Archivo para 19 enero 2016

19
Ene
16

LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BUZO

 

DSC00241.jpg

Ayer, cuando venía en el tren a Madrid, me puse a escribir una segunda entrega de las anécdotas prometidas de Luis. Es curioso, porque hoy, leyendo al Duende del Duende, me he enterado de que justamente ayer Luis hubiera cumplido setenta años. De alguna forma, por esos vericuetos de la mente, en el día de su aniversario me acordé de Luis sin ser consciente de que era ese día. Me alegro de la coincidencia. Y ahora os transcribo lo que escribí.

Tal vez Luis era un experto en eso que han dado en llamar pensamiento lateral. Lo que sí es cierto es que tenía una forma alternativa de acercarse a la realidad.

A la vuelta de unas vacaciones veraniegas, al reencontrarnos el equipo de la radio, Luis afirmó solemnemente: “vaya veranito que he pasado”, dando a entender que sus vacaciones habían sido de todo menos tranquilas. Todos pensamos que le había sucedido algo relativamente grave y, ante nuestras preguntas sobre qué era lo que le había pasado, nos respondió con la historia que os voy a contar. Poned las próximas palabras en boca de Luis.

Resulta que un día salí en el barco de unos amigos, que son muy pesados con eso de no pisar con los zapatos la cubierta. Total, que llegamos a puerto para desembarcar y, claro, yo con mis zapatos en la mano, con la mala suerte de que, cuando saltó a tierra, uno de los zapatos se me cae y poco a poco va hasta el otro lado del muelle y se va al agua. (En ese momento entendimos que esa era la causa de su nefasto verano). Me asomo y veo que se hunde lentamente hasta que desaparece de mi vista y entonces pienso que, con un poco de suerte, igual el zapato sale a flote y lo puedo recuperar. Me quedo esperando a ver si el zapato aparece, pero al cabo de un rato llego a la conclusión de que se va a quedar en el fondo. Y entonces pienso, para qué quiero yo un zapato solo. Así que lo que decidí fue tirar el otro al agua también. (Atención porque llegados a ese punto va a aparecer Luis en estado puro). Porque pensé que si un día un buzo se ponía a bucear por esa parte del puerto y se encontraba un zapato le iba a pasar como a mí, que no le serviría de nada, pero si se encontraba el par la cosa cambiaría mucho. Por eso tiré el otro zapato al agua.

En ese momento le dijimos que, efectivamente, tenía que haber pasado un verano horroroso. A lo que añadió: y al tirarlo y ver cómo se hundía, cuando ya me iba, me avisan de que el primer zapato acaba de salir a la superficie. Pero ya no esperé a que saliera el otro, que se hacía muy tarde.

Todos en la radio lo sentimos mucho por el buzo. Lo que os decía, pensamiento lateral.

PD: la foto es del 17 de enero de 2006, el día de su cumpleaños. Se estaba probando el regalo de sus compañeros de la radio

 




Sígueme en Twitter

Páginas

enero 2016
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

wallace97 en BAJO LA PERSIANA
Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…

Visitas desde el inicio

  • 548,319 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter