Posts Tagged ‘naturaleza

25
Jun
13

El nacimiento del Río Pitarque

Imagen

Como os conté en mi anterior post, la visita al Maestrazgo que nos organizó #SienteTeruel nos dejó muchos momentos para el recuerdo. Uno de ellos es el nacimiento del Río Pitarque, una excursión fácil, de unos 10 kilómetros por un paisaje como el que se ve en la fotografía. A continuación os dejo un video grabado con el teléfono móvil con algunos momentos de la visita. Espero que os animéis, os vayáis para el Maestrazgo y disfrutéis de posibilidades como esta.

27
Ago
07

NUESTROS BOSQUES GRIEGOS

1188138009_0.jpg

No son nubes lo que vemos en la imagen, sino el humo que se desprende de los incendios que están calcinando Grecia. Lo primero que hay que lamentar es esta absurda pérdida de vidas humanas. Es difícil la lucha contra el fuego con viento y con calor sofocante, pero resulta difícil de comprender que los sistemas de emergencia no hayan podido evitar tanta pérdida de vidas humanas, en torno a 60 según las últimas noticias. En Grecia, cuando ya sólo queden los rescoldos de las llamas, se abre un largo proceso de depuración de responsabilidades.

Lo segundo que hay que plantearse, en Grecia como aquí, es la necesidad de dotarse de medios para detener, juzgar y penalizar duramente a quienes intencionadamente queman nuestros bosques. Las cifras en España son desalentadoras, pocos detenidos, menos encarcelados, ante un delito contra un patrimonio mundial, el de los pulmones del planeta.

Eso me lleva a una tercera cuestión, la necesidad de que vivamos los incendios de Grecia, de Croacia, de Rumanía, de cualquier lugar del mundo como algo propio. Cada árbol calcinado es un árbol menos para todos y cada uno de nosotros. Es posible que viendo las imágenes de Grecia sintamos un cierto alivio por comprobar que este año en España, con la excepción de Canarias, las cosas nos han ido mejor, en parte gracias a la extraña climatología de este verano. Pero ese alivio momentáneo debe conducirnos a una profunda preocupación por las consecuencias que todos esos incendios tienen en nuestro futuro colectivo.

Tal vez nos ayude a entender mejor la dimensión del problema un artículo publicado recientemente en la revista Science. Una de las estrategias que muchos gobiernos (incluido el nuestro) han puesto en marcha contra el cambio climático consiste en un creciente uso de los biocombustibles derivados de productos agrícolas. Algunas consecuencias de esa estrategia ya se empiezan a comprobar, como la subida de precios de determinados productos agrícolas y ganaderos (la sufrirán como siempre los más desfavorecidos), así como la tala de bosques para dedicar esos terrenos al cultivo orientado a la producción de biocombustibles.
Pero, más importante que ello, es el artículo de Science al que hacía referencia. En él, Renton Roghelato y Dominick Sprackeln, de la Universidad de Leeds, han comparado las toneladas de CO2 que se emitirían a la atmósfera durante 30 años en el proceso de la transformación en etanol o biodiesel del maíz, la caña de azúcar o la remolacha, con las que se emitirían transformado tierras de labor en bosques durante el mismo periodo de tiempo y han concluido que la reforestación de un área equivalente de terreno es capaz de absorber de dos a nueve veces más dióxido de carbono, que las emisiones que se evitarían si esa área se dedicara a producir biocombustibles durante esas tres décadas. A eso, la sabiduría popular le llama hacer pan como unas tortas.

Si esto fuera cierto, más nos valdría que los responsables políticos mundiales se pudieran a estudiar el tema en profundidad antes de seguir impulsando medidas cortoplacistas. Necesitamos que ciencia y política vayan de la mano para evitar dar palos de ciego.

Lo que sí se pone de manifiesto es que la Unión Europea necesita plantearse urgentemente un política forestal común, en paralelo a su política agraria común. Nos hemos pasado años gastando ingentes cantidades de dinero en una política agraria a veces discutible y sería muy necesario empezar a invertir de forma importante en el mantenimiento de nuestros bosques, en su cuidado, en sistemas de prevención de incendios y en políticas de reforestación de tantas zonas como hay en las que un árbol parece un ente extraño venido de no se sabe dónde. La política agraria es gasto y la política forestal sería inversión.

Para que eso suceda, la opinión pública tiene que comprender que los bosques griegos son nuestros bosques. O impulsamos todos o, una vez más, haremos las cosas mal y tarde.

19
Ago
07

CAMBIO BOSQUE POR RED

img_0173.jpg

Perdón por la ausencia. Han sido tres días sin pasearme por la red, a la que he sustituido por los paisajes palentinos, que ciertamente son dignos de admirar. He estado, como otras veces, en Polentinos, un pequeño pueblo cercano a Cervera de Pisuerga, uno de esos lugares en los que acaba la carretera y al que sólo es posible llegar si uno va allí deliberadamente. No es lugar de paso hacia ningún sitio que no sean los bosques de roble y de haya, en los que también se encuentra uno con pinos, con unos acebos de un tamaño espectacular y con una gran variedad de especies.

Allí todavía puedes ver las vacas pasear por el pueblo, poblar los campos inmensos, así como encontrar por el bosque algunas manadas de caballos, corzos, venados y osos. Hace pocos días, por extraño que parezca, se habló de Polentinos en los medios de comunicación porque en sus alrededores apareció un oso muerto. Según comentan, aunque las versiones no son siempre coincidentes, apareció próximo a un arroyo, y con signos de haber servido de alimento a especies carroñeras. Las causas de su muerte aún se desconocen.

El oso es fácil motivo de conversación en Polentinos. Secundino, excelente acompañante y brújula en los paseos por el bosque, te cuenta cómo hay dos osos jóvenes que fueron abandonados por su madre no hace mucho, a los que vio en un monte cercano a la población, o la anécdota de uno que fue perseguido por una osa y, cuando ya no podía más, se paró con sus perros a los pies enfrentándose a un combate desigual que, por suerte para él, no llegó a producirse porque la osa lo rodeó y decidió seguir camino. Debe resultar emocionante ver al oso en libertad. Lo malo es que no puedes elegir el momento, ni la distancia, ni las circunstancias y todos recuerdan algún ataque del oso a las personas.

La única fiera que me he encontrado es la de los forestales, que, cumpliendo con su trabajo, me obligaron a dar la vuelta porque me había metido por un camino cerrado al tráfico. Al dar la vuelta, hice 5 km prohibidos en lugar de los 7 que me quedaban, lo que me obligó a hacer una ruta de casi 40. Estando ya en lo prohibido, ¿que más da que vaya a un lado que a otro? En fin, que ellos hacían su trabajo, supongo que me denunciarán por ello, pero la cosa no fue a mayores. Eso sí, podrían ser más amables, que el traje de boy-scout obliga a ello. Ojalá pongan siempre el mismo celo en la protección de la naturaleza y en, por ejemplo, capturar al que no hace mucho mató a un oso de un disparo.




Sígueme en Twitter

Páginas

mayo 2018
L M X J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Suscripción

Suscripción por email

Comentarios recientes

wallace97 en BAJO LA PERSIANA
Juliana en Odio el calor
Future en Mamma mía
lola en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…
Goomer35 en LUIS, LOS ZAPATOS Y EL BU…

Visitas desde el inicio

  • 551,456 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter