09
Nov
09

Terapia de silencio

resizer.php

En las dos últimas semanas, un niño con sobrepeso se ha convertido en uno de los temas de debate nacional. Sólo hay que buscar “niño obeso de Orense” en Google y uno se encuentra con un aluvión de información. No voy a entrar en la irresponsabilidad de los padres, en los problemas de salud del niño, en la actitud de la fiscalía ni en si la Xunta de Galicia lo está haciendo bien o mal. Todos dicen estar protegiendo al menor y no seré yo quien discuta esas intenciones.

El hecho es que el niño es el centro de discusión de tertulias televisivas y radiofónicas, de columnas de opinión y de primeras páginas de los periódicos. Es muy probable que ese niño, al que tantos defensores le han salido desde todas las trincheras, no viva ajeno al mundo ni a lo que se comenta. Es muy probable que vea la televisión y que sepa que hablan de él. ¿Alguien se ha puesto en la cabeza de este niño? Es un niño que ve cómo hablan de él como del niño obeso o el niño gordo de Orense, que escucha como su salud está en peligro, que oye cómo sus padres son casi unos delincuentes que pueden ir a la cárcel… Es un niño que, si les pasa algo a sus padres, es muy posible que crea que la culpa es de él por comer más bollos de los que debería, es un niño que deberá soportar una dosis más de cachondeo cruel de los chavales de su edad, es un niño que vive escondiéndose y al que la realidad le llega tamizada por un debate público que él no puede afrontar porque es simplemente un niño.

Así que si queremos proteger de verdad al menor pido silencio y discreción en torno a este caso. Por respeto al niño hay que callarse de una vez. Porque si de verdad se le quiere proteger, necesita una terapia de silencio.


21 Responses to “Terapia de silencio”


  1. Lunes, 9 noviembre, 2009 a las 9:51 am

    Detrás de cada noticia siempre hay una persona… Y algo que fluye por debajo. Como la de este niño, por ejemplo. Pocas personas saben comer. Y si no sabes comer no puedes predicar con el ejemplo. Me gustaría ver cuantas personas comen toda clase de verduras. Y cuantos hijos también, claro está.

    Besicos

  2. Lunes, 9 noviembre, 2009 a las 12:08 pm

    Totalmente deacuerdo.

    De todas formas, Capi, la sociedad, nos guste o no, es así. Somos así. Tengo la teoría de que el “mal de muchos consuelo de tontos” está a la orden del día.

    Es como los cotilleos del corazón. O como los debates politicos. (Ambos casos concretos de telebasura)

    ¿Para qué preocuparnos por problemas que de verdad nos importan, cuando podemos regodearnos en problemas que no son importantes, o, incluso, que nos son ajenos? Cuanto peor está el otro, mejor estoy yo. Y, como estamos en un país libre… cualquiera puede opinar.

    Pero nos olvidamos de que nuestra libertad acaba donde empieza la del otro. Pero, es tan facil opinar…

  3. 4 Kid
    Lunes, 9 noviembre, 2009 a las 12:09 pm

    Buena reflexión, Javier. Totalmente de acuerdo. Últimamente encuentro demasiadas noticias en las que el tratamiento que se les da es inversamente proporcional al objetivo que se dice perseguir. Y además me preocupa que los muertos (ya no se estila eso de respetar a los muertos…) y los niños son habituales protagonistas de este tipo de situaciones.

    Lo dije hace poco: los periodistas podremos comenzar a recuperar algo del respeto que ha perdido la sociedad hacia nuestra profesión, cuando nosotros empecemos a respetarnos entre nosotros y hacia los demás.

  4. Lunes, 9 noviembre, 2009 a las 2:11 pm

    Sin querer entrar demasiado en polemicas,cuantos niños habra en este momento en situacion de sobrepeso y porque esta cruzada en este caso concreto, cuando al parecer los padres si que estan actuando en lo que alimentacion se refiere para que baje el peso, repito donde estan los limites??

    Que sera luego…casi prefiero no pensarlo.

    Un saludo de TJ (al tejado).

  5. Lunes, 9 noviembre, 2009 a las 5:45 pm

    Un ejemplo más de pretender ser más eticos que los demás. Cuando como bien indicas lo ídoneo por el bien del niño es no sacarlo a la luz, y retomar el caso en la esfera privada para orientar a los padres.

    un saludo. mc

  6. Lunes, 9 noviembre, 2009 a las 7:08 pm

    Lo que dices es cierto pero lo que sucede es que al niño no lo ve nadie. Se ha convertido en un trozo del flujo informativo que cada día nos envuelve, en un echo noticioso. Nadie ve al niño sino a la tajada informativa a repartir. Esto no es un suceso aislado, sucede continuamente con todo tipo de informaciones, pero los niños “venden” y los niños con mochila (drama, peculiaridad, suceso, etc) más.

    Saludos.

  7. 8 Sonia
    Lunes, 9 noviembre, 2009 a las 9:50 pm

    Querido Javier:

    Estoy totalmente deacuerdo contigo y con la propuesta de terapia de silencio. Es realmente triste ver cómo se comportan algunos “profesionales” a quienes sólo les interesa el sensacionalismo, sin importarles los sentimentos de nadie, en este caso los de un niño que tiene suficiente porquería que aguantar por todas partes. No sé si llamar ignorancia o malicia maquiavélica a la actitud de todas las personas que utilizan en su provecho la debilidad o cualquier otro defecto humano. Un beso

  8. 9 José Ramón
    Martes, 10 noviembre, 2009 a las 1:11 am

    ¿Pero qué pretendes, Javier? ¿Acaso que la espectaculocracia afloje su presa? ¿Que el showbussines (léase chóubisnes) se apiade de alguien? ¿Que esta tupida y compacta paparazzería se tome un respiro?
    ¿Estás loco?

    (P.D.- Yo aplaudiría que la sociedad le quitara un niño a sus padres si éstos le hicieran daño y aquélla supiera educarle y criarle a la perfección. Me parece que a este niño sus padres no saben criarle muy bien que se diga, pero estoy seguro de que los orfanatos y demás instituciones públicas harán de él un delincuente. Déjenle con sus padres, que al menos le quieren, a su manera, y no mareen más).

  9. Martes, 10 noviembre, 2009 a las 9:09 am

    yo nunca hubiera pensado que esto traeria tanta cola y tan poco cariño a ese niño y esos padres..yo no se lo que es tener un hijo gordito” pero si un sobrino y no sabeis lo duro que estar siempre encima de el para que no se pasa comiendo ,que no pique entre horas ,que no coma chuches,,,, es super cruel ..y en la tele que si donuts,bollicao,etc

  10. Martes, 10 noviembre, 2009 a las 1:47 pm

    ¿Y por que siendo las dos últimas entradas diferentes, una sobre nuestros políticos y otra sobre un “niño gordo”, me parecen que hablan de lo mismo en el fondo?…

  11. Martes, 10 noviembre, 2009 a las 2:31 pm

    Hola Javier buenas tardes,

    acaso no te gusto mi comentario en este asunto que no lo veo publicado.

    Solo por saberlo.

    Saludos.

  12. 13 Marta Diez
    Jueves, 12 noviembre, 2009 a las 12:47 pm

    Sin exculpar a los medios de comunicación, no hay que olvidar que los verdaderos culpables de que este asunto haya trascendido a los medios de la forma tan mediática como lo ha hecho son los padres, que muy probablemente “aconsejados” por su abogado, han decidido poner el bienestar de su hijo en manos de la opinión pública buscando en la sociedad un apoyo y una comprensión que les permita ganar terreno en su particular lucha contra la Xunta de Galicia, la fiscalía de menores o el competente del caso.

  13. Jueves, 12 noviembre, 2009 a las 9:46 pm

    Hola, amigo Capi (permite que te tutee o ‘capitee’, jajaja):

    Acabo de entrar en este mundillo de los blogs, descubro el tuyo aquí en wP (me gusta tu estilo, siempre de tan buen humor… cuántas veces me has hecho hecho reír), y veo que sigues en forma. No lo dejes. no cambies. Y, como le dijeron a Groucho: “No te mueras nunca”.

    Sobre lo que cuentas en este post en concreto, poco que añadir (por seguir con la terapia de silencio), pero sí me gustaría decirte que la actitud de los padres me parece fatal, y la de los gobiernos (sea el de la Xunta, el central…), fatal: ¿por qué tienen que meterse tanto en la vida privada de las personas? Viva el pensamiento políticamente incorrecto y abajo los biempensantes, los politicobiempensantes, y los sinpensamiento!

    Abrazos, don Capi

  14. 16 Lester_Burnham
    Martes, 24 noviembre, 2009 a las 8:18 pm

    Una verdad como un templo. Ese chaval en el colegio es carne de crueldad infantil extra y en realidad el remedio puede ser casi tan malo como el problema porque estas cosas realmente traumatizan…

    Por otra parte advertir que el gran error que se comete con los niños no es tanto una mala alimentación como un graaaan sedentarismo. Los parques estan desiertos en comparación a hace 15 años. Las tiendas de consolas a reventar. Ya no se regalan tantas pelotas, combas o cosas que hagan salir a los niños a la calle para que corran. Se regalan juegos de fútbol o mascotas virtuales…

    Zampar hamburguesas y bollos está claro que es malo, pero todos hemos zampado unos cuantos y los hemos quemado jugando al pilla-pilla y al fútbol… La situación es preocupante.

  15. Miércoles, 25 noviembre, 2009 a las 6:08 pm

    El problema, Capi, es que ciertas cadenas tienen una obsesión enfermiza por el morbo y el amarillismo, y encima son ellos en gran parte culpables de situaciones similares, porque encima incitan a ello… y frivolizan con el tema como si nada…

  16. 18 José Ramón
    Martes, 1 diciembre, 2009 a las 1:06 pm

    Pues hablando de terapias de silencio, tenemos un nuevo affaire.
    Primero la pegaba, la quemaba y la violaba. Luego no la violaba; sólo la pegaba y la quemaba. Ahora resulta que nada de nada.
    ¡Vaya chasco! ¡Qué decepción!
    Los medios de comunicación hacen ahora una ligera autocrítica por haber colaborado al linchamiento del maromo, y para corregir su error se lanzan alegremente a linchar a los médicos.

  17. 19 wallace97
    Miércoles, 2 diciembre, 2009 a las 11:57 am

    Enemigo público nº 1: medios de comunicación.
    Enemigo público nº 2: automoción y carburantes.
    Enemigo público nº 3: culto a la imagen.

  18. Jueves, 25 febrero, 2010 a las 12:17 am

    Hola, Javier.

    Completamente de acuerdo contigo … pero como vivimos en el país del “distrae y ríete de las desgracias ajenas para llevarse la pasta sin que nadie proteste” … Ojalá la gente ESPABILE un poco y comprenda que hay temas que no deben ser expuestos en los medios de comunicación … ¡Pobre niño!

    Gracias por insuflar un poco de sentido común a esta “sociedad” en la que nos ha tocado vivir.

    Un abrazo.

  19. 21 martinsantome
    Martes, 16 marzo, 2010 a las 12:06 pm

    Buenos días Capitán!
    Oh capitán, -poetas muertos- mi capitán!

    Que no digo yo que todas las letras de S.A. estén libres de metralla política, incorrectísimas en su mayoría. No menos ciertas, y veraces. Decía Nietzsche: verosimilitud pero no verdad, apariencia de vida pero no vida; por esos dos frutos el árbol de la ciencia nunca será confundido con el árbol de la vida….

    Empero esta canción acola al tema de las enfermedades y tiene tres décadas ya: que no te hagan lorar más


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Sígueme en Twitter

Páginas

noviembre 2009
L M X J V S D
« Oct   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

Juliana on Odio el calor
lola on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 on LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Úrsux on Luis escritor
wallace97 on Y si…

Visitas desde el inicio

  • 544,033 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter


A %d blogueros les gusta esto: