnología juegue a favor de sus iniciativas, gente que empieza a entender que el centro de poder está girando y que lo que antes decidían ciertos intermediarios ahora empieza a ser condicionado por la opinión de la gente. Aquí ha venido gente con ganas de subirse al tren del futuro, gente que a veces ni tan siquiera dispone de una conexión decente a internet porque tiene su hotel en una aldea y que aún así quiere saber qué es lo que se mueve en un mundo al que casi no pueden sumarse.

 

Unos intentan descubrir los trazos del futuro en tanto que otros se empeñan en borrarlos. Persigan a internautas, a lugares de intercambios de archivos, empeñénse en utilizar los inventos de Acme para convertirse en el coyote idiota que persigue al correcaminos. No han entendido que cuando cierren una puerta la tecnología y, lo más importante, la gente van a abrir diez puertas más. Que sigan, que se dediquen a perder el tiempo con medidas que ya nacen obsoletas. No han entendido que el centro de poder se está moviendo y que la tecnología es la que va a terminar consiguiendo que la democracia por primera vez en la historia empiece a ser un concepto que tal vez se convierta en realidad.

09
Abr
09

Me alegro por Del Bosque

 

2009040629zpdenro

La política es lo contrario del fútbol: mientras en el fútbol al que se echa es al entrenador, en la política se echa a los jugadores, es decir, a los ministros. Así, Rodríguez Zapatero sigue al frente de un gobierno cuyo fracaso ha reconocido él mismo sacrificando a un buen número de colaboradores.

El problema de que no cambie el entrenador es que se supone que se va a seguir jugando a lo mismo. Como en el análisis crítico que el presidente hace de su propia gestión abunda más la autocomplacencia que otra cosa, es de suponer que lo que busca es peones más fieles, lo que explicaría el perfil político de algunas de sus incorporaciones, como las de Chaves, Jiménez o Pepín Blanco. Por cierto, que quienes nos movemos en la red deberíamos estar ofendidos con el presidente, por cuanto he leído que el nuevo cargo de Blanco le obliga a renunciar a su blog. Tremenda pérdida.

No tengo motivos para dudar de la “solbencia” en materia económica de la nueva vicepresidenta Salgado. A los economistas se nos acusa con frecuencia (en realidad yo lo soy porque me saqué el título, pero se me han olvidado muchas cosas) de prever con certeza el pasado. Esa acusación siempre me ha parecido injusta, en primer lugar porque siempre hay economistas que alertan de lo que puede suceder. Los ha habido en esta crisis, pero los políticos miraban a otro lado, porque preferían exprimir un presente exitoso que preparar un futuro decente. Y, en segundo lugar, porque la economía nunca podrá ser una ciencia exacta, por cuanto su evolución depende del comportamiento de las personas  y ese comportamiento nunca se puede meter en una fórmula. El optimismo, el pánico, la depresión, el miedo, la euforia son estados de ánimo de las personas (o los grupos sociales) que no se pueden medir, pero que tienen una brutal influencia en el devenir de las cosas. Todo esto venía a cuento para decir que me sorprende un poco el perfil de la vicepresidenta económica. No dudo que pueda hacerse con el puesto (más nos vale a todos), pero ese nombramiento dejan entrever una actitud presidencial que se intuía desde hace tiempo: de esto de la economía puede saber uno con un poco de inteligencia, principios políticos y unas clases de Jordi Sevilla. Así, en los últimos tiempos, parecía que Zapatero sabía más de economía que Solbes: lo importante es la razón política que hay detrás… que cuadren los números o que sea eficaz… si esos economistas no saben de nada.

En esta crisis hay cuestiones que deberían afectar y mucho al prestigio del entrenador. Hay cuestiones en las que no vale ese argumento del coro mediático de “esta crisis no la previó nadie” o “es una crisis importada” (como si el descontrol de la construcción hubiera sido cosa de Bush y esos activos semitóxicos que tiene nuestra banca fueran cosas de allende los mares). Esas cuestiones tienen que ver con la atribución de responsabilidades a los ministerios: que a Garmendia se le quiten las competencias de universidades o que la dependencia se atribuya a uno u otro ministerio “dependiendo” del antojo presidencial son claros ejemplos de toma de decisiones a la ligera o ahora o hace un año. 

Sorprende también que un gobierno para gestionar la crisis no transmita a la sociedad un mensaje de austeridad. Los misterios de Igualdad y Vivienda (no no es una errata, sino que es un misterio que sigan existiendo) siguen ahí, como si nada, como si sirvieran para algo. Cómo va al entrenador a reconocer que sus fichajes recomendados son unos mantas, sería aceptar que no sabe ver un buen jugador. Claro que igual el problema no es el jugador, sino su ubicación en el campo. 

 

Curiosos también los cambios de criterio: si hace poco la sanidad la debía gestionar alguien de reconocido prestigio en la materia, ahora lo que hace falta es un cargo claramente político. O que hace poco Zapatero prometiera la creación de un ministerio de deportes y ahora, cuando puede crearlo, prefiere autonombrarse presidente deportivo. Péndulo y más péndulo en la dirección del equipo.

Por último, el nombramiento de la Ministra de Cultura vuelve a poner de manifiesto que el listón ministerial se baja de una forma sorprendente. No es que sea un caso como el de Bibiana Aído, del flamenco al consejo de ministros, pero el bagaje que lleva la ministra reconozcamos que no es especialmente impresionante. Me inquieta que Zapatero haga ministros con estos perfiles, como me inquieta que cualquiera se sienta capacitado para dirigir un ministerio. Una cosa es que te lo propongan y otra que lo aceptes. No voy a hablar del lobby cinematográfico, ya hay muchos que lo han analizado, ni del la ministra y su concepción de internet (ya lo hice hace algún tiempo). Pero preocupa, preocupa. 

Por el único que me alegro es por Vicente del Bosque. Con Zapatero de responsable de deportes, da lo mismo que pierda todos los partidos de la selección. Ya se sabe la receta: mantenemos al entrenador y cambiamos a los jugadores.

06
Abr
09

La cabeza en otro sitio

IMG_1809

Cuánto abandono, así no se puede ser un blogger de éxito. Por una razón u otra, al final pasan los días sin introducir nada nuevo en este lugar para la conversación. Reconozco que la puesta en marcha de nuestra empresa, La Formatería (me parece que no os había dicho el nombre), me tiene bastante ocupado, de tal forma que mi cabecita está más dedicada a la elaboración de propuestas que a pensar en temas sobre los que me apetezca escribir. Luego el fin de semana me voy al pueblo y entonces que si plantamos un árbol aquí, que si aquí ponemos un huerto, que si el movimiento de tierras debe llegar hasta allí… 

Con respecto a la Formatería, espero poder mostraros nuestra página web en una semanita. Allí podréis ver un video de presentación que creo que nos ha quedado bastante bien. En el tiempo que llevamos trabajando hemos presentado unos cuantos proyectos, aunque de momento ninguno se ha cerrado ni para bien ni para mal. La fase de elaboración de los proyectos nos gusta, pero tenemos ganas de ponernos en acción y empezar a poder mostrar el tipo de cosas que queremos hacer. 

Esta semana santa me he venido a Francia a esquiar. Somos un grupo de amigos que venimos haciéndolo desde hace unos ocho o nueva años (de hecho yo me lancé al esquí en el primero de esos viajes al que nos unimos). Hoy es el segundo día y tengo dolores de todo tipo para vender. Ciertamente el esquí comporta algunas dosis de sufrimiento (ponerse las botas por la mañana es una sensación cercana al masoquismo), pero tan cierto como ello es que es el deporte que más te desconecta del día a día. El maravilloso entorno de paisaje en el que te mueves, la sensación placentera que sientes cuando encuentras una buena nieve y, sobre todo, la necesidad de concentrarte para, en mi caso, no pegarte un pedazo de leche ayuda a romper con las preocupaciones cotidianas. Si a ello unes unas noches en compañía de amigos con una buena copa de vino en la mano, el balance es una semana que siempre pasa al lado de los buenos recuerdos (esperemos que una lesión no cambie de sitio la semana de este año).

Yo soy esquiador tardío, comencé casi a los cuarenta y lo único que siento es no haberme iniciado en este deporte de pequeñito para estar muy por encima del nivel que tengo (a veces en nieve blanda sufro lo indecible). Me encanta ver a los enanos aprendiendo por las pistas, esos protones con casco, con el centro de gravedad a un palmo del suelo, que esquían por donde les metan, con una cuña imposible. Esos mismos protones, con un añito más, te pasan luego por todas partes como si fueran fórmulas uno, algo que hacen con total naturalidad porque a esas edades cuando ven una pendiente en lo último que piensan es en los miedos que les (nos) entran a los que han (hemos) aprendido ya maduritos.

En fin, que es posible que el resto de la semana tampoco escriba, aunque quien sabe si la remodelación de gobierno, nuestra amistad con Obama, Jiménez Losantos descopizado u otro tema acaba llamándome con tal fuerza que no pueda evitar lanzarme a la escritura. Y si me lesiono pues también os lo cuento, pero espero poder evitarlo.




Sígueme en Twitter

Páginas

abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Fabian en Odio el calor

Visitas desde el inicio

  • 547,406 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter