Posts Tagged ‘SGAE

22
may
09

“Desgaerollo” de la sociedad de la información

1242926900_1

Leo en El Mundo que la SGAE, en una de sus múltiples artimañas para intentar defender a base de patadas y arañazos un modelo de negocio caduco, ahora utiliza al Ministerio de Industria para obtener informaciones (quiénes son los administradores de determinadas páginas) para luego dirigir su ira recaudadora contra personas concretas.

 

La impresión que he sacado después de la lectura de la información es que no estamos ante uno de esos casos en los que el poder político baila el agua a los artistas (algunos de ellos sólo presuntos y otros unos auténticos maestros) para mantener una relación privilegiada con los mismos, sino que más bien se trata del aprovechamiento que hace la SGAE de una especie de procedimiento de oficio de esos que las maquinarias burocráticas no saben parar. La SGAE denuncia a páginas porque no publican los datos del administrador y, de esa forma, el mecanismo administrativo empieza su caminar, resuelve la denuncia, se lo comunica a la SGAE y, además, acaba multando a los administradores. La sociedad de autores, entonces, inicia sus denuncias por las presuntas violaciones de la propiedad intelectual.

 

Da la impresión de que el Ministerio se convierte en herramienta involuntaria de una estrategia con otra autoría y que su uso instrumental muy probablemente le lleve a actuar en contra del espíritu de la ley. Lo que más gracia me hace es que en los impresos de los expedientes se puede leer “Dirección General para el Desarrollo de la Sociedad de la Información”. No deja de ser curioso que una dirección general con ese nombre sea utilizada por la SGAE como estilete contra gente con iniciativa en la red.

 

Vuelvo a insistir en un argumento que vengo repitiendo desde hace mucho tiempo. Aquí no se trata de discutir derechos de autor sí, derechos de autor no. Evidentemente sí. Aquí de lo que se trata es de la obsolescencia de un modelo de negocio basado en vender copias físicas de obras, copias en las que se nos obligaba a los consumidores a comprar discos con doce canciones de los que sólo nos gustaban tres, de un negocio de distribución más que de creación. Si la SGAE pusiera en el diseño de un nuevo modelo de negocio para los autores el 10% de la energía que pone en perseguir páginas web, novios, autobuses de línea, verbenas, despedidas de solteros, conciertos benéficos y hasta canturreos en la ducha, estoy seguro de que hoy tendrían orientado su futuro.

 

Por otra parte, al igual que sucedía con la mujer del César, no basta con que el autor sea pobre, sino que también debe parecerlo. Lo digo porque la presunta pauperización con la que justifican su inquina persecutoria no parece que case muy bien con el hecho de que los arruinados autores afronten  un macroproyecto de restauración como el del Palacio del Infante Don Luis. En primer lugar, todos sabemos que una restauración de ese tipo compromete unas decenas de millones de euros, algo que, con lo mal que les va el negocio, no sé yo si van a tener. En segundo lugar, según parece, para la SGAE un arquitecto no debe ser un autor, por cuanto en su proyecto prevén alterar sin ningún rubor la obra original. Cierto es que por tratarse de un Palacio Neoclásico los derechos del autor (por cierto, creo que los arquitectos no cobran porque disfrutemos viendo sus obras) pueden haber caducado, pero igual que se pretende prorrogar los derechos de los Beatles y hasta los de Bisbal, digo yo que los autores deberían proteger los de Ventura Rodríguez. ¿O Ventura Rodríguez creo el palacio con licencia Creative Commons?  Y en tercer lugar, volviendo a lo de la mujer del César, la sociedad de autores no basta con que sea honesta, sino que también debe parecerlo. Lo digo porque, según informa la prensa, la adjudicación del mencionado Palacio se encuentra bajo la sombra de la sospecha.

 

En fin, para terminar, sólo quiero decirle a don Teddy, el apóstol que lucha contra el demonio pirateril,  que en lugar de intentar asistir a tanto entierro de páginas web de enlaces, más le valdría hacer honor a su apellido y bautizar una nueva forma de concebir su negocio. Más le vale cambiar el rumbo de su apostolado. Que el señor nos libre del deSGAErrollo de la sociedad de la información.

13
sep
08

Sgae (gratis)

Me he puesto a mirar el programa de la Noche en Blanco que hoy se celebra en Madrid en elmundo.es y en la parte de las actuaciones musicales me he encontrado con ese titualar de “Música (gratis) en la SGAE”. La verdad es que no sé si se trata de una licencia del periódico (imagino que sí), pero me ha hecho mucha gracia esa aclaración de gratis junto a SGAE. Como son conceptos absolutamente antitéticos, el paréntesis sirve para no contaminar la pureza recaudadora de la sociedad da autores, para la que el concepto gratis es algo de oficio perseguible hasta, como han demostrado en ocasiones, en los festivales benéficos cuyo objetivo es recaudar fondos para ayuda humanitaria.

Claro que no sé si, dado el repertorio de la Orquesta Pinha (vals, polka, pasodoble…) lo que sucede es que lo que van a interpretar es tan antiguo que ya no genera derechos. Puede que por ahí vaya la cosa, porque me sigue extrañando mucho que, en su particular concepto de la difusión cultural, permitan que cualquier evento de disfrute colectivo de la música se vaya de rositas sin pagar derechos. Claro que, al fin y al cabo, la mayor parte de los asistentes les habrán generado ya algo de canon con sus teléfonos móviles y otra serie de artilugios.

Nada, que me ha hecho gracia el titular.

02
jul
08

El canon de la belleza

 

Cuando yo era pequeño, mis padres tenían lo que en Cataluña se llama una torre, una casa con su jardín que estaba relativamente cerca de Barcelona, en las proximidades Colonia Güell, una población que originariamente sirvió para dar alojamiento a los trabajadores de una fábrica textil y que formaba un pequeño núcleo urbano de casitas bajas verdaderamente agradable. En la colonia Güell, en cuya concepción tuvo responsabilidad Antonio Gaudí, había una maravillosa cripta en mitad de un pinar que forma parte de mis recuerdos de infancia y que siempre me fascinó: aquellas columnas de piedra inclinadas, las nervaduras que iban estructurando el edifico, la unión de la piedra con el ladrillo visto, los ventanales en los que el vidrio y la cerámica cobran protagonismo conformaban un conjunto mezcla de rústico y sofisticación que movía a la emoción. Lástima que la muerte de Gaudí interrumpiera un grandioso proyecto que, afortunadamente, nadie ha querido acometer después, lo que ha mantenido su magia y encanto.

No sé si influido por ese “jardín de infancia”, pero siempre me ha gustado la arquitectura como observador. Las obras de Gaudí ejercen en mi una especial fascinación, pero disfruto con la contemplación de edificios y proyectos que diseñan espacios distintos y especiales. De vez en cuando echo un vistazo a algunas revistas de arquitectura y disfruto analizando la concepción del espacio, la distribución de las formas, el uso de los materiales o la creación de ambientes que son capaces de impulsar algunos arquitectos.

 

El otro día me encontré con un interesante edificio en la revista Diseño Interior. Me llamó la atención, en primer lugar una espectacular estructura en piedra que, enfrentada a un muro conformaba un espacio rotundo, abierto y acogedor, una especie de calle porticada por la que caminar.. El muro abierto de piedra, en que las piezas de gran tamaño apoyaban unas sobre otras abriendo huecos de formas irregulares, me pareció de una contundencia y de una belleza que entroncaba seguramente con elementos constructivos ancestrales. Ese “primitivismo” convivía con el muro de enfrente, un elemento construido con un material absolutamente distinto, que, para mi sorpresa, es una masa de carátulas de cd de policarbonato, cuya función en la de reflejar la luz que se proyecta a través de leds, lo que permite variar las tonalidades, que en las fotos que he visto, pasan de un rojo llama a un azul profundo pasando por verdes de distintas tonalidades. Del interior del edificio, me han llamado mucho la atención los muros de hormigón, en los que se observan unas canaladuras que se han creado al encofrar con troncos de eucalipto.

 

 

La verdad es que el edificio me sorprendió y me pareció una interesantísima apuesta. Así que, una vez vistas las fotos y los pies de foto, me fui hacia las páginas anteriores para saber dónde estaba el edificio y debo reconocer que mi sorpresa fue morrocotuda: se trataba de la sede de la SGAE en Santiago de Compostela. Sí, la SGAE, había puesto en pie un maravilloso edificio de 3.000 metros cuadrados, con un coste que imagino muy, pero que muy alto. Les alabo el gusto, pero me ha sorprendido que esta entidad a la que los internautas han hundido en la miseria haya podido disponer de recursos para hacer esta espectacular obra. Porque, sinceramente, si algo no destila el edificio es pobreza de recursos, por mucho que la pared hecha con carátulas de cd, sean el reciclaje obligado de los que dicen no vender por culpa de internet. Bonito detalle este último. 

 

Resulta difícil que,con iniciativas como esta, nos convenzan a los ciudadanos de las penurias que pasan estas sociedades de autores. Antes al contrario, nos inclinan a pensar que sus desgracias son un mal día de Bill Gates en bolsa. Y es que no basta con ser pobre, hay que parecerlo. Eso sí, ahora que ya ha entrado en vigor el canon, me siento más tranquilo porque al menos, con este edifico, lo han convertido en canon de la belleza. 

 

 

24
abr
08

Debatiendo sobre el canon

Ayer estuve en el debate de Canal Sur Mejor lo Hablamos, presentado por Mariló Montero, en el que nos dedicamos a hablar sobre el canon digital. Dos mesas, una frente a la otra, cuatro a a cada lado. En la que o estaba nos encontrábamos los que no estamos de acuerdo con la implantación del canon digital al tiempo que pensamos que el el autor tiene derecho a ser retribuido por su trabajo, como no puede ser de otra forma. Enfrente, se encontraban quienes defienden el canon, aunque es verdad que no todos los hacían con la misma intensidad. Cabe destacar a Manuel Pimentel, a quien le tengo un enorme respeto a pesar de que en este tema discrepamos. Manuel fue quien más intentó argumentar desde la mesa de enfrente, pero mi impresión es que le faltaba cierto convencimiento en lo que decía. Eva Orúe, periodista, aportó sus argumentos con tranquilidad y los razonó, aunque en general me parecieron un tanto retóricos y no muy sólidos. La mesa procanon la completaban Pilar Távora, quien entre otras cosas dirigió la película Yerma, y el autor musical Antonio Martínez Ares. Bajo mi punto de vista, los argumentos que expusieron ambos dejaron mucho que desear y tuve siempre la impresión de que cualquier reflexión nuestra la tomaban casi como un ataque personal, cuando lo único que hacíamos era aportar argumentos al debate.

A mi me acompañaban Ofelia Tejerina, en representación de la Asociación de internautas, David Bravo, perfecto conocedor de este tema y Anuschka, DJ que entiende que el negocio musical debe replantearse sobre unas bases distintas de las actuales. Con respecto a Ofelia, me sorprendió un tanto su postura con respecto a las descargas, a las que les llamó ilicito civil. David aportó, como es habitual en él -lo digo por lo que le he leído y por algunos videos que he visto de charlas suyas-, muchos argumentos al debate. Curiosamente, sus intervenciones alteraron sobremanera a Pilar y, sobre todo, a Antonio Martínez Ares, que en en agún momento llegó a perder los papeles.

Desde el lado de los creadores, pudimos escuchar frases un tanto sorprendente, como que les negamos 2 euros al mes para pagarles su trabajo, que quien no tenga dinero se aguante y no acceda a la música, o que la difusión de la cultura que supone internet es algo malo (porque no cobran por ello). En un momento dado hubo que decirles si les parecía mal que sus creaciones llegaran a la gente, porque esa era la impresión que daban esos que luego dicen que ellos se alimentan del aplauso del público.

Yo aporté argumentos que en ningún momento me fueron discutidos (e imagino que alguien con datos y preparación podría haberlo hecho). Dije que no se puede presuponer que las bajadas de internet sustituyen directamente a las ventas, porque creo sinceramente que muchas bajadas las hace gente que nunca se hubiera comprado un disco. Dije que me sorprende que un gobierno instaure un canon que favorece a un grupo muy determinado de personas y que gestiona una entidad privada sin ninguna transparencia, que si hay que subvencionar la cultura lo hagamos con impuestos y, esto no me dio tiempo a decirlo, que los presupuestos generales del estado detallen a quién va ese dinero. Que es lo que, por otra parte, deberían hacer con el canon. Tampoco pude hablar de la doble vía de financiación pública que pretenden. Pilar Távora, allí presente, hizo Yerma con subvenciones públicas. Pues bien, ingresa vía subvención, vía derechos, vía canon y esta por demostrar que haya sufrido las bajadas de internet con esa película (¿alguien se la habrá bajado?). La verdad es que ese es un panorama fantástico.

No negamos ni su derecho a ganarse la vida (y muy bien si es posible), no negamos que la tecnología haya hecho mella en sus ingresos (aunque la SGAE dijo ayer que en 2007 repartió entre ss socios un 14% más que en 2003), simplemente les decimos que los tiempos, las tecnología y los mercados cambian y que, en lugar de librar una guerra de trincheras contra el resto de la sociedad, lo que tienen es que trabajar en propuestas y modelos de negocio nuevos para su actividad. Les explicamos que internet les ofrece una oportunidad única: llegar directamente a quien “consume” sus creaciones, saltándose cadenas de distribución que añaden coste para el consumidor y no aportan remuneración para el autor. Pero para aprovechar las nuevas posibilidades hay que pensar, trabajar, probar… es más fácil que un gobierno me instaure un canon.

En fin, que no os aburro más con el tema, que si alguien quiere ver el debate (hay que prepararse mentalmente, dura un buen rato) aquí tenéis el enlace. Por cierto, considerad mis intervenciones copyleft, jeje, que chorra soy a veces.

08
abr
08

Bautista, el apóstol del canon

Para sorpresa de muchos, el canon digital prácticamente fue un tema de debate desaparecido de la campaña electoral. Unos por cobardía, otros por no menear un asunto escamoso, otros por ignorancia, el tema del canon fue prácticamente obviado del debate político cuando es evidente que está en el debate social. Nada sorprendente, por otra parte, un ejemplo más de la disociación entre la política y la realidad.

Los artistas, algunos de los cuales tuvieron un papel comprometido en la campaña (están en su perfecto derecho, por otra parte), después de guardar silencio en las últimas semanas vuelven a hablar por boca de presidente de la SGAE, Teddy Bautista. La entrevista de El Mundo me ha resultado bastante interesante. Se podría haber titulado “qué hay de lo mío”, frase por otra parte muy habitual en los momentos de conformación de un nuevo Gobierno. La tesis de Bautista es que el canon es una de las prioridades del nuevo ejecutivo: Será que él no ve temas más importantes en la situación de España: la crisis económica, la de la construcción, el paro, la inflación no deben estar para Bautista, apóstol del canon, por delante de lo que realmente importa: el canon.

La entrevista está plagada de expresiones como “Hay un compromiso que entendemos que vincula al Gobierno entrante, lo único es que se tiene que constituir”, “en uno o dos Consejos de Ministros se aprobará”, “el decreto no tiene que inventar nada, tiene que poner en circulación los acuerdos legales que se tomaron en el Congreso”, “Los teléfonos multimedia han de pagar compensación, obviamente”… expresiones que se mueven entre la presión al Gobierno entrante para que apruebe ya el decreto y un cierto temor a que algún desalmado se atreva a replantearse algo.

Me hace mucha gracia la respuesta de Bautista a la pregunta “Quizá el problema sea que no se planteen alternativas al canon digital tal y como está planteado…”. La respuesta es: “cuáles, por ejemplo”. Ese es su trabajo, Señor Bautista, redefinir un modelo de negocio obsoleto. Argumentos como los que él utiliza para defender el canon (“Francia, Italia o Alemania llevan años con este sistema (en Alemania llevan 40 años”) son de una debilidad manifiesta. Intentar regular en 2008 con criterios de hace 40 años no deja de ser una penosa estrategia de quien no tiene capacidad para reciclarse.

Pero lo que es de antología es un intento que hace Teddy Bautista de vincular la oposición al canon con grupos antisistema: “Yo asocio esa actividad con grupos antisistema que en otros países han hecho lo mismo. Son minorías efímeras, en fin, que hoy están en contra de esto, pero que mañana pueden estar contra las centrales nucleares”. Brillante, don Teddy, brillante. Yo soy antisistema, es decir, contario al sistema injusto que ustedes han diseñado para cobrar los derechos de autor.

Dice Teddy que con 2 megas en internet es suficiente para transmitir datos y que si se quieren más megas es porque se transmiten contenidos, es decir, que se utilizan por los malos para bajarse sus creaciones de forma irregular. Yo quiero que todos los españoles accedan a la red con muchos megas para, por ejemplo, ver El Noticiero, contenido audiovisual creado para el uso de las nuevas tecnologías, bajo licencia creative commons, por cierto, señor Bautista.

Puestos a controlar las cosas, verdad, volvamos al módem a 56 kb para que los bandidos no puedan bajarse nada sin un ataque de ansiedad. En fin, sin comentarios, que no me gusta usar palabrotas en el blog.

11
ene
08

Que pague canon la Virgen del Pilar

virgen-de.jpg

Cómo se está poniendo vivir en Zaragoza. No lo digo por la Expo, a la que le deseo todo el éxito, sino por unas sentencias que, cómo no, tienen que ver con la SGAE. Con la cantidad de asuntos que llevan estos señores a los tribunales, digo yo que el Ministerio de Justicia debería cobrarles un canon por uso excesivo de la justicia. Vamos, que entre la SGAE, las demandas que debe generar el Tomate y las que se ponen entre sí los famosillo de cuarta, no me extraña que luego se acumulen retrasos y más retrasos en nuestros tribunales.

Digo lo de Zaragoza porque los representantes de la SGAE en la capital maña deben tener a gala ser tozudos y cabezones y llevar a litigio hasta quien se atreve a cantar la jota de “la Virgen del Pilar dice…. Que no quiere ser francesa…”. Y es que hoy me he encontrado con dos noticias de la SGAE con origen zaragozano, con dos sentencias favorables a los autores.

La primera de ellas condena a tres compañías de autocares de Aragón por impago de los derechos de autor. Según parece, esas empresas realizan un pago único y, a partir de entonces, cuentan con la bendición para emitir obras musicales y audiovisuales durante el periodo de vida del vehículo.

La segunda condena a una asociación de vecinos a pagar 500 euros por no pagar el canon de algunos actos organizados por la misma. Resulta que a los vecinos les dio por montar una actividad cultural con entrada libre y eso, en lugar de ser un acto de promoción cultural, en realidad lo que es de estafa a los autores que no se han beneficiado del pago del canon correspondiente. Y es que, como bien dice la SGAE, pagarles a ellos es defender la cultura. Actuar gratis, por supuesto, es un acto anticultura. Parece ser que entre esos actos había hasta un acto benéfico por el tsunami de Indonesia que, mira por donde, les va a dejar unos eurillos a Tedy y sus compañía.

Lo que más me ha gustado de estas noticias es un comunicado de la SGAE en el que, según reproduce El Periódico de Aragón, afirman: “compartir un trayecto o un viaje con el talento y la inspiración de un creador, sí tiene un precio”. Manda huevos con la frasecita (no se preocupe el Sr. Trillo que si hace falta le abono algo en concepto de derechos del manda huevos). Porque anda que no hemos acabado muchas veces hasta los mismísimos de la bazofia de música que nos ha tocado padecer en más de algún viaje. En ese caso, quienes en realidad tenemos derecho a algo somos los sufridos pasajeros a los que nos ha tocado padecer los maullidos de supuestos artistas.  Porque, no nos engañemos, creadores puede haber muchos, pero anda que no se crea basurilla, no te jode.

Para mas inri, algunas  fuentes dicen que los autocares en cuestión se utilizaban para el transporte escolar. Imaginad la atención que prestarían los pitufos y los adolescentes al “talento y la inspiración del creador”. Los unos con el follón que montan y los otros porque irán con su iPod pagacanon…Y es que una cosa es que se oiga y otra que se escuche. ¿Habrán tomado declaración en el juicio a los chavales? Porque, si no escuchaban la música, entonces ponerle precio a compartir un viaje con el talento y la inspiración de un creador sería una auténtica estafa. Anda que no son presuntuosos. Lo próximo que pague la Virgen del Pilar, que también tiene compañía de cantos en las misas.

18
dic
07

The canon, my friend, is blowing in the wind

Hoy quería mostrar un vídeo a un colega que había grabado en casa para mostrarle cómo era una propuesta de programa de televisión. Era un vídeo casero, grabado con mis propios medios y me ocupaba casi un 1 GB. Mi USB era de menos capacidad y eso me ha obligado a llevarme el portátil. Así que me compraré un USB de más capacidad.

El teléfono móvil de mi mujer tiene síntomas de agonía, así que vamos a comprar otro. El de mi hijo ha sufrido un percance y no se ve la pantalla, así que me veo haciendo la compra de móviles a pares.

Por cierto, que a mi hijo le han hecho fotógrafo de la revista de su cole. Semanalmente tiene un reportaje y su profesor le ha pedido que le entregue las fotos en CD (hacen falta unos 40). Además, estas Navidades quiero regalar a todos los miembros de la familia un CD con el archivo fotográfico de mi madre, que digitalicé hace algún tiempo. Mi hermana y sus cuatro hijos, mis otros dos sobrinos, mis tíos y sus siete hijos… con 15 CD’s lo resuelvo.

No sé si será por digitalizar más de 5.000 fotos, pero hoy sale un mensaje en mi impresora multifunción en el que me avisa de un error con el escáner, así que igual me tengo que comprar uno.

También quiero regalarles un DVD con películas familiares rodadas en 8 mm y que he digitalizado. Así que también necesitaré 15 DVD’s, más una grabadora, ya que mi portátil tiene problemas con la suya.

He decidido utilizar iDVD para pasar a DVD las películas de los viajes de los últimos años, que tengo editadas hace algún tiempo, así como las de unas fiestas con amigos, Entre viajes y fiestas, creo que necesitaré unos 30 DVD’s. Para los amigos creo que será un buen recuerdo navideño.

Tengo mucha información en mi equipo, alguna importante, y ahora Time Machine me permite estar tranquilo y recuperar archivos que igual borro accidentalmente. Lo que pasa es que necesito un disco duro externo, pero merece la pena.

Estas Navidades quiero regalarle a mi chica un iPod, ya que el suyo lo utiliza nuestro hijo y se lo tiene secuestrado.

Después de hacer mis planes, he leído en elmundo.es esta tabla, que, según parece, es la propuesta de Cultura e Industria para el canon digital:

1198003530_0.gif

He hecho cálculos y, sin comerlo ni beberlo, acabo de generar 60 euros para los señores de la SGAE y similares. Y es que no nos damos cuenta, pero como esto prospere podremos cantar, previo pago de los derechos correspondientes, aquello de “The canon, my fiend, is blowing in the wind”. Hay que joderse.

25
nov
07

ya he vuelto de eventoblog

ebe07.jpg

Mi presencia en Eventoblog me ha resultado muy interesante. Aparte de comprobar que las personas con quien comparto mis cosas en Twitter existen y son de carne y hueso como yo, he podido intercambiar ideas en conversaciones que me han permitido conocer un poco más de este mundo al que hace poco que me he subido. Me he encontrado con bloggers entusiastas que han emprendido una aventura en solitario como yo, pero sobre todo he percibido la dimensión profesional que está detrás de todo este nuevo entramado de infinitas ramificaciones. Este no era un encuentro de frikis como algunos de ellos se denominan a sí mismos, sino un foro de intercambio entre algunos amateurs y muchos profesionales que tienen que ver con el encauzamiento y la futura dimensión económica de todo este invento.

No sé si nada de lo que yo he dicho en realidad podía tener interés para una gente que tiene mucha más experiencia y mucho más conocimiento que yo del sector, pero me ha gustado compartirlo con ellos. Me da la impresión de que nadie acaba de tener claro en qué puede acabar este fenómeno de los blogs y de las redes sociales, pero sí he sacado la impresión de que esta vez va en serio, que no estamos ante una burbuja como la de las .com.

También me he sentido bien recibido por una comunidad que podía ver con cierto recelo que quienes venimos de medios de comunicación tradicionales nos adentremos ahora en este nuevo canal. Espero haber sabido transmitir que me gusta el entorno de libertad en el que me muevo, la capacidad de experimentar que me brinda este entorno, la calidad del vínculo que se puede establecer entre el blogger y quien le sigue y la intención que tenemos algunos de los hemos empezado hace poco de intentar proporcionar contenidos con la misma creatividad que hemos volcado en otros medios y, en la medida en que nos permitan los escasos recursos que podemos dedicar a esta actividad, cuidar la calidad de lo que ofrecemos.

He aprovechado también para trasladar algunas reflexiones de corte más sociológico sobre lo que está pasando. Me ha interesado destacar que, bajo mi punto de vista, este entorno tecnológico es hoy más democrático que una sociedad en la que la participación ciudadana se reduce en gran medida a depositar un voto en la urna cada cuatro años. La tecnología nos provee hoy de herramientas para profundizar en la democratización de una sociedad adormecida dominada por una pequeña oligarquía política construida en torno a las cúpulas de decisión de unos partidos políticos en los que sus dirigentes se hay constituido en reyes de sus reinos de taifas. Las posibilidades existen y sólo hay que ponerlas en marcha, aunque hay que reconocer que existe una brecha digital en la sociedad que impide que muchos puedan subirse a ese carro.

También he dejado patente lo que pienso de la SGAE, como ya he hecho en repetidas ocasiones en el blog y he insistido en la necesidad de que los autores se replanteen su estructura de negocio que ha quedado obsoleta ante el avance técnico y social. En mi viaje de vuelta a Madrid he leído con pavor en El País que Francia se plantea cortar la línea de internet a quienes recurran con frecuencia a la descarga de contenidos culturales para “evitar la auténtica destrucción de la cultura que propician las descargas ilegales”. ¿Hay algo más absurdo que decir que destruye la cultura el hecho de que la gente quiera acceder a contenidos culturales? Lo que destruye o altera es el “negocio” de la cultura, pero no la cultura. Lo siguiente será prohibirnos cantar en la ducha una canción, ya que es una descarga ilegal por vía cerebral y de cuerdas vocales de contenidos culturales. Como hagan eso dejarán a Francia sin internet, en un interesante viaje de regreso a la Edad Media. Es evidente que el autor tiene derecho a ganarse la vida y ser pagado por sus creaciones. Lo que hace falta es que se pongan a pensar cómo se hace eso en el siglo XXI y que revisen algunos conceptos que ya no encajan con este nuevo estilo de vida.

Un saludo desde aquí a todos los que he conocido en Sevilla. Siento haberme perdido el Beers & Blogs, pero Schuster me esperaba con su hip-hop y de mala leche por haber empatado.

23
oct
07

Insultos en la red

 140310.gif

El País publica un interesante artículo sobre el mundo de los blog y los intentos que empiezan a darse para poner coto a la impunidad en la red. Dicho artículo hace referencia a los insultos y los comentarios ofensivos de los que yo soy enemigo, pero no sólo en internet, sino en cualquier ámbito de la vida. Aprovechar la impunidad que ofrece el medio, para mi no es más que una demostración de cobardía y de una personalidad un tanto miserable.

Una vez he dejado claro lo anterior, me parece especialmente interesante lo que hace referencia a la forma se elija para luchar contra esas conductas en internet, que en la mayor parte de los casos no van más allá de meras anécdotas, pero que en otros pueden llegar a ser campañas perfectamente orquestadas que acaben afectado al prestigio y el honor de personas, empresas, marcas… En el Reino Unido, según la información de El País, un juez ha obligado a los propietarios de una web a identificar a los autores de una serie de comentarios ofensivos, por acusar a los directivos de un club de fútbol de “avaricia, egoísmo, desconfianza y deshonestidad”. Excepto lo último, que podría inducir a pensar que han cometido actos fuera de la legalidad, lo primero no sé yo si son insultos, pero bueno, supongamos que sí. La idea de los jueces de perseguir a los autores de los comentarios tiene sentido. Si alguien es responsable de esa conducta son ellos.

Otra cuestión distinta será marcar el límite entre la libertad de opinión y lo que exceda a la misma, pero en ese terreno hay que suponer que hay jurisprudencia más que suficiente para acotar convenientemente las decisiones judiciales.

En España, tal y como hemos leído en muchos blogs últimamente, la línea que se ha seguido no ha sido la de la identificación de los autores de ese tipo de comentarios insultantes y difamatorios, sino más bien la de responsabilizar a las páginas web o a los bloggers de lo que otros comentan en sus espacios. El caso de alasbarricadas y Ramoncín es un claro ejemplo de ello. Se condena al espacio en que se cuelgan los comentarios y no al autor de los mismos. Es como si yo pongo una pintada insultando a alguien en una edificio de la Ronda Univerdidad, en Barcelona, y condenan a la comunidad de vecinos del edificio por prestarme el espacio para la pintada sin borrarla de inmediato. Podemos incluir matices, claro que sí, pero a veces conviene exponer las cosas a lo bruto para desnudarlas al máximo. Pensemos en un programa de televisión, en uno de esos en los que se adereza todo a base de descalificaciones e insultos. Es posible que en algunos casos, aparte del autor de los insultos, sea responsable la cadena, cuando todo ese espectáculo forma parte de un guión preconcebido. Pero, en principio, el responsable último es quien hace los comentarios y sólo en algunas circustancias quien los emite. Aunque el control que tiene una cadena sobre lo que sucede es muy superior al que tiene alguien en internet, especialmente los bloggers como nosotros, que no siempre disponemos del tiempo necesario para revisar todo lo que entra en nuestro blog.

Yo, por mi parte, si me enfrento a un comentario lleno de insultos lo quito, especialmente si se refiere a terceros, pero, afortunadamente para mi, hasta ahora sólo he tenido que poner unos puntos suspensivos en el lugar de una palabra bastante fuerte dirigida, cómo no, a la SGAE, lo que habla muy bien de todos vosotros, los que aquí entráis. Pero todos sabemos que ni tenemos el tiempo ni muchas veces la posibilidad de controlar todo lo que entra en nuestras páginas. Si eso me pasa a mi con este modesto blog, no quiero saber lo que pasará con otros de mucho más tráfico.

Sí me parece necesario que se abra un debate sobre este asunto, con la premisa de que internet no puede ser mirado con una lupa de mayor aumento que el resto de medios y que los criterios de responsabilidad deben ser los mismos que se apliquen en otros ámbitos sociales. Porque detrás de este debate, hay muchos que ven sombras con un perfil sgáico, que quieren posibilitar intervenciones mucho más radicales. La responsabilización de las webs en este terreno abriría las puertas para que también lo fueran en otros, algo que pretende desde hace tiempo la SGAE, aunque alguna sentencia, como la de sharemula.com, hace pensar que la cordura se acabará imponiendo.

17
oct
07

Experimentos de futuro

enrique-sierra.jpg

Hace unos días comenté en un post que el grupo británico Radiohead había decidido comercializar de una forma innovadora su música. Su último trabajo lo iban a vender exclusivamente desde su página web y al precio que decidiera el comprador, quien podía bajárselo gratis o pagar la cantidad que considerara adecuada. Por fin nos encontrábamos con un grupo musical importante que, lejos de demonizar internet y tratar a los internautas como si fueran delincuentes, decidía explorar las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología e independizarse de las discográficas. Las primeras noticias que nos llegan sobre el experimento se basan en estimaciones realizadas, no en datos proporcionados por el grupo. Gigwise.com ha publicado un artículo en el que se hace esa estimación de ingresos en base a lo declarado por una muestra de 3.000 personas que se bajaron el disco. Esas personas pagaron una media de cuatro libras esterlinas. En ese mismo artículo calculaban que se habían descargado un millon doscientas mil copias del album, con lo cual podríamos estar hablando de unos ingresos de casi cinco millones de libras. Para alcanzar esa cifra de ingresos netos (parece que en este esquema de venta los costes son bastante bajos) las ventas a través de sistemas tradicionales tendrían que haber sido multimillonarias para pagar a la discográfica, el producto físico, los costes de trasnporte, la cadena de distribución…. Si las cosas son como parecen, podemos estar en las puertas del necesario cambio del modelo de negocio. Pero claro, para ello, hay que ser valientes.

Junto a esta iniciativa de Radiohead, ya en España, convendría amplificar lo que ha comentado Enrique Sierra (Radiofutura): “Tú no puedes llamar pirata a la gente por comprarse un CD y cargar un impuesto añadido que, además, va a parar a una gente que no tiene nada que ver con tu asunto”. En una entrevista concedida a la COPE (podéis ver una reseña aquí), también ha afirmado lo siguiente: “Yo reconozco que un autor no puede perder sus derechos de autor de propiedad intelectual, pero también reconozco que si tú gravas con un canon un CD virgen que puede ser utilizado o no para grabar música ya estás permitiendo la duplicación de un CD. En el momento que se les ocurre esa idea ya han metido la pata”. No está nada mal empezar a escuchar este tipo de afirmaciones realizadas por autores españoles, gente que se da cuenta de que han cambiado los tiempos y, en consecuencia, el negocio. No en vano, ha puesto en marcha un portal de descargas gratuitas (127 es su nombre, más información aquí) para que autores de diversos ámbitos puedan mostar sus trabajos. Así que yo creo que se merecen una visita y, yya que son artistas, un sonoro y prolongado aplauso.

Más sobre Radiohead: Enrique Dansintertec, pelopódromo.




Sígueme en Twitter

Páginas

abril 2014
L M X J V S D
« nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Suscripción

Suscripción por email

Visitas desde el inicio

  • 516,583 Gracias a todos

a

Estadísticas

website stats

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Twitter

  • En la línea 1 del @metro_madrid la megáfonia da las estaciones en el sentido contrario a la marcha. Más de uno se llevará un susto 5 hours ago
  • RT @LasMananas_rne: ¿Tiene muchas manías? ¿Una pero muy exagerada? ¡No, usted no, pero conoce a alguien que sí, A partir delas10h cuéntasel… 1 day ago

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 62 seguidores